jueves, 3 de abril de 2014

ELENA PASO [11.445]


Elena Paso 

Nació en Trenque Lauquen (Buenos Aires). Se trasladó con su familia a la Patagonia en 1966. Desde 1978 vive en General Roca (Río Negro). Publicó el libro de poesía Tiempo (1998, Vinciguerra), en colaboración con otros diez escritores, la novela El hombre de traje blanco (2002, Publifadecs) y “Serás Dos” (2014, Publifadecs) Participó en numerosas antologías. En 2008 recibió Mención de Honor en el VI Concurso Internacional Hespérides, por su obra “Juanito”y en 2013, XI edición, por su obra “De dos cosas viento”. En 2009 recibió el Primer premio en el Concurso de cuento y poesía para niños “Animales de tinta y papel” Jitanjáfora. El poemario Viaje Astral fue traducido recientemente al inglés. Colabora en las revistas “Desde el Andén” y “Literasur”. Miembro activa del Centro de Escritores de General Roca.







Fragmento “Juanito”

Niños en la calle
consorcio de veredas
dan vueltas en cuadrados
es mejor un cuadrado que un círculo 
para perder el horizonte?


*


Ver como los grandes se mueren 
y los niños también, de penas
arrullar en silencio promesas 
de futuros inciertos
futuros que aguardan
carcomidos por ignorancia 
y guerras



*


Las guaguas, como se dice en el norte
necesitan un vaso de leche, una copa (es más académico) 
las guaguas no van a la escuela
trabajan en la zafra o en tareas forzadas o

las guaguas aunque tengan otros nombres, viven  
en todos lados, América o India 
en Asia, Medio Oriente
y aún, en el Primer Mundo 
como guaguas explotadas por  sexo inerte 

si las guaguas no son nuestras, a quién pertenecen?



*


 Ay, Juanito, cuando se achicarán tus ojos
de una carcajada?
te juro por mi madre que hago cosas
para cambiar el mundo
escribo poemas, planto árboles, cuido el río
sé que no alcanza
me levanto todos los días y al verte
ay Juanito, esos ojos

te juro por mi madre 
voy a seguir escribiendo poemas
plantando árboles, cuidando el río
en tanto 
el tamaño de tus ojos
no se equipare con el mío
en tanto
nos regalemos mutuamente 
una carcajada








 A Nora Vecchi

Caen recuerdos                                                                                                                                                        bajo la sombra de fresnos                                                                                                                                          sombra  de “pero”                                                                                                                                                                    o “quizá”                                                                                                                                                                      se suman? se restan?                                                                                                                                   
descienden  melancólicos                                                                                                                                                            a  tierra seca, gramilla                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         a  memoria rota                                                                                                                                                         
da igual                                                                                                                                                                   caen                                                                                                                                                                               
plaza de mi infancia                                                                                                                                                         de mi adolescencia                                                                                                                                                                 de hoy                                                                                                                                                                                
azotada por vientos                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
la deshabitan  pájaros,  amigos                                                                                                                                     futuros
da igual                                                                                                                                                                             caen                                                                                                                                                                             
se la llevaron un jueves y todavía la espero                                                                                                  
acaso alguien vio las “famosas cartas” de Cecilia?



*

   
Cuando la noche irrumpe a mediodía
devastando ciudades de palabras 
enriquecidas con colores y canto

los cuervos aprovechan y mitigan su hambre
diezmando restos de pueblo y campo
No habrá cosecha este año    


*


A qué muerto no entierro que me roba las palabras
en noches siniestras de insomnio y fantasmas ?
qué?
 vos no  enterraste a nadie acaso? no podés? no te animás?
o estás petrificado como yo
palabras que se fugan
una a una / cada hora
muralla invisible
mas larga que la de China
muralla laberinto que niega verbo
aún
            Eduardo





*


Pero
en esta ciudad se ha perdido un niño
no más de dieciocho años
veinte a lo sumo
barba incipiente
ojos asustados
con una pava vieja para servir mates
de yerba usada
y agua caliente que todavía no conoce
su justo punto
      







Puerto Madryn

Mar sereno que vienes a mí
todo prístino
todo llano
serás Atlántico en otro lado
mar sereno que vienes a mí
puro encuentro





Puerto Viejo de SAO                                                                                                           

Cuando la mar se va,
vestigios de caracoles quedan
vestigios de vidas pasadas
de futuros truncos
de algas y moluscos

Vestigios que no escapan al tiempo
perduran
se hacen playa, arena, viento










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada