domingo, 15 de junio de 2014

CARMEN LYS [11.911]



Carmen Lys

Carmen Lys, pseudónimo de Manuela Pena de Hybouville. Poeta chilena. Publicó los libros "De la vida a la vida" (1941), "Corazón" (1941), "Transparencia" (1942), entre otros.



De la vida a la vida
Autor: Carmen Lys
Santiago de Chile: Zig-Zag, 1941



CRÍTICA APARECIDA EN EL MERCURIO EL DÍA 1941-10-12. AUTOR: ABEL VALDÉS
La señora Manuela Pena de Hybouville, esposa del Ministro de Francia en Chile, ha publicado una recopilación de sus versos con el título de estas líneas. Bajo el seudónimo de Carmen Lys, unión según la autora de la gracia de Francia y de la vehemencia de España, el libro que nos ocupa ha salido a la vida literaria con auspicios muy halagadores. El poeta español Manuel de Góngora, hasta hace poco nuestro huésped, ha prologado el libro con un canto lírico en que al cantar la poesía de Carmen Lys, dice que es ella “sencillez airosa” y “nativa elegancia”.

No se ha equivocado el vate español, porque Carmen Lys expresa su canto lírico, con acentos de honda sinceridad, de sencilla emoción, y de poderoso anhelo. En el prólogo la autora, dice que ella no sabe lo que es la “técnica de poesía, pero sí lo que es el fuego sagrado del sentimiento”. Efectivamente, el “fuego sagrado” del sentimiento de la autora, de sus anhelos más íntimos, de sus deseos más hondos, se transparenta muy claramente en todas las poesías de este libro. Carmen Lys sin limitaciones de ninguna especie, da libre curso a todo el fuego de sus sentidos en versos cálidos, en los que nada se ha ocultado ni disimulado. Sus ansias femeninas, su fogoso temperamento, sus poderosas intuiciones están recogidas sin disimulo en las páginas de su libro, que viene a constituir algo así como el diario íntimo de la autora, escrito en un verso generalmente fluido y fácil, aunque desprovisto de rima y en ocasiones de elevación.

Para juzgar el tono de la obra, una poesía reveladora es la titulada “Mariposa de Ansias” que transcribimos a continuación.

Dice:



“Yo tengo sueños
de pura fantasía,
de reflejos extraños
que buscan armonía.

Yo tengo un gran deseo
de entregarme al destino
y darte un beso ateo,
enorme desatino.

Yo tengo de repente
mis ojos y mi boca
clavados dulcemente
en ti… ¿estaré loca?

Yo tengo mariposas
de brazos majestuosos
y sombras vaporosas
de amores misteriosos”.




En los versos anteriores, están las ansias de la autora, que no ha querido entregar al destino y que ha preferido reunir en las páginas delicadas de su libro, en la poesía transcrita, y en la mayoría de las restantes que forman el volumen.



Transparencia
Autor: Carmen Lys
Santiago de Chile: Atlantis, 1942



CRÍTICA APARECIDA EN EL MERCURIO EL DÍA 1942-09-20. AUTOR: ALONE
Ha sabido bautizar bien sus poemas Carmen Lys. Son, en realidad, transparentes, y permiten, sin ninguna dificultad, ver a través de ellos, el alma de la autora, simple, descuidada, “bon enfant”, a mil leguas de cualquier pedantería, libre de toda ambición desmesurada. Elige sus asuntos de cualquiera manera, como cae. Mide y rima sus versos; pero si los consonantes o las sílabas fallan, rompe medida y rima y sigue no más. Se ve que escribe no para incomodarse, sino con toda comodidad, por entretenerse diciendo cosas. ¿Elevaciones? Allá van, si sopla el viento. Cuando no:



“Adiós no, hasta la vista
¡Fernando y la Raquelita”
Que el destino en maravillas
Derrame todas sus dichas.
Y levantando la copa
me inclino para desearos,
toda una estada de éxitos
en esa bella Argentina.
De Carlos y Merceditas”.




Claro que aquí no hay rastros siquiera de poesía; pero, en realidad de verdad, ¿qué importancia tiene y quién se va a morir por eso? En cambio importa mucho escribir carillas, tarea agradable, imprimirlas en un bello volumen, con soberbios dibujos, y publicarlas bajo el título de “Transparencia”, para distribuir, en seguida, los ejemplares, sonriendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada