jueves, 26 de junio de 2014

NADINA TAHUIL [12.060]



Nadina Tauhil 

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina  en 1984. Es médica y se dedica a la psiquiatría. Desde 2009 participa en los talleres literarios de Siempre de Viaje. 
En diciembre de 2011 editó ranamadre, su primer libro que reúne poemas y prosas poéticas por Viajera Editorial.




tengo los huesos huecos
y piedras en el útero

los que alguna vez fueron mis hijos
tomaron de mi sangre
se pusieron rígidos
uno a uno
enquistados
volvieron a mi útero
(a mí)
un muro
imposible atravesar
mis hijos intentan escaparse
llegar al hueco
llenarlo
pero mi útero amurado
los niega

atrás de mis hijos petrificados
no queda nada
algo había por llenar
ya no

mi útero empedrado
me niega una grieta
sin hueco no hay nada
qué llenar







el cuerpo no entiende
quiere ya
ahora mismo
algo de comer
devorar otro cuerpo

se fusiona
otro cuerpo
se reproduce
se repite
uno dentro de otro
y adentro
uno más chiquito
una mamuschka
cuerpos que crecen

el cuerpo no escucha
caprichoso
grita
un poco de sangre
y de piel
de calor
para calmar a la muñeca

                                                ¿qué pasa con la última?
la más chiquita
la vacía
la que no tiene nada

¿dónde dejé la nada?
¿en que parte del cuerpo?
no la encuentro
¿en qué grieta la escondí esta vez?

                                                        nadie quiere a la mamuschka chiquita
                                                                            no puede abrirse
                                                                            adentro
                                                                            no tiene
                                                                            nada
                                                                            no tiene
                                                                            adentro

y afuera son todas iguales








el cuerpo de mujer no tiene forma
el cuerpo no tiene forma de mujer
ni de hombre
no tiene
forma un monigote
tres palitos
una figura
el cuerpo desfigura

empecemos de cero
¿cómo se arma un cuerpo?

tres palitos y un círculo
(para la cabeza)
no me sale, soy chiquita
sólo el círculo
o los palitos

el cuerpo necesita boca
nariz y sonrisa
tres puntitos
ponele un vestido
(o una camisa)
hacele manos
-siempre me falta un dedo-
es muy feo un nene sin manos
(o una nena)
pintalo de azul
-si es nene-
y si es nena: rosa
con colitas y vestido
curvas
las mujeres tienen caderas
(redondas como la cabeza)
como la panza de mamá cuando te tenía adentro
¿y papá? ¿papá que hizo?
papá puso la semillita
como los árboles
¿y la panza?
cuando como mucho mucho
puso la semillita
creció la panza y naciste
-se me infla como un globo y después vomito-
¿dolió vomitar algo tan grande?
dolió
un poco
(mucho)
pero no tanto

cuando te vi ahí
chiquita
fui tan feliz
que ya no importó









¿sos toda toda mía?

me encantaría decirte sí
toda tuya
podés llevarte un pedazo de mi lengua y dos capitas de epidermis
guardarlas en una frasco
y tocarme
hacerme hablar cuando más lo necesites
yo hablaría y te diría
soy toda toda tuya
pero no
no puedo darte algo que no tengo
soy de mamá
de papá
de mi hermano y la abuela

me divido y nazco
me divido
para seguir naciendo
y nada queda para mí
no puedo darte
algo que no tengo
no soy
toda tuya
ni toda mía
ni toda de nadie
soy un cuerpo desmembrado
un cuerpo demasiado partido
(vivido)

de mano en mano
parte de la misma cadena
no puedo salirme
y aunque fueras el último
último eslabón de la cadena
vendrían los hijos
los nietos
yo
madre, abuela
ellos  también tendrían un pedazo
y yo sería cada vez
más chiquita
menos tuya







Sin útero mi cuerpo se seca
todo lo que queda entre el hueco y yo
desaparece
me vuelvo amorfa
sin límite
me vuelvo una piel que se da vuelta
buscando el hueco
que me contenga
contenedor vacío
que necesita
pide a gritos
ser llenado
mi útero se rehúsa
se va con el huevo
el monstruo se enoja conmigo
una mujer deshuecada
mujer sólida
sin vacío
se enoja
me hiere
me grita
pone todo contra mí
la mujer dejó que el hueco se escondiera
quiero explicarle
no me pertenece
tendría que ponerle correa
atarlo
detrás de la vejiga
con el corazón 
pero no
ya es tarde
juega a las escondidas
el monstruo quiere desterrarme
no hay mujer sin vacío

cierro los ojos
a mi útero le rezo
que vuelva
que me haga otra vez
mujer
quiero evitar el destierro






la última vez
cuando me vi al espejo y todavía era
tuve sed
bebí lo que de humana quedaba en mí
y supe
mujer no fui nunca
una mujer lleva hijos en la sangre
sangre en los huesos
y yo
soy un monstruovampiro


ranamadre. Viajera Editorial. 2011.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada