sábado, 26 de abril de 2014

AGUSTÍN AROSTEGUY [11.579]


Agustín Arosteguy 

Nació en Balcarce (Buenos Aires, Argentina).
Publicó en febrero del 2013 su primera novela Escaramú Majestic, por la Editorial Fuga (Chile) y «Mi vida es un limón ¡por favor, devuelvan mi dinero!», de La Vaca Mariposa Editora.
. Además, poemas, cuentos y microrelatos en diversas antologías en España, Chile y Argentina.
Desde marzo 2012, colabora con artículos culturales con el Centro de Profesionales para la Identidad Social (CEPROFIS). Forma parte de la Red Literaria del Sureste, México, en donde ha publicado poemas.
Ha participado en varios congresos y seminarios en Europa y Argentina y publicado varios trabajos académicos.
Desde mayo 2013 escribe la columna quincenal Licuadora, en el Suplemento Cultura del diario La Capital de Mar del Plata.





CAPACIDAD AMATORIA DE UN ASTRONAUTA

A Celina Artigas

Aunque te suene a excusa, no deseo perder mi capacidad para enamorarme todos los días de vos y de tus diferentes vos de todas las mujeres del universo. Haciendo memoria, me parece que no te dije que soy astronauta. Sí, eso es, astronauta de cielo abierto con o sin estrellas, astronauta tanto solar como lunar, astronauta en películas como en la vida real. Mires por donde me mires soy un astronauta en el camino de querer ser eternauta. Como al final todos morimos por amor o desamor (bomberos, artistas, turistas, etcétera) cae de maduro que en algo uno debe o tiene que sobresalir. Y justamente acá radica, en lo que a mi respecta, mi principal virtud y mi deslumbramiento incandescente. Algunos poseen la capacidad de armar castillos medievales a base de cajas de fósforos, otros se llevan excelente con los avioncitos de papel y compiten a nivel mundial y, por supuesto, existen quienes dominan con los ojos cerrados a los barriletes más juguetones. En cambio yo, enamoro o me enamoro, depende el estado de las cosas, de los árboles en otoño, de las baldosas que piso, de los periplos de tus sueños y del arco de tu sonrisa. Mi fe, o lo que queda de ella, está puesta en la bendita filantropía. Por eso que no te extrañe que me vista mezclando colores y motivos, que no me peine por las mañanas, y que profese a boca de jarro que es preferible, para la circulación arterial, hacer el amor largo y tendido que rápido, corto y contundente. En este sentido, existen días en los cuales me siento irresistible, como la más perfecta golosina aún no creada, y compruebo que no hay mujer, planeta, o vía láctea que no caiga rendida a mis pies. Esto último dicho en el buen sentido de la expresión, si es que existe.

Del cielo conecto con la tierra, y voy y vengo haciendo miles de millones de veces el mismo recorrido. Buscando y, algunas veces, encontrando, desafíos para poder amarte de la manera más estelar posible: desde diferentes ángulos, con puntos de vista diversos, pero siempre con las mismas ganas astrales de comerme las estrellas.


CONFIDENCIAS DE ENAMORADO BARROCO Y SURREALISTA


En las letras de tu nombre se esconde el resumen de lo que del amor espero. Menos mal que tu nombre no es muy largo y posee una letra que se repite. Siempre tuve miedo de terminar achacoso haciendo palabras cruzadas, crucigramas, sopa de letras, rompecabezas y demás, en busca de un amor imposible. Las letras de tu nombre son las fichas del dominó que juego en solitario y pierdo como un nabo. Confieso que nunca trabajé en una librería ni biblioteca ni siquiera en un kiosco de revistas, a pesar de todo no paro de escribir poesía en tu nombre, con tu nombre, por tu nombre, bajo tu nombre, sobre tu nombre, al lado de tu nombre. Acá te soplo uno de mis poemas:

Si te busco diciendo: marimari-dedó-pingüé
es solamente para que me ayudes con la rima
y con ella podamos cosechar
sueños, diapositivas, aventuras y corazones.

Si te susurro al oído: marimari-dedó-pingüé
es para que me enseñes a no exagerar con mi francés
y no lo pronuncie tanto con mi oreja sino más bien con mi boca.
Así yo podré lograr ese francés que tanto te divierte
y así vos me dirás entre risas ese: petit ballon rouge
que tanto me excita. Y luego de la merienda, al
mejor estilo francés, comernos a besos.

Si te llamo a los gritos pelados: marimari-dedó-pingüé
es para que me permitas desenredar las ideas
para una historia romántica ambientada en el barroquismo
 más pacato y a partir de ahí, juntos escribir
una historia de vida con vivero genealógico incluido.

Si me encontrás hablando solo diciendo: marimari-dedó-pingüé
es porque algún día tendré una embarcación
a la cual le pondré tu nombre con mi color favorito
para invitarte a navegar la vuelta al mundo.


DELIVERY DE AMOR POSTAL


Ya no me alcanzan los días para cocinar mis cartas. Tampoco me está quedando lugar en mi casa para que se oreen. Es que tengo de todos los sabores: las del medio son de afrodisíaco, las que firmé con seudónimo de deja vú, las últimas de subiditas de tono y el resto de más sutiles que el significado de la palabra. Las mantengo a todas recién horneadas y listas para enviártelas. ¿Pero adónde? Apenas me levanto, tiro los dados durante toda la mañana pero no consigo tú número telefónico ni tú dirección postal. Como no tengo actualizada la guía de teléfono reviso mis servilletas de papel y miro en el almanaque, aunque sin suerte.

Entonces me aburro y salgo a caminar las veredas del derecho y del revés −como quien peina canas− a ver si tengo la suerte de cruzarte, y que no te importe que juguemos a la rayuela de memoria debajo de los árboles, tiremos las payanas en la arena, mientras vos te enamoras de mi y no me decís nada, mientras yo te hago ojitos con total disimulo pero solo los semáforos se confunden, y piensan que es para ellos.

Te juro que hago todos los deberes a diario para conquistarte, reconquistarte, sobreconquistarte, recontraconquistarte, superconquistarte, y por otro lado, seducirte, amarte, perpetuarte. Ahora también me puse a hacer los mandados de mi madre, abuela, tía, hermana y primas, como entrenamiento para estar preparado y con todos los reflejos despiertos para cuando llegue el día no te puedas escapar ni te puedas deshacer de mí. A su vez, pruebo y sigo cambiando de ropa, de corte de pelo, de estatura, de peso, de color de piel, de boca, de ojos; una y otra vez muto y permuto, me saco fotos y las (ad)junto con esas cartas recién horneadas y prontas.




A baño maría

Mientras cocino para ti sin tu presencia, te invoco a través del arte culinario. Te invoco desde todos los puntos cardinales de la cocina y con todos los artefactos necesarios: sartén de teflón, cuchara de madera, cacerola con tapa, y por si acaso un colador semiusado. Voy del libro de recetas a las hornallas y de las hornallas al libro de recetas, para no meter la pata. Lo mismo me da si hacemos el amor en el baño o en la cocina, con tal de que lleguemos ambos al orgasmo. En mi pequeña y secreta obstinación, continúo con mi receta y te cocino por el simple placer de verte contenta. En la época de mi abuela, decían que el amor se comía. Hoy los tiempos han cambiado tanto que el que cocina por amor es un dominado o un mantenido. A pesar de todo, armo menúes para todos tus gustos. Primer plato, a fuego lento. Segundo plato, vuelta y vuelta. Y el tercero, a baño maría. 

De «Mi vida es un limón ¡por favor, devuelvan mi dinero!», de Agustín Arosteguy. La Vaca Mariposa Editora



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada