jueves, 26 de septiembre de 2013

GABRIELA SANTA ARCINIEGAS [10.567]



Gabriela Santa Arciniegas

Bogotá, Colombia
1975
Escritora, gestora cultural, traductora. Hizo su pregrado en Literatura, en la Pontificia Universidad Javeriana. Se especializó en Docencia Universitaria en la Universidad El Bosque. Maestría en Literatura en la Pontificia Universidad Javeriana. Es cuentista, novelista, poeta y ensayista.  En poesía tiene dos libros publicados: Sol Menguante, proyecto editorial Famas & Cronopios, 1995, y Awaré, Ediciones Embalaje, Museo Rayo, 2009. Participó en las antologías: “Oscuro es el Canto de la Lluvia”, Editorial Alianza Colombo-Francesa, 1997, y “Granos de Arena”, Epsilon Editores, 1999. En los encuentros de poesía femenina del Museo Rayo en Roldanillo ha ganado 3 menciones de honor, en 1994, 1997 y 2000, y un primer premio en 2009 con su libro Awaré. Está en el Quién es Quién en la poesía colombiana.  En cuento participó en la antología “Señales de Ruta” de Arango Editores, 2008. Fue mención de honor en el concurso “El Brasil de los Sueños” 2008, organizado por IBRACO (Instituto Brasil-Colombia) y la Embajada del Brasil. Finalista en el concurso de cuento de El Tiempo de 2001 con su cuento "El Círculo", publicado en  “Cuentos Cortos”, El Tiempo y Editorial Panamericana, 2001. Participó en la antología de minicuento “Ellas cuentan menos” de Ediciones Pluma de Mompox S.A., 2011.
En ensayo: Participó en JALLA 2008 (congreso de lingüística y literatura latinoamericana) en Santiago de Chile, en LILISE 2008 (Congreso de Literatura, Lingüística y Semiología) en Medellín, y en el IV, V y VI Coloquios Internacionales de Literatura y sus Valores de la Universidad de la Sabana, en Bogotá. Realizó conferencias en la Casa Lleras, en: “La Transgresión en el Arte” y “El Viaje del Héroe, un Camino Iniciático”, entre 2006 y  2007. Y en las Jornadas Académicas del Seminario Andrés Bello - Maestría en Literatura y Cultura, en  "MUJERES Y LITERATURA: LA POSICIÓN FEMENIL EN LA NOVELA" del Instituto Caro y Cuervo.
Desde 2009 organiza los Festivales Poéticos de Tenjo, Cundinamarca. Directora Ejecutiva de la Fundación Cultural Germán Arciniegas.
Trabajó como docente en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y en la Universidad de la Sabana, y actualmente, como conferencista invitada en el Diplomado Asia-Pacífico de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia en 2011.
  





Cuerpo pliegue

Mi cuerpo
Pliegues de tela sobre tela
Pliegues de seda sobre seda
Pliegues de luces sobre luces
Pliegues de estrellas sobre estrellas
Y entre pliegue y pliegue un espejo
Y en cada espejo el universo
Ronroneando arropado en sombras
Sombras de lo que no fue
Y sobre las sombras tintineando cortina de metales caen las palabras
Y cada palabra es un cuerpo de pliegue sobre pliegue
Y entre pliegue y pliegue el silencio
Verdadero nombre de la palabra.





Desposeído
despertar
En una calle fría
Lejos de tu sol amable
Con los ojos vacíos





El cerebro
Es una grabadora
Que no sabe borrar

El cerebro es una grabadora
Que no sabe retroceder
El tiempo.





Cucarrón 
El cucarrón flo-
ta en el centro del espi-
ral de sus alas.






Embolia
Me ausculto los ojos
buscándome ángeles al fondo
huelo sus diminutas plumas 
blandiéndose en mi sangre
ebrios cayeron de no sé dónde
ebrios, desconociendo este mundo
ebrios andaban los ángeles 
cuando olvidaron sus sandalias oscuras 
en mis regiones más transparentes.






Haikus

I

La flor de jardín
suspira de nostalgia.
Extraña el bosque.


II

La palabra es
bosque, pozo, paloma
adormecida


III

mira, ahí está Dios
tras las ramas del árbol
pintando el viento.


IV

Pinta un espiral
volando entre sus alas
cucarrón negro.


 V

Piso el jardín:
Se desprende, amarillo 
Un aleteo.





RAGNAROK

Ríos de dientes de espuma
jaguares heridos y serpientes
Aguilas que se derraman
Cóndores de truenos negros
  
La Anaconda 
no quiere ya cargar
las casas de los hombres.
  
Entre los gritos estruendosos del cielo
las nubes nos escupen.
Los titanes nos devoran
nos aplastan
ante el silencio adusto de los astros.
Somos pequeños.
 Todo se perdió
hace siglos
cuando se inventó el miedo.
Nuestas lágrimas no les interesan.
Ni nuestra tristeza.
Nos revuelven en su caldero.
Somos su comida.




CANSANCIO

Hace tiempo que me viene un cansancio
Desde el fondo de los huesos
Desde las constelaciones de átomos
Desde las migajas del alma que circulan por todo el cuerpo
Dónde el cuarzo que me orienta?
Dónde la niña escandalosa que nunca fui?
Allá está el útero, allá lejos
El huevo roto de donde vine
El huevo que ya no es más que un puñado de cenizas
Ese huevo que alguien dejó en el nido
Esa rama donde no hubo un nido
Esa rama desnuda donde yo me hice
Viendo a la humanidad allá lejos
Con sus ruidos y sus llantos que sólo ahora comprendo.
El pichón hambriento que fui todos querían que muriera
Fue ese hombre enorme con ojos de dragón de los que ya no existen
Ese hombre de manos de gorila
Y de sonrisa amplia como el mar
El que decidió que yo fuera su hija.
A nadie se lo dijimos.
Y en ese Chamizal espinoso caminamos él y yo
Jugando al niño que él ya no era
A la niña que yo no podía ser
Sobre las espinas riendo como locos
Riendo la triste vida
Riendo y cantando para olvidar
El hielo en los ojos de mi madre
Y su boca yerma
Y su cara de jardín abandonado
Y su corazón trémulo de pájaro siempre envuelto en el trueno de un cañón
Si mi sangre pudiera iniciar una revolución
Y si yo pudiera hurgar en mi prehistoria y decir
Que pase el siguiente que mi madre se morirá si este
Le besa la mano y le promete
La estrella que fue bautizada en otro corazón.
Sola estoy ahora como siempre
Sola agarrando mi vida con las uñas
Sin permitir nada húmedo y frágil salir de mis ojos
Soy tierra pisada y macerada
Vejez me llamo desde siempre
Porque los primeros ojos que me vieron
Cifraron todo el libro de la vida en un instante
Y el agua que los hacía brillar me bautizó con ese nombre
Y hasta hoy no he podido acabar de comprenderlos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada