sábado, 15 de febrero de 2014

CARLOS ALBARRACÍN SARMIENTO [10.960]


Carlos Albarracín Sarmiento

(1 de mayo de 1926 - 25 de abril de 2009)
Carlos Albarracín Sarmiento nació en La Plata, ARGENTINA el 1° de mayo de 1926. Estudió en la Escuela Anexa, en el Colegio Nacional “Rafael Hernández” y en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata. De esta última egresó con el título de Profesor en Letras. A partir de entonces, se dedicó a la docencia y la investigación lingüística y literaria. Durante muchos años, trabajó en Estados Unidos hasta que, en 1986, se retiró como Profesor Emérito de la Universidad de California. Fue poeta, crítico, ensayista y autor teatral. Entre sus obras publicadas, cabe mencionar: Tres cielos (poesía, 1939), Solfeo lunar (poesía, 1943), Versos, preversos, poesía prevertida (poesía, 1959), Juana la Loca (teatro, 1963), Estructura del “Martín Fierro” (ensayo, 1981) y Aquí andamos (poesía, 1990). Póstumamente, Ediciones de la Utopía dio a conocer A verso traviesa (2009) y A verso traviesa 2 (2010), libros que reúnen poemas escritos en los últimos tiempos. Son muy ponderables, asimismo, sus trabajos publicados en revistas y volúmenes colectivos, como “Pronombres de primera persona y tipos de narrador en 'La Araucana', “Sarmiento y la retórica”, “Literatura y realidad en 'Las babas del diablo', de Cortázar” y “Mesianismo paródico. Raspando la cruz. Apuntes para el análisis de un  texto dramático” (en colaboración con Roberto de Souza). Albarracín Sarmiento perteneció a la nutrida generación del 40, aunque el aire juguetón y el fino humor de sus versos lo distanciaron del neorromanticismo predominante entre sus compañeros de ruta. Murió en La Plata el 25 de abril de 2009.




Fundación de La Plata

Para construir una ciudad es necesario,
simplemente, una calle.
O más bien una puerta de calle y un balcón.
Lo demás se hace solo, ya sabemos.
Una vereda que se desenrosca
y se muerde la cola.
Unos árboles bien ejercitados
para que anden en busca de una plaza.
Y después los vecinos fundadores
con barbas en el palco y con banderas.

Fuente: Veinte poetas platenses contemporáneos, Ana Emilia Lahitte, Fondo Cultural Bonaerense, La Plata, 1963.







Sábado

Cayó el sexto día. Tal vez fuera
el cansancio. Sabe Dios si no era
una lágrima ese gota salada
caída sobre el mundo la sexta madrugada.
La tierra se mojó. Hubo mar.
Hubo barro. Hubo Adán. Hubo Eva.
Hubo, naturalmente, cosas que contar.
Y después, según dicen, ninguna cosa nueva.

Fuente: Veinte poetas platenses contemporáneos, Ana Emilia Lahitte, Fondo Cultural Bonaerense, La Plata, 1963.







Refranero del vuelo

Volar es fácil ¿no es verdad? Se toma
impulso para el salto y, en el aire,
uno se deja estar, como de broma,
con aire de donaire y al desgaire.

Hecha la ley, hecha la trampa. Cierto
es que la ley de gravedad es grave.
Empezando a volar he descubierto
que empezar a volar cualquiera sabe.

Volar es fácil. Empezar es fácil.
El ave, el ángel, saben el secreto
combate de lo grave y de lo grácil.
Hay que cantar no más y ser discreto.

Fuente: Veinte poetas platenses contemporáneos, Ana Emilia Lahitte, Fondo Cultural Bonaerense, La Plata, 1963.







Ángeles de papel

Ángeles de papel, ángeles líricos.
Los de Cernuda tienen alas
para el amor de sal y yodo
y, como los de Alberti, van pesados,
perdido el hábito de andar en tierra
(yo puedo verlos cuando el ancho río
se acuerda de ser mar).
En cambio los de Lorca
van por el cielo herido
con albos abanicos y guirnaldas
y jazmines diminutos
(los míos son discretos:
se detienen demorados por puntos suspensivos).

Fuente: A verso traviesa, Carlos Albarracín Sarmiento, Ediciones de la Utopía, Mendoza, 2009.







Versos de cierta edad

A cierta edad
la incertidumbre crece
o simplemente se descree.
El tiempo no confirma
ni conforma;
lo lejano se acerca,
lo prójimo se aleja.
Pero, gracias al cielo,
uno, que no se reconoce otro,
aunque ya no presienta
sus poemas,
todavía versea
(o viceversea).

Fuente: A verso traviesa 2, Carlos Albarracín Sarmiento, Ediciones de la Utopía, Mendoza, 2010.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada