domingo, 25 de agosto de 2013

ANDREA LÓPEZ KOSAK [10.370]


Andrea López Kosak 
(1976, Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina)




De: "Le dan hueso", Cinargo Ediciones, 2012)






Las raíces flotan
apretadas
adentro del jarrón de vidrio
¿qué jarrón?
se retuercen poseídas por el mismo
diablo, ¿lo ves?
ahí arriba
una reacción
provocada por la dosis que previene del contagio
flotan adentro apretadas por el mismo jarrón las raíces








Hay una distancia contada en pasos  
corta y pincha lo que infló todo mi aliento  
todo  
el otoño de ronda sin preguntar si está listo  
el ojo animal que me contiene invertida 








Presas de la misma intriga se inmutan  
las vacas  

voy automática por la llanura  
¿no ven que soy yo  
el sacrificio?  

hay un cartel  
con todos esos presagios  
se burlan  

voy hacia fosforescencias  
hacia alambres de púas  
¿del brazo de quién  
para ser ofrecida?  

magra   
y con la sangre en el blanco   
del ojo siniestro me miran 








Pero es así de grave, un niño solo en el recreo. Sueña con saltar.
El arco de fútbol cae sobre él a la altura de la garganta.
Pasan la noticia en la televisión.
El mundo es un lugar muy peligroso. Nos concentramos en contra.
De lo seco.
De lo austero, de lo pobre.
La maleza del monte es descubierta, en la hoja del machete, reflejada.
Soy la protagonista. Estoy a favor. Lucho.
En lo denso. En lo oscuro. Montan el sueño y su desenlace fatal.
Y en la carretera interceptan un camión de ganado. La gente tironea, descuartiza. El
taxista lo recuerda bien.
El hambre, me dice.

Hay que ser salvaje como una flor amarilla.






En el bosque
mientras tanto
juguemos
a qué
jugamos
en el bosque
todavía

juguemos en el bosque
aquel
a que todavía jugamos a que no
está listo

en el bosque mientras está
el que todavía
no
qué bosque, a qué
jugamos







El taxista lo recuerda bien.
Soñaba con el sol triturándome el pellejo, animales con
[cabeza de animal.
Nos rodean.
Miro desde el colectivo.
El pez necesitaba vivir en el muelle y el tipo en el agua.
¿Alguno se atrevió?
No. Porque es un chiste.
Nos inmola la ciudad. Nos anima la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada