domingo, 18 de mayo de 2014

HERMELO ARABENA WILLIAMS [11.728]


Hermelo Arabena Williams 

Nació en La Ligua (Aconcagua), Chile en 1905 y murió en el año 2001.
Poeta, crítico literario, ensayista y tradicionista. Frecuentó con excepción del teatro, todos lo géneros literarios sin considerar sus estudios críticos de autores nacionales y extranjeros aparecidos en diferentes diarios y periódicos como  “El Mercurio” de Santiago y Valparaíso, La Unión, Revista Nacional de Cultura, “El Día” de La Serena, entre otros.

Obras Publicadas

Poesía Hora del Ángelus
Piedra y Luz de España
Romance del Niño Dios
Romance de Calles Viejas
Ceniza y cielo
Novela Aconcagua Arriba
El Príncipe Negro (Premio en club de Chile)
Tulipanes Negros
Tradiciones Glosas sobre el San Felipe El Real
Entre Espadas y Basquiñas (Premio I. Municipalidad de Santiago)
Blasones, Duendes Damillas
Recuerdos de mi padre
Ensayos Don Enrique Nercasseau y Morán, primer filósofo e hispanista chileno
Influencias Hispánicas en los poetas festivos chilenos




LÀMPARA ENCENDIDA

Cansado de pensar y leer tanto
sin encontrar la ciencia de la vida,
me consuela una làmpara encendida
en mis noches de angustia: el Libro Santo.

En èl palpita un milagroso encanto,
David y Salomòn muestran su herida
de amores, yn San Juan es sacudida
su voz apocalìptica de espanto.

¡Oh Biblia de conjogas y alegrìas,
con Ruth ardiente, con San Pablo fuerte,
segura compañera de mis dìas!

Tan sellada a tu suerte està mi suerte
que aùn te leeràn mis cuencas frìas
cuando apague mi làmpara la muerte. 


HERMELO ARABENA WILLIAMS: - PIEDRAS Y LUZ DE ESPAÑA - (POESIA) (SANTIAGO DE CHILE, 1965) (DEDICADO) (Libros de lance (posteriores a 1936) - Literatura - Poesía)
Piedra y luz de España
Autor: Hermelo Arabena Williams
Santiago de Chile: Arancibia Hnos., 1965

CRÍTICA APARECIDA EN EL MERCURIO EL DÍA 1965-05-09. AUTOR: ALONE
Bien elegidos los términos. Ninguno puede llamarse término medio. España lo desconoce: o piedra material, piedra preciosa, piedra dura, o el más inmaterial de los elementos conocidos, el más veloz y aéreo, el que más se parece al espíritu, la luz. Siempre los extremos.

Son los que trajo de la Madre Patria el poeta, después de pensarlo mucho.

“¡España, hecha de cielo y de granito,
toda recia y de luz toda abrasada!”

Y no era fácil tarea escoger entre los tesoros que simbolizan el carácter hispano, evocan su historia y traducen su alma profunda. Allá, donde se mire, todo tiene relieve. “En la casa de mi padre hay muchas habitaciones” y basta abrir o entreabrir las puertas para que el pasado resucite, pétreo, luminoso o en violento claroscuro, como en las aguas fuertes de Toledo “La Casa Encantada”:

“Casa del opulento Samuel Leví, usurero.
Por tus medrosos sótanos, entre retortas, pena
el alma taciturna del Marqués de Villena,
por químico y poeta, dos veces hechicero”.

España ha inspirado bien al señor Arabena, se le siente aquí un amor auténtico y el anhelo fervoroso de cantarla con su mejor cantar.

Este libro suyo deja mejor impresión que el recuerdo de otros, de su misma cosecha.



“Sediento de sosiego,
apagado en mi pecho el estallido
de su orgulloso fuego,
soñaba enternecido
con la humilde dulzura de tu nido”.



En la granja de fray Luis la voz delicada del poeta alcanza sus acentos más nítidos.



“Escondido en su suelo,
arder ansío en la secreta brasa
de tu místico anhelo
que el corazón traspasa
y en divinas cadencias lo acompasa”.

donde el labriego esconde la semilla,
escarbando gusanos y lombrices,
enlutan la tarde amarilla”.




Habla de las muchachas campesinas y especialmente de una que no ha visto jamás el mar y que se le parece por el color de sus ojos y la gracia de su cuerpo. La poesía de Miguel Fernández Solar es ingenua, donosa por su frescura, lograda por sus aciertos y también, a veces, dura como las gredas resecas de las montañas de la costa.

Las novísimas escuelas que nos invaden, cerrarán sus puertas a este libro de Miguel Fernández Solar, precisamente porque es claro, está escrito con emoción y huye de fallidos gongorismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada