viernes, 16 de mayo de 2014

POLA ARRIAGADA ROSALES [11.693]



PoLa Arriagada Rosales  

Es de la ciudad de Valdivia, CHILE. Sus veranos de infancia los pasó en una comunidad Mapuche llamada Pitriuco de donde ha extraído en la actualidad los recuerdos, los aromas, las palabras y sonidos del viento para plasmarlos en sus texto de la Tierra que son un reconocimiento a su Ser Mapuche.
Estudió Comunicación Audiovisual en la ciudad de Temuco. Allí conoce a su profesor y poeta Elikura Chihuailaf quien descubre sus escritos y la insta a seguir con el desarrollo incansable de sus letras; durante ese tiempo junto a otros escritores forman el grupo Literario Metaforato nombre otorgado por uno de los textos de su primera obra sin editar El tiempo Suspendido y con el que gana algunos concursos líricos en ese entonces.
Hoy en Santiago, forma parte del Colectivo Mapocho y realiza trabajos relacionados a la fotografía.



TEXTOS : DE LA TIERRA


PEWMA - SUEÑO

Se abre la lengua de la tierra
en mis voces.

Ardiente , como leño de hualle
iluminando los hilos de la cabeza.

Como mariposa apareándose
en la brisa,
entre las sílabas del viento.

Mi voz desfila entre ojos ciegos,
pero los campos guardan
la brisa sedienta en la yema de los dedos.







TELAR

Se alborotan los pájaros,
ha menguado la luna.

La tía vieja dice que traiga
el poncho, que pronto caerá
el aguacero.

Hay que entrar las gallinas
y esperar que el agua
no detenga los relojes.

Los mates se acaban.

Entre las brazas del rescoldo
llega el agua y los vidrios
bailan las figuras del telar.





EL VUELO DEL MAÑKE

Entre nubes volando
en su vaivén, el viento.
Con el surco en la pluma 
viene el mañke
con su baile agitando.

Has vuelto, le digo.
Entonces, cierro los ojos 
para recordarlo.







FUCHAMAWÜN - AGUACERO

¡Huele tan bien la tierra después del aguacero!
y las mujeres descalzas
antes de que amanezca
en el campo
saludan al horizonte despejado
con las manos levantadas
al cielo.

¡Huele tan bien la leña!
y se abren las nubes
y el sol se queda.

¡Huele tan bien después del aguacero!




KÜME NÜKÜ MAPU FUCHAMAWÜN 

Küme nükü mapu füchamawün
pu zomo
ngenoshumelke zomo
mew mapu mew
chalifingun afmapu
witrañpramlu wenu mew.

Küme nükü ñi mamüll
kom pu tromu
chumüll antu müten yeiñ
küme nükü mapu füchamawün.








USURPACIÓN 

Vinieron...
Sobre la estufa calentaba agua para mate.
Entraron,
cuajando las estrellas en el suelo.
Recorrieron,
las manos urdían masa
historia mutilada
de golpe un telar a la pared.
Empujaron,
cesaron los cantos,
golpearon ,
sacaron,
arrastraron.
Afuera mi madre
con la pierna rota, sangrante.
Mi hija deshace en llanto,
el hilo de la rueka
deshila trenzas
al sentir el canto
triste de su madre que sufre.
Llevaron
lejos de las vertientes, de los montes
del baile del mañke.
Así llegaron ,
queriendo
amarrar la palabra ,
los sueños , los labios,
dejando surcos de sangre
entre los pastos. 






LOS VIENTOS DE LA MUERTE

Buscando el surco de las manos
la tierra duerme
con su traje ceniciento.

Muero en el alba
arrebatado por el aroma
del pan naciendo de las cenizas.

Me reciben los pastos
bajo el murmullo de mis huesos
y el rocío navega entre mis entrañas.

Busco las aguas en donde beben los patos
y tejo un chamal de margaritas
para mi entierro.

Todos los vientos
florecen de la misma muerte

- Kuyfi pu wentxu ta kurü ñamigün -





PITRIUCO

Pitriuco florece
con el reflejo de la luna
dentro de los ojos.
Las vacas hablan en la distancia,
el mirto, el ñirre , el canelo
desfloran aromas
a las cuatro de la mañana.

La quietud de los granos de trigo
destejen su aroma a espiga,
en los cerros la calma virgen
de la hierba virgen
sedienta avanza perdiéndose
sinuosa en el viento.

¡Vaciándose está el otoño!
La Nala cuaja de las ubres
la vía láctea.

No se cuando nacieron los cardos,
pero van torciendo la rueka
cada vez que la txutxuka
suena a lo lejos.





DOMO MAPU HUILLICHE

Llevan las mujeres un canto
por los bosques
que llenan los cántaros
de muzay.

Con los hilos de la cabeza
tejen redes,
avanzan los pasos
con antorchas.

Hasta la orilla llegan
con su voces
a sembrar el mar
bajo el rumor de las aves.

Hacen purrun en la arena
bailan, giran, saltan caracolas.

Cogen flores, raíces, peces.
La espuma marina
se vuelca en sus cuerpos
perfilando las enaguas.

Küyen las vigila,
dueñas de las aguas,
figuras, sirenas.

La niebla marina
devuelve los cuerpos
a los árboles enraizando
en mar sus cabelleras.

La Pincoya
cuenta el huinca
que embruja por las orillas.






MALEN - DONCELLA

Ven al río Malen
para que te coronen,
para que tus hilos Malen
entre plata y flores
se trencen.

Ven al río Malen,
bailemos, tomaré tu mano
te diré cantos nuevos.
Rosa te catará las orejas,
prenderá olas y caracolas
de chaway.

Ven Malen,
ven al río que habrá fiesta.
cambiará la luna,
el sol de apoquito se llena,
el cielo abrirá para ti
sus estrellas.

Vendrá el viento Malen
jugando a ser tórtola
entre tus vestidos.

Correremos Malen.
Volaremos Malen.
Soñaremos Malen,
en la voz, en el canto,
en el agua.
Sentiré entre las aves
el latir de tu danza.

No importa gritar.
el sol nos verá Malen
y continuará su marcha.

Nos seguirán las espigas
los brotes del colihue
el aroma del maqui
encenderá la espera
del verano.

Ven Malen,
ven Malen al río
que estamos de fiesta,
comeremos catuto
habrá muzay,
te haremos princesa.
Peinaremos a tus hermanas
con cintas en la cabeza.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada