jueves, 20 de diciembre de 2012

SHIRLEY CAMPBELL [8888]




SHIRLEY CAMPBELL 
Costarricense, y descendiente de Jamaicanos por tercera generación, Shirley Campbell estudio Drama, Literatura y creación literaria en el Conservatorio de Castella. Ha trabajado activamente en programas culturales y sociales: como profesora del Conservatorio de Castella, organizando talleres de creación literaria, (Costa Rica, El Salvador, Honduras) y dirigiendo programas culturales.
Es Antropóloga graduada de la Universidad de Costa Rica. Tomó cursos de posgrado en Feminismo Africano en La Universidad de Zimbabue en Harare y obtuvo una maestría en Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Universidad Católica de Santa María Fundación Cultural y de Estudios Sociales (CIES). Castellón (España), Arequipa (Perú) 2004.
Campbell Barr cuenta con cuatro colecciones de poesía. Su más reciente poemario es una colección compartida con la poeta afrocostarricense Delia McDonald, “Palabras indelebles de poetas negras”. Publicado a principios del 2011 en conmemoración del año internacional de los Afrodescendientes. Campbell tiene publicados decenas de poesías y artículos en revistas, antologías y periódicos en diversos países. Sus trabajos han sido traducidos al Inglés, al Francés y al Portugués.
Activista del movimiento afrodescendiente en América Latina, viene participando en conferencias, talleres, lecturas de poesía difundiendo su trabajo así como contribuyendo en los procesos de movilización y concientización de las comunidades afrodescendientes
Su educación, trabajo, viajes y el contacto con una gran diversidad de grupos étnicos, encuentran su expresión en la obra de Shirley Campbell. En su trabajo, revela una gran preocupación por los niños, gran interés por asuntos de género y un gran orgullo por la cultura negra y su historia. Tiene tres colecciones de poesía publicadas, en donde a través de sensuales imágenes y un lenguaje conciso, esta poeta aborda temas relacionados con el nacimiento, la muerte, las migraciones, la religión y la familia entre otros.
De acuerdo a Dorothy Mosby, investigadora de la Universidad de Mount Holyoke in Boston Massachusetts, Shirley Campbell, es la más reconocida de los poetas de la generación posterior a 1948. Su trabajo expresa " Identidad negra y nacionalidad Costarricense expresando los puntos de discordia entre estas dos posiciones culturales " (168). Su poesía incorpora contenidos altamente autobiográficos manifestando una gran preocupación por los niños y las niñas, la familia, además de un gran interés por los temas de género y de las mujeres negras y un gran orgullo por las culturas de raíz africana y su historia. Su poesía revela una fuerza extraordinaria en donde a través de sensuales imágenes y un lenguaje conciso, esta poeta aborda temas relacionados con el nacimiento, la muerte, las migraciones y la religión entre otros.

Por su parte la Dra. Consuelo Meza Márquez, en su estudio “La Diáspora Afrocaribeña en Centroamérica: Identidad y Literatura de Mujeres” afirma que que “la poesía de Campbell, expresa una identidad negra y una nacionalidad costarricense, y expone el conflicto entre ambas posiciones culturales intentando comprender lo que el color de la piel representa en relación con la búsqueda de un lugar en el propio país. En perfecto castellano, continua, su poesía visibiliza el racismo, las desigualdades sociales y las contradicciones en la democracia costarricense. Su obra se escribe desde un cuerpo y una conciencia femenina y propone imágenes de la nación como la mano maternal que guía a los niños para que puedan desarrollar su pleno potencial como ciudadanos de identidad afrocostarricense. La presencia de un linaje de origen matrilineal es fundamental: las imágenes de las abuelas y las madres hacen las veces de la columna vertebral de la familia y de la comunidad, pues son ellas las que construyen en la vida cotidiana, la memoria y el orgullo de su etnia[i]

De acuerdo a la investigadora Costarricense Magda Zavala, “Su poesía guarda las cadencias de los ritmos ancestrales de raíz africana, percibidos desde una estética conversacional. De ese modo, la interacción emotiva que propicia esta tendencia, suaviza la fortaleza, denuncia y carácter reivindicativo de sus temas: afirmación de las raíces étnicas, de la condición de género, denuncia de las relaciones asimétricas, búsqueda de paridad en la pareja, experiencia s de la migración y reclamo por justicia social”.

Su poema Rotundamente Negra, que le da nombre a su primer libro, ha sido objeto de diversos reconocimientos y estudios en América latina y el Caribe y se ha constituido en emblema de muchas organizaciones afrodescendientes y de mujeres en la región.
Luego de la publicación de su primer libro, Campbell ha participado en entrevistas de radio y televisión, conferencias y recitales poéticos en su país e internacionalmente. Además, ha asistido como profesora invitada a diferentes Universidades en Los Estados Unidos, Jamaica y El Salvador, incluidas la Universidad de Mount Holyoke, Universidad de Birmingham en Alabama, y la Universidad de Syracuse en Nueva York.
Durante los últimos 20 años Campbell de ha desempeñado como consultora independiente en las áreas de género, VIH/SIDA, Salud Reproductiva y Derechos Humanos. Además de ofrecer recitales periódicamente, ofrece conferencias en temas relacionados con temas de cultura e interculturalidad, mujer negra y poblaciones afrodescendientes en general.
Entre sus publicaciones destacan:

OBRA POÉTICA

Palabras indelebles de poetas negras (Con Delia McDonald). Heredia, Costa Rica. UNA. En el Año Internacional de los Afrodescendientes, 2012.
Desde el Principio fue la Mezcla. Heredia, Costa Rica: IDELA, 2007
Rotundamente Negra. San José, Costa Rica: Ediciones Perro Azul, 2006
Naciendo. San José, Costa Rica: UNED, 1988






Rotundamente Negra

Me niego rotundamente
A negar mi voz,
Mi sangre y mi piel.

Y me niego rotundamente
A dejar de ser yo,
A dejar de sentirme bien
Cuando miro mi rostro en el espejo
Con mi boca
Rotundamente grande,
Y mi nariz
Rotundamente hermosa,
Y mis dientes
Rotundamente blancos,
Y mi piel valientemente negra.

Y me niego categóricamente
A dejar de hablar
Mi lengua, mi acento y mi historia.

Y me niego absolutamente
A ser parte de los que callan,
De los que temen,
De los que lloran.

Porque me acepto
Rotundamente libre,
Rotundamente negra,
Rotundamente hermosa.





Las Amigas del Camino

(Permítanme llorar sin tanto miedo 
en el hombro de la amiga que se queda)

Yo quiero develar esta placa
en honor a las amigas
porque cuando llegué
me estaban esperando y enseguida descubrieron 
la nostalgia en mis ojos
y me armaron un nuevo sol desde su ventana
se asomaron poco a poco ocupándose del silencio
y de los espacios irreconciliables de la travesía. 

Yo hablo de las amigas del camino
las que me armaron la mañana y poco a poco 
me hicieron espacio en su mesa 
para tomar el te de la tarde entre confidencias
hablo de las amigas del camino 
no las de la escuela o las de la Universidad 
no las de la infancia o las del barrio
hablo de las amigas del camino.

Esas que he venido encontrando en cada estación
en que me ha tocado detenerme
esas que amaron a mis hijos
y me prestaron su hombro 
para hacer de nuestra estancia 
una soledad compartida.

Me refiero a las amigas del camino
las que compartieron señales, hijos y jardines
las de la puerta abierta
el café de las tardes 
y la cena de los niños.
Las que en la angustia
me besaron de nuevo en la frente
ayudándome a resolver la existencia de todos los días.

Las que crecieron conmigo
porque fueron las tías 
y las hermanas
y las que me reprendieron como madres 
las que arrullaron a mis hijos como suyos.

Las infinitas amigas del camino
unas que se fueron antes, o con mi partida
pero se quedaron
conmigo
para toda la vida.

Porque yo un día tuve que irme
y me fui otra vez
y una vez más
y ellas tocaron a mi puerta y empacaron mi loza
y se llevaron mis plantas 
para recordarnos como flores vivas en su patio…en su historia.

Y nos fuimos otra vez
y no pude regresar porque estaba lejos
entonces ellas dejaron la puerta abierta
por si un día
necesitaba una amiga en el camino

…y me fui
pero mis hijos las traen a la mesa
a veces… cuando rezamos
y recuerdan a sus hijos como hermanos lejanos.

…Y me fui
y al llegar nos recibieron las otras amigas
y tenían la puerta abierta
nos recibieron las del otro camino
…las siguientes

Primero se nace
y se nace mujer
y se tienen manos y se tiene menos
se tienen ojos y se tienen hijos
se tienen besos y se tienen sueños
dije que se nace y se nace mujer
se tiene sexo de mujer
se tienen manos de mujer
se tienen palabras de mujer
se nace mujer.

Luego una crece
y sigue siendo mujer
y aprende a vivir como una mujer
amar como una mujer
cuidar del mundo entero como toda una mujer
soñar los sueños con sueños de mujer.

Y mientras una sigue creciendo
se hace cada vez más mujer
y aprende de libertad
de castillos con reyes
de finales felices
se aprende amar como una mujer.
Y de pronto una descubre
que las manos las tiene vacías.

Y entonces un día
una no quiere ser mas una mujer
porque serlo
no es siempre tan bueno
ni tan dulce
porque serloes a veces amargo y duro
entonces una se subleva
se ve el cuerpo y las manos
se ve el sexo
se descubre toda
como una mujer
entonces niega y reniega
maldice y discute
entonces se subleva y denuncia
y entonces no
no renuncia a ser
solo piensa, decide, habla
y le avisa a todos
que a partir de ahora será
una mujer.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada