jueves, 22 de mayo de 2014

EMNA CODEPI [11.774]


EMNA CODEPI

Es Emilce Navarro Correa,  Colombiana,  Su actividad principal es el comercio, practicando la pintura y la poesía como hobby de forma empírica y autodidacta. Ha realizado varias  exposiciones y ha ganado varios concursos de pintura a nivel regional y nacional. También ha participado en varias antologías poéticas internacionales y ha ganado varios premios de poesía nacional e internacional, sus poemas son editados en varias revistas y traducidos en varios idiomas.. Miembro activo de varios portales literarios  y de varias asociaciones de arte y poesía. 
“crear obras de arte perdurables, dignas de admirar de generación en generación es poder vivir después de la muerte”






¿CUANTA TIERRA HAN ARADO ESTAS MANOS?..

¿Cuanta tierra han arado estas manos?..
¿Cuantos frutos ha hecho germinar?.
Manos que muestran la verdadera lucha y el verdadero trabajar,
son manos que en cada cicatriz llevan una historia que contar..
Manos que trabajan el triple por una pequeñez salarial
para alimentar  las manos que no hacen nada en una silla ministerial
y que cobran salarios en cantidad..
Manos benditas, manos fuertes,
manos que soportan las inclemencias del tiempo
al estar callicidas por tanto sufrimiento.
Manos desplazadas por la violencia
que imploran un techo para su gente..
Manos sabias,
manos llenas de conocimiento empírico y autodidacta.
Manos que valen mas que todo el oro del mundo,
porque son las manos de la vida y del trabajo,
porque estas son las manos amigas de la tierra,
las que siempre velan por ella..
Manos de labriego,
manos de poeta,
manos de amor,
manos de cosecha..
Manos,
estas manos son las mas bellas
que ha brotado la tierra.






EL MENDIGO

Primer premio de poesía departamental año 2000
Magdalena.

Caminando lentamente
en la penumbra de la noche;
Ojeando cada página
del periódico matutino,
tropezando a mí paso
con un viejo vagabundo,
desdichado, limosnero,
infeliz, nauseabundo.
Lentamente observando
sus facciones…..Su mirada…
Un recuerdo ligero
pasó por mi memoria:
“existía gran parecido
en ese hombre con mi padre”
¡Pero no!…! no podía ser!
¡él estaba sepultado en Segovia!

¡Gracias hijo mío!
brotó de sus labios marchitados,
al depositar una limosna,
palpité sus manos encallecidas
con  el traspasar del tiempo.
¡Dios compensará tu generosidad
y entrega ante los pobres!.
pido a el que un día no lejano
me conceda reintegrarme
con mi esposa o mi hijo donde sea.
Sabes…Debe ser un hombre
inteligente como usted amigo.
Ve…Sigue tu camino,
salúdame a los tuyos
¡felicidad a tu  familia!
¡buena suerte!... te desea
de todo corazón...un mendigo.

Su aspecto…. sus palabras
me dejaron asombrado;
La familiaridad notada
en sus expresiones,
me hizo recordar en el  instante
momentos de infancia.
¡ese rostro!..... ¡esa voz!….
¿La voz de mi taita
cuando hacía sus oraciones?.
Arrastrando  sus pies, lo vi alejarse
entre luces de luciérnagas,
en ese anciano la imaginación
volaba hacia mi padre,
no presencié su sepelio,
de mi hogar estaba lejos;
Pero…..!no!…!no podía dudar
lo relatado por mi madre!.

Al llegar a mi casa
exaltado….pensativo,
deseando encontrar
un recuerdo en mi existencia;
Exasperadamente comenté
a mi madre lo ocurrido.
Al oírme no pudo evitar
su nerviosismo… su impaciencia.
De  sus ojos brotaron
cuantas lágrimas
dejando sus mejillas
empapadas por el llanto.
Arrodillada,  pidiendo perdón
comenzó a relatar
lo sucedido en el pasado.
¡Mi padre no yacía muerto!
¡por otro amor
nos había abandonado!.

Escuché calladamente
de sus labios la verdad.
Con amor  besé su frente,
la abracé con gran cariño.
¡levántate mujer!
¡No soy dios para juzgarte!
no es tu culpa lo ocurrido,
él nos dejó por otra suerte
escogió un mal camino.
Te perdono  lo que has sufrido
querida, buena madre….pero…
¡ Pero. He de saber dónde encontrarlo!
¡no podemos ignorarlo!
¡ese hombre me dio el ser!,
¡me dio la vida…. es mi padre!.

El diálogo entre los dos
esa noche proseguía;
Entre abrazos, besos
y  palabras me decía:
“El anciano al que ayudaste
generoso y tiernamente
es tu padre hijo mío.”
Dios unió nuestras vidas
en el altar como esposos;
El amor aumentaba cada día,
tu llegada a nuestro hogar
se colmó de felicidad, alegría,
pero todo cambió,
de otra mujer se enamoró
alejándose  con ella… Partía.

Entiendes  hijo mío lo sucedido.
¡cuantos años esperando su regreso!
hoy se encuentra deambulando
sin sentido por las calles.
Andando infeliz, desdichado
como un mísero mendigo;
Su dinero le  han robado,
vicios,  droga lo enfermaron;
sus amantes lo olvidaron,
lo desconocen sus amigos.
¡Ahora  sabes la verdad!
¡ve!… perdona aquel anciano
ese hombre es tu padre
tráelo de nuevo al hogar.

 Desvelado al día siguiente
despertándose la aurora.
transité con el fin
de encontrarlo todavía;
no muy lejos de mi casa
un tumulto de gentes agolpadas
hablando miraban con tristeza.
¡Un pordiosero yacía muerto
al pie de nuestra galería!.
¡Demasiado tarde!... Unos decían..
murió  por infarto inmediato.
Gran sorpresa para mí
al observar aquel cadáver
¡el mendigo que auxilié anoche
yo reconocía!
empuñando en sus manos portaba:
mi limosna… mi retrato.
¡Él era mi padre!.... ¡no había duda!
pero ahí  muerto yacía.

Nunca apartaré de mi recuerdo
aquella  escena;
Encontrar después de largos años
mi padre muerto en la acera.
Su deseo más anhelado
encontrar su esposa o su hijo,
murmuraban entre sí
gamines y  mendigos.
¡Padre!…!Padre mío!
descansando estás ahora,
siempre recordaré tu vivir
indigente, pordiosero.
Un ser querido, no se debe abandonar;
Si es tu padre
por muy malo que haya sido
¡Perdónalo!… ¡Amalo!
con amor real y verdadero
y el gran Dios
 te  compensará en el cielo.
PADRE, TE AMO, TE QUIERO.





ATRAPADA EN TU RED.

En una tarde mustia
 llegaste a mí
para regar
 las rosas del jardín,
tus palabras
 iluminaron mi vida,
eres mi resplandor,
y mi poesía.
Como un juego de versos
 todo comenzó
 en la aurora
de  nuestro cuerpo celestial.

Poco a poco
 fue floreciendo el amor,
los capullos
se hicieron bellas rosas.
Sentía miedo
 al leer tus palabras
porque el amor
latía en mis  adentros.
Sentía miedo
de tus bellos impresos
transformando  ternura
 y pensamientos.

Algo muy dentro
 disipaba los miedos,
era tu amor reptando
 para estar en mi nido.
El fuego del amor
 se estaba encendiendo,
para ser llamaradas
de luz en mis  pechos.
Tú…. Mi leñador
con el grosor de tu leño
se hizo fogón inmenso
en  el cuenco de mi alma.

En brasas ardientes
 tu ser penetró
para encender el fuego
 que se estaba durmiendo,
allí en mi monte de Venus
 por siempre quedó
poblado de roció
 ardiendo en sementeras.
Ahí te siento
en todo momento mi amor
vibrando y encendiendo
mi corazón de fuego.

Nuestros cuerpos
desnudaron los versos
y se acostaron trémulos
de luz y devaneos.
Con deseos
 llegamos al éxtasis
mojados de  lluvias
 y  paisajes  de sol.
Solos tú y yo
encendidos y amantes
en la red del placer
  pórtico de la pasión.

Cual enamorada sirena
me siento yo
esperando a mi guapo
y hermoso pescador..
 Solos tú y yo
deseo, obsesión
  distancias  inmensas
de placer  y pasión.
De un pantallazo
extraigo tu corazón
cayendo rendida
en  tu red del amor.







GRACIAS DIOS POR ERIGIRME MUJER

Gracias Dios al erigirme mujer
Y darme  belleza de feminidad,
  don maravilloso
de engendrar y procrear
en mis entrañas
la maternidad
y el latir de un hermoso ser.
Gracias por darme
un corazón  magno, noble
para amar sinceramente
y perdonar a quien lo agrede.
Gracias por hacer de mí:
Mujer sumisa, inteligente,
amorosa, valiente.
Gracias al  compararme
con las flores
en su primor, en su dulzura,
cual la miel que emanan
 sus abejas del panal.
Gracias por darme
manos que acarician
que  atienden y alimentan;
Unos ojos que al enfermar los suyos
se trasnochan y desvelan.
Unos brazos que abrigan
el calor en frías noches.
Unos labios
que aman y  desean.
Unos ojos que ven
 más allá del horizonte.
Un sexto sentido para prevenir
de malos ratos a los hijos.
Gracias por enviarme
tras  el hombre,
 ser su  sombra bajo el árbol
de la suerte.
ser esposa, hermana
hija, madre
ser amiga, amante
compañera o confidente.
Por todo esto, gracias te doy,
pero sobre todo señor:
Gracias por hacer de mí
una mujer….Una gran mujer.
¡Me siento feliz
por ser Mujer!.








DESPERTAR DE UN SUEÑO

Rayos de luz penetraron  mi ventana,
observando atenta mi desnuda alma,
Dios del Olimpo se acercó al encuentro
Omnipotente Eros,  el hombre de mis sueños.
Libre de ataduras nos dimos un beso,
fertilizamos el amor, cultivaste mi huerto
otorgué en la noche, mi desnudo cuerpo.

Ahora te has ido, dejando un vacío
rasgando mi corazón con tu hastío
amplificando  distancias por  faltar tus besos.
Nubes negras, enviaste a mis sueños
envueltas en desamor y tristeza
donde tus versos, ya no los encuentro
ahogando  mi  cuerpo, en el mar del silencio.

Aunque te marches mi cielo
la luna siempre brillará a lo lejos
veras más estrellas en otro firmamento
en donde halles la pasión de otros besos.
Aunque  has apagado mi estrella de luz
rayos vendrán en próximos sueños..

Siempre estarás en mí , lo sé, lo presiento,
tus ojos de mar, de cielo, tan bellos
iluminarán eternos paisajes  de mi templo;
 Serán la primavera que envuelva mi cuerpo
al recordar, momentos vividos
cuando me enviabas  desde tu mágica luna
tus rosas, tus besos, tus versos.







LA MAS BELLA FLOR ES PARA TI.

Todas las mañanas cuando despierto
colecciono tus flores y tus dulces besos;
Los deposito en el cesto de mi alma
y en  protagonistas de mi vida los convierto.
Observa que  lindas se ven
las flores de tu  bello huerto.
Colores carmesí,
 rosas, sándalo, alelí,  jazmín
aromatizan sus pétalos
al oír tu voz diciendo:
 “Amor mío contigo mi vida
soy el  hombre más feliz en este momento”.

Nuestro amor siempre ha sido y será
silencioso como las dulces aguas
 de mi manantial.
Me haces feliz en la entrega tan bella
que me das cada mañana,
 cada noche bajo las estrellas.
Soy feliz al despertar
y  leer tus palabras en la distancia
 de nuestros pueblos
y sentir tu amor dentro  de mi corazón.

 Gracias por darme el medicamento
para mis dolencias,
la vitamina para rejuvenecer mi cuerpo.
Te amo, te deseo, te siento.
 Mira tú hermosa flor
“que vigorosa se ve con tus riegos de amor”
CADA NOCHE TE ESPERA
 BAJO LAS ESTRELLAS.
TE AMO.







AMISTAD ES MI REGALO

Amistad, amplio paraíso de afecto
donde el árbol del amor va floreciendo,
poco a poco se juntan los polluelos
entregando cánticos de alabanzas en el cielo.
Melodías que forman corazones
en los rayos que anuncian el ocaso
es hermoso sentir que en fuertes brazos
la amistad se comparte en un regazo.

De los trinos que engalanan bello nido
avecillas enamoran con sus versos
de música preciosa y caracolas
que forman en el mar junto a sus trinos.

Arribando a este hogar de poesía
letras, arte, música preciosa y bella
les traigo de regalo un obsequio
mi sincera amistad junto a las letras,
Pinceladas de amor en obras de arte
compartiendo con todos mis hermanos,
mis versos que escribo con verdad
y  pinturas de colores encendidos
que plasman mis manos con amor
 los bellos colores de la mar.

Gracias doy  por aceptarme en este espacio
les dejo a todos mis amigos de las letras
un abrazo estrellado con mis manos
mi sincera amistad en humildes versos
Y UN BESO ENORME MUY  COLOMBIANO.




SUEÑOS FRUSTRADOS DE UN NIÑO

Mi  país Colombia es uno de los  mas azotados por las minas anti personas, cada año mueren miles de víctimas por esta barbarie que siembran los grupos al margen de la ley. Es hora de decir.  "Basta en el mundo entero"..No mas minas.. Queremos campos sembrados de paz


Sentados estaban María y Aurelio,
en una mañana con suaves destellos
observando felices a todos sus hijos;
Siete los niños, un clan numeroso
sanos, alegres, fastuosos, audaces.
Carlos el mayor, inquieto y airoso
soñando ser cuando grande
deportista importante, ser memorable
para brindarle a hermanos y padres
hogar y  techo, vida respetable..

Con pies de leopardo, rápidos, veloces
cualquier maratón del pueblo ganaba,
a sus padres feliz el niño anunciaba:
“Cuando sea grande, seré campeón
ganaré dinero, a mis  viejos buenos
construiré la casita que tanto han soñado:
Cafetos, vaquitas, terneros en potreros.”
Hermoso aquello que el niño soñaba
culminando en el pueblo carreras ganadas.

Los días en la estancia eran agradables,
pero el trabajo se había acabado,
aquellos esposos, piadosos, sumisos
decidieron marcharse con todos sus hijos
a labrar la tierra como buen campesinos.
La familia en el campo vivía feliz,
el aire tan puro cual cubo de hielo,
olor del entorno a frutas silvestres,
brisas frescas en aquellos potreros,
con miel de abejas endulzando el ambiente.

Entre montes y valles el niño entrenaba,
anhelando ser campeón en el mañana,
competencias realizadas en el pueblo
Carlitos con empeño las ganaba..
Sus padres felices veían su encanto,
cuando apenas cumplía doce años,
siendo el mayor de todos sus hijos
Dios con sus ágiles pies había bendecido..

Una fría tarde estaban reunidos
en rededor de la hoguera encendida,
de pronto el encanto fue interrumpido
por ruidos extraños, golpes, alaridos
provenientes quizá de un caserío..
Aurelio en silencio abrió la ventana
sigilosamente al ver dijo…. ¡Dios mío!
hombres armados vienen en camino
están como locos…. Enfurecidos….
¡María!... ¡María!......¡Debemos huir con los niños!

En tanto Carlitos pregunta: ¿Por qué?
¿por qué debemos huir papá lindo
que yo he de saber, no somos fugitivos?
Su padre titubeando responde a su hijo:
Debemos huir, quienes son, yo lo ignoro
pero están armados, enfurecidos,
no quiero perder mi esposa, mis hijos.
Al  instante salieron los nueve,
niños más grandes cargaban los chicos
Aurelio las cosas, comida enseres, abrigos,
María en sus brazos arrulla al más bebecito.

Anonadados todos salieron del sitio,
aquellos disparos oíanse  tan cerca,
demasiados insultos, alaridos y gritos.
Al mirar atrás, en voz alta dijo Carlitos:
¡perdóname pá!..... ¡Yo debo regresar!.
¡No puedo dejar que maten mi borrico!.
Pero hijo querido…¡Yo no lo permito!
no debes volver, estás muy chico,
espera me devuelvo contigo..

¡Por favor padrecito, has olvidado
estar hablando con el campeoncito,
de todos los pueblos y de esta región;
iré ágilmente a traer mi burrito,
de nosotros dos… Yo soy más veloz!.
Pero…Algo inesperado… Sucedió en aquel sitio,
solo se oían,  los gritos de dolor en Carlitos,
María y Aurelio con todos sus chicos
corrieron al sitio donde estaba su hijo.

Arribando al lugar lo encontraron tendido
en el suelo casi muerto, desfallecido,
sus veloces piecitos habíase vuelto añicos,
pisando malditas y antipersonas minas,
desmembrando al impacto las piernas del niño.
Aquellos buenos padres no podían entender
como los bandidos a expensas de la ley
con minas, cilindros, fusiles y granadas
destruyendo ilusiones, hogares, familias
han dejado en el mundo cuantos niños sin pies.

La rabia, tristeza, angustia y dolor
centraron silencio profundo en sus padres
al ver en el piso desmembrado su hijo,
la ilusión de su vida, los sueños frustrados
del  angelical y gran campeoncito.
Qué triste reseña,  destruir la violencia
los sueños preciados de un niño,
quien anhelaba ser cuando grande
un gran triunfador, un ser memorable,
hoy se encuentra postrado en la cama
alucinando, llorando, sin luz y sin brillo.

Igual a Carlitos, encontramos más niños
con sueños frustrados, ilusiones perdidas
de ser cuando grande un gran campeón,
implorando al mundo se acabe la guerra
impere como antes la paz y el amor,
regresar con sus padres al hogar del ayer,
en un país tranquilo, jugar con más chicos,
entre montes y valles, encontrar a sus pies,
aquellos que todos sintieron correr y correr
una tarde fatal por salvar su borrico..






CIÉNAGA MADRE Y SEÑORA

De lejos he venido,
he cruzado los andes,
he vagado errante
explorando tierra firme
para definir mi vida.
Insertado en la mente está
mi terruño natal todavía.
Horadando valles, ríos,  serranías, 
lagunas y el mar, arribé a tus lares
como hija adoptiva.

Mi juventud en pleno
cual infanta inocente
extasiada al verte;
observó tus ojos cándidos,
como nitidez del mar
emanando colores del cielo
heredados quizá
de tus ancestros.
Tus mejillas; suavidad, dulzura,
esparcida por mangos de azúcar.

Tu boca cuarteada caduquez
O placer de haber amado,
una corona de rojos trinitarios
y corales ha formado.
Tu noble sonrisa perfila
en sus dientes la blancura;
Blancos como el templete
que de otros nos distingue;
Blancos, tan blancos
como la iglesia San Juan Bautista.

Del arduo  trabajar 
destila  tu semblante
la salubridad del mar
o el dulce sabor de laguna,
donde se prevé la fortaleza
de mujer madura.
Tu piel color de tamarindo
mulato, mestizo o guineo paso,
dimite rasgos fulminantes
que han dejado en ti los años.

Tu cabello ensortijado, negro,
deja entrever canas del tiempo;
Negros como carbón del puerto;
Negros, tan negros como lo es
de la masacre en las bananeras 
su  glorioso  monumento.
Ocultando el sol brillante, arduo;
Tu sombrero entrelazado
de redes o palmeras
con flores de cayena acicalan.

Mamones y sapotes tus pezones
con tierna dulzura amamantan.
Arrullando estás 
con maternal cariño,
hombres fuertes, 
hombres luchadores.
Tus manos;  rugosidad saturada
constriñeron las mías
bienandanza  me brindaste
cual madre protegiendo a su hija.

El vaivén de tus caderas señoriales
alegría Y  erguido caminar,
son movimientos de cumbia cienaguera
que por años en calles has bailado
carnavales y danza del caimán.
Tus pies cansados, cayecidos
 son guerras o  masacres que has vivido,
son troncales, son caminos
que labriego y pescador transporta
del mar o la tierra  sus cultivos.

El inmenso verdor de  serranía
va marcado en tu ropa caribeña,
verde, tan verde
como cultivos de guineo;
verde, muy verde
 como frondosos cafetales
que labran campesinos en la sierra;
Verde, tan verde…
como palmeras de la playa
o los enormes almendros de las casas.

Entre acordes de flautas o guitarras
son de enero los versos caimaneros,
un acervo de calamares y mariscos
al sonar la cumbia,  la tambora
delante de ti hacen la venia,
monumental, alegre,  encantadora.
Por siempre serás para tus hijos
¡Bella Ciénaga¡... 
Mi linda y bella ciénaga
MI CIÉNAGA, MADRE Y SEÑORA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada