martes, 25 de febrero de 2014

CHRISTIAN AEDO [11.071]


Christian Aedo Jorquera

(1976, Santiago Chile), desde 2006 es Director de Literatura para el Centro Cultural Espantagruélico, el año 2005 fue becado por el taller de poesía de la Fundación Pablo Neruda, también ha participado en diversas antologías de poesía entre las que cuentan La Gran Capital (2005, Ediciones Calabaza del Diablo), Riesgo País (2007, Alquimia Ediciones) y Muestra de Poesía (2006, Editorial Poética), Editor de Ripio Ediciones, ha publicado Pornoestar (2004, Ediciones con Trabajo),  Recolector de Pixeles (2010) y No Más De un Segundo (2011, Ediciones Mansalva).



De Recolector de Pixeles
(Fragmento)

0

le dice algo al oído 

-entre algunos platos con restos de comida,
las nuevas manchas de aceite
en el piso-
                               -todo el mundo necesita algo sin importar lo que sea- 

las hormigas tratan de realizar su trabajo
se ordenan sobre una línea
                                         que divide
                                         la escena   y el día

por un lado se apila/ 
por el otro quien sabe


pelusas   tras   los muebles bastarían para medir el peso de los hechos

                           Cuántas veces se ha dicho lo mismo

-en la feria se evapora cualquier tipo de originalidad-


Trata de recordar si en algún momento le han dicho que es un tipo original
si  alguna   chica  
                          -como un pájaro que alza el vuelo -

o simplemente abriendo sus piernas 
le ha dicho   Eres un hombre original

                        -Al parecer el porno solo es material de la piratería- 

le dice que la quiere 

            y desde un punto de vista,  las palabras se hacen ligeras al oído
               desde otro
               quizás no tengan ningún sentido

sabe que  ni las palabras   
               ni la   piratería cambiarán el mundo


es el problema con tratar hilar una historia
                         precisamente esos caprichosos momentos en que exageras
                         y todo se desvanece 

                         repentinamente 



                         hay un vacío
hay un vacío en todo lo que  tomas    y dejas caer
                                                se afila cuidadosa
                                                la trayectoria de un vaso

                                                la silenciosa anticipación del golpe en el suelo


                                  -la sensación de que algo hemos perdido-

Me  pregunto
                    en qué momento bajamos los brazos



Mientras tanto 
                    el café ordenará las fotos
                                     reubicará los muebles en esta ciudad
   

        perdimos toda nuestra belleza

                    Qué es 
                    lo que no dicen los nombres de los objetos   
                                     -si las herramientas del carnicero
                                      son las mismas que ahora utiliza el taxidermista-

con las mismas palabras se hace la propaganda electoral
      las mismas con las que ellos se enamoraron 
                                           hicieron una fiesta 

                                           una revolución en el parque

                                         
             -Un jardín de frambuesas  por siempre-

                                           desde lejos tiene el mismo color 
                                           de una masacre sin nombre  

Con las mismas palabras podría comenzar una guerra 

en el otro extremo del mundo



                                          En el medio oriente las costumbres son distintas 
                                          Ella cubre su rostro
                                          y camina cabeza gacha
                                          con la falda cubre su rostro y   se divierte



                                                                        Cubre su rostro y lanza algunas piedras
                                          esto sería un acontecimiento social
La Alameda se llena en silencio

                                                 y como si estuviera frente a un estanque
                                                
                                                 Ella pide un deseo

                                                 busca una palabra para continuar



                                                Los taxidermistas 
en este país aprendieron muy bien el oficio
                       
                                           Los chicos iluminados corren desnudos
                                                        por un jardín de frambuesas

Los turistas llenan las memorias de sus cámaras digitales de imágenes como estas
Él le dijo que la amaba  comparándola con una rana de cuento
piensa en cuantas cosas se dicen sólo como una aproximación
él le dijo que la amaba y nada cambió

los culpables siguieron siendo culpables

las victimas / monumentos de hormigón

  





De No más de un segundo
(fragmento)

El Gran Ganso
(Quiñihual)
Como la humedad sobre el entramado ferroviario
                          sobre el ramal como un cadáver o las huellas del combate
lento
poblándose 
en el coma invernal de la Cigarra inmóvil en el cementerio de armadillos
      en las proximidades de la ciénaga
                                                                existiendo

inevitablemente existiendo                             como la hierba entre la ropa
en la memoria o en el mito

en el aroma vago de la Manzanilla o los Dientes de León, inmaterial
como el profundo rumor del viento en los molinos
entre  los Álamos,
los Nogales, en el Jazmín del Cielo
como el recuerdo de una chica drogada
insostenible como un recuerdo separado de su cuerpo
glacial
como todo lo que no podemos decir
imposible      como antes
        en las líneas infinitas de las hormigas
         sobre toda la extensión temporal de la sierra
como los Chimangos guerrilleros, en el zumbido de las Abejas jornaleras
en las Torcazas y Calandrias
aguaceras de la noche
con cautela milenaria de pensamientos incompletos
simplemente buscándote en el incierto vuelo de las Tijeretas solares
en los Benteveos en los Ciruelos como un rayo vago en la planicie
tras el temor de las ovejas o
 en la estampida fulmínate de las liebres correntosas
en los grillos vegetales
junto a las ranas y los sapos
enamorados de su cato
lunar
como un imagen que se graba en la superficie blanda de la memoria

Inevitablemente
Poblándose                                existiendo
como plaza de mayo en medio de la noche
el paisaje se ilumina

Ella pide un deseo y escapa
todo su pasado queda atrás o se encuentra esparcido en el cielo abierto
viaja desaparece          en la dirección que le permite la cerca
busca respuestas
sobre aquella noche iluminada por la luna    
que recuerda húmeda y serena
el paisaje nocturno pendía del hilo del silencio, en su memoria
estaban los residuos de algo erótico
el paso leve de su cuerpo sobre el agua tibia
esa infinita preocupación de los organismos primordiales
luz acariciada por el agua

                         cuál es la distancia entre lo que podemos y deseamos decir

el espacio incalculable entre una y otra cosa
el tiempo necesario para que la Calandria
        coma las semillas que el camión deja caer
esta podría ser una grieta en el plano geográfico
en el orden de la cosas
una grieta
en el poema un espacio el en terreno done florecen las Achiras
como florecen
las formas y se disuelven en las patas de un grupo de caballos
saltando la tranquera                                              un escape de palabras
la nube de polvo que sostiene los fragmentos
                                                          del paisaje o las líneas ferroviarias
un cúmulo de vibraciones viene desde el fondo de tu cuerpo
             los bríos de un relato para los Tehuelches
la historia es el impulso de un espasmo
el dibujo de las Achiras que bordean el poema
palabras pulverizadas se desbandan bruscamente de la boca
galopan
escapan en un movimiento imperceptible
rotundo
un cúmulo de vibraciones anterior a la voluntad
donde todo espacio es un relato de sí mismo
Quiñihual es el relato
un aroma que el viento trae desde otros lugares
la levedad de recordar y recordarse
algo así como el sueño de un sapo
que atraviesa la inmensidad de la calle
                               buscando el canto delicado de las ranas
               me desvío
porque desviarse aquí es habitual
              lo hace le viento y así todo lo que crece a su alero

todo el estéril vivir que nos condujo a este momento
como quien mira hacia atrás y solo ve una línea recta de palabras
incapaces de captar el movimiento silencioso de la sierra
el susurro que describe un romance imperceptible

Un puente de nada a ninguna parte
toda la civilización se estrella con la indiferencia del paisaje

ella nada necesita ni siquiera la belleza
de los álamos plateados que se colgaron al construir la Terminal
entonces
cómo iniciar eso que llamamos conversación
colgarse del lenguaje
de cualquier frase y decir Pj.
el paisaje probablemente era hermoso, como una bella postal 
allá todo estaba derrumbándose sobre los desastres heredados
de la tierra
nuestro pensamiento, la gripe A, los alimentos transgénicos,
el mega terremoto, el calentamiento global
y toda la historia que nos falta
el viento la trae por las noches como el canto
de las barras bravas en el estadio 

Una interpretación en clave de palabras impone su molde reducido

de cuántas formas se puede decir que el paisaje era hermoso
de cuántas
olvidar que las rutas están parceladas
que en el tren viajaban los chicos
que pasaron por la escuela
pasaron al embarque
las cartas de Rosario a  Puerto Belgrano
por la mismas líneas regresaron hombres y cadáveres derrotados
los restos de las decisiones caprichosas de un tirano

no se le puede colgar la imagen
del que escribe bajo los árboles                                     a un arco iris
el paisaje nada necesita lo dije
ni siquiera las estrellas fugaces que caen desde otros universos

Si ella me explicara podría saber cual de todos es el verde claro
para que se forme un arco iris dijo -la lluvia debe ser uniforme, tranquila
ni torrencial ni influida por el viento-

cuántas cosas se pueden ordenar sin ningún sentido
esperando su respuesta
tras el nombre de las flores hay un movimiento irrepetible
de aire entre los labios y señales que componen su acertijo

Siempre existen posibilidades de tormenta cuando el viento juguetea 
siempre al filo de que algo suceda cuando
se mata el punto que de a poco se va matando
quiero parte en esto no solo pasear como un turista en carretera

De qué lado nos encontramos
cuando usamos las palabras que limitaron el desierto

la luz va y viene sobre el llano de la mesa
el jugador de truco lee cartas
como quien lee el canto de las aves o el desplazamiento de las nubes
las señales de la cartografía están grabadas en el rostro de su compañero
un cazador de huellas sabe
quien va o viene de vuelta
la pampa es una mano abierta al que busca fragmentos
palabras sueltas
se anticipa
la lluvia o el triunfo de las flores en la baraja
así como el que junta retazos musicales para una fiesta
y se pierde
como si estuviera al interior de fondo una caricaturas
de qué lado estamos cuando parece que no tenemos  puntos de referencia
como en los sueños
siempre tenemos la idea de ir algún lado
o solo parece que nos desplazamos

Cuantas palabras se pueden usar  para interpretar la sensación
de que la luna
se ve como si fuéramos a caer inevitablemente sobre ella
Compartimos
una  lengua atravesada por los vuelos de la muerte
de cuántas formas se puede contar una leyenda
               o interpretar el sueño americano
El terror es una imagen que no usamos en la pampa
cada tanto algo de luz se pierde                     
cada tanto la historia se repite
siempre hay una delgada línea que separa cada final de un comienzo
existen muchos números para contar  muertos
 las palabras se hacen pocas inevitablemente se reciclan 
en Monterrey o en Acapulco
hay cadáveres entre Martín García y la Villa Grimaldi
hay una línea de cadáveres que une a todo el continente

La industria de la memoria tendrá un futuro ferroviario
un pasado de intenciones pertenecientes a solo unos pocos

El paisaje realmente era un manto de luz y era hermoso 
una escena que sostiene un canto anterior y resonante
la fuerza de una tormenta
inminente
la imagen de los bárbaros
algo así como las flores que resisten en los bordes del camino 
palabras que en el viento se irán a otros lugares
y cuando vuelvan serán millones
montones de luciérnaga
como líneas que anuncian la llegada del verano








Después de la Lluvia
(Fragmento)
                                                                                   “Podrán cortar todas las flores,
pero nunca podrán detener la primavera”
P. Neruda
La Moneda se arma hasta los dientes
en el sentido opuesto al  movimiento
los ministros huyen como ratas
la electricidad ahora sale de los enchufes
penetra los televisores ocultan el descontento
se preparan las fuerzas especiales se infiltran
entre los manifestantes 
Hidroaysén es suspendida
                              por un momento 
              la Alameda se llena  de estudiantes

Nada asegura con certeza
que la piedra no tenga conciencia de su propia existencia

Alguien grita, Venceremos

Y como un sonido que trae
una idea
la suavidad de una textura en el espacio
las palabras
ligeras
construyen un castillo de arena
el agitarse de un pensamiento excitado
que salpica su vestido como diminutas manchas de semen o arena dorada
aceite  resplandeciente
entre todo el caos de la pantalla  

él
cerca de la ventana, de pie, sostiene algo parecido a un petitorio  
la definición de un concepto
algo frágil entre sus manos
finalmente nadie extraña lo que falta en el desierto
al interior de un estado de sitio
entre saqueos y ajustes de cuentas
una chica muere acribillada o se desnuda

como un flujo contaste
mínimo
como un grupo de balsas que cruzan de improviso el estrecho de florida
entre el  susurro y la tormenta
como el caminar sigiloso
 de los espaldas mojadas
entre los coyotes y la aridez de sonora 
como las palabras que se dicen en los amantes

la luz se materializa en lo que toca

las rejas que cubren las ventanas,  el escritorio
hacia fuera, la policía ordena las barreras
todo aquello que es oficial es separado de cuajo
de todo aquello que no es oficial
escudos,  perros y los carros de aspecto militar
lanzan gases disuasivos
todo el armamento disponible para proteger el palacio presidencial
el libre mercado, la unidad y la buena voluntad

como el documento que esconde el indicio de unas cuantas palabras imprecisas,
como sostener algo parecido a una ideología
o una conversación que recorre miles de kilómetros
para encontrar sus reflejos en la historia o la biografía de un instante

Las palabras pueden construir o simplemente desnudar a una chica
en  internet
se puede buscar lo que sea
con palabras también
se defino el concepto de terrorismo

Nos deslizamos por un sendero apenas visible
entre el olvido y la represión el cielo amenaza con desplomarse
sobre una turba descontenta de abejas
 el aire se vuelve polar y también irrespirable

se repite que la naturaleza humana no sirve para la política

la naturaleza humana nunca sirvió para nada
con esa voz de cocainomano predicador  
que sale de su garganta y te obliga a mirar sus pies

entre un enredo de garras y raíces
de consignas y de gritos las abejas se aman misteriosamente
se transforman en gotas de tinta derramada sobre la alameda
 una, dos, tres y luego el torrente espeso
una pequeña diferencia
mínima
una deformación de la caligrafía
entre aquello que resulta útil y las estériles horas perdidas

resisten como si apenas una briza los hubiera azotado
se reorganiza la marcha y junto a ella la tortura
apenas una línea imperceptible después  de la lluvia
una piedra impertinente clavada en la superficie blanda de la memoria
pedazos, cuerpos, gotas de sangre, esqueletos
se pueden tocar las cicatrices de la historia

Has cerrado los ojos para dejarte envolver por el sonido de las cacerolas?
Has visto entre el ruido y el rastro de la jornada una UZI apuntar directo al pecho desnudo?
No existen metáforas para todo
Así como no podrás escapar de esa marea oscura y tornasolada 
mezcla de sustancias inconfesables

Nada nos puede asegurar con certeza
 Cuál es la silueta que se funde entre el humo y los carros lanza agua  

Sin importar lo cerca que se encuentre la policía  
es la hora precisa en la que el viento se enreda con la niebla ficticia de las lacrimógenas
y las estrellas son un reflejo más de los pensamientos 
es justamente la hora de la luna blanca  
y la primavera de las fulgurantes barricadas





De Pornoestar (2004)



En un partido de tenis femenino
la arquitectura de los cuerpos se moldea en una blusa
húmeda
una faldita cómplice que a ratos deja ver
entre los muslos sudorosos un trocito de calzón
mezclado con los gemidos de cada raquetazo
el ritmo en la muñeca
quebrándole el servicio a la soledad
derramándola aceitosa sobre un sillón para ver televisión


*


En el porno las cosas pasan
quizás como deberían suceder
sin diálogo, una cadena de acontecimientos infantiles

Un tipo encuentra a una mujer desnuda en la playa
se acerca pidiendo referencias está perdido
Ella pone el miembro en su boca
al rato aparece un vendedor de helados y todos se divierten

Convulsionándose
En una masa oscilante de extremidades que brillan al sol

Diluyéndose
como los granos de arena en la pantalla


*


Con la destreza de un actor porno
que sabe dar a cada pieza su lugar
decidimos construir una imagen perfecta de notros mismos
pero de alguna manera se pierde
el sentido romántico
de las cosas
transformando el cuerpo en maquinaria desgastada

Quizás sería hermoso dejar restos de semen
como lentejuelas en un vestido de noche







De Signos Vitales (Inédito)


7

Nadie nos prometió que esto saldría bien
tampoco había letreros que indicaran la profundidad entre los escombros

alumbrado publico sobre los pedacitos de concreto y metal
Santiago tirado en la cancha

la promesa de un florero lleno de maravillas
frutas plásticas en el cesto al centro de la mesa

olor a caucho
nuevos apagones
aullido de perros que perdieron el olfato

Somos los que no reconocen la camada






15

Recorríamos las avenidas más largas

El sonido de la calle era un poco de música
para ir descargando teléfonos públicos

Juntar la plata y comprar pintura
al tipo que dibuja líneas sobre el pavimento

recortarnos de esta ciudad

Con la nariz pintada alejarnos un poco más de las cosas

Recomenzar en una bolsa
diluido
uno dentro del otro




19

En la distancia que separa a un objeto de otro
existe una regla
Huella digital o ruido de fondo

Donde la imagen se píxela rápidamente la ciudad se detiene por un momento

(caerá nieve en el poema, será una discusión, el error necesario para lograr un efecto)
al pasar de una orilla a otra
de una frase a la siguiente

sentir que la mercancía se pierde que todo el recorrido se olvida

existe una regla, decía:
donde las toallas ocupan su lugar
y las figuritas de porcelana van al centro de la mesa

Ahí la discusión se detiene
los Golpes acaban sobre la resaca del llanto
la ciudad despierta y corre
la herida cierra

La sensación de haber cruzado una gran distancia
desaparece
entre el invierno y la primavera
cometimos un error
y nada evitara que cometamos el siguiente

Hace cuarenta años que no caía nieve en Santiago
decía el taxidermista, que fue durante la crisis del ochenta
Que en algunos lugares de la ciudad
alcanzó a formarse una costra
pegajosa
que le quitaba evidencia y realidad a la situación

Un ruido de fondo fija los objetos
los suspende
en la incertidumbre
une las imágenes
significaciones ala deriva
que eventualmente la marea sumerge

¿en que ronda tu cabeza?

La ultima vez que cayó nieve en Santiago
fue un espacio de Transición
donde no alcanzó a tocar el piso
Se desvanecía en aire y nos conocimos,
no podríamos decirlo de otra manera o con palabras,
en los sectores de la ciudad donde todo se pierde
Hace diecisiete años y ahora nos enfrentamos
eventualmente frágiles nos enfrentamos a esta discusión

Cuáles serian las palabras correctas para comenzar

entre las piernas de una chica
un policía desde su motocicleta observa
y piensa
en el espacio florecido que se fragmenta
en un grupo de pájaros
el canto de una revolución suspendida
en el entramado de líneas que definen la superficie de los objetos

recuerda el sabor de las peras
piensa
como se podría evocar el sabor de las peras

la unidad de las cosas permanecerá en el misterio
Sus cualidades
en los rigurosos mundos de la vista
Que es lo se gana
Que es lo que se pierde
es invisible a la noción que tenemos de recuerdo
en la distancia se desborda en un velo de acontecimientos que
a nadie pertenecen
El discurso se hace insostenible en la nevazón del olvido
un tapiz de Patrones se repite
irremediablemente hasta terminar siendo parte del paísaje
cuantos pájaros pueden ser considerados una bandada
cual
es la proporción exacta entre una historia de amor
y la barbarie de un país irreparable
el Parque Forestal es fiesta de pendejos
un ruido interrumpiendo la imagen
de una ciudad sin solución

Nuestro problema es menor:

Andrés Pardo
Desaparecido en mil
nueve74
A la fecha
sin militancia política conocida

Nuestro problema es cien veces menor

Ordenar algunas toallas
algunas figuritas de porcelana en el paño
Algo así como ordenar la casa después de la catástrofe
tratar de volver al paisaje original
es un problema
que la corriente incesante enturbia y desvía
algo que se ve o se oye de improviso, por marginal que sea,
Cualquier experiencia táctil, repentina
condiciona la suspensión del aliento en el franco tirador

Copos de nieve, el calzón escolar
Los platos rotos tirados en el piso
o la fotografía típica con la pregunta obvia

Manchas blancas entre un objeto y otro
una huella pixelada intraducible

El problema es que ni siquiera estamos equivocados

Cada cual en dirección de su trabajo
la pantalla nevada marca el fin del día

Ordenamos la ropa al costado opuesto de la cama

Un espacio
para que los restos de amor nos sirvan de abono





1 comentario: