lunes, 19 de noviembre de 2012

ALEJO STEIMBERG [8450]




Alejo Steimberg
Alejo Steimberg nació en Buenos Aires en 1974 y es licenciado en Letras por la UBA. Ha publicado poemas en antologías y revistas, la plaquette Clase magistral con el artista gráfico Bruno Rota (Buenos Aires, Arte Plegable, 2004) y el libro p (Bahía Blanca, Voz, 2004). Dos selecciones de sus poemas han sido publicadas en traducción francesa en la revista Le Fram (Lieja) y en el sitio de la Casa de la Poesía de la Ciudad de Namur, Bélgica (http://www.maisondelapoesie.be). Ha difundido su segundo libro en forma de folletín poético en el blog http://moniasmotorito.blogspot.com . Actualmente vive en Bruselas, donde el glamour de ser un poeta extranjero hace que lo inviten a una plétora de manifestaciones culturales.





Tímidas palabras con p en voz baja

Son todos horribles. Todos, menos ella.
Ella es infantil, pero es buena. O infantilbuena, infantil- buena, infantil=buena.
El punto es que los demás son malos, horribles, pésimos, aburridos, tarados, moridos.
O cancheros, sensibles, buenitos de bondad, zarpados para nada, guarda que esto es muy fuerte, y así.
Lamentablemente, en un plazo tan corto, ya llega, irreversible, el final,
y no pudo cumplirse la solemne promesa
hecha por la mitad, en papeles marcados
de eludir la atrayente tentación de los brillos
de alejarse solemne del estólido intento
de tomar a las hojas como sumo testigo.
De evitar por completo los finales orlados
de elegir sin dudar el césped macilento.
Porque el césped
macilento
no
me gusta.





Agenda 

1. Citas
El adentro es un páramo desierto por el que pasa rodando una bola de pasto seco.
Hojas que forman el libro: la primera de la primera, la segunda de la segunda.
La A es una entidad abstracta.

2. Corpus
Formado por fragmentos o textos completos;
sólo veinte novelas toman quinientos.

3. Papeletización
Permite equivocarse.
Universo reducido a un cajón de bichos.
Es muy probable que esos universos
vayan al diccionario,
aún si no son más que errores.

4. Punto de vista 
El enfoque bueno y el enfoque malo
no existen, son una ficción
como Batman, el Cuco, el Vampiro de Dusseldorf,
Romina Freschi, Arturo Carrera, Jorge Luis Borges,
Shakespeare, Coleridge, Cristobal Colón,
Jesucristo, Mahoma y otros más.

5. No sólo creación, sino un registro más alto
Fui segmentando el crea en números de fichas.
Un "crea" segmentado deviene en otra cosa
que no puedo explicar.

6. Resultados
Los fantasmas lexicográficos son los peores.





Clase magistral

[Él puede escribir sólo
lo que nadie haya escrito, y por lo tanto, 
siempre y sólo de él, y usando sólo
lo que nadie le usó: uñas y codos,
manos del de después,
una escofina, tinta de otro color
o tinta roja, espacio en el placard,
están prohibidos.
Ya lo van a escuchar
pedir permiso
pensando en el perdón,
mirando siempre
para el lado de atrás
pensando siempre 
en la gran solución;
lo más difícil
de hacerlo sin pensar.
Y sin embargo
No hay nada que temer:
Tendrán un premio los que digan que no.
Un premio feo, pero nunca de más.
No demasiado.
Como tiene que ser.
¿Y como ha sido?
Queda para después:
me le enseñaron
a no decir que no cuando no toca,
y a ver por la mitad. Todo es más lindo, 
como tiene que ser. "Es más perfecto",
pretenderá decir, "más como era",
pensando en un adiós
más misterioso.
Un adiós que hemos visto 
en otro lado.
En algún lugar viejo
que no puede 
mostrarse de otro modo
sin mostrarse
como debió de ser.
Y eso es tan feo
que por no soportarlo habilitamos
la salida de atrás.
No tengan miedo: 
aunque no está prohibido
sale mal.]

Inadvertidos,
responsables o no, 
no los protegen 
las cosas de después. 
Están prohibidas, 
no pueden hacer mal.
Y sin embargo,
no dejen de temer:
a más de uno
le han puesto desde atrás
un cartelito con letras de cartón:
"la recompensa 
pónganla en el buzón.
De lo contrario
tendré que disparar".

Con una cita
(un colchón de mil citas)
se asegura 
la buena recepción.
No hay más triunfo
que a fuerza de aburrir.
Un consejo,
un secreto escapado,
y podrán irse. 
Les sacarán a golpes todo aquello
que es de comprometer.
Y no agradezcan: 
se les incluye todo. Cualquier queja
hagánsela llegar a la señora
que los mire más fijo.
Grandes hombres
por siempre han hecho tal
y así les iba. Los que empiezan con efe
y los restantes
nunca atestiguarán 
contra un colega.
No dejen de buscar.
Cuando la encuentren
pidan el premio grande 
con cuidado.

Llamen a Glad Consuerte
a Ludovica
a Gladys la de Ilión,
a la Ernestina
y a Marcus Paternal:
con todos ellos
(cuerpo profesoral)
han terminado
su grata educación,
y la del otro; 
qué fácil lo aprendés.
Después de años 
no te quedan más ganas
que las pocas
que te hicieron regar.
A la primera
mano que se levante
han terminado. 
Y no puedo decir que no me duele:
como hijos del nidal irán partiendo.
Han de dejar por siempre su silencio
como marca voraz. La cara tonta 
mirando para atrás es el legado
que deben respetar. Quien no lo hiciere
recibirá el castigo acostumbrado:
un palo de amasar, y ser golpeado
hasta pedir perdón, aún sintiendo
que era un poco mejor
pedir permiso. Y no deben buscar:
una señora ofrecerá en la puerta su regalo: 
el palo de amasar (que es para aquellos
que pretendan quejarse
de la rima y no entiendan aún 
que su derecho consiste en aplaudir;
todo lo mío
debe quedar por siempre eternizado
del lado que de veras les importa,
que es el lado de aquellos que no saben 
que aprender a marear
es lo primero que deben aprender
pero olvidando 
que lo saben hacer). Y no lo olviden:
si pueden levantarse es porque todo
salió del todo mal, porque el efecto
se pierde de maneras que se pierden
en la suave marea 
que conforma
este áspero mar (nada más suave
para pisar por último
que aquello 
que se transita mal; en este caso
el camino rosado en que la mancha
se acabó por borrar.




La esencia es un perfume

El poeta que agarra la mosca con la mano.
El poeta que para el taxi con un movimiento compulsivo.
El poeta que les tiene miedo a los perros.
El poeta que sigue el ritmo con golpecitos en la mesa.
El poeta que babea por la comisura izquierda.
El poeta que muestra involuntariamente el colmillo derecho.
El poeta que se duerme con la taza en la mano.
El poeta que dice que él no separa al poeta del hombre.
El poeta que dice que no es un escritor.
El poeta que dice que escupe y después trabaja un poco la escupida.
El poeta con mala fe.






Animalia

1. Contraorden : péguese
Mimó mimando.
Mímica mimiz.
Mímese todo.
Mi mate 
es pequeñopeludosuave
y, se diría, lleno de algodón.
Pero son hongos.

2. Refresco
Amor.
Amorci.
Morcillita mía.
Todo 
vuelve a la carne.
Así nosotros,
los vegetarianos del amor,
nos quedamos, tristemente, 
afuera. 

3. Moment
Los graznidos de las urracas entran 
por la ventana de la cocina: 
otra ocasión 
para agradecer a Dios 
el no haberme hecho 
un poeta romántico.

4. Defraudados
Pobres qué feo cuando sale una mula 
un gato 
un perro 
un hurón no 
molesta menos 
un chancho 
qué horror 
una jirafa tiene el encanto 
de lo raro.







Teoría del caos

El cáliz que apartaste de mí no será el excelente título de mi próximo libro. No será en él la figura de Vallejo un fantasma que aceche en la búsqueda de cada palabra; no tendrá por leitmotiv la naturaleza única de la propia habla poética. No me acecharán los peligros de la autocomplacencia. Nadie llamará para decir que mi libro anterior era mejor. 
No convertiré el recital de poemas en un género de éxito; tropeles de jóvenes no acudirán como un solo hombre ante la sola posibilidad de escucharme. No seré el inventor indirecto de las groupies poéticas.
Nadie pedirá que me una a la comisión organizadora de la Feria del Libro, y no me aburriré como un hongo en sus reuniones.
La señora de los almuerzos morirá antes de que valga la pena invitarme a comer; ya no podré lograr que se arrepienta, ni sufriré la decepción de no haberlo logrado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada