miércoles, 16 de julio de 2014

MARÍA ESTER CHAPP [12.354]


MARÍA ESTER CHAPP

Poeta y ensayista argentina, nacida en Buenos Aires. Socióloga. Entre los diversos premios cuenta con el Tercer premio municipal de la Legislatura Porteña, mención en el Concurso Nacional de Tres de Febrero. Desde sus primeros años, casi adolescente, partió a Estados Unidos por intercambio estudiantil. Desde entonces “Hojas de Hierba” de Whitman, en inglés, ocupa un lugar preferencial en su mesa de noche. Su vida reúne magníficas experiencias de viaje por Occidente y Oriente. Todo es sabiduría que apreciamos en sus melodiosos poemas que tienen una raíz espiritual  intensa y espontánea. Organizadora de grupos de lectura como el excelente Voces Latinoamericanas. Es un orgullo para nosotros contar con los poemas de María  en nuestra ciudad literaria.
“La Sed” por María Ester Chapp (Ediciones El Mono Armado, Buenos Aires,2004, 72 págs.)
-“El Ojo Peregrino” por MARÍA Ester Chapp ( Ediciones El Mono Armado, Buenos Aires, Argentina, 2008.)



Ojo peregrino

el parpadeo purifica
limpia los ojos del pasado
guía a lo más íntimo
donde alguien espera

en la alta frente un manantial

el parpadeo purifica
sudores     confusión
inquietud de los cuerpos
el llanto lava cicatrices
tormentos de la especie

travesía del ojo peregrino
hasta que soporte la luz




Un ojo ve

un ojo ve
el revés de la trama
vislumbra eternos saberes
      el oráculo libro
a orillas
              del tiempo
irradia en la densidad

                terrestre





N A G A S A K I

                                     A  Akira Kurosawa

un olor acre despedía el pájaro  muerto
 tú dijiste
                    ”dad de beber a los sedientos”
antorchas de piel sublevaron el amanecer
                nadie  gritó          sólo  gemidos
sólo el deseo de agua
quizás tú sepas cómo es desear agua
mientras  
la otra  mejilla de Dios
todavía  arde
                    y dice

“lavarás con luz y con silencio”

                                   (La Sed)





LÁZARO

yacer en la sombra
              zozobrar
breves pulsos de luz
           en lo invisible

Lázaro       Lázaro

los sedientos de estrellas
los que tejen solsticios en el fuego    
hijos del sollozo
al borde de la copa fisurada
¿jamás morderán aquel manjar?

a pesar de todo yacen
en la huella abierta al infinito
huella que es destino
evocación del nombre sacro

a pesar de nosotros
         por nosotros

Lázaro       Lázaro

yacemos como vos
en el centro de la noche



cuajados de espanto y luz

                              (La Sed)





VÉRTIGO AZUL

el alma teje en el cuerpo
un tapiz con hilitos de luz
veloces hebras blanquecinas

casi agua fresca
el vidente ve en el laúd

agua fresca corre entre las piedras

el cuerpo    este cuerpo tiembla
los huesos te amarran a la costa
             la coronilla duele

un ave escribe     alguien le dicta
         desde el espacio
vuela hacia el líquido
con tintas de colores dibuja
señales en las manos


ángeles tejen con tu cabellera
       ritos del vértigo azul
tejen y tejen con tu respiración
los secretos telares del mundo







O J O    M A N S O      

                                     a Daniel Baremboim
                                     a Horacio Hidrovo Peñaherrera
                                                                       
I                
                                               
latitud cero       anillo ecuatorial
aquí se puede girar como un derviche
por el vórtice ir hacia la esencia
pasear por los hemisferios
tejer un puente entre las músicas                                                                                                                                                                                                                                                     
tramas de brillantes dendritas
me siento en la silla
de la mitad del mundo
pienso en Ramallah      Jerusalén
el desierto de Gobi     
              el verde sur de América
cierro mis ojos blandamente
para que el mundo entero
           entre en la mirada
con el ojo manso
veo criaturas
             danzar su danza
la delicada membrana

                              que nos une

(El ojo peregrino)




II

temblar en la mitad del mundo
en la casa de la humanidad
temblar como tembló
           Guayasamín
como tembló  Nagasaki
como tiemblan Irak y Perú
como temblaron los labios
             del crucificado

una oración en el centro del mundo
                   una flor  
en el centro de la capilla
en el centro del corazón

traspasa los abismos
una espada de luz

                         (El ojo peregrino)




P U E N T E

cada mirada deshoja su objeto
lo curva      lo acaricia
devora la lejanía  y lo abandona
necesito un puente
entre el ojo
y la flor de mil pétalos
el estrecho canal del río en lo alto
donde el ibis renueva su plumaje
                       y canta
para encontrar el poema
trazado desde siempre
en el espacio del fruto perfecto
la ribera este del Nilo

                   donde todo nace





A  R  G  O  N  A  U  T  A

en el ocaso del sentido
arena      manos precarias  
oscuridad sin preguntas
donde habito y no
mientras mi río interior baila
vastas coreografías
       apenas vislumbro
el gran laberinto    
                     la gran obra
ser a la vez vacío y fuente
ya no ser
              y estar a salvo
mientras entrego estallidos
a la esfera azul
                     eterna balanza
donde todo perece alguien late
central       transparente brilla

                   un sol en el crepúsculo







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada