lunes, 19 de noviembre de 2012

PAK MOG-WOL [8465] Poeta de Corea del Sur




Pak Mog-Wol (1916-1978) fue un escritor coreano. Nació en Gyeongju, Gyeongsang del Norte Provincia, en la actual Corea del Sur . Fue profesor en la Universidad de Hanyang a partir de 1961. Se convirtió en presidente de la Asociación Coreana de Poesía en 1968. De hecho, su nombre de nacimiento es Young Park Jong.






Exploración de la naturaleza y la vida: Pak Mog-Wol

por Alejandro Zenker

Pak Mogwol incorporó a su poesía la cadencia propia del romance coreano para evocar el paisaje natural y expresar el espíritu en él enraizado, continuando así con la tradición lírica coreana de Kim Sowol. Dichos rasgos se vislumbran en sus primeras colecciones, Ciervo verde (1946) y El melocotón montañés (1955). La naturaleza descrita en El melocotón montañés, en particular, es más simbólica que realista. Transcendiendo las limitaciones espaciales, los paisajes naturales encarnan el espíritu coreano, sin afectarles los caprichos de la vida. A través de una condensación poética extrema, Pak Mogwol crea un cúmulo de imágenes de notable belleza y fértiles significados. En sus experimentos prosódicos, se sirve con frecuencia del vacío creado para omitir el sentido y de la falta de un predicado para conseguir un estilo elíptico de poderosas resonancias.




Ciervo verde

Sobre la falda alejada,
Templo de Nube Azul,
Viejo con un techo de tejas,

Cuando se derrite la nieve primaveral
Sobre el Monte de Púrpura Bruma,

A lo largo de las doce encorvaduras de la falda
Los álamos se abren en hojas internas.

En los ojos claros
Del ciervo verde

Gira
Una nube.





En su segunda colección, Orquídea y otros poemas, Pak Mogwol medita sobre la doble tragedia del individuo y la nación; la muerte de su padre en el plano personal y la experiencia de la guerra en el ámbito nacional. En la colección Claridad y opacidad (1964), publicada a mediados de su carrera, Pak presta la atención debida a los detalles aparentemente triviales de la vida humana cotidiana, más que a la naturaleza simbólica. El hogar familiar, central en las descripciones de la vida diaria, representa la unidad fundamental en la existencia social del hombre.






Apetito solitario

Me apetece comer jalea de trigo sarraceno,
Sobre una mesa de ocho lados
En aquella fiesta de pueblo campesino.
Tan tierna como sabrosa,
Tan llana como mansa,
Cuando das la bienvenida al yerno.
Aquella es la comida con que la que sueña el hambre desolada,
Cuando en el crepúsculo de un día primaveral atardecido
Un corazón solitario
Tranquiliza al corazón.
O la comida de un apetito solitario, provocado por
Lágrimas llenas y generosas
De alguien que ha conocido el verdadero sentido de vida.






Este cambio del gran espectáculo natural a los minuciosos detalles de la vida diaria, desharrapada y empobrecida, representa con frecuencia una expansión más que una disminución del mundo poético de Pak Mongwol. Su sincero estudio de la humilde vida diaria, teñido de amor sincero por la vida, reverbera en la belleza y la dignidad existenciales de cada día y capta la esencia de las cosas y el pueblo ordinario a través de un lenguaje tranquilo y limitado.
Los poemas posteriores de Pak Mogwol vuelven a interesarse por el elemento folclórico de la gente común. En su cuarta colección, Hojarascas en la provincia Kyungsang (1968), emplea el dialecto del sureste peninsular, el de su provincia nativa Kyungsang, a modo de raro intento de aprovechar el potencial poético de la musicalidad del dialecto. A través de un medio lingüístico profundamente enraizado en vida del pueblo, Pak explora la complejidad de sus visiones del mundo, creencias y maneras de vivir, codificadas en el lenguaje local nativo. Su colección posterior, Sin ningún orden particular (1976), profundiza en el sentimiento individual por las experiencias de la vida diaria. El poeta se enfrenta a la muerte y al vacío existencial, superándolos gracias a una actitud religiosa trascendental. Pese al éxito de sus poemas más tardíos, Pak Mogwol sigue siendo conocido principalmente por sus primeros poemas sobre la naturaleza y sus obras del período intermedio sobre la vida diaria. Entre estas, sus canciones sobre la vida diaria, teñidas de soledad, pueden considerarse la cumbre de la poesía coreana moderna.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada