domingo, 30 de septiembre de 2012

7958.- GONZALO TOLOSA





Gonzalo Tolosa. Autor de Córdoba (Argentina). Mantiene un blog titulado La Lágrima de los Poetas:
[http://lalagrimadelospoetas.blogspot.com.es/]
en donde se puede leer su obra de poemas, cuentos y textos de teatro.




6

Entre tiempos perdidos
Entre tiempos sumidos en adiós
Encontré un amor
Encontré mi amor

Entre bosques penúmbricos
Entre dolores cansados del dolor
Encontré un amor
Encontré mi amor

Entre cemento frío
Entre fríos seres sin pasión
Encontré un amor
Encontré mi amor

Entre divergencias lúdicas
Entre juegos de hermosos niños
Encontré un amor
Encontré mi amor

Entre pérfidas esperas
Entre soledades ausentes sin amor
Encontré un amor
Encontré tu amor…





Interiores

Afuera, la maquinaria infernal del mundo se agiganta...
Adentro, aquí, la otra maquinaria, la del pensamiento, transforma lo lógico en locura...
Afuera debo ser el payaso que oculta su pena tras una sonrisa dibujada...
Adentro, aquí, soy el payaso culpable de tantas cosas...
Tres...
que sufre sin saber por qué, que se pregunta por qué el afuera debe ser así...
Afuera mostrar la chapa de idiota, permitir la burla de los demás, callar cuando se sabe, hablar solo tonteras...
Adentro, aquí, pensar, querer cambiar al mundo, sortear los obstáculos de la ignorancia...
Afuera las palabras vanas...
Adentro el profundo abismo del pensamiento...
Afuera quiero ser feliz y hacer felices a los demás, afuera quiero que ría el mundo, afuera es un sin sentido, afuera es banal, afuera es efímero, afuera todo muere... todo, nada se salva...
pero adentro vuelo en el mar...
Afuera la luna se opone al sol robándole su luz...
Adentro el sol abraza a la luna y le hace el amor...
Afuera llueve ignorancia, miseria, dolor...
Adentro llueven ideas, locuras, placeres, extremos, soledades...
Afuera, una soledad acompañada de gente falsa, infiel, irreal...
Adentro la soledad de verdad...
Afuera la locura, adentro...
yo...
Afuera el vértigo, el cielo azul...
Adentro la calma, el cielo verde, rojo, negro, de colores inimaginables...
Afuera la locura del hombre,
Afuera no soy libre,
Afuera no puedo volar,
Afuera no se permite el amor,
Afuera no soy yo, por eso repito mil veces,
Afuera la locura,
Adentro...
yo…






Lejanía

Lejanía es la palabra más dura de este duro momento
La monotonía de este espacio me asesina las ansias
Y la vida se consume en un absurdo papel
Que sólo busca el fuego de unos ojos lejanos.
Cada derivado de aquella cercana palabra duele en lo profundo
Pues la daga cruel de este destino me lleva lejos,
Otra vez,
Lejos del amor seguro,
Pensando en todas las nadas del mundo
Pensando en ninguna eternidad
Construyendo una muerte que se describe en distancia
Un derivado sin sentido de esa absurda lejanía
Ésta latente lejanía,
Esta silente letanía,
Donde sólo tu cara entrega una esperanza de regreso
Donde sólo tu cuerpo es la imagen al final del túnel de la distancia
La muerte de la distancia
Como mi dolor
Lejana.





UNIVERSO

Cuando el viento se hace dulce en los labios,
Es el tierno capital del suspiro anhelado y herido.
Cuando los cuerpos se describen en ciclos,
Es el miedo cubriendo los tiempos.
Cuando se habla de versos en versos,
Sólo hablamos de eternos uni versos.
Cuando del universo se espera un dolor,
Es la verdad lo que duele en el fondo.
Cuando el mar empuja los aciagos designios,
Es tan sólo un corazón perdido que grita.
Cuando el viento escuche a los hombres,
Razonarán los miedos y los dioses.
Cuando un dios se muestra impasible en corazones rotos,
Es el ínfimo ser del amor...
La risa de los hombres se hace trizas contra los muros ignominiosos de las guerras.
El llanto de los niños se cubre de hipócritas intenciones.
El girar del mundo es obvio a los ojos tristes.
Y el mareo del ser, una obvia realidad, 
Que sólo se podría describir en una incesante obviedad...
Cuando lo obvio se convierte en necio,
Es la mentira que se cubre de odio.
Cuando la percepción deviene ciega,
Las injusticias mutan en sordas.
Cuando la voz muda se escuche al viento,
Sabremos bien que ha llegado el tiempo.
Cuando el tiempo llega en octubres negros,
Blanco se hace el día, lo obvio, lo cierto...
Y la verdad estalla sin poder renunciar a su hermana la mentira.
Y en el aire queda la obvia realidad.
En un tiempo, el viento grita con los labios rotos,
Que ha parido al ciclo de los versos, versos,
Que tan solo son muertos uni versos.
Cuando los colores se vuelven sueños,
Es la tierna imagen de la desolación.
Cuando el sol se cierra en el mar,
Se hunde en la nada y padece soledad.
Cuando muere el viento en pesares muertos,
Es que el muerto es muerto, y el vivo eterno.
Cuando no se ven las historias negras,
Se hacen los colores en la hierba añeja.
Cuando la mañana se cubre de soles,
Son los reales dones de la flor natura.
Cuando los eclipses se hacen a la mar,
Son barcos errantes que vuelan al cielo.
Cuando los silencios se hacen eternos,
El vital impulso se entiende en miedo.
Cuando no hay palabras que esgrimir al viento,
El silencio es tal que en los oídos se imperfecta.




Calor

Mi fe se va con el calor del verano,
Abriendo mares,
Cerrando océanos calmos.
Mi fe no está en el fulgor del invierno,
Se fue, se va,
Con sonidos muertos en el tiempo
Ella se fue
Dejando oídos desiertos
Dejando páginas lontanas
Ella partió
Entre fragores desdichados
Entre dolores de canción
Entre dulces sueños amargos
Entre tristes días de calor...






2

Vuelan rosas
Y en el aire
Caen pétalos de sueños que por vos yo sueño

Veo caras
Y en el aire
Rostros de ángeles perdidos en cabellos negros

Un poema
Que se pierde
En sonidos que imperceptan un destino austero

La penumbra
Que se pierde
Cuando entras a mi vida con tu luz de eternidad.





17

Los bosques se hacen espectros
Las ramas de los árboles caen a mis pies
La noche se hace profunda
El tiempo vuela al revés
La tierra desangra soles
El mar aúlla el dolor
Los lobos por llanuras corren
El viento lleva un sabor
Sabor amargo, de olvido
Sabor de pensarte lejos
Sabor que en verdad no siento
Lo sentiría sin vos…






Brigadas

Salen brigadas al viento,
Sobre campos desiertos
Cubiertos de hiel
Caen al campo los cuerpos
De niños sedientos
De sangre de ayer.
Pasa la guerra y el tiempo
En cruces sangrientas
Un soldado más
Tumbas anónimas tienen
Cuerpos caídos que temen
Aún cuando ya no están.







Mis manos recorren a tientas la penumbra
Se entrelazan en su leve intensidad
Bailan con el espectro imaginario de su alma
Mueren en su cálida humedad.
Desnudas,
Misteriosas sombras pasan del anochecer a un amanecer de sueños,
Por un momento el crudo pensamiento cierra sus puertas;
La piel habla, ríe, sueña,
Las manos buscan un lugar que nunca encuentran,
El silencio se llena de espejismos
Y el salvaje hedor del cuerpo
Se hace bálsamo infinito
Nada sufre,
Nadie huye,
Una horda de placeres
Se abre a la interminable desnudez de los cuerpos que se funden
Se confunden
El suave movimiento,
El ansia terrible,
Los instintos violentos,
Los besos que deslizan sueños
Y buscan utopías.
Las manos sudorosas
Siguen recorriendo,
Buscando.
Los cuerpos, como trémulas gotas
Se unen para hacer un rio
Y entro en su océano de sombras
En su luz interminable
Navego en el intenso imaginario de su interior
Naufrago en sus senos,
En sus labios,
En sus sonidos de amar y no pensar
Y muero,
Sin sufrir,
Caigo en la muerte más feliz del cuerpo
En ella, con ella,
Muero
Para vivir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada