miércoles, 31 de julio de 2013

PITSA GALASI [10.302]


PITSA GALASI 

Nació en Limassol (Chipre) donde reside y trabaja habitualmente. Sus once colecciones poéticas han sido recibidas por la crítica con excepcionales elogios, obteniendo numerosos e importantes premios de Poesía, entre ellos el Premio Nacional de Poesía de Chipre en dos ocasiones (1969 y 1983) y el de la Academia de Atenas en 1999. Los títulos de sus últimos libros son Τα πουλιά του Ευστολίου και ο Έγκλειστος (Los pájaros de Efstolio y Énclistos) y Τα Έψιλον της Ελένης (Las Épsilon de Elena), obra a la que pertenece el poema que aquí se publica. 
Esta colección está inspirada en la figura de Elena Focá, quien después de la invasión turca de la isla, sucedida en 1974, permaneció voluntariamente en la ocupada región de Carpasia para poder seguir enseñando a los niños griegos en circunstancias muy difíciles, siendo la única maestra griega que ha tenido esa zona durante decenios. Algunas de sus obras han sido traducidas al francés, italiano y serbio.


Las ésilon de Atenas

Nuestra alma es hiedra en busca de su árbol.
¿Quién su árbol, quién su hiedra?
Elena entera verde florecía
Raíz antigua y fruto de una tierra.

¿Quién nos lastra con galopes ancestrales
De carenas y espumas de olas?
¿Quién mueve los remos en la sangre
Y quién erige la muerte en las horcas?
¿Quién nuestro retorno vierte en los cuerpos
Para que se nos revuelva la hidra en los huesos?
¿Quién ha ungido pequeñas Ifigenias 
Para que propicien nuestros cantos de guerra?
¿Quién entrena dedos invisibles
Para que hagan resonar en los cuencos de metal
Las tribus de los sueños y todo lo fratricida,
Desgarros, separaciones en Carpasi?
¿Quién nos lastra, hiedra mía, árbol mío?
¿Quién decide quién es hiedra y quién es árbol?
¿Quién nos ha lastrado con desvelos
Con juramentos en los párpados
Aun teniendo por cielo la tierra que cruje?
¿Quién la vida y quién la muerte
Y quién concede alas a las palabras?

Nuestra alma es hiedra en busca de su árbol,
Eso dijiste, Elena, tú, mi árbol,
Cansado el oído como hiedra se apoya
En tu tronco verde y escucho dolor
Su savia mece lo libre en las hojas
Y sólo en los poemas responde Dios.

Traducción del griego:
Eva Latorre Broto 











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada