martes, 22 de julio de 2014

GUSTAVO GOTTFRIED [12.431]


Gustavo Gottfried 

Nació en Buenos Aires en 1969. Es Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires y se desempeña como terapeuta. Lleva adelante, junto a su compañera Hilda Fernández, la editorial Mágicas Naranjas, dedicada a la poesía y la infancia. Publicó Un rastrojero bajo el sol (Huesos de Jibia, 2007). Tiene en preparación el libro Comportamiento del conejo y otros poemas, a publicarse próximamente por Viajero insomne.




el arreglo del florero

no
meteremos el ramo
de cualquier manera

pondremos
cuidadosamente

flor
     por
flor

deberá hacer el efecto
de que todas ellas
rodean ordenadamente

un centro





los muebles se pueden mover

la palabra “mueble”
viene de la latina movilis
que significa movimiento

¡cuántas veces se olvida esto!






la fantasía de los niños

les inspira las ideas
más descabelladas y
las cosas más pequeñas
pueden motivar
desastres irreparables






las escobas

deben tener el mango
ni demasiado largo ni demasiado corto

si es muy corto el ama de casa
tendrá que inclinarse en exceso
si es muy largo será difícil
de manejar

no podemos dar aquí
la medida ideal
que depende de la estatura
de cada una






siempre oiremos la misma queja

¡Ya estoy harta de tanto trabajo!

¡Qué distinto es esto de
la alegría de la recién casada
cuando prepara sus primeras comidas
o al emprender su primera
gran limpieza!






no todas pueden

salir de viaje
pero sí en cambio
citarse con una amiga
y pasar
de vez en cuando
una tarde con ella
para olvidar sus obligaciones
por unas horas






el señor de la casa

no estaría de más que
dejara su mutismo y dijera
de vez en cuando
que la comida está muy rica
o que tuviera unas palabras
de aliento para su mujer





peligros que se deben conocer

nos bastará con leer
los periódicos para enterarnos
de la noticia del niño
que se cayó en un brasero
o de la niña
de corta edad que ingiere veneno

siempre son desgracias
que no tenían por qué
haber ocurrido






por favor

no cuelguen cuadros malos
en el vestíbulo creyendo
que “ahí todavía podrán pasar”
ni pongan una planta anémica
condenada a la oscuridad

hay otras cosas que alegran
las habitaciones oscuras






ama de casa

pero ante todo
mujer

y a la mujer de su casa
no le están vedados
los cuidados de su persona






al fregar los suelos

se encuentran
ante uno de los mejores
ejercicios gimnásticos





los ventiladores

son los antípodas de las estufas
y también merecen
nuestra atención






la cocina moderna

ya no es
el rincón más oscuro
y maloliente de la casa sino
una habitación limpia y clara

el auténtico laboratorio
de la mujer consciente






los libros

constituyen un elemento primordial
en la decoración del hogar

no sólo el rincón íntimo
sino cualquier pieza o pasillo
puede tener bibliotecas
como elemento útil
y decorador





los derechos de la mujer

el marido es la cabeza de la familia
y le corresponde la dirección
en las cuestiones domésticas y familiares

para cumplir con sus obligaciones
como ama de casa la mujer
necesita cierta suma de dinero
de la que pueda disponer libremente

el marido decidirá
sobre la cantidad necesaria




[Los derechos de la mujer (poemas)
Para la época en la que estaba preparando mi primer libro "Un rastrojero bajo el sol" -que finalmente salió por la editorial huesos de Jibia- encontré, en una librería de viejo, un manual para amas de casa. La versión original era de origen alemán y se había seguido editando hasta bien entrados los años setenta. Me pareció tan fuerte, tan conmocionante esa lectura que decidí intervenir el texto mínimamente y crear estos poemas. Algunas personas no vieron la ironía que pretendía esta operación, un poco fallida, como todo lo que hago, y me cuestionaron fuertemente. Hoy, que conmemoramos los hechos aciagos que dieron origen al llamado "día de la mujer" volví a sentir ganas de mostrarlos.  Gustavo Gottfried]




comportamiento del conejo

al despuntar el alba ya despierta 
y empieza a andar los pastizales 
con pelambre galante acaricia la hierba 
que recubre por completo sus dominios 

no se acerca al granero hasta la hora de la siesta 
sólo se desplaza con marcha leve 
o se queda completamente inmóvil 
salvo por el imperceptible aleteo 
de sus narices 






pez 

sube a la superficie para ver 
el punto en el tejido de las cosas 
se mantiene un rato a flote y al final 
siempre cede a las branquias y al agua 






suena una campana 

levemente mecida por el viento 

la luz del mediodía cae a pique 
y corta, con el filo de un hacha 
la dulzura agreste del verano 

mientras todos duermen 
la campana rompe el silencio 
y eso me alcanza 







discurso del náufrago 

al mensaje de la botella lo leyeron los tiburones 
pocas personas conocen estos peñascos 
y los botes indígenas 
no frecuentan las piedras filosas 

la arena de estas playas 
es volátil y lo invade todo 
así que tuve que acostumbrarme 
a una mediación de lija 
en mi contacto con cualquier objeto 
vivo o inanimado 

sin embargo soy feliz 
en esta isla que resplandece 
como una estrella caliza 
en un cielo azul profundo 







caen del árbol las naranjas

y revientan jugosas 
bajo el aguacero 

la capa de nubes es tan densa 
que nunca se consume 
y hace días que está lloviendo 

el patio, los árboles, la casa vecina 
todo es gris 
salvo las naranjas






el agua del lago está inmóvil 

un haz de luz atraviesa 
la superficie y se difunde 
en infinitos tonos verdes 

así mi espíritu 
absorto ante tu imagen 
se tiñe por entero de tu voz 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada