lunes, 4 de marzo de 2013

WILLIAM CLIFF [9343]




WILLIAM CLIFF
William Cliff (seudónimo de André Imberechts), nacido en Gembloux (Bélgica) el 27 de diciembre de 1940, es uno de los poetas belgas más destacados de la actualidad. Cursó estudios de Filología Hispánica en la Universidad de Lovaina. Su memoria de licenciatura versó sobre el poeta catalán Gabriel Ferrater, cuya obra, que Cliff traducirá luego al francés, tendrá una influencia decisiva en la del poeta belga. En 1973 envía sus primeros poemas a Raymond Queneau, que manifiesta su interés publicándolos en una antología ese mismo año. Gran viajero, William Cliff ha recorrido buena parte de España y el resto de la Europa occidental, Egipto, la India, América del Norte y del Sur. De estos viajes ha dado cuenta en su amplia obra poética, que se caracteriza además por el uso de formas fijas (aprendidas sobre todo en la tradición de la poesía medieval francesa) y un peculiar autobiografismo en el que se interroga por el otro, por su presencia o su ausencia. Además de El pan cotidiano , en la obra poética de Cliff destacan los siguientes títulos: Homo sum (1973), Écrasez-le (1976), America (1973), Conrad Detrez (1990), Autobiographie (1993), Journal d’un Innocent (1996), Immense Existence (2007) y Épopées (2008). William Cliff ha escrito también novelas: La Sainte Famille (2001), Le Passager (2003), La Dodge (2004) y L’Adolescent (2005). Reside actualmente entre Bruselas y Gembloux









TRES POEMAS DE EL PAN COTIDIANO



la vigueur l'âpreté le resserré
le sens exact des mots disant les choses
dans la crudité du matin dans l'é-
trave du jour fendant l'aurore rose
le corps vidé de ce qui l'indispose
le mal de tête d'avoir mal dormi
la vue de la rue où quelque fourmi
humaine continue sa course sotte
dans l'attention du vers toujours remis
sous l'oeil méchant d'un puissant microscope


             Marché au Charbon,
                  12 avril 2003



el vigor la aspereza lo apretado
el exacto sentido de los términos
que en la cruda mañana declaran cada cosa
en la roda del día que desgaja la aurora
el cuerpo vaciado de lo que le indispone
el dolor de cabeza de haber dormido mal
la visión de la calle en la que una hormiga
humana continúa su tonto recorrido
en la atención del verso siempre puesto
bajo el ojo malvado de un fuerte microscopio



              Marché au Charbon,
                    12 abril 2003



ce matin en me levant je n’avais
aucune envie de faire quelque chose
pas même de ramasser un navet
même l’idée de manger m’indispose
je vois quelqu’un qui passe mais je n’ose
frapper au carreau car en ce bas monde
cela ne se fait pas il est immonde
d’interpeller quelqu’un sur le trottoir
même si la beauté qui tant abonde
nous fait croire à je ne sais quel espoir


                 lundi 10 novembre 2003, à Sart-Risbart
                  où un jeune passe en promenant son chien



después de levantarme hoy no tenía
ningunas ganas de hacer nada
ni tan siquiera recoger un nabo
la idea incluso de comer me turba
veo a alguien que pasa pero no oso
golpear en el cristal pues en esta bajeza
de mundo eso no se hace y es inmundo
interpelar a alguien en la acera
hasta si su belleza generosa
nos hace que creamos en no sé qué esperanza



                              lunes 10 noviembre 2003, en Sart-Risbart,
                              donde un joven pasa paseando a su perro



dans la saison que l’on dit « de l’arrière »
je suis parti à la tombée du jour
pour ramasser quelques pommes de terre
abandonnées là-bas sur les labours
le soleil enflambait de couleur rouge
tout le ciel en s’enfonçant dans les champs
les tubercules pesaient lourdement
dans le sac où je les avais jetés
et en marchant j’avais l’air d’un manant
qui emporte un trésor qu’il a volé



Gembloux, 10 novembre 2003,
rentrant de ma promenade à Penteville




en la estación llamada el “otoño tardío”
salí hacia la caída de la tarde
a recoger unas patatas
allí abandonadas en tierras de labranza
quemaba el sol con un color rojizo
el cielo todo hundiéndose en los campos
muchísimo pesaban los tubérculos
en el saco en que habían sido lanzados
y andando parecía yo un villano
que se lleva un tesoro que ha robado


                                                                                   Gembloux, 10 noviembre 2003,
volviendo de mi paseo a Penteville



                                                                                  [Traducción de Rafael-José Díaz]






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada