viernes, 15 de marzo de 2013

JULIO DANIEL CHAPARRO [9.453]


JULIO DANIEL CHAPARRO

Julio Daniel Chaparro Poeta y periodista nacido en Sogamoso en 1962 y asesinado, a sus 29 años, en la Calle de la Reina de Segovia, Antioquia, la noche del 24 de abril de 1991, en ejercicio de su oficio. Trabajaba en ese momento para el periódico El Espectador. Realizó estudios de lingüística y literatura en la Universidad de la Sabana. Fue fundador de la revista Oriente en Villavicencio y miembro del Fondo Editorial Entreletras. Éste joven vital, entusiasta, alegre y solidario, dejó escrito los libros de poemas: Y éramos como soles (1986), País para mis ojos (1987) y Árbol ávido (1991). Sus amigos publicaron un volumen póstumo de sus crónicas periodísticas con el título de Papaíto país (1992). El narrador y periodista Jaime Fernández dijo: “La obra de Julio Daniel Chaparro nos permite ver un trabajo fresco, eternamente nuevo; una propuesta experimental con indudables aciertos, una voz poética que comienza en la imagen y termina en el rincón sin límites de un sueño”.


Agradecemos a Eugenia Sánchez Nieto por permitirnos publicar esta selección de poemas de Julio Daniel Chaparro (Sogamoso, 1962 – 1991). Su intensa voz poética perdura en medio de estas piedras que estallan a diario.

“El pasado, 24 de Abril de 2016 se cumplieron 25 años de la triste desaparición de nuestro amigo-poeta Julio Daniel Chaparro. Su muerte continua en la impunidad, su asesinato es un crimen de lesa humanidad, 25 años después seguimos exigiendo justicia. Queremos recordarlo con algunos de sus poemas.”

http://eugeniasancheznieto.blogspot.com.co



De Árbol Ávido (Fondo Editorial Entreletras, 1991)


NOCHE LARGA

larga noche sobre pasos presurosos
de súbita voz en las esquinas:
como el sol ya no dibuja sombras, acecha el miedo
reflejado hasta en las manos que se atreven al minuto descansando.

muchacho recostado contra el árbol, la hierba saliendo de su boca:
el miedo silba ajadas melodías que en la tarde
precipitan llantos y dagas amarillas en el bar
donde espejea el odio desatado de un amante.

repentina granizada, el miedo sobrevuela techos
desplomando niños que estaban dirigidos para estrellas
para galaxias vecinas donde el vidrio ya no duele
donde nadie lame huesos.



HOJAS SOBRE LOS ÁRBOLES DEL PARQUE

como el incesante agite de las hojas
por las que se oye respirar el viento
entre el cañaduzal

como la luz que sigue
el afán de la vida, el privilegio mío

llovizna que riza la tierra blandamente
impulso que emprende el ave para medir el cielo

inquieta certidumbre,
así desea ser mi poesía.



BIBLIOTECA

1.

tocado por un álamo,
por su inexpugnable corazón donde gorjean las aves,
el sol delata en el brillo de mis ojos
un lento paso de gaviotas que descubren la muerte
en este punto de la noche
donde sólo escucho el goteo de una lágrima

la lluvia, su cascar de nubes, la bruma pesarosa:
tal el alimento en esta alta hora.


2.

sin ánimo para salir de viaje,
para una búsqueda que conozco inútil,
me queda la opción de la memoria,
el retorno sigiloso de aquellos que dejaron sus siluetas
redondeadas en una palidez que ya no existe.


3.

alta noche en mi refugio, lienzos grises tirados por ahí,
libros que supieron de la sangre regada del papiro

y el poema como un golpe
como una dulce herida.





De Y eramos como soles (Fondo Editorial Entreletras, 1986)


SI UNA NOCHE CUALQUIERA ME ENCUENTRAN 
MUERTO EN UNA CALLE

si una noche cualquiera me encuentran muerto en una calle
y ven mi boca repleta de insectos rabiosos
trabajando en mi lengua,
no me sufran:
habrá sucedido que caí antes de escuchar el balbuceo de mi hijo 
hecho una lluvia de madres desnudas sobre mi corazón
con sus manos alzadas como nubes.

piensen en mí y recuérdenme cantando
o recuerden mis pasos detenidos junto a un piano
cuando hablaba de mi madre
bella y triste como un árbol
como una huella de pájaros.

si sienten mi hedor una mañana
y deben evitarlo huyendo de mi carne
con las manos acariciando el rincón de sus caras,
sepan que lo entiendo
e imagínenme en los días felices de mi cuerpo sólo playa
y no sientan mi podredumbre como aviso de los dioses
y no vean en el pétalo fucsia de mi sangre
la reinvención de un cielo de gaviotas o del llanto.

amigos, mis amigos
si me ven muerto a la entrada de una calle
seguramente vestido de azul hasta en las uñas
y sonriendo acaso revestido de cenizas como un ángel,
piensen que he vivido, recuerden la joven figura ebria de los patios
mis 23 años que levanté danzando
mi público sueño de eco de agua que se pierde
y no me lloren, no me giman siquiera:
pienso que detendrán el sol que tendré entonces
en mitad del pecho
persistiendo tercamente en la última calle de esa tarde sobre la tierra.



POEMA PARA QUE NOS AMEN

Para Yuyin, por la verdad


1

Y sí.
aquí la vida no es
el único verso interminable:
la gente saluda con ojos sin pestañas entre el polvo
y su ángelus es un pájaro puro
ensangrentado en la mañana.
este país una caravana de enfermos
un mundo de huesos de disparos furibundos
reino de pechos.
no hay muchachos:
la juventud es un recuerdo
una dura nostalgia que se evita.
delicadamente nos han ido trabajando
la vejez y las arrugas
la sombra violácea de los ojos:
nos han ido trabajando la estatura este silencio
nuestro puesto en el jardín de abril que no es el cielo.
ah, mi país
hueco de rosas negras putrefactas
pantano de dioses adorables y de espinas.


2

y sí.
por él estamos siendo
una limpia generación adolorida
una generación que posee sólo el pasado que sabemos
y este país asesinado:
este –mi- país:
perros jaurías contra niños homicidas
este: próceres lejanos.


3

y sí mi amiga aquí mi amiga:
nadie.




PÁGINA PARA MIA“ El poeta es un hombre que está siempre,

y por todas las cosas, a punto de llorar”
Federico García Lorca


1

dicen que me amo mucho porque escribo,
porque no oculto mi risa en un vapor de muslos
o en los murmullos de una fiesta, entre mujeres:
más yo ando por las calles con mi rostro abierto como un soplo
como el lejano labio del viento
tal un beso de noche de mar.

dicen que me quiero porque hablo,
porque digo que vivo el astro que me vive
así como el hijo que se hace piel de seda y pudre
el centro profundo de mi vientre.

dicen que acaricio, dicen que adoro
mi rostro que brilla extrañamente en un espejo,
que soy sólo que susurra y sonríe una mañana,
el que camina para atrás
lamiendo su plateada piel de roble puro.

y que me amo por mis versos,
por las palabras que escupo al ver los moribundos que musito,
los niños, esos duendes oscuros, apedreados,
los padres machucando ojos,
y las lágrimas y el susto y el frio de sus manos.


2

dicen eso de mí, me lo han gritado
y temo que me odien si camino como un príncipe
con un cetro de bronce, con soleado paso de caballos.
no es cierto, no soy tan alto como una ave, no soy bello
ni siquiera azul como he querido, ni siquiera extraño;
soy solo uno, un pobre hombre que defeca también en un recinto,
que se teme, que sobrevive como todos,
que observa su mundo desgraciadamente y luego inventa.

un perro acaso, una hiena, un muchacho que desea abrazar,
que ama al otro que se oculta en la caverna
en el riesgo de su casa:
un hombre joven que ríe, entiende,
que maravillado se inclina
y construye una piedra.




POEMA SOBRE UNA PALABRA

te hablarán de mí seguramente
de la copa que no dejo de beber
de mi tristeza.
te dirán
de los que desvelaron
de los que asaltan y retornan mar y huella
por mis venas.
pero es simple hijo, es esto
nosotros:
la mariposa que aletea y no cesa de cantar
entre las llamas.
lo que tú serás, lo que ya eres
una esperanza así
una esperanza…
epigrama para mi amor.
te miro
y de tanto verte aleteando mariposas
entiendo que me inventas.
las montañas sólo son
un feliz beso que siempre besa el viento.

Poemas inéditos tomados de http://jaimefernandezmolano.blogspot.com/





CADÁVER

“Tengo el atrevimiento de morirme”.
(A mi jardín)
Emily Dickinson.


1.

ya nada les asombra ni la rabia
ni la mano que de súbito retira la profunda rosa de una boca


2.

ni siquiera la altura del arroz
ni el grito de la hierba que florece
o el niño que delira porque halló la vida en una grieta.
la lluvia es natural mas la soportan
y por ella apagan el crujir de los cabellos
y no fingen se detienen y no lloran


3.

están así estragados duros negros
ellos no cantan no susurran son como robles
y hasta una espiga los derrota


4.

pero aunque nada les asombre
quisiera soñar lo exacto de sus sueños
resumir todo su hedor, lo oscuro de su herida
cantar así, morir cantando
soltarme la corteza contra un árbol.




MI PADRE EN SUEÑOS

me quedará su sol
su permanente caminar en las vigilias,
su tambaleo.
mi padre duerme ahora
y es bello como un niño
soportando la carga de sus sueños
bajo los pomarrosos.
desde mi orilla yo lo alcanzo a ver
restregando contra su pecho los retratos,
y recuerdo que un día deambulamos inocentes
reconociendo el país de sus deseos
donde vivirán, decía, sólo los felices.
yo lloré contra su pierna entonces
y oculté mi miedo entre sus manos.

pero por él fue mi juramento
la decisión de mi alborozado paso.
lo admiro ahora, mi padre
detenido en otra esquina
bajo una nube que como la muerte
permanece.
me sé su anhelo:
me dejará su soleada maravilla
el sabor de sus alcoholes, sus lamentos.
mi padre sumergido en sueños.
la tarde enturbiada de repente.
la lluvia en gris anunciando su próximo abandono.
pero él no será ya nunca como el aire
no podrá huir de entre mis dedos
no saldrá de la geografía de mi cuerpo,
de este poema.

el viento me golpea bruscamente.
anochece.
mi padre sigue en mí, invicto,
sigue sonriendo…

Julio 6 de 1987






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada