sábado, 17 de agosto de 2013

LAURA FOBBIO [10.345]

Fobbio

Laura Fobbio

Córdoba, ARGENTINA 1981 
Investigadora teatral, docente y poeta. Licenciada en Letras Modernas por la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), donde actualmente cursa el Doctorado en Letras. Becaria del CONICET e investigadora del Centro de Investigaciones de la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC).  En 2005, su obra inédita El complejo de Sigmund recibió una mención en el Premio Estímulo Jóvenes Creadores de Córdoba, organizado por la Agencia Córdoba Cultura SE.

Obra Poética

Lenguaje del Corazón, Edición de la autora, Leones, 1991
Juanele. Homenaje. , La Creciente, Córdoba, 2004
El monólogo dramático. Interpelación e interacción. (teatro), Comunicarte, Córdoba, 2009
Quince. Antología de Poetas Mujeres de Córdoba., Tintadenegros, Córdoba, 2010
En el teatro del simeacuerdo. Escenas para niños y acción en Latinoamérica (teatro), Recovecos, Córdoba, 2011
Antología de escritores Leonenses, Marisabel editora, Leones, 2012







la ley primera

(comulgar al hermano)

Amnón viola a Tamar,
la súplica se desgarra como su himen,
el cuerpo desvirgado retiene la maldición con sus manos
y el incesto se vuelve autopenetración:
los sexos son trozos de una misma carne

y en las sábanas de Ana Bolena
también sangran los recuerdos de una infancia en común.







(vengar al hermano matando al hermano)

Como hará con Amnón,
Absalón adoba el cordero antes de sacrificarlo;
el ultraje primero induce al vómito,
después todo se cubre
de las escamas de una sola piel
que se rasga como páginas bíblicas.

Se suicida en el otro,
brota la misma sangre.







(destro(n/z)ar al hermano)

La pasión se confunde con el poder
juegos idénticos, compartidos
trocan en un circo romano,
Eteocles y Polinices o viceversa
un hermano es el león, el otro el gladiador,
un sudor semejante,
respiran a intervalos, se prestan el aire;
cuando el destino baja el pulgar
siempre triunfa el más irascible
o ninguno.

No importa cuál de los dos queda en pie,
ambos mueren.

Set descuartiza a Osiris
y lo desparrama como si organizara un caos
desconociendo que su ka (su doble)
se entregó en lugar de su hermano.








(salvar al hermano)

esa parte de un cuerpo gemelo
que nace en un momento diferente.

Los brazos de Antígona están gastados,
jadean,
arrastran epilépticamente el cadáver de Polinices
pero cavan hasta llegar al Hades
y se recuestan en el mismo útero de tierra.

Los brazos de Isis resisten al caos,
como si juntaran flores en un campo fértil
recogen los pedazos de Osiris;
se sabe igualmente mutilada
y la certeza los resucita a ambos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada