martes, 22 de julio de 2014

JUAN MANUEL STAHLI [12.447]


JUAN MANUEL STAHLI

(Buenos Aires, Argentina- 1982) Reside en Córdoba. Partició en diversas antologías.
Es poeta y forma parte del colectivo Pan Comido desde 2002.  Con ellos ha publicado textos en las antologías Belleza Obliga (2004), Derrota No (2005) y El día más parecido (2008).  Y en las plaquetas colectivas Maquinita de Poesía y Poemas como se puedan editar. También publicó las plaquetas Luces a la gente (2009) y Los incansables caballos del amanecer (2010).
Hablar lo suficiente, trabajar lo necesario, el libro de poemas de Juan Stahli inaugura la colección de poesía cordobesa “Música del lugar”, de la editorial Pan Comido, 2012.




¿Populismos?


Un pedazo de pan
vale más
que mil palabras.





Exploración nocturna

Entrada la noche
desdichas
palabras sueños
el trabajo
su armonía

claridad caminos
costumbres
voluntades
calmas

la luz
siempre está viniendo
y no podemos esperarla
quietitos

urge acomodarse
hacer lugar
avanzar hacia ella

sueltos de lengua
abiertos
refutables

despiertos en las mañanas.





Allanamientos 

Ferocidad
con que atacan los instintos
al sentimiento alegre
de las palabras dispersas

exquisita libertad
música del barro del corazón
poesía
viene a buscarte

no hay inflación en sus permisos
ni tienen precio sus ambiciones.


[En Hablar lo suficiente trabajar lo necesario]




Gestos de fe

La poesía ocurre en el reverso de las cosas
en el ombligo del cambio
las macetas del fuego
y las palabras

traspasa las manos de un niño
llenas de barro, parte del juego
convida música desde una radio local
con un piano que te arrastra

la poesía bambolea sus lágrimas
sueña legítima en cálidos encuentros/
firmes uniones de la sangre
resistiendo golpes enemigos
la poesía revuelve rincones de la historia
sus calles de humo,
su inmenso creer en lo que nadie
provoca la muerte, enamora,
persiste indignada
contra un mundo que duele
y quiere romper.





Inexplicable

Llorabas
sin razones aparentes
o por la simple razón
de no tenerla

entre una mejilla y otra
entre un deseo y otro
muda quedó
la tenue sal
de esa lágrima
vertida porque sí.

  de "El día más parecido" antología.






Mientras puedas 
deja correr este animal nocturno 
que busca entre los libros y la nostalgia 
redoblar las palabras 
esas lluvias de furia y fe  

deja pasar el tumulto 
zumbador de estrellas 
esas chicharras rojas del amanecer 

todavía falta mucho 
pero somos 
habemos compañeros 

puñado de piedra tosca 
entre la más fina arena blanca.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada