sábado, 8 de diciembre de 2012

HEIDI PATAKI [8727]


Heidi Pataki (Viena, AUSTRIA 1940)
Poeta, ensayista, traductora, periodista, historiadora del arte. Fundadora y actual Presidente de la Unión de Escritores de Graz, Austria. 

Obra: 
Schlagzeilen (Titulares), Gedichte Frankfurt/M., Suhrkamp 1968; Stille Post, edition neue texte, Linz 1978; Kurze Pause (Pausa Corta)Gerhard Jaschke, Wien, herbstpress, 1993; FrÜhlings Wachen und andere Gedichte (Primavera despertando y otros poemas) Warmbronn, Edition Galerie, 1981; Amok und Roma, con prólogo de Julián Schutting, Salzburg, Wien: Otto Müller, 1999; autodafé, Euroeditor, Luxembourg, 1997.Ensayos: Fluchtmodelle. Zur Emanzipation der Frau ( Modelos de fuga. Sobre la emancipación de la mujer) Essays. Wien, Manchen, Jugend &Volk, 1972 y contrapost. Ubre Sprache, Kunst und Eros (contrapost. Sobre lenguaje, arte y eros), Salzburg, Otto Müller, 2001. 







baile de los lumpen

el nuevo vestido de noche sienta de perlas a la ética 
al materialismo el frac le queda un poco justo 
(él ya está un poquito barrigón) 
la moral calza zapatos de tacón de aguja 
quiere arriesgar un par de pasos con el positivismo

el individualismo es un señor entrado en años
pero a él también el suelo de madera
   /se le hace algo áspero
el freudismo se anuda la corbata antes de ponérsela
la sociología arresta con golpes de saliva una media corrida
al neokantismo hoy el pelo no quiere engominársele
el platonismo da otra leída rápida al tomo del ratón mickey 
la psicología se declara impedida:
espera a visitantes de los ee uu 
al behaviorismo le cuesta un mundo abrocharse los gemelos

y las diversas ciencias 
se colocan en fila junto a la pared según su rango 
será una noche de baile divertida 
hasta que espante la mañana







Una aurora alambrada

Página de álbum para elise
tenue tenue piadosa melodía (elise) llevan por toda la tierra
pues al fin y al cabo nada había: calles y senderos (elise)
mucho: sobre los jardines por los aires: y oloroso flota
(elise) el éter: los aires suaves se han despertado: pero
todos tienen el mismo fin (elise) oigo partir las aves migratorias
y soplar vientos ligeros: tú puedes montar (elise) y
conducir: sin nubes (elise) y también tú me avientas de vuelta
un airecillo como si bendiciera: pues lo infame (elise) se
desliza sin ruido averno abajo: bienaventurado el que sea mecido por las nubes: 
cómo (elise)
murmura la ola cómo sopla el viento (elise) a dúo a trío
(elise) pero ay de aquél cuyo corazón el infortunio abrazó: el último paso
lo debes dar tú sola (elise) con voz leve habló el airecillo y
corrió más suave aún: pero mi atardecer respira frío (elise) ya
no hay saber allí (elise) deja su cinta azul: ni poder
que valgan: vuelve a revolotear por los aires: para ello no precisa 
(elise) cinta en la cuna: como si todo el peso: dónde está la
nieve de hace un año (elise) lo llevara uno; viene un aire tibio
azul corriendo (elise) pero allí no había ni té qué tomar







terror

oh tú, corazón / mezcla fácilmente inflamable
sal y búscate un roquedal
dispuesto a latir / expuesto al aire:
no debe quedar roca sobre roca

oh corazón / mi nitroglicerina
con su picor dulzón / no es soluble
en agua / y se incendia al contacto con el aire
la roca olió a chamusquina ante la chispa prematura

oh corazón / aún haces tic tac
y te disuelves en agua muy salada
el aire no salta por los aires / la roca
seguía entera / la explosión fue aplazada






viraje

¡soy demasiado buena para este mundo!
el sol pega. sudo sangre.
¿a quién le importa?
la vida está atiborrada de muebles.

El destino va pisándome los callos.
¡la ampolla escuece!
los gorriones caen muertos del techo
cuando paso de largo.
mi florcita se lamenta en el canto.
las palabras hacen cola.
¡patas arriba!
los felpudos siguieron su camino

¡en buen lío estoy metida!
para hablar largo
es el sentido demasiado corto.
las savias suben y cruje la calefacción.

¡si el cielo decidiera jugarse por mí!
de bozal jamás saldrá una frase.
ese es el nudo del lamento:
corazón de seda, piel de oro.








guardia de primavera

teutones burgueses como albos pañales
silbidos disparos tintineos de collares
¡qué silencio en el bosque!
crujidos secos bajo los zapatos
vainas, escombros & caca de perro
sordas ramas se agitan se quiebran
¡alguna vez bucear al interior del ojo!
de los arbustos cuelgan cuerpos desnudos
entre el matorral a la altura del cinturón
pedazos de fotos en lugar de hojas
negras blancas de cuadrícula ancha
tormenta que hace curvar las vigas
cabezas de mujer con el rimel corrido
nada sino vulvas nalgas tetas
el viento se arremolina en un rincón 
la revista Bild cuelga en las ramas del endrino
pone de vuelta y media a la moral
una vez derretido el silencio invernal
deslizándose sobre negras praderas
cuando junto al blanco tronco del endrino
se dan cita los jóvenes del pueblo &
apuestan a hacerse la paja en el mojado
ocaso de la tarde primaveral 



 Traducción María Elena Blanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada