martes, 25 de diciembre de 2012

LISA MAYER [8934]




Lisa Mayer nació en 1954 en Nassereith/Tirol/Austria. Desde 1977 vive en Puch, Estado de Salzburgo. Escribe lírica y prosa corta. Ha publicado numerosos textos en revistas literarias. Ganó el Premio de Poesía de Salzburgo en 1998. Las traducciones de los textos son tomadas de su primer libro editado „Auf dem Dächern wird wieder getrommelt“ („En los techos se tamborilea de nuevo“) Haymon Verlag, Innsbruck, 1999.




ANTES DEL VIAJE

quítate el camino de los pies

levántate
toma la esclusa vertical
déjate lavar por el fuego y
despedir, para nunca más volver.

toma por equivocación
la desviación por todos temida

extravíate profundamente

la vocinglería bajo el sombrero
deja libre y alzar el vuelo

salta a la vista
brota el día del campo
las colinas se ponen en camino
obstinados muros
abandonan la casa

en la gran ventana perdida
te reconoces

te llamabas
de cada dirección
con nombre propio




ENTRAMOS EN EL MOMENTO
EN EL INEVITABLE ESTRECHO ÚLTIMO DEL GRANO


MEMENTO  (en latin "recuerda)

el libro sin comienzo

en la delgada capa del día
pasar a lo largo de las líneas
sin baranda

bajo los pasos
se desenreda la cuerda
de lo escrito

en las suelas
arden los colores

la inscripción
en lo blanco del hueso
recuerda
el cuadro cosido
bajo la piel

en el lado interior
de los brazos los pequeños
rostros de niños
en la oreja sus pasos
sobre las escaleras
de continentes ajenos

entre los pechos
el rejuvenecer de las voces
el reptar atrás de los gritos
hacia los cálidos pliegues del sueño





REGALO DE TORNABODA

Un cuadratín blanco
a través del cual las nubes
empujan un puñado de azul,
a los pies de la cama
de los sueños

Tu marfil
está echado entre las sábanas
ligero, una concha
traída y llevada
entre día y noche

La mar se arrolla
en el azul ciruela
donde de noche los nombres
caen y ascienden
balanceando en la red
de tu mirada sutil

Afuera la voz cantante
del tiempo, sobre los tejados
ríen para sus adentros las hojas de álamo

Aguzando el oído duerme la palabra
sobre la lengua, sin
amargura todavía

El corazón en blanco armiño
peina de tu sueño
los cuadros partidos
junta momento a momento
no obstante sueltos, con finas
grietas entre ambos





AHORA

Pregunta a
la sinuosidad
de ese árbol

de donde sacas
que fuese un ave
que volara con la
realidad
en el pico
del cielo
de la tierra
de tí

a la piedra
que a un pie tibio
roza

a lo que en las manos
gotea del azul
de la noche

a la corriente
que hacia detrás de tus
ojos se precipita

a lo que lleva
pregunta



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada