lunes, 22 de octubre de 2012

ROMILIO RIBERO (8166)





ROMILIO RIBERO
Nació en Capilla del Monte, Córdoba, ARGENTINA en 1933. Romilio Ribero, fue pintor, poeta, una especie de protegido de Manuel Mujica Lainez.  Murió a los 43 años marcado por el exceso de tabaco y alcohol. Vivía humildemente de lo que sacaba de sus dibujos.  En vida, publicó sólo dos libros, "Tema del Deslindado" y "Libro de bodas, plantas y muletos", y dejó inéditos otros dieciocho. 
Poeta y pintor autodidacta, su biografía, entre mítica y real se pierde en anécdotas de magia, extravagancia y locura. Su obra, con influencia del realismo mágico o
fantástico, ha ganado relevancia por su elevada calidad estética.
Su poesía comenzó a rescatarse en los 90, gracias al tesón de su compañera Susana Sumer y a la apuesta editorial de Alción, que ha asumido la publicación paulatina de su obra completa. "Las mujeres, las magias", "Imago mundi" y "Familiares y sortilegios" son algunos de los títulos ya editados.  En 1999, también Ediciones El fundador lo incluye en “Córdoba Poética Siglo XX”






NARRO LO INCIERTO

El que tuvo coronas fue devorado por el sol y la tierra. 
El que habló de siembras fue desterrado
y el soñador no repitió en su noche los rostros del olvido. 

Todo lo misterioso, desposeído está del diario mundo. 
Torcido, muerto, no poblado de tiempos ni memorias. 
De pronto el vaticinio, el indagar la luna, 
el comprobar horóscopos de miedos, 
hechos por vuestras manos, hechiceras antiguas. 

Quizás los mundos cantan otra vez con maléficas aves. 

Narro lo incierto en esta niebla. Voy entre multitudes
sudorosas, asediado de aceros sin batallas, en cotidiano infierno 

Las aguas cantan otra vez. Solamente anda el viento
por secretas ciudades. 
Se cumplieron los ciclos del fuego y de la música. 
La enfermedad, la muerte exorcizó los rostros. 

¿Cuándo rescataremos la rosa elemental, lo saciado de
polvo, la especie del misterio, consagrado? 

Este es el testimonio de un antiguo cronista del desierto.-
De "El paraíso destronado" (1960) 






EL ARTISTA DA SU TESTIMONIO (*)

Cuando la mano del artista traza
el insondable centro del espacio, cuando es viajera de las constelaciones
para encontrar la forma primigenia,
el artista quisiera ver a Dios
en la invisible noche de su caos.
Quisiera verlo.
           Luz de su poder.
                        Forma de su tiempo,
                                   tiempo devorado,
Y su mano dibuja esta aventura,
                         es el contemplador
                         y el contemplado,
es el Otro el que en Nada permanece
siendo una imagen de Ángel desterrado,
y encuentra a la Belleza y la convoca.

Y la belleza atiende a su llamado,
                         su visión de los mundos y las muertes
                         su dolor y su música y su luz.
Y lo deslumbra y le habla del misterio
                         entre tantos mortales condenados
y el entrega el amor del universo.
Y entonces viaja, pobre en su pobreza,
vestido de mortales vestiduras
por los mundos del sueño, y alguien canta
                         y alguien pregunta por su poesía
                          y alguien atrapa su feroz mirada
que rescata del cielo y del infierno
toda su historia con oscuras sombras.

                         Y al alba está Leonardo dando al mundo
                          la sonrisa inmortal de la Gioconda,
                          o en su santa jornada está Beethoven
                          inclinado a otros mundos serenísimos.

Y Dios entra a su casa y sale.
y sólo Dios renace de su muerte.

(*) Segunda parte de “Cantata del metal” Epístola poética para ser dejada en la tierra,  1968. (Inspirada en un mural realizado totalmente en cobre por el artista Mario Loza)







CUANDO HABLO DE LAS HECHICERAS

Es más bello que el espiritista de la espuma, es más
            melancólico que ciudades sin fuego nimemoria donde
            yacen amantes del diluvio.
Es más certero que el sangriento hierro que entrelaza serpientes
           degolladas para hechizar a todos los testigos.
Es más cierto que estar sin las honras del viento entre amenazadoras
           estirpes de lso libros, entre las jerarquías de las mujeres-flores
           y las mujeres-lechos.
Es más exacto que hablar del agua conjurada que no vuelve del
           cielo por catorce veranos y que oye desprenderse en su
           ardoroso vientre los hijos de las lianas como los astros
           crueles del gemido.
Es más flagrante que confiarse a unos labios de las vegetaciones
           que retuercen el trópico con las aves carnívoras y los
           negros corales del perfume.

¡Mundos, mundos abiertos para mí, allá donde encontré las 
cabelleras de los inextinguibles príncipes del desierto!

Y todo igual al desolado aeda que gira desvestido de fragancias
           hasta que escuche cómo el viento de oro devora sus imperios!





Conozco conspiradores

Conozco conspiradores envueltos en desgracias
que entran y salen con plantas venenosas,
perseguidos por santos y diamantes, por soles y máscaras.
Se que están tramando la transfiguración de la víctima.
Que la quieren desprender de su envoltura de mayólicas.
y conducirla a la gran fiesta del dormitorio del sodomita.
Por eso salen y entran con la señora del patíbulo,
con sillas obscenas que hacen confidencias a los verdugos,
con sellos de testamentarias, con monos cantores
           y amorosas madres.
Yo los he visto un día y otro día, por semanas.
He tratado de conversar con ellos,
de preguntarles que si eso es simple o complicado,
los he seguido por los urinarios, por extraños pueblos de alfareros
y por viejas casonas habitadas por machos cabríos y por garzas.
los he aguardado en los saguanes y pasillos de las ciudades del rito
y en las plazas de los magos, disfrazado de lienzo o de anillo,
pero no he podido entrar en el misterio
de lo que desean de esa víctima.
He envejecido en carruajes retardados,
en desesperadas horas por ver abrirse el mar,
no he dormido por años ni en la penumbra ni en las arenas,
y a mi paso ladraban las tormentas y los espectros en
             jaulas sacrílegas.

Siempre me han rechazado.

De ellos he recibido, únicamente, insultos y mentiras,
falsos informes, promesas de condecoraciones
            y tesoros acumulados.
La víctima no sé quién es.
La hacen dormir en la hoguera y copula con ellos,
por lo que supongo debe ser una mujer.
Una mujer que de día espulga una golondrina
y que de noche descifra sus tatuajes.

Me han dicho que es la adivinadora y que debo hablar con ella.
que es necesario que hable con ella.






Yo, habitante del cielo

Hay en lo cruel del viento un infierno o sepulcro que
convoca mi nombre.

Por eso vuelvo hacia el antiguo día de mi sal, con mi
vientre cubierto por fosfóreas i antiguas
amapolas.

Qué corazón me llama a comprender la vida que dejé
en la ciudades, aventando su ramo, su sed, su belleza
de desdichada rosa.

Sé, que no hay campamento, ni plaza, ni estatua que no
tenga mi nombre.

Acaso no tenía una mano celeste de tanto cortar cielo?
Un rostro de testigo del otoño, cuando resplandecían
los viñedos, los bueyes, los jacintos,
una cierta nostalgia, un trémulo perfume del amor
un cuerpo de mujer sobre el cual giraban los veranos
del mundo?
Dios me habite de máscaras de piedad,
pueble de flores los rostros ayer olvidados
y me haga regresar hacia mi lejanía de esplendor y ceniza.

Inscriba mi nombre a través de derruidas ciudades,
de pampas sepultadas, de solitarias puertas,
habla con los seres guardados en el árbol,
remonten la memoria como el agua remota de los climas
del mundo,
batiendo inmensos círculos,
que es cosa de sufrir estar cantando, que es cosa de
mi raza estar muriendo.

Pero tarde vuelvo a la musgosa tierra del sagrario.

Ya ni se alzan coronas de los ríos ni el silbador del sur
pasa con los muchachos,
ni se cazan luciérnagas ni se habla de los peces
que pusieron su luto en el diluvio,
ni saben que los seres que prodigan su voz en soledad
aún tiemblan en hondísimas tierras y en dulcísimos cielos.

Tengo en las líneas de mi mano escrito que volveré
cantando.

Dios me lleve al olvido de esa tierra que sostuvo mi casa,
oh la heredad que crece en el recuerdo, con sus cesadas
muertes, sus niños, sus árboles, sus padres y sus flores.

Y permanece en un rincón del mundo como un sueño
hacinado
con sus lluvias, troperos, trigales, arenales y jubilosas
conmemoraciones.

Que desafió las sordas, confundidas primaveras
con sonidos de fúnebres desgracias, con adioses, con
manos enlutadas que cerraron sus puertas para
siempre.

Ya no puedo volver, máscara o hueco de desdicha.

Por eso estoy quemándome en cautivas ciudades de
túneles sin ángeles.





Las mariposas

Y llegaron también las mariposas,
las que se cazan en las viejas crónicas;
las que siguen a las bestias por el cielo;
las que descienden a la hora de la memoria como dioses del
            brumoso terror,
las que hacen abandonar las barcas; las que olvidan ciertos
            aniversarios;
las que ayudan a descifrar los libros de los príncipes del estío.
De los vientos en su otra raza; de los mensajeros con sus cifras
           de flores.

Y no hay sol capaz de quemarlas,
y no hay desierto que les anuncie lluvias ni murciélagos que les
            persigan sus alas;
y bajan a este reino, aquí, donde no hay sacerdotes; donde no hay
            éxodos, donde no hay hechiceras;
y bajan a este reino, donde tan sólo están los caballos, los que
            herrados de flores van hacia el alba; los que frecuentan
            las lluvias;
los que ofrecen la grasa para el pan y el cuero para el viento.
y bajan a este reino de cenizas, donde estaban los bosques,
a este reino de aguas donde estaba el desierto,
a este reino de música, donde estábamos sordos.

Y no hay mano capaz de espantarlas.
Y no hay otoño capaz de envolverlas con hojas y quemarlas como
            maíz amarillo.

Y llegaran también las mariposas.
Los muertos apelan a los negros osarios; los músicos a sus
            flautas de raíces,
los niños a la primera lunación con arañas.
Y estaban sordos con la música;
y andaban sobre lagos del desierto, cazando víboras de piedra;
y cortaban los árboles que eran guerreros de cenizas celestes.

Y llegaron también las mariposas.
Helas aquí, sobre estos vientos, helas aquí entre los pastores,
           helas aquí.




Poema

Es la medianoche de los oratorios.
Escucho tu rezo
y cuando despiertan las carpinterías con sus fragancias de salvia,
ruda macho salvaje,
busco tus labios de plegarias,
desenvuelvo este cuerpo de la seda del verano
y me acerco a la calidez de tus piernas, a a sombra
           del carromato de la adivina.

despierto entonces el paraíso de la infancia
con sus habitaciones resplandecientes de espesuras mágicas,
con otros muebles de santidad aullando
y las demenciales madres con sus risas de posesas.

Y busco tu cuerpo diabólicamente casto
y tu mirada de inocente violadora de la aurora.

Cuando abandono este pueblo de tempestad,
seguida por los rebaños, recuérdame,
soy el mismo que transforma la sombra en un racimo del
               verano nuevo,
el que bebió en tu lecho la maldad,
acariciado por las hechiceras del instinto.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada