viernes, 9 de noviembre de 2012

ELIZABETH CALDEIRA BRITO [8323]




ELIZABETH CALDEIRA BRITO 
Elizabeth Abreu Caldeira Brito. Nacida en Goiania - Goiás (Brasil).
Publicó los libros: 
Dimensões do viver, poesias. Goiânia: UBE/GO / Kelps - Edições Consorciadas. 2004; Quatro poetas goianos e um pintor francês, biografias. Goiânia: Kelps, 2004. O avesso das horas & outros, = El reverso de las horas y otros = L'envers des heures & autres, poesias. Goiânia: Editora UCG. 2007. Edição trilingue: port. francês e espanhol - Coleção: Goiânia em prosa e verso. Participa de várias antologias nacionais. Tem poemas traduzidos para o francês e espanhol, publicados em revistas da Europa e da América Latina.



TENTATIVA 
  
Intento juntar pedazos 
de la mitad que perduró, 
voy tanteando la piel 
para matar la nostalgia 
de la nostalgia que quedó. 
  
Vana tentativa. 
La piel percibe 
que en esos brazos 
no están tus manos. 




  
LA POESÍA 

La poesía no sabía 
que era posible sentir 
lo que la conmovía. 

¡Se fue el día! 
Se fue la sábana 
que entera la cubría. 

Se ha hecho verdad. 
Su rastro ahora 
es sólo realidad. 




AFECTO 
  
El universo 
puso en las manos 
todo su afecto. 
Lo recojo. 
  
Así lo preservo. 
Hasta que el mito 
se haga hombre. 

Tan cerca, 
que todo el afecto 
del universo 
tiene ahora su destino. 






PALABRA 
  
Inmersa en la infancia 
traduce el Otro ser. 
El sentido es impuesto: 
significa lo que el Otro 
individuo quiere decir. 
  
Palabra de entonces, 
en la que todavía no se cree: 
transporta lo que hay en si 
en signo de más allá. 
  
congela la realidad, 
refuerza preconceptos. 
Sonido que silencia 
la historia que contiene. 
  
Palabra que liberta 
las semillas del habla. 
Cuando más germina 
tanto más calla. 





POSESIÓN 
  
Quisiera borrar de ti 
la luz y el sol 
que irradiáis, 
para retirar 
las sombras 
que te acompañan. 






AYER 
  
Olvidar un ayer, 
borrar a la vida el día 
que se quedó en la memoria, 
en la vena y en la trayectoria. 
En el entristecer del sol 
al ver la noche invadir su día. 
  
Y el día se termina 
sin el anochecer: 
perdura el dolor, 
la angustia y la soledad, 
compañeras de los ayeres 
y de los mañanas 
            que vendrán. 






NADA

No más fin de semana, 
ni hermoso amanecer. 
No más aguas de marzo, 
estando sola contigo. 

No más puesta de sol, 
ni lluvia sobre los sembrados. 
No más eclipse de luna, 
ni luna sobre el monte. 

No más brisas de la mañana, 
ni leve soplo del viento. 
No más mirar las estrellas, 
ni mejores pensamientos. 

No quiere la mansedumbre del agua, 
ni el silencio de la selva. 
Sólo saciar el hambre 
en la soledad desligada. 





EMPATÍA 

Ven a prenderme: 
retira de los ojos 
las vendas adámicas.

Aleja las máscaras 
que se reflejan en mí. 
Colócate donde estoy. 
Y mira, 
con los ojos 
de mi alma 
todo el universo. 

Aprenderás así, 
de infinitas formas, 
el Yo de mí. 





HAMBRE 
  
Ningún alimento 
sacía el hambre 
del amor ausente. 
El ser se consume. 
Resta un dejo 
de nostalgia. 






DUALIDAD

La poesía
en el asombro de la noche
se rompió.

Hay los que se exponen
en palabras, líneas
y metáforas,
en distancia de las horas.

Hay los que se esconden,
bajo el pulso
que arde/adía
sueño, placer
y fantasía.

Un anochecer
sin fuerza para contenerse,
afín que el otro consiga
sobrevivir.






TÍMIDA OBSESIÓN

Quiero ser
la golosina que te acuna el ánimo,
la miel que te endulza el beso,
la lengua que te hace el habla,
el sonido que encanta el alma.

Quiero ser
la luz que de ti emana,
el viento que te roza y te hiere,
el aire que en ti respira,
el sudor que aflora de tu piel.

Quiero ser
la sábana que te acuna en el sueño,
el sueño que puebla el espíritu,
la imagen que guarda la retina,
el suelo que pisan tus pies.

Quiero ser
el río que te baña el cuerpo,
la paja que te protege del sol,
el agua que bebe tu sed
y la sombra que te sigue siempre.






EL TIEMPO

Procúrase
en las horas lentas,
consumidas
en ilusiones
y esperanza de una única vía.

Procúrase
en los nebulosos días,
el brillo de un mirar
que con el asalto del tiempo
se vistió de bajas
y opacas neblinas.

Procúrase
en el campo invisible
el silente deseo
del instante de sueño
que sólo el tiempo puede enseñar.

Y vislumbrando mañanas
de viajes sin fin,
en horas amargas
e días inválidos,
que el tiempo urde
con singulares figuras.

Y construye para siempre
una infeliz criatura.






SOLA

Dame la mordaza,
se necesitan palabras.
Átame los pasos
descaminando veredas.
Dame la soledad
exponiéndome a la vida.
Átame el gesto
al arrojarme al mar.

Es así que se reside
en un ser singular.


_____________



BIPOLAR

O kamikaze
mergulha
em vôo errático,
no vale da morte.

E fica, enquanto
a sombra do que é
permanece.

E quando a vida
revés retorna,
emerge para
o outro pólo.

Então sorri,
da desgraça de si.

Assim vai vivendo
mar adentro,
procurando o caminho,
o equilíbrio, o centro.





NOSTALGIA

Saudade,
já não cabe em si.
Evola nos poros.
No sombrio olhar
se deixa ficar.

No soluço da alma
plangia ausência.
Não disfarça a efígie:
fantasma de um
que o outro não tem.

Saudade,
camufla alegria,
contagia tristeza,
suprime euforia.

De quem outrora,
por não ser assim
era tão infeliz!







O AVESSO DAS HORAS

Teço o que sou
no vazio dos dias.
Sigo no avesso relógio ao c
                                       o
                                 n
                            t
                        r
                  á
              r
        i
o
.
O tempo tem seu tempo contado,
faz do sonho o inimaginável.
Há quem responde a completude do ser?
Senão às horas, aos dias, ao tempo
e à angústia de viver?

O ser ressurge
do sêmen que à vida jorrou.
E o criador fez a criatura
viver infeliz abismos noturnos.
Sequer importa a vida lá fora,
acorda a morte prematura.







PALAVRA

Imersa à infância
traduz o Outro ser.
O sentido é imposto:
significa o que o Outro
indivíduo quer dizer.

Palavra de então,
que ainda não se crê:
transporta o que é de si
em signo do além,


congela a realidade,
reforça preconceitos.
Som que silencia
a história que contém.

Palavra que liberta
as sementes da fala.
Quando mais germina,
quanto mais se cala.







RETIRANTE

                 A Aidenor Aires

A cidade vazia
metrópole fria,
soluça a ausência
do menino amado.

Debandando a fome,
no sacolejo dos dias,
buscou outro rumo.
Buscou outro estado.

Na cidade aporta.
Medrando em labuta,
em rol de palavras,
é lesto adotado.

E àquela que um dia,
foi berço esquecido,
agora em alforria,
retorna em vitória.

A cidade vazia
especa, aguarda
o retorno de seu
menino de glória.







EXPERIÊNCIA

O canto de um ser plural,
guardará indelével,
os amanhãs que chegam,
à sombra daqueles
estagnados,
no avesso das horas.

Cravada na geografia dos rios
da correnteza do sangue,
nos fios de memória
que guardam o lume
das claras manhãs.
A vida celebra.

E ao inexistir
a cal desses dias,
haverá de estar
para além do fim,
a experiência.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada