domingo, 15 de junio de 2014

WILMAR SILVA [11.918]


Wilmar Silva 

(Brasil)
Río Paranaíba, 1965. Es poeta, actor, dramaturgo, editor y promotor cultural. Sus trabajos son publicados en la revista Germina, publicación trimestral de música, arte y cultura latinoamericana. Fundó la Biblioteca Pública de Luiz de Bessa, ubicada en Minas Gerais. Sus poemas han sido publicados en revistas y suplementos de Brasil y el extranjero (Portugal, Italia y Francia, con traducciones al español, italiano y francés). Ha publicado los títulos: Arrow Mill (Premio Jorge de Lima de la Unión Brasileña de Escritores. Río de Janeiro, 1994); Solo colibrí (1997); Arreglos florales (2002); entre otros. Actualmente es promotor de cultura de la Secretaría de Estado de Minas Gerais, uno de los 27 estados federales de Brasil.


CELADA

Tradução inédita por Ana Esteves

flauta agreste I

esculpo mi boca dentro de tus oídos
donde ninfas y duendes acometen el sueño
recorren la senda del vértigo y viven
al borde del camino tragándose el polvo verde
los colores que quedaron de la última fiesta campestre
bichos y leyendas en el erial de los seres

la mirada de cibeles rompiendo tu abandono
cansada de tanto cuidar los campos
de cereales y el ganado que se ha perdido




flauta agreste II

curvo mis ojos y deshojo los dioses
encuentro en la crecida el pico sibilante
de un pájaro que viene de muy lejos
volando en esta primavera donde nacen
floraciones tan impias que no me callan
pétalos que se arbolan ante el encanto del sol

gasto mi tiempo mirando a ese pájaro
en el crepúsculo donde hadas hielan en el invierno
insomnes anhelantes y húmedas por mí




flauta agreste III

canto esta quimera como el que se desnuda
y desnudo alza la godiva de la fantasía
desaguo mi cuerpo en busca del tuyo
febril y descalzo mi olfato es el de un lobo
y el bosque y la selva entre árboles la celada
aun de lejos es a ti a quien espero

anhelo una noche y reverdezco entre ramajes
mi disfraz es ser camaleón el bicho delicado
y picar tu sexo con mis tentáculos.




flauta agreste IV

desparramo abejas y avispas entre brumas
un reptil de puro veneno para espantar
a aquel que venga contigo a cantarme
llevo a un tigre atado a mi piel
para asustar a ese cómplice siempre noctívago
que te persigue por la noche adentro

dibujo en mis manos el rumbo de las saetas
que irán a clavarse en el corazón de tu amante
sí yo seré el bálsamo y echaré los dardos.




flauta agreste V

guardo ahora la sombra de la luna y del miedo
nubes que orlan ojos y cabellos
difumino la legión de andariegos que me cazan
soy pájaro y las penas de zafiro y rubí
errante y de músculos viriles trazo
ese amor tan doliente que me estrangula

mis labios los pinto de carmín
y se me olvida mi orquidáceo en tu lengua
seré más o seré menos basta con el opio




flauta agreste VI

rocío las manzanas maduradas de rojo
y ofrezco fálicas amapolas que matan
jadeante en tu motín armo orgías y festín
deslumbrado por ti mi avícola es ave
en tu erial el esbozo es un salto de áspide
árido pero a la espera de que humedezca

el clima que invento es más que rumiar
es una matanza una carnaza es una venganza
donde medra mi pánico todo un vándalo




flauta agreste VII

vacío entre eclipses mis ojos de jade
escamas y cactus en mi boca mi sexo
la ofrenda yo la perfilo y amarillo
de tanto mirar tu cuerpo primavera
tus músculos que sudan vierten fisgonean
tus ancas donde ahogo mi insania

tus muslos que ventean en mis labios y cilios
el susto el culminar en vendimia la vigilia
y todo el ardor ensenada de montañas




flauta agreste VIII

habito la misma noche que habitas
como del mismo pasto que rumías
pero soy todo insomnio y amalgama de hiedras
deseo apenas adivinar qué escondes
oír cómo respiras y las pausas
que tanto me crispan de hielo y pasión

la noche en que dormimos tiene una constelación
ella adorna tu semblante y recrea en mí
ese miedo visceral de entregarme




flauta agreste IX

llevo árboles flotantes sobre veredas
hacia lo hondo de la memoria donde guarezco
deidades  el hambre y la sed por ti
no esta hambre cotidiana de cada ser viviente
sino el hambre que es llanto rito fijación
hambre de amor hambre de carnes hambre de comer

tu boca cuando fustiga sones
es una cadencia que me alza locamente
entremezclado a la tierra carezco de abono




flauta agreste X

encuentro mil disfraces al borde del instante
invierto el filo de la ventisca
pero lo que sería el instante que anhelo
el talle de tu cuerpo que me cubre de oro
yo hurto las palabras yo hurgo en los colores
y hablo apenas en la sangre que se me escurre

mi disfraz es el simple acto de colorear
tu baile tan lejos de encerrarme en mí
yo me ofrezco tras la incidental floración




flauta agreste XI

florezco en la selva nocturna que me espanta
donde anidan serpientes y estrellas
florezco prisionero en ti y los girasoles
son objetos servidos como adorno y pasto
más que florecer ese poema
florezco mi sexo en medio de la lluvia

en el ápice de la tempestad breña y oscuro
donde empuño armas de fuego y viscoso
ese cómplice a desbrozar los descaminos




flauta agreste XII

anochezco y aullidos dentro de los oídos
donde los búhos delatan a los invasores
las axilas plenas de sudor calor y desierto
se me rompen la piel hasta el incendio
cazo tu cuerpo mezclado de verdes coágulos
y temo no alzarlo antes del amanecer

liaré mis dedos a los tuyos
y callaré tus gemidos con mis gestos
la noche es un secreto y estás dentro de él




flauta agreste XIII

duermo poblado de imágenes que se me escapan
sobre esa hierba donde pasean insectos
también sueño con lamer tus meandros
tus muslos de otoño casi de orfeo
sueño con detener tu ansia tan extraña
y murmurar en tus oídos lo que me consume

yo ávido caminante dilacero mi sangre
y dibujo un oasis en el cielo
que purifique mis pulsos de láminas




flauta agreste XIV

vivo por ti la floral ensoñación del viento
soplan tus ancas cedros cuadrantes
como águilas en el espacio imitan sombras
revelo en tu dirección blanco y flecha
y todos los ritmos que haya en las saetas
junto a ti ese impávido minotauro de abril

aborígene y andrógeno alado y cóndor
mi boca tiene marfil y tiene azul
yo ensordezco tus aullidos hasta el clímax




flauta agreste XV

azulo por entero las ancas que vienen de ti
los músculos que esconden mi semen
yo grajo al huir agonía y agüero
azulo los cabellos al dorar este pájaro
no solo el espejismo sino lo que haya
hablo por mí lo que jamás dirían

canto el juntar de bambúes y flautas
sísmico y fijo lo devoro yo narciso en eros
y todo el ahogar será ausencia y mar




flauta agreste XVI

maduro el verdor que brota de los dedos
unísonos caminantes de vértigos e islas
surcan la dirección de la mies
vértebras atrapan mi mirada de halcón
ingles derretidas de vello y sudor
yo sigo la vertiente de las cabras y a lo lejos

una campesina atraviesa laderas
el vago está desnudo y una vez más ahoga
en ti el pene al reverdecer hasta la raíz




flauta agreste XVII

oigo los latidos que aceleran y  quedan
en el dominio agreste desmantelando el himen
retenido por el aluvión y vareado a pulso
no solamente la forma de minarlo y herirlo
sino esdrújulas disformas se alinearon en ellos
oigo falos que me azotan en ese otoño

rompo las hojas pegadas a mi vientre
se me enloquece el recuerdo del agua en el ombligo
yo veo el mapa sin plexo y soy fatigado




flauta agreste XVIII

domino las retinas y flexos flautines
desnudo y ávido con mi arco y flecha
me asusto entre árboles aves rapaces
armo la celada y por completo lo que falta
salto como un tigre los lazos de savia y sangre
he aquí que esparce en mi sexo un océano

él erizado me viene a escampar como fiera
de emboscada ruge y arma el salto
sube a mis hombros y es amazonas




flauta agreste XIX

atravieso fauna y flora antes del invierno
el sol entre las hojas vacía las montañas
e inunda el arroyo con su fulgor
descubro sargazos que me enhebran al agua
y remedo la danza que salta del verde
vívidos comemos nácares vivimos en tríada

la esencia en nosotros es lazo o cuerda
nacidos de la tierra somos nosotros los pájaros
y el amante asesinado también lo soy yo




flauta agreste XX

escondo entre ánforas el paisaje de las amapolas
y lo que vislumbro es siempre emboscada
andariegos del bosque somos los herederos
y rumiamos los cabellos traídos de los jazmines
sí alzamos los pelos hasta emergerlos del agua
rumiamos los lobos que huyen en la lejanía

yo guardo en mí la postrera celada
atraparé los ojos que me siguen jadeantes
y al borde de orgasmo mi pene es todo tuyo









cólera

sem dúvida essa fadiga que entardece
é mais forte do que o vento
o vento que não é da família dos chacais
e me procura com uma lente invisível

o vento que racha as paredes
e atravessa a pintura

o vento que atravessa a pintura
e diz que os decibéis
das flores que lhe oferto
estão em anomalia




TURVAÇÃO

o homem sórdido não é feito
de palha e milho — colchões de catre sim
são de palha capim e paina
madeira desenhada a nós

mas o homem sórdido é sorumbático
até o fundo vertiginoso da alma
não toma banho
apenas as mãos os olhos os pés
lava antes do sono

o homem sórdido espantou avoantes
dormiu no pomar e ficou silvestre
e não coloriu as íris de arco-
íris




flauta agreste XII

anoiteço e uivos dentro dos ouvidos
onde as corujas delatam os invasores
as axilas plenas de suor calor e deserto
rasgam-me a pele até o incêndio
caço teu corpo misturado de verdes coágulos
e receio não alçá-lo antes do amanhecer
emendarei os meus dedos aos teus
e calarei teus gemidos com os meus gestos
a noite é um segredo e estás dentro dele





Salmos verdes

e depois de bater a laje vem esse temporal
e depois desse temporal vem os pés sobre a laje
sobre a laje os olhos a verter águas de arco-íris
e cristalino sobre a laje
as íris as membranas as retinas as imagens
os olhos de lince para o lince olhar a laje
os estragos da chuva na laje
e depois a laje pisada e vista
a laje meio a meio e virgem a laje
a laje para o cume
o cume da laje para o meu pássaro rouxinol
sim a casa para a chuva a constelação de sóis e luas e estrelas

a colheita de canários
e o plantio das palmas e plantas





manás

cão raiva na boca
cão raiva nos olho
s cão raiva no nariz
cão raiva nas orelha
s cão raiva nas axila
s cão raiva no umbigo
cão raiva nas virilha
s cão raiva no pau

cães raivam no cu
fuck you fuck you fuck you





atlas 

nem one nem um nem eins nas mãos
nem two nem dois nem zwei nos pés
nem three nem três nem drei nos pés
nem four nem quatro nem vier nos pés
nem five nem cinco nem fünf nos pés
nem six nem seis nem sechs nos pés
nem seven nem sete nem sieben nos pés
nem eight nem oito nem acht nos pés
nem nine nem nove nem neun nos pés
nem ten nem dez nem zehn nos pés
cem eleven cem onze cem elf mil mãos cem mil pés






SILVA, Wilmar.   Astillas en el lago púrpura.  Estilhaços no lago púrpura.   Ediciones Àngeles de Tierra, 2010.  70 p.  13x17 cm.  Traducción de Cristiane Grando, Angel Ortega y José Matin Paulino (consultando la traducción de Sebastián Moeno al español y de Tania Alice al francês).  ISBN  978-9945-420-83-8   Col. A.M.


quinze

você ave de asas indóceis, indócil e fugaz/
como arrebatar a memória da noite que irrompe
na revoada de andorinhas que perdem as árvores
para apaziguar a embriaguez de um floema:
mas agora com esta barbatana presa nas guelras
perpasso a cadeia de sóis que fuzilam as íris
e refaço as batidas e as pegadas no açude/
sei que tenho fome e tenho sede por você:
e que fome é esta que adormece minha língua
e entorpece os hibiscos que sedam meu hálito,
e que sede tão dúctil que endurece minha voz?


quince

tú ave de alas indóciles, indócil y fugaz/
cómo arrebatar la memoria de la noche que irrumpe
en la bandada de golondrinas que pierden los árboles
para apaciguar la embriaguez de un floema:
mas ahora con esta aleta presa en las branquias
traspaso la cadena de soles que fusilan los iris
y rehago el rastro y las huellas en el azud/
sé que tengo hambre y tengo sed de ti:
y qué hambre es ésta que adormece mi lengua
y entorpece los hibiscos que sedan mi hálito,
y qué sed tan dúctil que endurece mi voz?


vinte e seis

mas agora nesta penumbra onde os vestígios
se adensam em meus olhos, minha língua de lebre/
viperino sou este segredo no meio da pedra onde
ladrilho um percurso para deitar um cachorro,
um errante, um insone, um notívago, um ser
que engendra poemas que medrem setas gémeas/
este é meu jardim onde adormecem gerânios,
orquídeas, nevralgias, lençóis de papel
que apenas eu/ eu que sou fluxos de púrpura,
sei a quem oferecer uma orgia em meu sexo/
sexo é minha plantação de papoulas no ventre


veintiséis

mas ahora en esta penumbra donde los vestigios
se espesan en mis ojos, mi lengua de liebre/
viperino soy este secreto entre la piedra donde
enladrillo un recorrido para acostar un cachorro,
un errante, un insomne, un noctivago/ un ser
que engendra poemas que medran señales gemelas/
este es mi jardín donde duermen geranios,
orquídeas, neuralgias, sábanas de papel
que apenas yo/ yo que soy flujos de púrpura,
sé a quien ofrecer una orgía en mi sexo/
sexo es mi plantación de amapolas en el vientre


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada