sábado, 15 de marzo de 2014

MAURICE ROELANTS [11.232]


Maurice Roelants

Mauricio Adolphus (Maurice) Roelants (Gante, Bélgica 19 de diciembre de 1895 - Sint-Martens-Lennik, 25 de abril de 1966) fue un novelista y poeta flamenco. Con Menno ter Braak y E. du Perron Roelants fue miembro fundador de la influyente revista literaria Foro.

Durante su vida tuvo varios trabajos que van desde maestro, funcionario, periodista y comisario de la Gaasbeek estatal.
Fue co-fundador de varias revistas, incluyendo Fonteintje (con Richard Minne) Foro y de la revista del New Flamenco.
También fue editor del semanario de Elsevier.
Junto con Gerard Walschap reaccionó en contra de la supremacía de la novela campesina. Especialmente los regionalistas y la naturaleza poco realista.

OBRA:

La triple sorpresa (cuentos, 1917) (que incluyen: La misión de retraso, la risa, la combustión en silencio)
El tazón de catarsis (libro de poesía, 1918)
Idas y venidas (1927) novela
El jugador del jazz (1928) Historias
Dos héroes (1928) historia
De las muchas posibilidades para su (1929) ensayo feliz
Renuncia (1930)
La vida que soñamos (1931)
Maria Danneels, o: La vida que estábamos soñando (1933) novela
Un episodio (1937)
Todo termina (1937)
Mi padre, el agente de policía (1941)
En redada (1941)
Tres romanellipsen (1943) (Incluye: Hermana Amor, ignorando el Rinne imagen, músico de jazz)
Siempre re (1943) novela
Escritores, lo del hombre (1943) ensayo
La viuda Becker, lo que escuché y vi el juicio (1943)
Oración por un buen fin (1944)
Pygmalion (poesía, 1947)
Marnix Gijsen (ensayo, 1958)
Elogio del amor (poesía, 1950)
Escritores, ¿qué es el hombre, las partes I y II (1956-1957)
La novela de la revista Forum de Les amistades peligrosas (1965)
Reproductor de Jazz y otras historias (1972)
Pistola buena corona de vino
Edgard Tytgat
La vida que soñamos (por ejemplo, la Hermana Amor, el usurpador, de la vida diaria al establo sagrado)
Castillo Gaasbeek
La imagen de las mujeres negro



Afrodita en la Tierra

Húmedo bosque, y muelle, con su tierra esponjada
y su alfombra de hojas que fermentan...
Acaso el blando musgo guarde aún nuestras pisadas
en el hechizo vago de una escondida niebla.

¿Y esa hondonada? —Lleva a un cortijo abandonado.
Allí os amé por la primera vez.
Aún resuena en mi entraña el piafar de los caballos
y el gemido del viento a su través.

Mirando atrás mi dicha perdida yo jubilo
evocando los bosques y estaciones:
siento aún vuestra asustada mano en aquel grito
y oigo sin tregua vuestras palpitaciones.

Antología de la poesía neerlandesa moderna (Ediciones Saturno, Barcelona, 1971, selecc. y trad. de Francisco Carrasquer).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada