lunes, 15 de octubre de 2012

RAINIER ALFARO BAUTISTA (8045)





RAINIER ALFARO BAUTISTA. Nació el 30 de agosto de 1974, en El Salvador. Pasante de la carrera de Mercadeo. Escribe prosa y verso. De la generación de poetas de la post-guerra. Destaca por su constante desarrollo en lo formal y en contenido conceptual y epigramático del poema. Miembro fundador del Taller de Letras Gavidia (TALEGA). Ha sido publicado en las antologías: "Juego Infinito" y "Alba del otro Milenio".Su obra esta publicada en las Antologías virtuales * La Cantoria de los Juglares* de Alberto Peyrano poeta argentino, tercera edición de Palavreiros y en la pagina de Poetas del mundo. Próximo a publicar "Sol Mayor". En la actualidad reside en Honduras; donde ha ejercido a nivel superior por algún tiempo la docencia en el área de Literatura. Gestor cultural





A: víctor y Evelyn

Mi padre un árbol
lleno de estrellas
la noche infinita
mi madre


A: Mamaría


Una mujer camina
entre mis manos
palabra su nombre
espuma mis labios
abraza mis dedos el viento
escribo su rostro
en mi boca







He perseguido angustiosas estrepitosas de noches alienantes, cabalgando en las espaldas de las hormigas
primer encuentro me bautice en los ríos furtivos de tu pupila…








Cada noche desde siempre
libero a los fantasmas
que habito y que me habitan
por que soy uno y muchos a la vez…

México D. F. 04/04/09

Extraño a la lluvia,
extrañó a tus manos,
atadas a mis manos,
caminando por las aceras de la realidad





Remembranzas

Al final solo la noche
recogerá mis pasos
de entre todos los caminos

al final del final
solo las horas sagradas
y el fuego
remontaran mi nombre
de en medio de las sombras
mi voz ira dispersa
absolutamente sola
subiendo los escalones del tiempo
entre el humo del copal
desde el zenote sagrado
viejos tamagaces
libran suertes y nahuales
para invocar mi memoria


Pensando en mañana
me asilare ya viejo
en un barco fantasma
que navega la noche
al otro lado de los sueños

alrededor de una hoguera
gira el mundo de los hombres
novena sinfonía
me iré al mar
vieja patria
ya viejo
a dispersar mi polvo
para que cuando venga de nuevo el alba
mis huesos quebrantado sean el aliento
de un tritón…






Canto interno

Escribo todos los días
sobre la confusión
y sus sombras
que se arrastran por el tiempo
nuestro
me desentiendo
entre otros signos
símbolos y enigmas
tras de mis pasos
todos los viajes
un círculo al final
y mas al sur las estrellas ya no alcanzan…







1992

Bajando de otras islas
Chapultepec
parcela de tiempos pluviales
y bosques de muñecas de flores
brecha de pinos ignoradas
al norte si al norte
entre sierras siempre ajenas
y montañas siempre verdes
siempre rojas
demarcación
delimitación
Nahuaterique…

II

Lejos del tiempo
y de los gritos
allá arriba en el pital
el viento musita otro nombre
otro rumor
Ca-ya-gu-an-ca
bajando de las montañas
se mete entre los tejados
y los callejones empedrados
de San Ignacio y de La Palma
luego sigue su recorrido
por las paredes blancas de Cítala
y Dulce nombre de María
extravía su retorno
el frío avanza lastimero e hiriente
desde las Piletas hasta Tejutla
San Antonio de los ranchos
Ayagualo es otra historia
con pasos de hombre verde olvidados…







Thanatos

Brindo devoción con los muertos del mañana
el rumor del alba
mi sed calcinante
de hombre y paria
más allá de las palabras
danzo para increpar a la lluvia
y se me olvida que todavía amo demasiado
entre las raíces minerales del viento
hombres antiguos fuman sus amapolas
y dispersan a los fantasmas que me persiguen

Vivo mi muerte
Ignorándola…




"en la mariposa inadvertida por las sombras”


I

Soy un hombre dormido
bajo la sombra de un árbol extraño
bajo la lluvia nebulosa
que me lleva tierra adentro entre tus entrañas

Soy un hombre dormido
con los brazos abiertos hasta la eternidad
con el agua escurridiza de los pájaros

Otoño es verano en estas escrituras
en estas palabras se rompe el silencio
la tragedia comienza si dejo de soñar
mis pasos acaban si abro los ojos



II

Si
un pájaro o un barco
atraviesa la sombra de tus pupilas
en ríos furtivos hacia la luz
escribo desde otras palabras
en la bitácora de la luna
fluyen los sonidos de tu aroma

en el espejo que nos ve y nos juzga
entre  los arboles y las flores
llevo mis pasos hasta tu ventana
en la mariposa inadvertida por las sombras
en la mariposa que bebe luz de tu distancia.



III

Voy desangrando el aceite de las lámparas
¿Quién inventó la noche?
para que descendiera desde las montañas
¿Quién nombró a los caballos?
atravesando un río
la marea
el invierno austral
¿Quién desató mis manos?
en una botella al mar
¿Quién cerrará mis velas?
desde esta parcela de lluvia
¿Quién me nombrará, entre sueños?
alguna vez



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada