domingo, 16 de marzo de 2014

ALI AL JALLAWI [11.246]

 Ali Al Jallawi

Ali Al Jallawi

Ali Saleh Al-Jallawi (en árabe: علي الجلاوي), es poeta de Baréin (Al-Manama,1975). Participó en más de un festival y recital poético en Gran Bretaña, Siria, Kuwait, Jordania, Yemen, Sudán y Bahréin. Sus críticas al gobierno de Bahréin lo condujeron a la cárcel entre 1995 y 1998. Su obra más conocida es el poemario Dilmuniyat.

Biografía

Ali Al Jallawi. Nacido en Manama, (Bahréin) en 1975, comenzó a escribir poesía muy pronto, con 14 años. En esta temprana edad sus poemas se caracterizan por el tratamiento de la revolución y lo político como ejes primarios. Debido, precisamente, a un poema en el que criticaba el régimen político de su país es arrestado con tan solo 17 años. En 1995 es arrestado de nuevo y encarcelado hasta 1998. Durante el tiempo que estuvo en prisión, Al Jallawi, leyó mucho y se instruyó en variadas temáticas. Su postura rígida ante la religión y la política van dejando paso a una intensa apertura intelectual, si bien ampliamente comprometida con el logro de un sistema político justo en su país. Su poesía más reciente trata sobre temas orientados hacia la filosofía y el ser humano. Su trabajo más conocido es Dilmuniyat (Dilmun era el nombre de una antigua civilización de Bahrain). Además de escribir poesía dirige un centro de investigación dedicado a escribir sobre las minorías de Bahrain y las comunidades ignoradas por la historia “oficial”.

Publicaciones

1. Wajhan li-mra’atin wahida, Dar Al Kunooz, Beirut.
2. Al ‘Isyan, Dar Al Mada, Syria.
3. Al Madina Al Akhira, Arab Foundation for Studies and Publication, Beirut.
4. Dilmuniyat I, Dar Aalia, Kuwait.
5. Dilmuniyat II, Dar Kan’aan, Syria.
6. Dilmuniyat (ambas partes, nueva edición),Ministerio de Cultura, Yemen, 2004.



Carta a los próximos asesinados

No dejan más que la violeta
Colgando sobre la verja de su casa
Para pasar en secreto la correspondencia.
Siente el pulso de mi carta
Oh, cuántos terrones de azúcar cayeron.

No dejan en casa más que la casa
Pero ella deja caer palabras con significado
Para que crezca el poema
Abriendo una ventana hacia los árboles. 

Mi vecina, la dama, está molesta.
Sus caballos ascienden varios pisos.
El jardín abandona su mañana
Dando caza a imposibles
Y deja tras de sí la metonimia de las fresas. 

El error más bello es que nunca repara
En el hombre que vive para ella.
Olvida totalmente su papel. 

No dejan nada en casa. Sólo su despedida.
Se hacen más luminosos sin nosotros. 






Dios a las diez en punto (fragmento)

Quizás eran las tres o las cuatro, o una hora intermedia. ¿Para qué tratar de fijar una hora exacta? Maldito sea el día que me obligue a definir mis movimientos, mis sueños, mis horas de comer... El tiempo era… Creo que es mejor así, ¿no? Salté de la cama, restregándome los ojos, con el estruendo de violentos golpes en la puerta de mi casa. Miré hacia el patio desde la ventana de mi habitación. Mi padre, evidentemente desconcertado, estaba abriendo la puerta. Un grupo de hombres, vestidos con uniforme verde, irrumpió, bajo las órdenes de otros que llevaban un vestido tradicional, con sus rostros cubiertos por blancos ghutras. Yo pensé que Dios había enviado unos lacayos del infierno. No tuve tiempo apenas para pensar antes de que abordaran mi habitación. Sin pronunciar siquiera una palabra, comenzaron a rebuscar todo. Sí, todo. Yo sé dónde yacen vuestras mentes. 
Lo siguiente que recuerdo es estar en una habitación fría con dos escritorios. 
Sentado en uno de ellos, un policía originario de Baluchistán, cuya pronunciación le delataba. Eran las diez y yo no estaba seguro de lo que estaba pasando. Mi sangre había fluido hacia mis pies y mi conciencia se había ausentado por enfermedad, al igual que lo haría para escamotear el trabajo, por miedo al recorte de los salarios. 




Tratando de entender

¿Qué pasaría
Si fingiendo ser un mago te pusiera
en un sombrero y te sacara convertida
en palomas?

¿Qué pasaría
si por error me besaras
y luego para disculparte me
volvieras a besar?

¿Qué pasaría
si pusiera mi mano en tu pecho
buscando una luna que perdí?

¿Qué pasaría
si mis manos penetraran en tus ojos
para sacar todas las gaviotas que hay
en ellos?

¿Qué pasaría
si no hubieras existido?

El universo sería imperfecto
y los poetas perderían 
su musa.

¿Pasar? No pasa nada, si tú no estás. 





ليتَ الفتى حجرُ

كانتْ تقول ككذبة لا ظل يتبعها
ولا مرض يرافق خطوها
لا شكل للتفاح إلا ما أقولُ
ولعنتي.. يمشي إلى المعنى سواي

كانت تقولُ
وكنتُ أبحثُ عن يدي في صدرها

كانتْ تخبئُ بينَ أغنيتينِ وجهَ اللهِ
يا اللهُ
كانت حين تمشي..
          تربكُ الأطفالَ في قلبي

وكانتْ من تفاصيلِ الكلامِ
تعيدُ للتفّاحِ وضعَ قتيلةٍ تمضي إلى المعنى
    وتتهمُ الكنايةَ بالفتى (ليتَ الفتى حجرُ)

وأنا... أنا
حاولتُ أن أبدو كغيري
واضحاً أو باهتَ القدمينِ
يمسكُ ظلهُ من رجلهِ
ويعيدُ ترتيبَ الكمانِ إلى قميصكِ
ثم حاولني
فكنت أنا... أنا
ليَّ زورقٌ قرطاسُ أدفعهُ إلى مجرى الزمانِ
وياقتي مقلوبةٌ وأعودُ من نفسي

ولي شكُ البنفسج
حين يصعدُ سلّمِ الأسوارِ
يُلقي بالقصيدةِ بين نهدي سيدةْ

كي يطمئن إلى الكلامِ
إلى تفاصيلٍ -أقولُ صغيرةً مثلي- 
كوضعِ الزرِ فوقَ النهدِ
لونِ حديثكِ اليدوي
حجمِ تحركِ القمرينِ في ماءِ الجسدْ.

كانت تقولُ
وذنبها احتشدت عصافير على شفتي
كأنْ.. لا ظل يتبعها
ولا أثر يرافق خطوها

حجر على قلبي
فيا ليتَ الصبيةَ تُرجعُ الأشجارَ عن فستانها
حجرٌ على قلبي
          فيا (ليتَ الفتى حجرُ).





If Only the Boy had Been a Stone

She was saying, as a lie which no shadow follows
And an illness which her step accompanies not
The apple has no name, only that which I say
I am cursed 
For no one walks to the meaning but I

She was saying
And I was seeking my hand in her chest

She was concealing the face of God between two songs 
O Lord
When she walked she confused the children in my heart

And she would, by the conversation’s details,
Once again make the apples the victims, heading for the meaning
She accused the metaphor of the boy
“If only the boy had been a stone.”

And I…was just myself
I tried to be like others
Clearly, or with faded steps
Catching his shadow by the legs
And retuning the violin, your blouse

Then I tried
But I was…just myself
Mine the parchment boat
I push it against the river of time
My collar is turned up and I return from myself

And mine the violet's doubt 
When it climbs the stairs of walls
And throws the poem between the woman’s breasts

In order to be reassured of the words, 
Of the details – I think they are insignificant like me – 
Like the position of the shirt’s button on the breast
The colour of your hand’s discussion
The movement of two moons in the body's ocean

She was saying 
And birds gathered on my lips
As if...no shadow followed her
And no trace accompanied her step

A stone on my heart
And if only the girl could send back the trees from her dress
A stone on my heart
“If only the boy had been a stone.”


-----------------------------
‘If only the boy had been a stone’ was a phrase used by the Arabian 
poet Tamim bin Muqbil. With the advent of Islam he became a Muslim, 
but on discovering that his way of life would have to change he 
decided it would have been preferable if he had been a stone rather 
than human before that.

Translated by Ayesha Saldanha







Das Zeugnis des Violetten gegen sich selbst

Zu trauern hörte ich auf
doch ich weiß nicht warum, wenn ich zu trauern aufhöre, immer auf’s Neue,
die Trauer in mir wächst

Ich sitze mittlerweile in der Ferne
zähle die Wolken auf dem Felde
oder ich gehe und fische den See
und lasse ihn wieder frei

Oh Gott, wie viele sind es meiner Öllampen an der Zahl?
Er näherte sich mir und ließ meinen Körper aus meiner Hand gleiten
und sagte: ´mein Sohn` – die Müdigkeit überkam ihn, so schlief er ein.

Über den Zaun des Hauses ragt der Jasminstrauch
zu unserer Nachbarin klettert er
ihre Sehnsucht tastet er an
und auf der rankenden Pflanze ihres Körpers sucht er seinen Platz

Unsere Nachbarin
- gleich einem Jasminstrauch strecke ich mich zu Dir aus -
wäscht die Verliebten
und hängt sie auf der Schulter der Sprache auf

Sie beugt sich
die Brust des Kleides entspannt sich
oh Gott, die Äpfel sind reif
die Äpfel sind reif, das ist nicht meine Schuld
die Wanderverkäufer kehrten zurück
nach Hause kehrte ein irrendes Feld …

Unsere Nachbarin
rückt ihre Brust zurecht
und den Fluss in ihren Händen

Ich horchte auf /…
mein Spracharzt gab mir zu verstehen
du bist der Dichtung und dem Ausdruck ausgesetzt
das Gedicht wird dich erobern
- umher lief eine reife Frau -
meinem Freund sagte ich 
: in die Dichtung ging sie ein, um ihr Kleid zu wechseln
Ich schämte mich für mich

Aus dem Arabischen von Youssef Hijazi





شهادة البنفسج على نفسه

أقلعتُ عن حزني
ولا أدري لماذا كلمّا أقلعتُ
صرتُ معرَّضاً للحزنِ أكثر

صرتُ أجلسُ في المدى
وأعدُّ غيمَ الحقلِ
أو أمضي فأصطادُ البحيرةَ
ثم أطلقها

فيا اللهُ كمْ صارتْ قناديلي ؟
دنا مني وأطلقَ من يدي جسدي
وقال: بُنَي  _ فانفجرتْ بهِ سِنةٌ ونامْ _.

الياسمينةُ فوقَ سورِ البيتِ
تعبرُ نحو جارتنا
تجسُّ حنينها
وتحطُّ فوقَ عريشةِ الأجسادِ

جارتنا
– أطلُّ إليكِ مثلَّ الياسمينةِ –
تغسلُ العشّاقَ
تنشرهمْ على كتفِ الكلامِ

وتنحني 
يرتاحُ صدرُ الثوبِ
يا اللهُ كم جننتني التفّاح مكتنزٌ
 فما ذنبي أنا التفّاحُ مكتنزٌ
وعادَ الباعةُ المتجولونَ من الرواتبِ
عادَ حقلٌ ضائعٌ للبيتِ ..

جارتنا
ترتبُّ نهدها
وتعيدُ وضعَ النهرِ في قمصانها

أقلعتُ / ..
قال طبيبيَ اللغوي
أنتَ معرَّضٌ للشعرِ والمعنى
ستدخلكَ القصيدةُ
...
_ طافتْ امرأةٌ مهيأةٌ _
فقلتُ لصاحبي
: دخلتْ تغيِّرُ في القصيدةِ ثوبها
فخجلتُ عن نفسي





"Aún pertenezco a mi país": 
Una entrevista con Ali Al Jallawi

Por Ayesha Saldanha

El poeta Ali Al Jallawi huyó de Bahrein en abril de este año; es uno de los muchos activistas políticos, periodistas y escritores que dejaron el país, en vez de arriesgarse a ser arrestado durante la represión contra las protestas pro-democracia. En los años 90’s Al Jallawi había sido encarcelado dos veces, y torturado, como describe en sus memorias “Dios después de las diez en punto”. Él estuvo activo en el movimiento reciente de reformas democráticas, y había recitado un poema en la Plaza de la Perla, el centro de las manifestaciones pro-democracia. Después de que su foto apareció en el sitio web nombrándolo "traidor" y las fuerzas de seguridad visitaron la casa de sus padres, él decidió abandonar el país. Él pasó meses pasando de un país a otro, pero ahora vive en Alemania. Le pregunté a Ali Al Jallawi sobre la experiencia de su exilio hasta ahora.

La pérdida involucrada al vivir en el exilio es obvia: la familia, los amigos, la comida, la cultura, los libros y el idioma, se dejan todos atrás. Ali Al Jallawi ha descrito previamente el exilio como "el lento asesinato de los recuerdos de uno." Me preguntaba si se encontró a él mismo pensando menos o más, acerca de Bahrein, desde que se vio obligado a abandonarlo.

"Bahrein es parte de mi personalidad, no sólo una parte de mis recuerdos, no es algo que esté fuera de mí y yo pueda decidir si pensar más o menos." Prosiguió, "Es imposible hablar en este caso sobre pérdida o ganancia absolutas. Un cambio de vida tiene dos dimensiones. Hay los beneficios de una nueva vida y nuevas posibilidades. También hay la pérdida de todo lo que has construido y acumulado durante los años en tu país.

En lo que a mí concierne, la vida es la suma de tus experiencias, entonces opto por ver esto como una especie de oportunidad para cambiar lo que se estableció y se instaló en mi vida en Bahrein. Como cualquier ser humano añoro a mi familia, mis amigos, y a mi nación, pero ahora tengo que hacer nuevos amigos." Y añadió: "Tu nación no es un pedazo de tierra; tu nación es tu sentido de pertenencia. Aún pertenezco a mi país."

La temprana poesía de Al Jallawi era muy política, y lo llevó a su encarcelamiento a la edad de diecisiete años. En años recientes, en cambio, su obra poética y una novela- ha tendido a explorar temas eróticos y religiosos que cruzan las fronteras, y en ocasiones ha recibido reacciones negativas en Bahrein. ¿Estaba Al Jalawi en un "exilio intelectual" mientras vivía en Bahrein? "Esta es una pregunta importante. Permítanme decir en primer lugar, no es que necesariamente quiera escribir sobre los temas que son tabú en mi país, como religión, sexo y política, pero hay una necesidad de hacerlo. En los países donde el régimen oprime al pueblo y la sociedad y la religión oprimen a los individuos, hay círculos de opresión. Soy un reflejo de mi realidad y mi medio ambiente. Por tanto encuentras en mis textos una rebelión contra el poder del tabú en la sexualidad y el poder del mito en la religión, y el poder de lo prohibido en la política".

Sin embargo, no es un papel que haya elegido. "Es difícil para mí tener todos estos enemigos. No soy un héroe, simplemente tengo opiniones sobre religión, sexo y política. Pero la sociedad está hecha de personas, y paciencia, tiempo y un cúmulo de conocimientos son necesarios para que la sociedad progrese". Continuó, "Parece como si hubiera vivido en una especie de condición alienada en mi país. Esto se desprende de la forma en que el Estado me detuvo [en los 90’s] y ahora me forzó a salir, y por la forma en que mi comunidad ha rechazado mi escritura, considerándola pornográfica, y de la actitud de los religiosos hacia mi escritura, viéndola como blasfemia e irrespeto de los textos sagrados".

Reconoció que no sólo los escritores se enfrentan con la sociedad. "Tal vez esta alienación no se deba exclusivamente a mis escritos, tengo un montón de amigos no escritores con el mismo problema. Pero me niego a vivir toda mi vida oprimido. El estado, la sociedad y todos los clérigos te oprimen. ¿Por qué? Simplemente porque tienes una opinión diferente a las que ellos promueven".

El escritor chileno Roberto Bolaño escribió: "El abogado o el político, fuera de su país de origen, tienden a la deriva como un pez fuera del agua, al menos por un tiempo. Mientras que un escritor fuera de su país natal pareciera tener alas." Yo le pregunté a Ali Al Jallawi si había aspectos positivos del exilio para él como escritor.

"Yo tenía alas en mi país, pero dentro de una jaula." Continuó, "Hasta cierto punto, el exilio es un espacio con mayor libertad, aunque un mayor sentido de alienación, también. Soy descendiente de una especie de medusa, como dije en “Dios después de las diez en punto”, lo que significa que amo el agua, la gente, el amor y las relaciones. Pero el exilio significa que simplemente estás de paso; tus amistades, tus conocidos, tu casa, todo aquello es transitorio. Puede ser agradable por un tiempo, pero eventualmente sientes que estás perdido, que no perteneces. Tu propio yo se convierte en tu país o en el hogar donde tomas refugio, y te sientes deprimido, aislado, desconectado de la realidad, como si vivieras en un mundo imaginario".

Al Al Jallawi pasó a otra metáfora. "También procedo de una especie de abeja, cuando escribo estoy fabricando miel. Para eso tengo que estar rodeado de campos y flores - la libertad, la estabilidad y la posibilidad de disfrutar de la vida".

¿Pensaba él que sería capaz de volver a Bahrein un día? "La justicia, la igualdad y la libertad son palabras árabes también. Y no tengo duda alguna de que se conviertan en realidad pronto, y que volveré a mi país." Y añadió: "Hace apenas unos días un policía mató a un niño chiíta de catorce años de edad. Cuando aquello sucedió puse mi mano sobre mi corazón, temí por mi hijo, que tiene sólo diez. Empecé a entender mejor que la próxima generación es una generación diferente: una generación que muestra el torso desnudo ante el cañón de la pistola, una generación que se levanta como un ave fénix cada vez que el régimen trata de matarla, torturarla o aprisionarla. Sí, regresaré pronto a mi país. Volveré a un Bahrein de la democracia, la libertad y la igualdad, un Bahrein seguro, debido todo a su pueblo valiente."

Leer más en: http://wordswithoutborders.org/dispatches/article/i-still-belong-to-my-c...
with-ali-al-jallawi#ixzz2lqvraH92

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada