viernes, 23 de mayo de 2014

SANTIAGO CAVIERES KORN [11.792] Poeta de Chile


Theodoro Elssaca Aboid, Renzo Rosso Heydel al centro, y Santiago Cavieres Korn



SANTIAGO CAVIERES KORN

(Talagante, Chile,  1930): Poeta y abogado. Entre sus libros se cuentan: El son cautivo (1998); Poesía al paso (1999); Clepsidra (1999); Faro indiscreto (2002) y De soledad y trascendencia (2003). También participa activamente en el Grupo Fuego de la Poesía.






PATERNAL

Tenia muchos años
muchos años tenia
cuando parì a mi padre.
Es el hijo que màs he querido por lo sumiso
y por saberme comprender. Me lo
entregaron indefenso.
Le saquè los pañales y el calzòn de goma
lo lavè y perfumè con agua de colonia
y como le creciò la barba, lo afeitè.
Luego me lo quitaron y me lo pusieron
en una cuna de madera negra
y se lo llevaron.
Pasado el tiempo de las làgrimas,
estoy conforme.
Todos los hijos, al final, se van.







1 9 7 3

(BALET INCONCLUSO)

Por el jardín de Chile corriendo la verbena.
Un cuchillo de espanto, un degüello de flores.
Cuatro engendros diabólicos irrumpen en escena
matando al jardinero: como Caín, traidores.

Pantomima sangrienta, en versión de furriel,
de monigotes sátrapas, condecorados lobos,
estultos esperpentos en traje de oropel
y ruin coreografía de muertes y de robos.

Entre arengas de eructos y gestos delirantes
las crueles marionetas de rostros desafiantes
inician un simiesco festejo saturnal.

El mane thecel phares se inscribe en sus horrores.
En silencio conspiran los brotes de las flores.
Es la impaciente espera de la escena final.







ANTE UN BUSTO DE O’HIGGINS

Soldado de la patria, amigo, hermano,
heredero de O`Higgins el valiente,
que en Chacabuco echara la simiente
de un pueblo honrado, libre y soberano.

¿Qué la siembra de ayer fue echada en vano?
¿Este busto de bronce está silente?
¡Los militares de hoy miren de frente
al que muriera humilde franciscano!

Desde lo alto en su estatua aun murmura
lo que al cruzar El Roble encomendara
de VIVIR CON HONOR, MORIR CON GLORIA!

Por eso es que un soldado no tortura.
Contra el pueblo indefenso no dispara.
Lo observan Dios, sus hijos y la Historia.







LIBRE

Villorrio derruido y fantasmal
Chacabuco, perdido en el desierto,
aldea calcinada en suelo muerto.
osamenta de un pueblo en el erial.

Extinguida la veta mineral
quedóse el caserío estéril, yerto,
el arenal con su costado abierto
de donde se fugaron hombre y sal.

La Historia luego lió una historia añeja:
encerraron la vida en una reja
reviviendo a la aldea, por su mal.

Pero la sangre hizo canción su queja
Y dice en su cantar, son que no ceja:
“la reja es sólo un trozo de metal…”







CHILE LLORA Y CANTA

Breve responso para René Largo

Aun no amanecía
(cuando el bombo aun suena
y solloza la quena)
El charango reía.

La muerte no dormía
(en el bordón resuena
su dung dong de alma en pena).
René Largo Moría.

El puño se levanta.
La canción de agiganta.
Tronchada la alegría

la enlutada garganta
de Chile llora y canta
René Largo Farías.





EL MIEDO

                Meditación en el Estadio Chile

Ese que toca solo la guitarra
en el letal, luctuoso Estadio Chile,
canta en silencio una canción dormida.

Entre el enjambre de los prisioneros
su cortina de notas musicales
le hace una celda más pequeña e íntima.

Son reales tantas cosas invisibles.
Si no hay rejas, cadenas ni barrotes
¿Qué es lo que al ánima la desanima?

¿Por qué veo vendas en los ojos puros
veo grilletes en las manos libres
veo cepo en las piernas que caminan?

Después de tanta piel morada ¡Vida!
Después de tanto hueso roto ¡Vida!
Después de tanto cuerpo muerto ¡Vida!

La vibración secreta de los nervios
entreteje una malla impenetrable
inalámbrica red que inmoviliza.
¡VIDA!





SOLICITUD DE EMPRÉSTITO

Empréstanos tu arca
viejo Noé.
Empréstanos tu arca.
No es el diluvio de aguas
que amenaza. Es todo lo contrario.
Ni es por cuarenta días ni cuarenta noches.
Es de siglos…
aunque todo se puede acabar en un minuto
con cierto invento atómico que me cuesta explicártelo.
Empréstanos tu arca viejo Noé.
Es que le ha dado por cortar los árboles
a la empresa privada.

De los cedros del Líbano ni hablar.
En Mesopotamia ya no existen los bosques.
No quisiera contarte lo que pasa en América.
Allí en el norte
con los árboles
talaron a los indios y a los búfalos.
Pocos quedan en Galia.
El Norte de África es un gran desierto.
Empréstanos tu arca
viejo Noé
pero sin intereses
pues si para construirla
pedimos a los bancos
(así se presta ahora)
tendremos que pagar
con las especies que salvamos.
Se trata de salvar los venados, viejo Noé,
al puma y al huemul, al cóndor,
al cisne blanco de cuello negro de Augusto Winter,
a los copihues rojos,
a los alerces y a las araucarias,
a las algas marinas, los mariscos,
también los jilgueros y las torcazas
y al tierno caracol,
las golondrinas, las estrellas de mar y las luciérnagas.
Y pare de contar.
Se trata de salvar la Pachamama,
se trata de salvar la Madre tierra.

Y queremos salvar a los olivos
para que cuando cese esta locura cósmica
la paloma regrese con la buena noticia

¡DEL REINO DE LA PAZ ENTRE LOS HOMBRES!



(Del libro Soledad y Trascendencia)





ROMANCE INGRÁVIDO

I

Víctor Jara
vive y canta.
Victor vive.
Jara canta.
Víctor canta.
Jara Vive.
Canta Jara.
Vive Víctor.
VICTOR JARA
VIVE Y CANTA.



II

Pese al toque
de silencio
se descuelgan
en la sombra
los bordones
enlutados
de su mágica
guitarra.
VÍCTOR VIVE.




III 

En la noche
clandestina
fugitiva,
prisionera,
en un silbo
surge Amanda.
Es Manuel
que se desangra.
Víctor Jara
CANTA.




IV

Preocupadas 
se desvelan
las casitas
del barrio alto
donde vive
la querida
compañera
rescatable.
Víctor Jara
VIVE.




V

Quiero hacer
un cigarrito
suspiaspiran 
las gargantas
y se esfuman
las tristezas
en un soplo 
de tabaco.
Víctor Jara
CANTA.




VI

Arpegiando
sobre Chile
se desgranan
como soles
sus sonrisas
sus palabras.
Silencio:
Oídle:
VICTOR JARA
VIVE Y CANTA.







GAVIOTA TRISTE

Te vi volar ayer, gaviota triste.
Tras la neblina azul del humo de tu boca
se entelaban tus ojos y mustiaban las alas.
Te rodeaba un olor a pasto seco
que se quema. A tu lado
tu oscuro compañero dormitaba
(En su diestra una lata de cerveza vacía).
La marca subía hacia las rocas.
La luna los miraba sin comprender,
impávida.
En la neblina azul sin horizontes
naufragaban tus sueños.
Te vi volar ayer, gaviota triste
sin cielo ni alas.







En llegando la noche me acurruco a mi mismo
me apapacho
y me envuelvo en mi sábana de sueños.
Si en la mañana no despierto
no habrá mayor trabajo en ataudarme”. 

Y de pronto un relumbre:

“...es un hombre todavía
crepúsculo de un día en que brillara el sol
y sueña en otros días y otros soles
bajo cuya caricia retornará a brillar”.

Y otra vez el poeta baja un escalón:

“Viejo
como cuero de animal descarnado
viejo de pura piel
de puro hueso
¿qué fue del corazón, de tu cerebro?
¿qué fue de tu alegría de vivir
qué fue del sexo?

Esas cosas...
hoy son historias
sólo historias de viejo.
Pronto se habrán de sepultar conmigo
y conmigo y con ellas, los recuerdos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada