miércoles, 4 de junio de 2014

ISMAEL ENRIQUE ARCINIEGAS [11.869]


Ismael Enrique Arciniegas

Ismael Enrique Arciniegas (Curití, Santander, 2 de enero de 1865 - Bogotá, 23 de enero de 1938) poeta colombiano cuyo estilo se encuentra en la transición del romanticismo al modernismo. Está considerado como el precursor del florecimiento intelectual santandereano.

En su juventud Arciniegas inició, sin terminarlos, estudios de Humanidades en Duitama y de Jurisprudencia en la Universidad Católica en Bogotá. Creyendo que su vocación sería la del sacerdocio, ingresó en el Seminario Conciliar de Bogotá, que también abandonó; pero allí fue alumno de José Joaquín Ortiz, escritor, quien tuvo una gran influencia en su carrera literaria.

En Bucaramanga comenzó a ejercer el periodismo, profesión que mantuvo el resto de su vida. En 1887 fundó El Impulso; posteriormente dirigió La República y El Eco de Santander. Desde este último periódico se posicionó políticamente al defender la candidatura de Miguel Antonio Caro, contra el general Marceliano Vélez. Participó en la guerra civil de 1895, donde alcanzó el grado de coronel. Acabada la guerra, inició la carrera diplomática, siendo destinado a Caracas. Llegó a ser ministro plenipotenciario en Chile (1903) y en Ecuador (1930); Siendo también Ministro Plenipotenciario en París (1918 y 1926) y Panamá (1936). Asi mismo ocupo la cartera de correos y telegrafos en la administración de Miguel Abadia Mendez.

Arciniegas contrajo matrimonio con Victoria Schlessinger Cordovez, con quien tuvo dos hijos, Roberto y Beatriz.

En 1904, Arciniegas adquirió el periódico El Nuevo Tiempo, donde desarrolló una labor periodística muy importante que se extendió, a lo largo de casi tres décadas, hasta finales de 1930. El periódico, cuya ideología era conservadora, alcanzó una enorme influencia en la política.

La defensa de causa aliada en la primera guerra mundial, le valieron a Arciniegas condecoraciones, como la Legión de Honor en grado de Gran Oficial; la Orden del Imperio Británico en grado de Comandante; La Orden de la Corona de Belgica en grado de Gran Oficial.

Actividad y obra literaria

Ismael Enrique Arciniegas es especialmente reconocido por su obra poética, centrada en temas como la naturaleza y el amor. Arciniegas perteneció a la escuela romántica, con importantes influjos del modernismo, hacia el que tiende. Comenzó a escribir en el seminario y pronto se hizo famoso gracias a composiciones como En Colonia, Inmortalidad, o A solas. Entre las obras que publicó cabe mencionar Cien poesías (1911), Traducciones poéticas (1926) y Antología poética (1932). En prosa publicó Paliques.

También se destacó por su gran vocación como traductor, a la que dedicó gran parte de su actividad literaria. Cabe destacar sus versiones de los poemas Horacio y [[Hered y el Tu y Yo de Paul Gerarldi.



       A SOLAS

¿Quieres que hablemos?... Está bien... empieza: 
Habla a mi corazón como otros días... 
¡Pero no!... ¿qué dirías? 
¿Qué podrías decir a mi tristeza? 
No intentes disculparte... ¡todo es vano! 
Ya murieron las rosas en el huerto; 
el campo verde lo secó el verano, 
y mi fe en ti, como mi amor, ha muerto.

Amor arrepentido, 
ave que quieres regresar al nido 
al través de la escarcha y las neblinas; 
amor que vienes aterido y yerto, 
¡donde fuiste feliz... ya todo ha muerto! 
¡No vuelvas... Todo lo hallarás en ruinas!

¿A qué has venido? ¿Para qué volviste? 
¿Qué buscas?... ¡Nadie habrá de responderte! 
Está sola mi alma, y estoy triste, 
inmensamente triste hasta la muerte. 
Todas las ilusiones que te amaron, 
las que quisieron compartir tu suerte, 
mucho tiempo en la sombra te esperaron, 
y se fueron... ¡cansadas de no verte!

Cuando por vez primera 
en mi camino te encontré, reía 
en los campos la alegre primavera... 
toda esa luz, aromas y armonía.

Hoy... ¡todo cuán distinto! Paso a paso 
y solo voy por la desierta vía. 
—Nave sin rumbo entre revueltas olas— 
pensando en las tristezas del ocaso, 
y en las tristezas de las almas solas.

En torno la mirada no columbra 
sino aspereza y páramos sombríos; 
los nidos en la nieve están vacíos, 
y la estrella que amamos ya no alumbra 
el azul de tus sueños y los míos.

Partiste para ignota lontananza 
cuando empezaba a descender la sombra. 
...¿Recuerdas? Te imploraba mi esperanza, 
¡pero ya mi esperanza no te nombra!

¡No ha de nombrarte!...¿para qué?... Vacía 
está el ara, y la historia yace trunca. 
¡Ya para que esperar que irradie el día! 
¡Ya para que decirnos: Todavía! 
Si una voz grita en nuestras almas: ¡Nunca!

Dices que eres la misma; que en tu pecho
la dulce llama de otros tiempos arde;
que el nido del amor no esta desecho,
que para amarnos otra vez, no es tarde.

¡Te engañas!... ¡No lo creas!... Ya la duda
echó en mi corazón fuertes raíces.
Ya la fe de otros años no me escuda...
Quedó de sueños mi ilusión desnuda,
¡y no puedo creer lo que me dices!

¡No lo puedo creer!... Mi fe burlada,
mi fe en tu amor perdida,
es ansia de una nave destrozada,
¡ancla en el fondo de la mar caída!

Anhelos de un amor, castos risueños,
ya nunca volveréis... Se van... ¡Se esconden!
¿Los llamas?... ¡Es inútil!... No responden...
¡Ya los cubre el sudario de mis sueños!

Hace tiempo se fue la primavera...
¡Llegó el invierno, fúnebre y sombrío!
Ave fue nuestro amor, ave viajera,
¡y las aves se van cuando hace frío!






       ABANICOS DE MUSEO

J'aime les éventails fanés
Dont le lointain passé chagrine.

Max Waller

Bajo cristales, en vitrinas,
reposando estáis olvidados,
abanicos de sedas finas
en lejanos tiempos bordados.

Y os abrís, en un sepulcral
silencio, en fondo carmesí,
a la luz de tarde otoñal,
en el Museo de Cluny.

Y al pensar en lo que no existe,
encanto ayer y hoy desengaño,
decir parece el alma triste:
"¿Dónde están las nieves de antaño?"

¿En cuáles manos marfilinas
lucirían vuestros encajes,
en dulces citas vespertinas
bajo los trémulos boscajes?

Corte de los Luises de Francia,
reverencias ante el estrado...
¡Abanicos! ¡Sois la fragancia
Que va surgiendo del pasado!...

Fragancia que se desvanece
en ideal mundo risueño,
mientras el alma se adormece
en una bruma azul de ensueño.

Al veros, llegan a la mente
ecos de fiestas cortesanas,
cuando os plegábais lentamente
como al compas de las pavanas.

"¡Delfin! ¡Callad, os lo suplico!"
decía la rubia Marquesa,
y en tanto, tras el abanico,
reía una boca de fresa.

Restos de antigua aristocracia
que llevó del tiempo el turbión.
¡Cómo os abriríais con gracia
en los jardines del Trianón!

¡Y qué encantadores secretos
guardareis de épocas remotas,
cuando en Versalles, los minuetos
alternaban con las gaviotas!

Abanicos de sedas finas
que durmiendo estáis olvidados,
desde el fondo de las vitrinas
¡cómo evocáis tiempos pasados!






     ANHELO DE POETA

Quiero el poeta ser de almas heridas
que la piedad de la palabra imploran,
de tantas tristes, solitarias vidas,
de corazones que en silencio lloran.

Quiero dar ritmo a lo indeciso y vago,
que es cual bruma y recóndita belleza,
y ser voz del que sueña junto a un lago
sin que dar pueda voz a su tristeza.

Quiero en cadencias expresar lo ignoto
y en el azul dar alas a lo inerme,
juntar en ritmos un ensueño roto,
y canto ser de lo que oculto duerme.

Y quiero compartir el sufrimiento
de otros; y ser su confidente ansío...
¡Y dar no puedo vida a lo que siento,
ni forma puedo dar a lo que es mío!







  CÓDICE ANTIGUO

En Cluny, Siglo XV. Bajo álamos de plata
sus aguas el Saona, rumoroso dilata
por el lento deshielo. La mole ennegrecida
de piedra, corta el llanto que despierta a la vida.

En el parque, vagando, y humilde la mirada,
las manos sobre el pecho y en la oración callada,
pasan monjes, tendida hacia atrás la cogulla
y como una armonía celeste al campo arrulla.

Cielo tranquilo y diáfano. La quietud del convento
a la plegaria incita y a hondo recogimiento.
Las ventajas abiertas dan al jardin. Las rosas
sonríen bajo errante vuelo de mariposas;
y en las frondas, de nidos y de aves la algazara
es saludo a la aurora, que surge azul y clara.

En la amplia biblioteca, monje benedictino
tiene abierto en la mesa borroso pergamino,
donde paciente artista de tiempo muy lejano,
al principiar capítulos, pintó con hábil mano,
en grandes iniciales y con vivos colores,
dragones, ninfas, grifos y ultraterrenas flores...

Con sus rubios cabellos sobre la frente vasta,
su palidez y el brillo de su pupila casta,
y con su hábito blanco, parece el monje, efebo,
del jardín ante el tibio primaveral renuevo
Copia un códice antiguo; "Dafnis y Cloe". Aromas
de los rosales suben y arrullos de palomas.
Absorto escribe:
y Cloe se yergue ante sus ojos,
y de la vida en el áurea puerta
con sus promesas el amor.

De la luna la luz de plata
brillaban en el barrio desierto,
y una canción de serenata
subía al balcón entreabierto.

Pendiente la escala de seda
de los barrotes del balcón...
del pasado ya sólo queda
un rescoldo en el corazón.

Paseos bajo la luz de luna
por alamedas de rosales;
dos bocas que el amor aúna
en claras noches estivales...

Entonces... cantos, alegría,
juramentos de eterna fe;
y ahora, gris melancolía
del dichoso tiempo que fue.






  DELIRIUM TREMENS

Llegaron mis amigos de colegio 
Y absortos vieron mi cadáver frío; 
«¡Pobre!» exclamaron, y salieron todos... 
Ninguno de ellos un adiós me dijo.

Todos me abandonaron. En silencio 
Fui conducido al último recinto; 
Ninguno dio un suspiro al que partía, 
Ninguno al cementerio fue conmigo.

¡Cerró el sepulturero mi sepulcro... 
Me quejé, tuve miedo y sentí frío, 
Y gritar quise en mi cruel angustia, 
Pero en los labios espiró mi grito!

El aire me faltaba, y luché en vano 
Por destrozar mi féretro sombrío. 
Y en tanto.., los gusanos devoraban, 
Cual suntuoso festín, mis miembros rígidos.

¡Oh mi amor! dije al fin, ¿y me abandonas? 
Pero al llegar su voz a mis oídos 
Sentí latir el corazón de nuevo, 
Y volví al triste mundo de los vivos.

Me alcé y abrí los ojos. ¡Cómo hervían 
Las copas de licor sobre los libros! 
El cuarto daba vueltas, y dichosos 
Bebían y cantaban mis amigos.






   EL ALMA MUERTA

Oh la paz y el silencio de los tiempos feudales,
cuando fuí solitario monje benedictino;
cuando el amor de mis noches fue el Cordero divino,
y pintaba mayúsculas en los grandes misales!

De mi carne el cilicio fueron verdes rosales,
y mi solo regalo fue la hostia y el vino,
y de abrojos punzantes ericé mi camino,
do vagaron un tiempo los Pecados mortales.

Pero fueron ayunos y oraciones en vano ...
Siempre rojas mayúsculas dibujaba mi mano,
siempre en rojas mayúsculas se extasiaban mis ojos.

De Satán fue mi alma, de Satán fue mi anhelo ...
Pues cerró con tinieblas mi camino hacia el cielo
el recuerdo implacable de unos labios muy rojos.





   EL CAMPO DE BATALLA

¡Fue el combate espantoso, fue sangriento!
Hizo estragos la muerte, cual desgaja
Los árboles, y tala, cuando baja
Rugiendo el huracán del firmamento.

Hoy aquí sólo se oye el grato acento
Del labriego que el suelo en surcos raja,
Y el ruido de la mies, que cual mortaja
Los huesos cubre y se columpia al viento.

Donde antes la metralla asordadora
Nobles vidas segó, con su hoz el fuerte
Labrador siega mies contento ahora.

¡Llanura un tiempo en sangre humedecida,
Monumento de honor, campo de muerte:
Signe brotando de tu seno, vida!






   EL REGRESO

Volví después de muchos años. Todo
lo mismo. El puente de madera. El río
lento, entre guaduas y negruzco lodo;
y de teja y de paja el caserío.

La calle principal, con su empedrado
roto a trechos. Asómanse curiosos...
niños que van corriendo por el prado,
y en la plaza, naranjos rumorosos.

Y su casita, como entonces. Flores
en la ventana, adonde fui temblando
en años idos con canción de amores...
de esa ventana me alejé llorando.

¿Casada? ¿Muerta? No lo sé. La vida
desgarró mi ilusión, ensueño de oro.
¡Amor y versos de mi edad florida!...
...Y nuevamente en las tinieblas lloro.





    EN EL SILENCIO

Cortina de los pilares 
es la enredadera verde. 
¡Cuál se amontonan pesares 
cuando la ilusión se pierde!

¿Ya olvidaste la canción 
que decía penas hondas? 
De un violín el grato son 
se oía bajo las frondas.

Suspendida del alar 
lucía mata de flores. 
¿Ya olvidaste aquel cantar, 
cantar de viejos amores?

De noche en el corredor 
te hablaba siempre en voz baja. 
¡Cómo murió nuestro amor! 
¡Qué triste la noche baja!

Por el patio van las hojas... 
en sombras está el salón... 
¡Qué tristes son las congojas 
de un herido corazón!





     EN MARCHA

Al distinguido poeta mejicano Justo Sierra.

Al porvenir con paso giganteo 
Avanza ¡oh Juventud! ¡Sonó la hora! 
Potente, de la sombra enervadora, 
El pensamiento se alza como Anteo.

Los dioses ya se van, y erguirse veo 
La Ciencia en sus altares vencedora. 
¡Ya irradia en las tinieblas luz de aurora! 
¡Ya rompe sus cadenas Prometeo!

La augusta voz de redención se escucha, 
Y la Razón alumbra el limbo oscuro 
En donde esclava la conciencia lucha.

¡Adelante! El combate ha comenzado: 
¡Entonemos el himno del Futuro 
De pie sobre las ruinas del pasado!

Octubre, 1885.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada