martes, 10 de diciembre de 2013

MARCOS RIVADENEIRA SILVA [10.756]



Marcos Rivadeneira Silva 

Poeta y pintor quiteño (Ecuador), con una amplia trayectoria. Su obra tiene un estilo neo figurativo y ha sido expuesta en diferentes salas de arte del Ecuador, Brasil, Italia y España. Se ha hecho merecedor de varios premios, por dos años consecutivos obtuvo el Primer Premio Salón Universitario de la Universidad Tecnológica Equinoccial.

Publicaciones:

-Hermano sol hermana muerte 2013 editorial El Angel.
-Poemario LA BRAZADA FINAL 2014 editorial El Angel.
-Poemario LOS DIAS DE LA ALDABA 2014 en Cuba. 








Estudios:                          

Universidad Central del Ecuador. Escuela de Artes. Itinerante
Universidad Tecnológica Equinoccial. Escuela de Restauración y Museología
MAM (Museo de Arte Moderno) Sao Paulo Brasil.
Curso de pintura Atelier Lourdes Cedrán. Sao Paulo Brasil. Curso de Fabricación de papel artesanal.
Curso para la Conservación del Patrimonio arquitectónico. Venecia Italia.
Curso de Conservación de documentos y papel para archivos. Santiago Chile
Fifth international Japanese paper conservation Course. Tokio – Kioto Japón.
Curso para conservación de documentos y papel. Archivo histórico de Alcalá de Henares España.

Exposiciones:

1989 - Salón de obra sobre papel Museo Banco Central del Ecuador
1989 - Museo Casa de Sucre. Ecuador
1990 – Museo de Arte Brasilero. Sao Paulo Brasil
1990 – Centro Cultural da UFMG Bello Horizonte Brasil.
1990 - Galería Volpi San José dos Campos Brasil
1992 - Mural Escuela de San Servolo Venecia - Italia
1992 - Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del Ecuador
1994 – Centro Cultural Metropolitano Salón Mariano Aguilera Quito
1994 - Alianza Francesa Quito
1995 – El Solar Quito – Ecuador
1996 - Salón Universitario Universidad Tecnológica Equinoccial.
1997 - Salón Universitario Universidad Tecnológica Equinoccial.
1998 - Centro Cultural de la Universidad Tecnológica Equinoccial.
2008 - Salón Internacional de pintura figurativa Fundación de las Artes y los Artistas. Madrid  - Barcelona España
2008 - Ileana Viteri Galería de Arte - Quito
2008 - Galería Casa San Lucas Quito - Ecuador

Premios:                 

Segundo Premio

1989 - Salón de obra sobre papel Museo Banco Central del Ecuador
1990 - Medalla de Oro al mejor egresado de la Facultad de Artes de la Universidad Tecnológica Equinoccial.
Diploma de Honor del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, por promoción y divulgación Cultural
Primer Premio 
1996 - Salón Universitario Universidad Tecnológica Equinoccial.
Primer Premio
1997 - Salón Universitario Universidad Tecnológica Equinoccial.
2012 - Ganador de mención Salón Nacional de Poesia Juegos Florales de la Casa de la Cultura de Ecuador.
2014 - PREMIO NACIONAL DE POESÍA Paralelo Cero.



  

1

Balancín

A Matilde


Del árbol nace la rama
De la rama nace la flor
¿Sabes tú amigo mío, de dónde nace el amor?

          ¿Cómo Ana atravesó el espejo cepillando la pubertad? Todo ese tiempo guardando su cuerpo, giros, reojos y pretensiones para sí misma. El rubor, los secretos y pequeñísimos brotes erectos sobre la blusa.

         Las tardes alargan el mar, la playa dejó castillitos desmoronados, la briza de otros mundos con el viento pegaba de frente en la cara. Había gente, siempre grande ademanes y consejos.

         Polichinela en un balancín torpe intentando su galope. Del árbol nace la rama, la que aturde, la que tienta.





2

         Ahora tengo una nueva compañera de celda. Modela en mazapán figuritas de nacimientos mientras canta nanas con dulce lamento. Me gusta su voz y su canto. Me reconforta; cuando ha cantado varias horas, parece que los sonidos se funden con las paredes. Cuando calla, el silencio es tan hondo que temo absorba las celdas como un agujero negro. A lo lejos, entonces, reconozco los gemidos de otras mujeres que lloran sus desconsuelos. Llantos de madres, hijas, esposas y amantes abandonadas en otras celdas.




3

Cuando no puedo dormir, me miro desde el exterior para saciarme de mis formas que son solo cuerpo. El placer es pasajero como lágrimas que se secan después del esfuerzo. Luego puedo viajar al interior en busca de astillas incrustadas como lanzas de verdugos liliputienses.

         Cuando no puedo dormir, quisiera saltar del vagón abandonado y volar en bandada de luciérnagas con la frente expuesta al golpe de tu mirada proscrita y llorarte con el latido de corazón de cartón corrugado.

         Cuando no puedo dormir, no puedo cambiar de tren en movimiento y te abandono como bolso en poste para sujetar correspondencia que se devana en cada estación. Me miro desde el exterior y dejo de ser, para jugar nuevamente con las lanzas de verdugos que me han sujetado como alfiler en alguna solapa de paso.






4

         Cuando narré naturaleza, mariposas con sus ojos absortos y ciegos, pájaras que llevan gusanos en sus picos, esos atrevidos pichones que se avientan al vacío sin más aliento que el medio día…; no trataba vuelos de pájaros, ni de hojas que se devuelven en un vaivén sostenidas por el viento; no, estaba hablando del alma.

         Cuando hablé de los barcos y las tormentas debajo de océanos de inquietudes y náufragos de desamor… No estaba hablando de olvido, de malquerencia…; no curaba el dolor que produce la lejanía, de frustraciones, de deseos afectados. Hablaba, está claro, del alma.

         Canté examinando la entraña, navegué por hojas de hierba, recorrí historias contadas por otros y nunca encontré más que relaciones lejanas a las mismas flores, campos, de la humedad;  mariposas, aves; vuelos, barcos, tormentas y naufragios.






Hermano Sol, Hermana Muerte (2014)

Por Abel Ochoa


En este libro el poeta Rivadeneira retrata el vivir y el morir en un mismo cajón, donde hacen una simbiosis perfecta sin la angustia acostumbrada; conviven en calma aunque aclara que "se huye de la muerte toda la vida". Es una carrera donde siempre se llega a la meta, y por lo tanto, la muerte no es más que la apertura a una nueva vida, son dos hermanos que danzan y cantan, con la esencia del mito egipcio de Osiris y Seth.

Permanece la vida en la muerte, permanece la muerte en la vida. Y "los olores del cacao prometen vida más allá / […] para que ellos carguen en su hombro / el tatuaje de nuestros nombres".


había música en el fondo,
siempre alguien se desgañita intentando a Silvio.
se huye de la muerte toda la vida 
para llegar a ella con los ultimos esfuerzos
y a la carrera.


¿te gusta la música?

yo siempre esperé tu canto
esa canción que tanto me gusta,
esa, del Polaco Goyeneche
que tú mismo me enseñaste,
por eso cuando vino Lucrecia
vestida de una puta maravillosa
y cantó tu canción,
(sólo yo lo sabía)
me enamoré de ella.
no con ese amor
tan común en la gente,
sino con el musical
que ningún fruto llega a discernir.
ese, como el corazón de una pera,
con semillas danzando alrededor de un motivo.

*

¿dónde se guarda el amor
sino en corazones ajenos?

y vamos repartiéndonos entre los otros
para encontrarnos con que somos
lo que hemos hecho
de los otros.

así seremos.

subimos río arriba buscando el origen
sendero de agua con ripio de vegetación profusa, azul de tanto verde,
después el silencio.

*

entonces podremos cargar el cadáver

del amor amortajado
con girones de banderas.
féretro iluminado
en la espalda del moribundo
cargando las herencias
de los cuerpos legendarios.

cuando le muerto se convierte en desesperanza,
se estrellan las ramas de los árboles
contra el céfiro,
y en decidido afán de abandono,
las hojas se fugan
en los matrimonios disueltos.

*

Hermano Sol, Hermana Muerte (2014)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada