miércoles, 15 de mayo de 2013

INGRID FICHTNER [9828]


Ingrid Fichtner

Ingrid Fichtner nació en Judenburg, Austria en 1954, estudió el idioma Inglés en la Universidad de Viena (Master of Arts), vivió en Nueva Jersey, EE.UU., durante siete años y ha estado viviendo en Zurich, ahora vive en Suiza, desde 1985. 
Ha publicado en Suiza, Austria, Alemania, y en revistas literarias de Estados Unidos y en antologías alemanas, suizas, austriacas desde 1993. 

Sus libros de poesía:

Lichte Landschaft, Zürich 2012; Luftblaumesser, Frauenfeld 2004; Das Wahnsinnige am Binden Schuhe, Frauenfeld 2000; Farbtreiben, Hamburg 1999 a. o. won her several awards and scholarships by the City of Zurich and by Pro Helvetia.






El poema: Un modelo de realidad, un modelo de posibilidad

Hay voces, hay lenguaje. Hay canciones de cuna, hay canciones infantiles.
Hay canciones. Hay cantos. Hay oraciones. Hay encantamientos, hay 
invocaciones, conjuros.
Hay cuentos de hadas, hay leyendas.
Hay mitos o mitologías, en cada cultura de la Tierra.
Crecemos hacia un mundo imaginario sólo mientras crecemos hacia el mundo real.
Crecemos en la poesía tan naturalmente como crecemos en el lenguaje.

Las mitologías son una mirada hacia atrás, tratando de explicar la creación u origen del mundo, el origen y forma del universo, que representa el temor del hombre sobre el universo, y, por otro lado, tratando de establecer o validar un determinado orden social o ciertos modelos de comportamiento, o tratando de explicar o establecer ciertos rituales o formas de comportamiento.
Existe esta necesidad o deseo, inherente al hombre, de trascenderse a sí mismo y al mundo real, tanto cuando mira atrás como cuando mira al futuro. ¿Podría o debería uno ver la utopía como enraizada en el mito? Al plantear esta cuestión, pienso menos en las famosas utopías concernientes a un estado ideal o sociedad (o ideología) que, en general, en esta capacidad del hombre para prever, proyectar, conceptualizar, crear (obras de arte). Hay este sentido de posibilidad, inherente en el hombre. Tal vez este hombre de sabiduría poética está dotado de raíces en el sueño. Mientras soñamos experimentamos un mundo aparte del mundo, un mundo real aparte del mundo real. Un sueño es algo muy real y sin embargo intangible. Un poema es algo muy real, y sin embargo hay algo intangible en él, algo que va más allá de la realidad, constituyendo la realidad propia del poema. Refiriéndome al poema, estoy volviendo al lenguaje, la materia de los mitos, las utopías, y los poemas de los que están hechos.

Mitos o mitologías se han transmitido oralmente. Luego, se escribieron también, se convirtieron en parte de la literatura. Habiendo nacido en Europa Central, estoy familiarizada sobre todo con las mitologías griegas, romanas y germánicas. Parece muy natural para mí que en primer lugar esté pensando en Homero, en sus poemas épicos La Ilíada y La Odisea. Y (¿por supuesto?) El lector se encontrará con dioses o diosas o semi-dioses o semi-diosas, o incluso ángeles, una y otra vez, en uno u otro de mis poemas, simplemente porque son parte de mi mundo al igual que la naturaleza. La naturaleza juega un papel importante en muchas mitologías. Me siento muy atraída, incrustada, parte de la naturaleza. Así, la naturaleza juega un papel importante en mis poemas. Tal vez algunos lectores podrían ver esto como escapista, ignorante, no tener en cuenta la realidad. No considero que nuestra actividad onírica, no me juzguen soñando con una actividad escapista, es algo que venga naturalmente a nosotros. No estimen escribir un poema o un poema en sí como algo escapista, es algo muy natural para algunos de nosotros (y, por supuesto, es siempre un trabajo duro, también). Y yo estimo los árboles y arbustos, las plantas y flores que veo, o los pájaros que escucho cantar tan reales y evidentes como el bullicio y ajetreo citadino. Hay una gran cantidad de poemas que tratan o describen claramente la vida cotidiana, las circunstancias en las que vivimos, a veces cuestionándolas al tiempo. Pero, ¿por qué no tener al poema para explorar allí también? ¿Por qué no al menos tratar de cambiar o ampliar la percepción, para traer de vuelta a la mente que "hay más cosas en el cielo y en la tierra que las soñadas en tu filosofía? ..."

Dudo mucho al declarar las intenciones en la escritura de un poema. Para mí, empezar a escribir un poema tiene mucho que ver con la búsqueda, con el intento de descubrir las posibilidades que puedo encontrar en el lenguaje. Y, escribir un poema tiene mucho que ver con recordar y con anticipar. Por supuesto, empiezo con lo que ya existe, a mi alrededor, el mundo en el que vivo, las experiencias que he tenido, algo que he visto, oído o leído. Y, desde luego, comienzo con palabras, con lenguaje. Tengo curiosidad por ver en qué dirección me llevará la lengua. En cierto modo, la escritura para mí es un diálogo con la lengua. Y su sonido y ritmo, los aspectos musicales del lenguaje, son muy importantes para mí, influyen en la elección de mis palabras. Los materiales característicos de las palabras son tan importantes como su sentido, en algunos casos incluso más. Tal vez esta es una manera de llamar la atención sobre el hecho de que el lenguaje poético debe ser visto como un material o sustancia, y no sólo como un medio de comunicación tal como sucede en el uso diario. John Ashbery vez llamó a las "Estrofas de Meditación" de Gertrude Stein, un himno a la posibilidad, significando, para mí, un himno a las posibilidades del lenguaje.

¿Tal vez la escritura de poemas puede verse como un experimento, por lo menos en un principio, que implica una forma de pensar dirigida o que se dirige a algo que podríamos llamarutópico? Un experimento, preferiblemente deja algo abierto, teniendo un carácter fragmentario, haciendo alusión a algo que no se ha completado todavía, así, está siendo orientado hacia el futuro.

Tal vez se podría ver la poesía contemporánea, el poema, aquí y ahora, como un vínculo entre el mito y la utopía. Tal vez incluso preferiría llamarlo una bisagra, ya que veo una bisagra como algo que se puede mantener en movimiento todo el tiempo, más versátil que una simple vínculo, y sin embargo, conecta el pasado con el futuro, o teniendo a ambos encajados en el presente...

El poema: un modelo de percepción, un modelo de realidad, un modelo de pensamiento, de posibilidad; una ventana al pasado, el presente y el futuro.

Traducción de León Blanco
http://www.festivaldepoesiademedellin.org/






Notes, relating to time,

or colours, and rain, maybe,
whatever it will be, a story
about lions or fish, flying
on and around a chess table,
fracas – and at sea, the sails
bearing, or is it just some flickering
of light, some necessary angel,
dissolving in silver, or in gold,
a relation of light, a word
like lavishness or heat
prescribed, some scribbling and,
circumscribing the waves, knowledge,
and that after the rain there will be air







The lesser white

... capitulum, inflorescence, the sun irrupting
suddenly, and yet real, a sentence, casually dropped
engraved, the grass was still wet. And again 
the handful of water; like daylight, intricately woven
the rocks, an efflorescence of rose daphne laureola;
the semi-desert, signature, notch or groove, the material 
words, or initials dissolving in silver or in gold, the tongues 
of angels and yet real. That’s what it could be, 
essentially, head voice or of a bird, and why 
that lighter sky







... the fairy tale to walk into, the edge

of a word, gilded, the roots intertwined, the maze 
luminescent, the painting of a saint, behind glass; and
that the story goes on; and what there is
curling, and beneath the heel there’s ice crushed maybe
frozen seaweed, or some flickering light, from within and
outside at the same time a word, dropped casually
on the whole, sheer dazzling lustre
and beyond, the sea, flaring






El mínimo blanco

... inteligencia, inflorescencia y sol, de repente
y sin embargo verdadero, una frase, expresada
impresa, la hierba estaba húmeda aún. Y de nuevo 
la mano llena de agua, como luz del día, en fina hilada
las rocas, rosa floración, daphne laureola: el semidesierto
firma, surco o muesca, el material de la palabra, las iniciales
desaparecen en plata o en oro, las lenguas de 
ángeles y sin embargo es real. Eso podría ser en el fondo,
falsete de cabeza, o la de un pájaro y por qué 
está el cielo más claro ahora






A voz en cuello expuesta a los elementos
el salvaje atraer y llamar.
Más tarde las alas de nuevo bien extendidas.
En cortos intervalos o en absoluto.
Allí delante. O
donde leones se echan, frente al aire de la tarde, contra
el verano, sobre raras hojas: blanco
que cae






... El cuento acontecido, la cuchilla
de una palabra, dorada, el raigambre un
laberinto, alumbrando, la imagen de un santo, detrás de cristal;
y que la historia sigue adelante, y lo que ahí se
encrespa y bajo el tacón astilla hielo, tal vez 
algas heladas, o un temblor de luz, de dentro
y fuera a la vez una palabra, casualmente y 
sobre el todo, puro iluminar
y detrás la mar, flameante

Traducciones de José Luis Reina Palazón
http://www.festivaldepoesiademedellin.org/








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada