jueves, 2 de mayo de 2013

WU ZAO [9720] Poeta de China




Wu Zao 

[Renhe, provincia de Zhejiang, China 1799-1862], fue hija y esposa de mercaderes sin tradición literaria alguna en sus familias. No obstante fue escritora, pintora y tocaba el qin, un instrumento de cuerda y aunque escribió un par de óperas, es conocida como una notable poeta ci, cuyos textos están conservados en dos colecciones tituladas Hualian ci y Xiangnan xuebei ci.   Zao prefirió la compañía de mujeres, tras encontrar sus experiencias heterosexuales desagradables. También es común decir que en su madurez se hizo sacerdotisa taoísta. Durante su tiempo sus canciones fueron muy divulgadas. Sus poemas tratan con una amplia variedad de tópicos. Esta versatilidad, una suerte de estilo casual con un tono muy personal, ha contribuido a su popularidad. Kenneth Rexroth[1], que la tradujo al inglés, la considera tan primordial como Safo y muy superior a muchas de sus contemporáneas. Según el poeta norteamericano Wu Tsao es una de las cardinales poetas chinas de todos los tiempos, junto a Li Ch´ing-chao, Chu Shu-chên y Ne-lan Hsin-tê, y una de las más valiosas poetas tz'u de la dinastía Ching o Manchú.

Respecto de la homosexualidad femenina, en China, de acuerdo con investigaciones de los últimos tiempos, hubo una cierta tolerancia con ese tipo de relaciones humanas. John Boswell[2] sostiene, por ejemplo, que de acuerdo a las opiniones de un prefecto de Taishan de nombre Ying Shao, en la antigüedad el acto que relacionaba a dos mujeres como si fuesen marido y mujer era conocido como dui shi y que para Fang Fu Ruan[3], la palabra mojinzi, que significa más o menos “espejos que se frotan” se usaba para referirse a los actos sexuales lésbicos. Según otros relatos en la corte imperial se realizaban casamientos entre lesbianas y hasta bien entrado el siglo XX existió una suerte de clubes llamados Asociaciones de la Orquídea Dorada donde muchas mujeres vivían en parejas. Hay quienes sostienen que algunas lesbianas casaban con hombres pero ejercían el sexo con sus parejas femeninas, e incluso podían adoptar niñas y otorgarles sus herencias.



Para Chi´ng Lin

En tu cuerpo repican los abalorios
de tu cinturón de jade y coral
como si una compañía viniese
del verde paraíso celestial.
Una sola sonrisa tuya
y enmudezco, olvido las palabras.
Mientras recogías flores y te inclinabas
sobre los bambúes tu traje se hizo
mas verde que el valle abandonado.
Te imagino jovencita y sola,
alimentando secretos pensamientos.
Tú brillas más que una lámpara
en un abismo de sombras.
Mientras libamos vino caliente
y recitamos, una a otra, poemas
cantas El que recuerda el sur del rio
cuyos versos rompen mi corazón.
Luego nos pintamos hermosas cejas.
Quiero que seas mía.
Tu cuerpo de jade
y tu corazón son primavera.
Enorme bruma cubre los Cinco Lagos.
Amada mía, deja que compre un bote
y te lleve lejos de este dia y esta noche.



He cerrado las dobles puertas

¿En qué esquina de los cielos estará ella?
Detrás de las rojas paredes
una flauta silba como una suave brisa.
Los sedosos sauces danzan
entre el detenido resplandor del ocaso.
Descansando, los cuervos ignoran mi melancolía.
Otra vez abandono lentamente el lecho
luego de haber encendido un varita de incienso.
Desciendo la hermosa escalera
mientras lamento los años perdidos.
Enferma, temo al frio, temo al calor
mientras los bellos días pasan.
De repente es la Fiesta de los muertos de otoño.
Perturbada por el cambio del tiempo
pierdo el camino de la luz
que nos llevaría lejos.
¿Quién removió las cuerdas de mi salterio?
Caigo en cuenta que de las veinticinco
veintiuna ya se han ido.




Una lluvia amarga en mi jardín

Una lluvia amarga cae en mi jardín
en este otoño que termina.
Apenas tengo vagos sentimientos poéticos
que no logro juntar.
Desparecen entre las oscuras nubes
y las hojas rojizas.
Después de la amarilla caída del día
la fría luna se despierta
entre la niebla melancólica.
No bajaré las persianas de moteado bambú
de su gancho de plata.
Esta noche mi sueño seguirá al viento,
soportando el frío,
hacia la torre de jade de tu divino cuerpo.


Las versiones que publicamos, directas del chino, fueron realizadas por Qu Ling y Harold Alvarado Tenorio con la colaboración de Fabio Barrera.


[1] Women Poets of China, translated and edited by Kenneth Rexroth and Ling Chung, 1982.

[2] Cristianismo, tolerancia social y homosexualidad. Los gais en Europa Occidental desde el comienzo de la era cristiana hasta el siglo XIV, 1992.

[3] Sex in China: Studies in Sexology Chinese Culture, 1991.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada