martes, 20 de noviembre de 2012

PABLO ANDRÉS ODHE [8488]


PABLO ANDRÉS ODHE
(1970-2012), estuvo exiliado junto a la familia en Barcelona del 76 al 85 en donde hizo la primaria en un colegio anarquista. Estudió ingenieria y letras. Dirigió la revista "Hojas Selectas" y creó el movimiento "Poesía Turkestán" (afiches callejeros), y una pequeña editorial. Publicó tres cuentos y un libro de poesía "Atlante", y tiene algunos libros inéditos. También escribe cuentos y una hija que se llama Clara, de once años y que escribe mucho mejor que él.
PABLO nació en La Plata, ARGENTINA el 10 de agosto de 1970. Nos dejó físicamente el 27 de octubre de 2012. Poeta. Editor.
En poesía escribió, entre otros títulos, “Herejía” (1991-1993), “Atlante” (1992-1997), “Prèvert” (1999-2000), “Panteo” (Libros de la talita dorada / Colección los detectives salvajes, 2009). 


[“La Eva de las tres Muertes” (1998) se publicó por primera vez en edición virtual para POESÍA LA PLATA de José María Pallaoro http://poesialaplata.blogspot.com.es/ = enlace para leer completo]




LA EVA DE LAS TRES MUERTES

PRIMERA EVA
                                   
Eva sola
rodeada por los brazos
por la marea
de esta selva que pesa tanto
como el granizo en la hoja
de la misma noche que se repite siempre
en los árboles sin tiempo
recostados los animales de vuelo y vuelco
la mirada hacia la mañana o camino
y atravesar la vertiente más oscura del cuerpo
de la noche que crece
que descubre a un hombre parecido a la luz
detenida
frente a los escombros de un manzano
rodeado por serpientes

Eva
            bajo tu manto descansan
            miles de insectos muertos





SEGUNDA EVA

concebida muerta
Eva paciente
paciente
frente al miedo
y sobre los cadáveres
montañas
entre las sábanas y el barro
entre la ceguera y la videncia
Eva sonriente
planea la ceremonia
de la sangre fresca
sobre los escombros
y entre las sombras
tu esposo

un lugar vacío
suficiente
para colocar el trono
de la alegre
la recién casada muerte






TERCERA EVA

A Eva Duarte

En la región miserable del mundo
hija de padres infames
y madre de todos los pueblos voraces
nace con la marca del desprecio en la frente
y moribunda
la última Eva
Eva impaciente
Eva triste
no hay perdón para su cuna hambrienta

y no es una simple serpiente
ni la cama altiva de una mujer casada
es el odio en una caja
es el vino azul de una casa pobre
en la que el sonido de un viejo disco de pasta
recuerda con sus puñales
una mesa sin panes y sin padres

Eva huérfana
hundida en la soberbia de su maternidad estéril
madre seca
y alimento
del pueblo que en una tarde de primavera
y hoy
todavía
se levanta para cantarle al mundo
el himno de las palomas muertas







PRONTUARIO

la vio sobre la mesa
era la alianza de su madre
de su abuela
fue su primer robo
el dinero que recibió
poco
suficiente para algunas balas
y para saber que la riqueza es una mentira inofensiva
trabajosa de comprender
desde entonces
todo sería más fácil
porque entender lo del dinero
supone olvidar lo que se ha leído
y que todo es
un gesto
al tiempo dio su palabra de amigo
y mintió
la vez que amó
abandonó altares y largas tardes de tedio de domingo
por supuesto
cuando lo vieron pegarle borracho
al comisario
llevaba encima las sortijas

condenado por todo lo que se ha dicho
y por todo lo que él ha olvidado
fue atrapado una medianoche de domingo
por un ventanal de luz
si es que eso
es posible







PADRE NUESTRO

cuando subió al púlpito
a dar la misa
hizo alusión al despecho
a la promiscuidad
y a la confusión
que reina entre los parroquianos
durante los bailes de feria
habló bien de los pobres
esos que no deben dinero

el de la cuarta fila
no entendió la conexión entre
lo de Adán y Eva
y la originalidad

los dos niños de adelante
se preguntaban
qué quería decir esa palabra
envidia

la mayoría nunca había odiado a nadie

terminó el sermón
sin hacer referencia a la ramera aquella
que complacía sus perversiones de seminarista
todos los domingos a la madrugada
puntualmente dos horas antes
de subir al púlpito

para entregarse
en cuerpo
y alma

a Dios.







GANZÚA

Tener la llave
de todas las cosas que prefiero
la que dibuja los peldaños
que me llevan a la terraza
y trepar
trepar para cerrar todas las puertas
la llave
para abrir la página
y descubrir la palabra manchada

¿Qué es el poema sino una hoja pintada de negro?

Tener el cuerpo pintado de negro
para visitar sin ser visto la habitación
de las mujeres que desconfían
y fumar
fumar tranquilo
mientras ella busca algo debajo de la cama
            ver amanecer
mientras la mujer duerme
ponerse el sombrero
            y cerrar la puerta
sin ser visto
con llave

tener el poema encerrado en la habitación de al lado
y tener la llave
la llave con forma de martillo


de ganzúa
de máscara
de golpe en la nuca
de carta marcada
de humana condición







LA MÁSCARA

Todas las cosas están contenidas
detrás del fondo transparente de los espejos
excepto las máscaras
ellas esconden los innumerables costados del miedo
sacudidas por el frío
por mezquinas intenciones
por una niñez preñada
no hay repetición posible

esto es lo que se piensa
sin más







EL SEÑOR CANSADO

sus padres ya habían hecho lo suficiente en la época 
desde antes
abuelas esclavas
madres sin tiempo
y próceres estibadores
todos trabajaron con la esperanza
de que algún día
uno de sus hijos tuviera derecho al descanso

la matrona dijo que nació dormido
el médico dice que murió dormido

sólo queremos hablar de los Trabajos
de este hombre
que vio amanecer al mundo
que se detuvo en la carretera a descansar
que nunca dijo "lo voy a hacer"
ni se lo propuso
ni estaba dispuesto a ello

"esperar es una tarea que agota" - decía
por eso los hechos lo sorprendían siempre
a la sombra del árbol
o tirado simplemente en algún rincón
en un rincón justamente
vio las casas
y a las mujeres caminando
con los críos a cuestas

en un rincón descubrió que todo estaba hecho
que de nada servía preocuparse
o cantar
o levantarse de ese lugar

un hombre con raíces en las manos
con mirada de vaina verde
sin colmillos
tampoco importa
"llegará el día" decían

y llegó
murió un viernes por suerte
la lápida dice simplemente
18 de junio de 1997.







CONVERSACIÓN

un ojo triste sale de entre los escombros
y se bebe el grito acribillado de los monos
surge un buque en estampida
el vuelo de una paloma en la catedral
distrae nuestra atención
y un ademán del cura párroco
de todo hace silencio







SENTENCIA

porque los hombres mueren
beben los hombres felices sueñan
que beben a una mujer
escondida
tras una enorme melena de cicuta






EL ESPÍA

"Escucho porque tengo poco que decir"
sentado predigo estas palabras
escritas en el dorso de la puerta
cosas como estas pueden ser vistas
en la entrada de cualquier iglesia
o santuario
o miseria
esas cosas pasan
cuando uno se transforma en el silbido de un gato
no hay palabra ni descubrimiento
sólo el revés de la hoja
el torso de la mano
el interior de un guante donde espero
la calle con olor a pólvora
la tarde lavada en el perfil del humo
la palabra mordida
los perros

y el resplandor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada