miércoles, 2 de julio de 2014

HUGO J. QUIZHPI [12.145]


Hugo J. Quizhpi  

Poeta nacido en Nueva York de padres ecuatorianos.  Trabaja como contratista para el gobierno estadounidense. Es miembro del South Florida Writer’s Association y en 2013 fue finalista en un concurso de poesía del Miami Herald.  Reside en Miami, FL. 




REQUIEM POR YASUNÍ Y OTROS POEMAS. Hugo J. Quizhpi
Réquiem por Yasuní

“Ecuador aprueba explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní 
en la selva amazónica”—The Guardian  


La compasión es un acto
muy raro de replicar,
y el consuelo solo reside en la ropa
indígena de los ancianos.

En este ecosistema densa
y sin manchas, caen
gotas que resisten olvidar
las imágenes que cargaron ayer.

La siembra de los sueños colectados
han sido censurados
por dedos aceitosos exigiendo
un control exclusivo.

El tiempo de propaganda,
que una vez filtraba entre las aberturas
pequeñas de labios plisados,

han llegado a su gran final—
de las marcas de las antiguas fronteras
ahorra solo sobran huellas
despintadas.  






Interrumpiendo las Sombras

Ayer, en la oscuridad,
mientras conducía sobre charcos
por un estacionamiento vacío,
me puse a pensar en las cosas
que dije pero nunca cumplí.

Pensé en las amistades perdidas,
en las lágrimas disimuladas,
y en toda aquella gente
que me faltó el coraje de amar.

Ahora, el silencio
llena los lugares donde una vez
se escucharon sus voces.

Con los pensamientos fijos
en el pasado y el presente, me detuve
debajo un letrero iluminado
que interrumpía las sombras,
su luz rosada prometía
remediar nuestras faltas ocultas.  







El Balcón

En un balcón
con vista a una costa azotada,
seremos testigos
cuando la luna se resbala
de los bolsillos del mar.

Deja que las pestañas
de las palmeras
lave la sal que los años
dejo detrás de nuestros ojos.

Hay una erupción de nubes
debajo un cielo índigo, y la cuidad
se despliega a lado de los ríos
antes derretirse
contra su propio reflejo.

La noche nos viene cargando
el aroma de mil
flores destrozadas, y nosotros…

ya no somos amantes–
si no espíritus,
en un balcón
desvaneciéndonos
en una noche fragante.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada