jueves, 6 de marzo de 2014

CHARLES OLSON [11.139]



Charles Olson

Poeta de la Beat Generation
Charles Olson (27 de diciembre de 1910; 10 de enero de 1970), es un poeta norteamericano fundamental para comprender la poesía de la segunda mitad del siglo XX. Olson estableció un puente crucial entre el modernismo representando por Ezra Pound y William Carlos Williams y lo que se ha denominado como The New American Poets, una rúbrica que incluye a la New York School, a los poetas de Black Mountain, a la generación Beat y al San Francisco Renaissance. En consecuencia, muchos grupos poéticos postmodernos, los poetas del Language School entre ellos, incluyen a Olson como una figura fundamental y esencial de la poesía. Al otro lado del Atlántico, estas corrientes poéticas diversas han ejercido y ejercen una influencia notable en un grupo importante de escritores alternativos y experimentales como Roy Fisher, Geoffrey Hill, JH Prynne and Edwin Morgan, detrás de los cuales puede distinguirse claramente el lenguaje moderno y creativo de Olson.
Olson acuñó el término postmoderno en una carta fechada en 1949 a su amigo y poeta Robert Creeley. Desde entonces el término ha sido utilizado por muchos autores pero él fue el primero en usar la palabra en un sentido literal y cronológico, queriendo significar que el propio Olson, Creeley y otros artistas de su época habían llegado después de grandes modernistas como Ezra Pound, William Carlos Williams, D.H. Lawrence, Henry Miller, Igor Stravinsky, Georgia O'Keefe, Frida Kahlo, Kandinsky, Picasso, Marsden Hartley, D. W. Griffith, Frank Lloyd Wright, etc.

Hijo de una familia humilde formada por Charles Joseph Olson, cartero de profesión y, Mary Theresa Hines, ama de casa, Olson nació en 1910 en Worcester, Massachusetts, ciudad en la que viviría durante más de 20 años. Pasó los veranos de su infancia en Gloucester, lugar que se convertiría en el centro y polis de su escritura. Desde pequeño mostró un enorme interés por la oratoria y destacó como un estudiante brillante. Estudió literatura en Wesleyan University y posteriormente amplió sus estudios en Harvard University siendo profesor asistente en ambos centros.
En 1941 Olson se mudó a Nueva York, se casó con Constance Wilcock y se convirtió en director de comunicación del American Civil Liberties Union. Un año más tarde, él y su mujer se mudaron a Washington, D.C. donde trabajó en la División de Lenguas Extranjeras de la Office of War Information, alcanzando el puesto de subdirector del área. En 1944 fue fichado por la División de Lenguas Extranjeras del Democratic National Committee. Participó en la campaña electoral de Franklin Delano Roosevelt. Organizó, entre otros eventos, un enorme mitin en el Madison Square Garden llamada "Everyone for Roosevelt". Tras la muerte de Roosevelt, y molesto tanto por el protagonismo de Harry Truman como por la censura a sus comunicados de prensa, Olson dejó la política y decidió dedicarse a la enseñanza y a la escritura. En 1952 nació su hija Katherine Mary. En 1956 se divorció de su primera esposa y se casó inmediatamente con Elizabeth Kaiser, estudiante de música de Black Mountain. Kaiser estaba embarazada de su hijo Charles. Elizabeth falleció en accidente de tráfico en 1964. Olson murió de manera temprana a los 59 años de edad por un cáncer de hígado probablemente derivado de sus problemas de alcoholismo.
Como profesor, además de su experiencia como profesor ayudante en su juventud, fue rector del mítico Black Mountain College. En esta universidad de carácter progresista e innovador estudiaron o fueron profesores artistas como John Cage, Robert Creeley, Allen Ginsberg, Robert Duncan, Fielding Dawson, Jonathan Williams, Ed Dorn, Stan Brakhage y muchos otros miembros del avant garde americano de los años 50. También ejerció de profesor en State University of New York, Buffalo, entre 1963 y 1965, y en la Universidad de Connecticut, en 1969.

Obra

El primer libro de Olson fue un ensayo revolucionario sobre la novela de Herman Melville Moby Dick titulado Call Me Ishmael, continuación de sus tesis de postgrado. A mediados de la década de los 40 escribió The K, su primer poema importante, todavía muy influido por Williams y Pound. Desde 1946 a 1948 realizó visitas continuas a Pound. A finales de la década Olson publicó una plaquette, Y&X, y comenzó a escribir poesía de manera cada vez más continua. En 1950 Montevallo Review seleccionó en su número de verano el famoso poema The Kingfishers, paradigma de la poesía postmoderna. En el otoño de ese mismo año la revista Poetry New York incluye su ensayo Projective Verse. Ya al año siguiente William Carlos Williams lo cita de manera continua en su libro Autobiography. Hoy está considerado por la crítica como el ensayo de poesía más importante e influyente de la segunda mitad del siglo XX. En él, Olson propone una poética basada en el sonido y en la percepción más que en la sintaxis y en la lógica. En 1953 publica su libro In Cold Hell, in Thicket, poemario que con rapidez se convierte en libro de culto.
La reputación de Olson como poeta proviene de poemas extensos y complejos como The Kingfishers o In Cold Hell, in Thicket, y por supuesto de su poemario The Maximus Poems. The Maximus Poems, considerado por la Academia Americana de Poesía como uno de los treinta libros de poesía más importantes de la historia de Estados Unidos, es un libro épico de más trescientos poemas que explora la historia americana desde una perspectiva a la vez global y local, en donde funde el pensamiento pre-socrático con la filosofía de Whitehead, Jung y otros pensadores del siglo XX.

Bibliografía

Call Me Ishmael, Reynal & Hitchcock, 1947, Grove, 1958.
To Corrado Cagli (poetry), Knoedler Gallery (New York, NY), 1947.
Y & X (poetry), Black Sun Press, 1948.
Letter for Melville (poetry), Melville Society, Williams College, 1951.
This (poem; design by Nicola Cernovich), Black Mountain College, 1952.
In Cold Hell, In Thicket, Divers Press,Palma de Mallorca, 1953.
The Maximus Poems 1-10, Jargon, 1953, 11-22, Jargon, 1956, Jargon/Corinth, 1960.
Mayan Letters, edited by Robert Creeley, Divers Press, 1953.
In Cold Hell, In Thicket, [Dorchester, MA], 1953, Four Seasons Foundation, 1967.
Anecdotes of the Late War, Jargon, c. 1957.
O'Ryan 2.4.6.8.10., White Rabbit Press, 1958.
Projective Verse (essay), Totem Press, 1959.
The Distances (poems), Grove, 1961.
Maximus, From Dogtown I, prólogo de Michael McClure, Auerhahn, 1961.
A Bibliography on America por Ed Dorn, Four Seasons Foundation, 1964.
Human Universe, and Other Essays, editado por Donald Allen, Auerhahn, 1965.
Proprioception, Four Seasons Foundation, 1965.
O'Ryan 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, White Rabbit Press, 1965.
Selected Writings, editado por Robert Creeley, New Directions, 1966.
Stocking Cap (story), Four Seasons Foundation, 1966.
Charles Olson Reading at Berkeley, Coyote, 1966.
West, Goliard Press, 1966.
The Maximus Poems IV, V, VI, Cape Goliard, en asociación con Grossman, 1968.
Pleistocene Man, Institute of Further Studies (Buffalo, NY), 1968.
Causal Mythology, Four Seasons Foundation, 1969.
Letters for Origin, 1950-1956, editado por Albert Glover, Cape Goliard, 1969, Grossman, 1970.
Archaeologist of Morning (collected poems), Cape Goliard, 1970, Grossman, 1971.
The Special View of History, edited by Ann Charters, Oyez, 1970.
Poetry and Truth: Beloit Letters and Poems, editado por George F. Butterick, Four Seasons Foundation, 1971.
Additional Prose, editado por Butterick, Four Seasons Foundation, 1974.
The Maximus Poems, Volume III, Grossman, 1974.
In Adullam's Lair, To the Lighthouse Press, 1975.
The Post Office, Grey Fox, 1975.
The Fiery Hunt and Other Plays, editado por Butterick, Four Seasons Foundation, 1977.
(With James Den Boer) Olson-Den Boer: A Letter, Christophers Books, 1977.
Muthologos: The Collected Lectures and Interviews, editado by Butterick, Four Seasons Foundation, 1978.
1980-87(With Robert Creeley) Charles Olson and Robert Creeley: The Complete Correspondence, eight volumes, editado por Butterick, Black Sparrow.
The Maximus Poems, editado por Butterick, University of California Press, 1983.
The Collected Poems of Charles Olson, editado por Butterick, University of California Press, 1987.
A Nation of Nothing but Poetry: Supplementary Poems, with an introduction by Butterick, Black Sparrow, 1989.
Charles Olson and Ezra Pound: An Encounter at St. Elizabeth's, editado por Catherine Seelye, Paragon House, 1990.
In Love, In Sorrow: The Complete Correspondence of Charles Olson and Edward Dahlberg, editado y con una introducción de Paul Christensen, Paragon House, 1990.
Maximus to Gloucester: The Letters and Poems of Charles Olson to The Gloucester Times, 1962-1969, editado por Peter Anastas, Ten Pound Island Press, 1993.
Selected Poems de Charles Olson, editado por Robert Creeley, University of California Press, 1993.
Collected Prose, editado por Donald Allen and Benjamin Friedlander, University of California Press (Berkeley, CA), 1997.
Call Me Ishmael, Johns Hopkins University Press (Baltimore, MD), 1997.
Charles Olson and Frances Boldereff: A Modern Correspondence, University Press of New England (Hanover, NH), 1999.




La K

Toma,entonces,mi respuesta:
hay una marea en un hombre
lo mueve hacia su luna y,
aunque otra vez lo deje caer
él se las arregla en la bajamar para remontar
de nuevo el curso y se hincha
para ser un yo tumescente

Los asuntos de los hombres siguen siendo de la mayor importancia

Devinimos círculo completo
No veré el año 2000
a menos que nazca directamente de la madre de mi padre,
que rompa la corta y fatal extensión del varón.
Si esto es lo que se propuso el mazo del tarot
me asomaré por la ventana de un segundo piso
y cantaré,como ella,una liturgia nunca oída

Da por descontado que no lo haré.
¿Tiene tanta importancia cuando lo que será
ya es en el movimiento del mar hacia la luna?

Círculo completo : un final para romanos,hipocráticos y cristianos.
¡Allí! hay una marea que discernir en los asuntos de los hombres

Superficialidades y miserias sombras de la cruz,
atropocentrismo y estúpido sol copernicano.
Nuestra atención es más simple
Las sales y los minerales de la tierra vuelven
A la noche le encanta arrojar sus sombras alrededor de un hombre
un puente,un caballo,el arma,una tumba.





[Vivo debajo...]

Vivo debajo
de la luz del día.

Soy una piedra
o el suelo de abajo

Mi vida está enterrada,
con toda clase de pasadizos
en los costados y a la vez en el rostro dado vuelta
hacia la tierra
o está construida como los largos muros de piedra del noreste de Connecticut dotados generosos
a través de los cuales todavía pasan los caminos del siglo º18
como si ellos mismos fueran reinos,

las piedras con que están hechos
son de la base de los megalitos de la edad de hielo

y las tierras altas los muros son los límites de
están definidos
con tan mezquina definición

del total de distancia entre una calle que entra y que sale
de los lotes del bosque o los pasadizos más lejanos,las granjas más lejanas
están dados

              que uno de repente camina

en el tiempo tártaro-eroiano,geano-uraniano
y vida amor espacio
tiempo y analogía
exacta   tiempo e intelecto   tiempo y mente   tiempo y tiempo
espíritu
                      la iniciación

           de otra clase de nación





[El alma apropiada...]

el alma apropiada en el cuerpo apropiado
es mitológica

el alma general
en el cuerpo general
es teológica

el alma de la persona
en el cuerpo de la persona
es para la psicología  


de,Poemas, según la versión de Ernesto Livon Grosman y Jorge Santiago Perednik,Editorial Tres Haches,Buenos Aires,1997



Los poemas de Maximus de Charles Olson

Por Hernán Bravo Varela


Al calce de una nota dirigida a su abogado, Julien Cornell, un sexagenario Ezra Pound confesó: “Olson me salvó la vida.” El autor de Personae se refería a las numerosas visitas que Charles Olson (1910-1970) le hizo en el sanatorio correccional de St. Elizabeth, pero también al generoso bagaje literario de este, gracias al cual Pound conoció la nueva poesía de Estados Unidos. Durante los primeros años de confinamiento (1946-1948), la compañía de Olson se convirtió en la intermediaria del “Tío Ez” con la Escuela de Black Mountain, el grupo “Renacimiento de San Francisco”, la Generación Beat o la Escuela de Nueva York. Declarado mentalmente incapaz para enfrentar un juicio por traición, Pound probó los frutos de su herencia poética por primera vez, más viva y lúcida que nunca, a salvo de las hienas de la democracia. La “perorata del apestado” Pound se había convertido, al fin, en magisterio ejemplar. Lo que antes fuera juzgado como propaganda fascista y antisemita en verso, Olson y la citada nómina lo rescataban en calidad de textos fundacionales. Pound no era más la Némesis, sino el hijo pródigo, de Walt Whitman.

Aunque fueron publicados parcialmente en los años cincuenta, Los poemas de Maximus no vieron la luz en su edición definitiva hasta 1983. Desmedidos, claroscuros, erráticos y desbalagados; a medio camino entre la disertación histórica, la bitácora, el monólogo dramático, la canción, la epístola y el evangelio, Los poemas de Maximus, junto con los Cantos pisanos de Pound, “A” de Louis Zukofsky y Paterson de William Carlos Williams, relatan la pérdida de la memoria y la identidad estadounidenses a partir de la posguerra. En su obra mayor, Olson prosigue la lección del maestro: la creación poética como la única mitología convincente de la modernidad. Ante el falso dios de la historia oficial escrita en la victoria, Olson adopta el culto de Pound, reformándolo: toda imagen, teoría, sensación, palabra y materia resulta equivalente, pero también un sitio en perpetua construcción y remoción de escombros. Lo que en Pound es simultaneísmo o colisión epocal, en Olson deviene panteísmo o comunión espacial.

Siempre en busca de formas provisionales para cada clima, altitud o hábitat lingüístico, Los poemas de Maximus rehúyen a los subsidios del canon paternalista, a las expresiones concluyentes de la literatura, a la fábula de lo acabado. Para Olson, al decir de Octavio Paz, “Todo es ganancia / si todo es pérdida”. Allí donde las ideas se hacen estatuarias, la poesía debe ejecutar una “danza del intelecto”. Allí donde pierde su poder de adquisición sobre el mundo, la poesía debe declarar su bancarrota y, solo entonces, sugerir una economía de medios que se ajuste a su endeble realidad. El poema como un cúmulo de figuraciones y proyecciones en constante expansión y contracción: un multiverso. No por nada, Los poemas de Maximus emplean lo que su autor llamó “verso proyectivo”: uno cuya forma revela la extensión de aquello que contiene. (Extensión jamás definitiva ni mensurable, de ahí la desconfianza a los sistemas métricos y estróficos fijos.) A fin de cuentas expedicionario, Olson admite aquella suma de codicia, accidente, iluminación y fracaso que compone las conquistas de la poesía moderna. Su aventura personal parte de dicho reconocimiento: internarse por obra de un legítimo azar, voluntariamente a ciegas, en “el camino no tomado” del que hablara Robert Frost.


Los hombres creen saber muchas cosas
no saben siquiera que el día y la noche son uno
Un pescador trabaja sin el referente
de esa diferencia. También es posible que él
por acostarse ahí cuando se acuesta con la quijada
hacia el mar, tenga otra ventaja: se dice que
uno corrige lo que puede corregirse
y cuando el corazón de un hombre
es incapaz de ver esto,
la puerta de su inteligencia divina se cierra.  


Según el traductor Ricardo Cázares en su prólogo a la primera e íntegra versión española de Los poemas de Maximus, “para Olson el único camino para el poeta moderno era el trabajo a partir de la respiración y el movimiento interno y externo del cuerpo como energía creadora en un sistema de relación de fuerzas. [...] De ahí la contraposición olsoniana entre lo que llamó la composición por campos o campo abierto y las formas heredadas. La noción de poema de campo abierto está vinculada a la idea del proceso: que el mundo mismo pase por el poema en un tiempo y un espacio específicos...”. Desde Gloucester, la pequeña población que vio crecer a Olson, el filósofo griego Máximo de Tiro bosqueja la historia natural de un mítico puerto donde lo mismo confluyen pensadores, filibusteros, jueces, políticos y pescadores. A campo abierto, un divulgador del platonismo documenta el esplendor y la caída de Occidente, provincia ubicada al norte del estado de Massachusetts.

Esta edición bilingüe llena un hueco que habían dejado Charles Olson y su ballena blanca, Los poemas de Maximus, en nuestra lengua. Nos recuerda, asimismo, la importancia de su riesgosa ética de trabajo en un momento donde gran parte de la poesía estadounidense descansa en la confesionalidad, la corrección política, la cuadratura de los círculos retóricos, la charla incidental y el altruismo. La lectura de Los poemas de Maximus salvaría la vida de algún futuro Pound que, a bordo de un crucero por su país de origen, sueñe con una apología de la violencia, una épica pirata, una epopeya de lesa humanidad. A él, Maximus Olson le aconsejaría: 


En plena abundancia, camina 
casi 
desnudo 
Ante la dulzura, 
orina 
En tiempos de bondad, 
ve de lado, ve 
a chocar, pégales, ve tan 
(tan cerca que puedas 

rasgar 

En la tierra de la abundancia, hazla  
a un lado 
toma el camino 
del más bajo, 
incluyendo 
tus piernas, ve 
en contra, ve 

a cantar.







Charles Olson
Poemas para Bet

                               [1]

Amo el mundo, y hasta
que llegó a ser una persona
la Amada, no me conocí a mí
Mismo.
              Cuando lo hice, en un cadáver,
Nací.

                               [2]

                          Mi poema de amor para ti el
                          Día de San José

Caminando por la arena bajo la nieve
el sentido de ti es tan fuerte en mí
es: podría simplemente hundirme en cada gota de ti

                                [3]

EL POEMA QUE PEDISTE PARA TI

hasta que  se conoce la naturaleza
a mitad del camino cuando vamos del nacimiento
hacia la muerte el sendero

por lo tanto de allí en adelante
sin sendero

                                                                 (mitad mío mitad
                                                                   de Charles Peter)
                                 [4]

MAXIMO A SI MISMO JUNIO
      1964

          no más,
          donde la desembocadura del río se precipita
          no más
          el manto dorado (amado
          Mundo)

          no más perros
          que desgarren  nada
          –la tela
          
          nada como
          la barca (no más la Portadora
          en los  brazos de
          la Virgen

        no más piedras de perro
        para la corriente
        para pasar por encima ya no más veces
        para maravillarse

        la propiedad
        únicamente
        mía

                                    [5]

        lo BIO-MÓRFICO
DEBE IRSE     tale quale ipsum est

                             La Rama del Manzano
                                  (que era mi esposa

                                     [6]

Ella no sabía que el Mal
es verdad

                                 martes 6 de octubre LXIV

                                  [7]

Ir a la Cama por la Noche
–leyendo
basura. Y ella pensaba
fui yo  (¿o lo hacía ella ? ?  
dejándolo  –como Franz,
o Dan, o Creeley. O ella misma  –sopesando
                                              las preguntas
                                                de la vida.     
                                      
                                      John ella 
                                      cuidaría  –y Ed (Sanders)
                                      ella no sabría 
                                      qué pensar de 
                                      sus irrupciones
                                      en los asuntos privados

          Drummond Hardley
                 ella no 
                  sabía                     

                                                                                          viernes 9 de octubre



                                            [8]

Yo iba a toda velocidad
Y entonces ella se mató,
con su coche
                    
                               necesito cada maldito minuto ahora
no tengo tiempo para una vida nueva

                                               leyendo el As de Pentagramas 
                                               de John Wiener, viernes
                                                9 de octubre 1964

                                           [9]

Sigue a Bet
dentro de los colores de su vestido
y subiendo por la débil escalera
hasta la Cara de Dios

                                                        viernes, 9 de octubre 
                                                        mil novecientos sesenta y cuatro

                                           [10]

Su piel
me cubría, me daba luz, controlaba
mi naturaleza, me mantenía
para mí mismo, y yo no lamentaba
estar más cerca.  En los horrores  y política
transparente,
del presente.  Montreal, los embarcaderos
debajo de Quai Cartier, el St. Lawrence
muy ancho, cruzamos
todo tipo
de rieles de tren, y el Utterholm
estaba listo para partir. Ella me aconsejó
que lo cogiera, y lo habría hecho
si hubiera tenido un pasaporte. Volvimos a casa
a nuestro hotel.

                                                            Bet 2 (viernes por la noche
                                                            9 de octubre,
                                                            1964
         

         
Charles Olson
Poems for Bet

                                       [1]

                  I love the World, and until
                  it got to be one person
                  the Beloved, I did not know
                  Self.
                             When I did, in a corpse,
                  I was Born.

                                       [2]

                          My love poem for you on
                          St.  Joseph’s Day

Walking the sand in the snow
the sense of you is so strong on me
it is: I could just fall into  every drop of you

                                      [3]

THE POEM YOU ASKED FOR FOR YOU

until nature is met
halfway as we go from birth
toward death the path

thereafter
no path
                                                 (half mine half
                                                   Charles Peter’s)



                                     [4]

MAXIMUS TO HIMSELF JUNE
        1964

             no more,
             where the tidal river rushes
             no more 
             the golden cloak (beloved
             World)

             no more dogs
             to tear anything
             apart –the fabric

          nothing like
          the boat (no more Vessel
          in the Virgin’s
          arms

          no more dog-rocks
          for the tide
          to rush over not any time again
          for wonder

          the ownership
          solely
          mine



                                   [5]

          the BIO-MORPHIC
MUST GO   tale quale ipsum est

                             The Apple-Branch
                                    (who was my wife

                                   [6]
        
         She did not know Evil
         is true

                           Tues  October 6 LXIV

                                    [7]

Going to Bed At Night
–reading
trash. And she thought
I was (or did she? ?
kicking it –like Franz,
or Dan, or Creeley. Or herself–pondering
                                       the questions
                                             of life.

                                 John  she’d
                                 take care of–and Ed (Sanders)
                                 she wouldn´t know
                                 what to make of
                                 his irruptions 
                                 of private matters
  
      Drummond Hadley
               she didn´t
                   know

                                                           Fri  Oct 9th

                                        [8]

I went full tilt
And then she was killed,
in her automobile

                        I need every bleeding minute now
I don’t have any time for any new life

                                   reading John Wieners´
                                   Ace of Pentacles, Friday
                                   October 9th 1964

                                       [9]

Follow Bet
into the colors of her dress
and up the weak ladder
to the Face of God
                                          Friday, October
                                          9th Nineteen Sixty Four

                                        [10]

Her skin
covered me, let light into me, held
my  nature, kept me
for myself, and I wasn´t sorry
to be closer.  In the horrors and transparent
policy,
of the present.  Montreal, the wharves
below Quai Cartier, the St Lawrence
very wide, we crossed
all sorts
of tracks, and the Utterholm
was ready to depart.  She advised me
to take it, and I would have
if I´d had a passport.  We went home
to our hotel.

                                           Bet 2 (Friday night
                                           October 9th,
                                           1964










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada