martes, 18 de marzo de 2014

LES WICKS [11.270] Poeta de Australia



Les Wicks

(Nacido el 15 de junio 1955) es un poeta y editor australiano. Tiene una larga lista de logros en la escritura, la edición y la radiodifusión. Esto incluye la publicación de doce libros de poesía.

Durante 35 años Les ha sido una figura en la comunidad literaria australiana. Ha sido un invitado en la mayoría de los festivales literarios de la nación junto a una importante lista de internacionales. Sus publicaciones han sido vistas en 300 diversos periódicos, antologías y revistas a través de 20 países en 11 idiomas. 


PREMIOS:

Nominated - 1980 Pushcart Press: Best of the Little Presses (US)
Shortlisted - 2011 War Poetry Competition, Newcastle Poetry Prize 1999
Highly Commended - 2007 Broken Hill Poetry Competition, 2005 Vera Newsom Poetry Award, 1998 Poetry Book Club of Australia
Winner - 1997 Lake Pedder Competition, 1984 University of Sydney Union Literary Competition
Judge: 2011, 2008 chair NSW Premier's (Kenneth Slessor) Poetry Prize, 2001 judge Slessor & chair Community Affairs Commission Prize. The Blake Poetry Prize 2010, 2010 Tom Collins Poetry Prize, 2001, 2001 Leichhardt Performance Poetry,1995-1999 Sports/Olympic Poetry Competition

LIBROS:

The Vanguard Sleeps In (Glandular, 1981 )
Cannibals (Rochford St, 1985 )
Tickle ( Island Press (Australia) , 1993 )
Nitty Gritty (Five Islands, 1997 )
The Ways of Waves (Sidewalk, 2000 )
Appetites of Light (Presspress, 2002 )
Stories of the Feet (Five Islands, 2004 )
The Ambrosiacs ( Island Press (Australia) , 2009 )
Shadows of the Read (Krok, 2011), 2011 )
Barking Wings (PressPress, 2012), 2012 )
Sea of Heartbeak (Unexpected Resilience) ( Puncher & Wattmann , 2013 )
El Asombrado by Les Wicks –Rochford Street Press. |, 2014



El sonido del agua que corre

Santa Muerte lleva un traje nupcial
& una (chasquido) lista de novias como brida
ella sabe lo que quiere. Paracaidistas o danzarines
entran a la luz áspera. 
Ten cuidado con lo que enciendes 
– velas rojas
por el amor del que hemos huido, hueso por la paz 
una mezcla explosiva, nosotros
luciendo blanco & tatuajes.

La nueva fe en la aldea, 
su mausoleo es como un ámbito apaleado de discotecas
en una película de bajo presupuesto. Pero…guau...
guitarra, latas
su traje envuelve tugurios & engendra energía.

Nuestra Señora de la Ambulancia
espíritu marginal
droga & rosas
álzate, siempre álzate
al resplandor del desasosiego.
Sonrientes nos arrodillamos junto a ella & escogemos nuestro fin, raponeamos tus bolsillos, ella entiende pero
está celosa.

Sella los libros, 
tintura nacarada de lamento su 
nido es un compostaje de plata.
La Niña Blanca nos vigila, luego nos devora.
Estamos a mano, tal vez
confites bajo dientes quebradizos
pero regenerándose. 




Pradera africana 

Traemos la muerte y nuestros prados.

Savannah saquea a través de los mares
Vestida de opulencia & se le dice colonización.

Francotiradores, arquitectos -
sin sentido, salmones en zapatos.
Es asunto de pisadas de niños.

La grama se remplaza
la pista, una corbata de alquitrán 
ciervos de traje formal fingen
que sólo es una fase.
Las bestias de los más oscuro nuestro 
Nos siguen con las colas entre las patas 
una falsa concesión
todo esclavista con la certeza de lo puro,
lame la vida que se va.

¿Y del arte qué?
Es llama.
Galopamos hacia el infinito.

El prado medio lleno,
siempre
elige permanecer.




Rastro en el Cielo 

Ésta es
o es llamada
bruja, quizás. Así desaparece, su
único truco.

¿Por qué viajar? Sin hogar, (una palabra inflexible, juzgada -
errada para cualquiera quien la reclame) pero ella estaba allí
un equivalente resistente y desarmable.
Algunos no advierten la diferencia
de cerca
sometida a tortura tu
cabeza bajo una cruel y limpia laguna.

Su piel es su costal
& ahora, bandera.
Grandes alas del oeste pesan sobre el aire. Extrañamente fríos
sus dedos aprietan documentos, son
una calumnia de rezos contra
tinta adaptable ojos recelosos.
Teme el grito de guerra de estos nuevos empleados.

Pasado el tiempo suficiente
(esa es una historia).
El maestro & la caja registradora. 
Algún piadoso 
futuro brillante. Nos sorprenderá
cuál se llevan.

Traducciones de H. G. Leogena


PROMETEO 
Revista Latinoamericana de Poesía 
Número 94-95. Julio de 2013.




El Asombrado by Les Wicks –Rochford Street Press. |, 2014
Traducido por G. Leogena

Dos gráficos fabulosos portada y contraportada de una residente en México, desde hace mucho tiempo de origen australiano, la artista Elizabeth Skelsey. 

http://elasombrado.com/2014/12/02/g-leogena-les-wicks/




La Liga de Mujeres Hermosas

No creas que sus escudos son espejos.

Mis mujeres rugen,
Adoro sus feroces dientes blancos.
El maquillaje se quiebra en pedazos sobre una carcajada,
ellas conspiran con miradas fijas arraigadas en matera
luego marchan escalas abajo sin
tambaleo, varita ni traspié.

Enfundadas en la negra tela de fuego & escritorios;
Orgullo merecido. Extrañas, socias extrañas
ellas adoptan sus heridas.

Ninguna esposa, mucama, monja ni mamá se ha amaestrado;
A veces bajan la cabeza
Pero sus cerebros devuelven puños.
Nosotros sus hijos pomposos despreocupadamente pisoteamos
el parqué peligroso.

Hay más dices tú,
y seguro estarías en lo cierto. Pégalas a tu oído
luego escucha el mascullar de las olas. Demente como los hombres,
la placidez es la intención sobornada. Ellas están por todas partes,
como las farolas, iluminan al azar al moverse
& a veces eligen iluminarte.




The League of Lovely Women

Don’t think their shields are mirrors.

I love their fierce white teeth,
my women roar.
Face paint shatters on a belly laugh,
they plot with a potted glare
then march on down the stair without
wobble, wand or weave.

Cloaked in the black cloth of fire & desks;
won pride. Strange, strange partners
they adopt their wounds.

No wife, maid, no nun or mum is tamed;
their neck sometimes submits
while brain punches back.
We strutting sons stomp blithely on perilous parquet.

There’s more you say,
you’d be right. Hold them to your ear
then hear the gibber of the waves. Crazy as men,
contentment is suborned intent. They are everywhere,
like headlights randomly illuminate as they move
& sometimes choose to shine on you.




Manual del Usuario – Hombres

El truco en toda esta truculencia
es engañar la repulsiva cosa interna que llevamos
bajo nuestras endurecidas pieles.
Claro, tienes acceso a herramientas, usa
las pastillas del río cortadas por el sol,
de la tranquilidad, y motores de lancha quizás
ve a ver una mujer, toma
su caricia cinco veces al día.

Pintando casas & epifanías
siempre existe la excusa envuelta
en un levantar de hombros criminal.
Una marea larga que declina, nuestra historia
revela maravillas & diseca simultáneamente, la
horrible armonía de nuestro envejecer.

Apunte a las estrellas… las reglas declaran que los fulanos pueden disparar un ítem por día –
incluso sólo clavando un argumento
hay convulsión & tripas.
Nosotros nunca limpiamos después.

Un gargajo vuela desde la ventanilla del conductor
de un Mazda verde metálico.
Por donde quiera hay belleza
y trayectoria dentro de los humos.
Los hombres sin temor eliminan a sus semejantes
plagas de hogar – cucarachas, roedores.

Nosotros somos un problema
que no es insuperable.
Debiera ser manejado con tolerancia
& vigilancia… aconsejado acerca de ropa apropiada
o formado hasta la sensibilidad
(¿lo que decimos es lo que somos?).

Nos llevan a trotar
el viento del norte lanza
su carcajada a través de nuestro escaso cabello.
Cantamos mal & raramente
pero con gran pasión.
Déjanos reparar la cortina de la ducha. Agarra nuestras vergas
y luego condúcenos a tu placer.
Somos mejores que gatos
para la mayoría de las camaraderías domésticas.



User Manual – Men

The trick in all this trickiness
is to deceive the nasty inner thing carried
under our hardy skins.
Sure, you have access to tools, use
the river’s suncut pills
of tranquillity & outboards perhaps
go see a woman, take
her touch five times per day.

Painting houses & epiphanies
there is always the excuse wrapped
in a criminal shrug.
One long declining tide, our story
reveals wonders & desiccates simultaneously, the
horrible harmony of our aging.

Aim for the stars… rules state blokes can shoot one item per day –
even just nailing an argument
there’s convulsion & guts.
We never clean up afterwards.

Spit flies from the driver’s side window
of a metallic green Mazda.
There is beauty everywhere
& trajectory within vapours.
Men fearlessly remove their fellow
domestic pests – cockroaches, rodents.

We are a problem
that is not insurmountable.
Should be managed with tolerance
& vigilance… advised on appropriate clothes
or counselled down to sensitivity
(what we say is what we are?).

Take us out for a run
the north wind hurtling
laughter through our thinning hair.
We sing badly & rarely
but with great passion.
Let us repair the shower screen. Hold our cocks
then lead us to your pleasure.
We are better than cats
for most household camaraderies.




Sendero a Jerusalén

El humo se ha vuelto
otra estación.

Un elemento.

Se concentra alrededor de los árboles haciendo que
sus hojas parezcan pesadas, una curva
en ese tronco insinuando un recogimiento pero
cada cosa está justamente
en lo suyo, mientras camino a través de un bosque
que está anticipando el banquete de fuego
que viene bajo un tapete murmurante de cigarras.

En otra parte explotan llamas al tocar
ricos aceites de eucalipto,
diminutas flores blancas perdidas en una explosión solar

¿Terminará mi época tan
oscuramente untada & furiosa? Quizás
no hay alternativa
– los veranos nunca se rinden –
Siempre es guerra declarada contra el calor
por un viento que socava mientras el mundo se voltea
para calentar su otra mitad.

Escribo esto mientras me siento
sobre un peñón mirando abajo al Hawkesbury
mirando al joven trepar la pendiente
(tanta energía,
vertiéndose inútilmente).

Date vuelta y mira un hombre viejo, atrás,
no avergonzado de ser sorprendido en sus pensamientos acerca de mí.

Así que nosotros también somos las estaciones.

Somos también humo. Libre e inevitable.



Jerusalem Track

The smoke has become
another season.

An element.

It’s collecting around the trees making
their leaves seem weighted, a curve
in that trunk suggesting recoil but
everything is just
doing the business as I walk through a forest
that’s anticipating the coming
feast of fire under a chanting mat of cicadas.

Elsewhere flames explode on touch
rich eucalypt oils,
minute white flowers lost in a sunburst.

Will my season end so
dark smudged & furious? Perhaps
there is no alternative
– summers never surrender –
it’s always declared war against heat
by an undermining wind as the world turns over
to warm its other half.

I write this as I sit
on an outcrop looking down at the Hawkesbury
watching the young man climbing the slope
(so much energy,
spraying uselessly).

Turn see an old man behind,
not embarrassed to be caught in his thoughts over me.

So we too are seasons.

We too are smoke. Free & inevitable.





Eolo en la Mulga

El viento del desierto luce un polvo rudo
quejido irascible
que levanta las latas
desde las muertes
de los chatos buses Silverton todos
cortados como ópalo en bruto
reclutados a una humillante servidumbre,
refugios del viento para camellos.
Puntuación de cuervos
fijados al aire.
La tierra es tus pulmones
pero las moscas se han retirado mientras el viento aúlla.
Hormigas perplejan
vértebras de cuarzo
de venas rojas.
Bajo esta orilla
mis ojos están perdidos. Este viento es una marea
sólo huesos se asolean
sobre la arena que lucha por respirar – esa columna de canguro
se asienta fastidiosa, 90° contra
los perímetros de piedra.
Profundiza, no asumas.
Un resoplido de emúes
se dispersa como semillas mientras me aproximo.
Este es un día evacuado
los pies crepitan sobre pimienta.
Hemos construido mucho
los genes saltantes tiemblan más allá
de nuestras manos.
Desfallece – esta dureza de diamante cierra la boca,
Se monta, escupe
ese brillo venidero forjado de las rocas.
Morir a través de un propósito
Doblar un destino inmóvil
el problema de la nueva connotación.
Sólo queda mierda seca sobre la estera de 100 kilómetros.
Concesión es rezo
excoriación,
hacemos cepillos.
Dios podría ser viento
& el cielo un sitio…
a salvo, lejos de sus manos.



Aeolus at the Mulga

The desert wind wears a blunt dust
cantankerous yap
lifts sheetmetal
from the deaths
of the snub-nosed Silverton buses all
cut like raw opal
pressed into a humiliating servitude
windbreaks for camels.
Punctuation of crows
affixed on air.
The land is your lungs
but flies have retired as the gale wails.
Ants flummox
by vertebrae of quartz
red veined.
Beneath this lee
my eyes are lost. This wind is a tide
only bones bask
on gasping sand – that kangaroo spine
sits prissy, 90° against
the perimeters of stone.
Go deep, don’t assume.
A huff of emus
disperse like seeds as I approach.
This is a vacated day
feet crash on pepper.
We have built much
the skipsy genes that jitter
past our hands.
Falter – this adamance shuts the mouth
comes over, spits
that coming shine we smelt from rocks.
Death by a purpose
still destiny to bend
the nuisance of new sense.
Only dry scat is left on the 100km mat.
Concession is prayer
excoriation,
we make brushes.
God could be a wind
& heaven is a spot…
safely away from its hands.



Girilan

Esta docena de turistas divertidos rodea a
un dragón muerto sobre la arena.

Su última ferocidad,
el olor fétido que blinda cada final.
Las aletas ya delicadas se recortan para hacer un encaje por la escisión de los cangrejos.
Bajo una corona de moscas el espíritu se ve urgido a tasajear carne.

Un arpa de dientes
se extiende hacia la voz.

Un mapa de columna vertebral conduce hacia espuma de mar.
Limpiado higiénicamente
bajo la asepsia de bombillas de flash.

Cualquier cambio en la marea enviará este
estrellarse, al cuento.
Hay historia,
pero no quiere contar.




Girilan

This dozen amused tourists surround
a dead dragon on the sand.

Its last ferocity
is the stench that armours each ending.
Already delicate fins are trimmed to lace by the scission of crabs.
Beneath a corona of flies spirit is urged to shuck flesh.

Harp of teeth
reach out to voice.

A roadmap of spine leads towards the spume.
Hygienically cleansed
under flash–bulb asepticism.

Any shift in tide will send this
crashing to the tale.
There is history,
but it won’t tell.





Medellín

Los relojes son un gran problema
& las sentencias de una oración.
Mañana, amigo estamos sonriendo.

Una catedral de conceptos
se tumba y se consagra simultáneamente.
Este hombre de palabras depende de sus manos.

Una energía dentro de una energía,
la ciudad nunca duerme
ni se calla.

Muros de amor
con guardas de seguridad.
Alguien te podría robar.

Los merlones de estas cercas prosperas
se afilan a diario. Marietta se viste duro
y apretado, cualquier sonrisa es gratis.

Un anillo de montañas cartel atrapan
el petróleo sucio E.U. produce luego
vierte en tierras de menos ley. Hay que cantar. & respirar.

Negando las muertes pequeñas de un dormir ensordecedor
el santuario del barrio
a salvo en su jaula de esperanza.

Vine por el color
me fui con el calor.
El grano de su bulla es música.

Con mi pica de inglés
preparé mi propia tumba.
¡Perdón! Me creen tierno, quizás loco.

No me gusta & lo adoro.
Mientras nuestro mundo se coagula hacia su fracaso cómodo
los colombianos bailan mejor, algo en respuesta.

Esta “ciudad de la primavera”, esta epifanía.
La paz será frenética
& totalmente suya.




Medellín

Clocks are a grand nuisance
& the sentences of sentence.
Mañana, friend we’re smiling.

A cathedral of concepts
is torn down & consecrated simultaneously.
This word-man relies on his hands.

Energy within an energy,
the city never sleeps
or shuts up.

Walls of love
manned with private security guards.
Someone could steal you.

Merlons of these prosperous fences
are sharpened daily. Marietta dresses hard
& tight, any smiles are free.

A ring of cartel mountains catch
dirty petrol the U.S. manufactures then
dumps in less-ruled lands. One must sing. & breathe.

Denying small deaths of a deafening sleep
the sanctuary of the barrio
safe in a cage of hope.

Came for the colour
left with the heat.
Kernel of their noise is music.

With my mattock of English
dug my own gave.
Perdón! They think me lovable, maybe loco.

I don’t like it & adore it.
As our world congeals to its comfortable failure
Colombians are better dancers, an answer back.

This “city of spring”, this epiphany.
The peace will be hectic
& entirely their own.




____________________________________
G. Leogena es un traductor que vive en Medellín, Colombia. Sus traducciones aparecen en las revistas, Interregno, Prometeo, Punto Seguido, y El Imaginario. Tradujo el libro, Poema de New York de Omar Castillo al inglés. También publica ensayos sobre poesía y teatro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada