viernes, 21 de septiembre de 2012

7883.- KONZUELO VILLALOBOS



Konzuelo Villalobos Sanzetenea nació en 1958 en La Paz, Bolivia. Estudió arquirectura en Moscú. Cultivó la poesía, el diseño, la escultura y la cerámica. Escribió ensayos y poemas, ganando algunos premios. Publicó en Presencia Juvenil, La Paz. Participó en Encuentros Estudiantiles Internacionales [Moscú].
Docente universitaria en Diseño e Historia del Arte. Ganadora del Encuentro Nacional de Haiku “Lomas de Arena” [2003, Santa Cruz]. Participó en el concurso de Cuento Hiperbreve del Grupo Líder de Prensa y en el Premio Nacional de Poesía “Yolanda Bedregal”, versión 2004.

Libros publicados: “Dedalus: Diseño Interior”  (Bianchi Ed- Montevideo, Uruguay , Ed. Pilar Brasilia –DF-Brasil 2006), “Confluencias”  Haikus y Tankas. Co-autoría con Javier Cabrera (LPGC,  España) y L. Gilberto Caraballo (Venezuela)- (Ed. Ultramarino, Las Palmas -Islas Canarias 2006)
Participó de la antología chileno-boliviana  “Hermanando”    (Ed. Apostrophes –Santiago de Chile, 2005).





Atlas del Sur

La noche está apostando
en este duelo
Y es el Gran Atlas
y una búsqueda del tamaño
de una pregunta
bordeando el perímetro accidentado
de este sueño

Sin hallar un nombre
el sur arriba
para nombrar su forma
ni una forma con el norte
para ponerle un nombre

Sobre el mar papel
es serpenteo
el perfil de la cabeza
de un hombre que persiste
al suroeste
dirigir desde Sao Paulo
los ojos y el denuedo

Ávido inhala el Atlántico
y es nasal Montevideo
exhala el Río de la Plata
expresión curiosa
la de su boca espuma
porque es Blanca
y es Bahía

Los Chonos Reina Adelaida entreveradas
hebras menudas
de la barba Patagonia
y filuda Tierra del Fuego

Cerebro desparramado
la Gran Colombia
o tal vez incómoda
tiara de sumisión
obstinada

Si encimo el Este
duerme de pronto
su sueño
más caudaloso del mundo
sobre una almohada
de piedras ancestrales
también dormidas
en su asombro

Intrincado diseño irreparable
mercado pintado
por Neruda
donde habita y juega la sangre gigante amalgama
en su turbión

Y la geometría no es auxilio
para este acertijo
de fronteras de color
cono que no es isósceles
y cuelga
su milagro de un hilo

cáñamo umbilical
el istmo de prodigio
y Panamá

Si el Oeste está arriba
es cabeza de ave
incompleto tucán
amazónico

contemplando
desde el Titicaca
su pico herido y unas
alas ambiguas
de tanto océano

Rompecabezas lleno
de argucias
dibujo intrincado
de historias desgranadas
que son una
de rostros y manos
y otros fantasmas en montañas selvas monstruos
ciudades bailando
la misma danza

Perfil rico y escuálido
que busca a tientas
la raíz
de tanta anemia
Ave herida en vuelo
manchas agazapadas
que no se miran
por temor a enamorarse

Esta América es el Sur
nublado su norte
donde aún escudriña
niños tempranos
el olvido

Presente joven
rondando en su relajo
palmo a palmo
alguna trampa desde su historia
mal contada

Este Sur
que era el futuro
de barbudos rebeldes
retando al cielo
desde la insensatez y el fuego
ahora perdidos en su botas curiosamente
pedestres y aladas

Era la sinfonía
Un primer movimiento
primer incordio en la foránea
codicia cicatera
Paradigma roto al nacer
sueño malogrado
que aún rehacen
sus poetas

Vamos dando diez pasos
para morir o ganar
en este Atlas
del Sur despertando
Y que se busque en su espejo
juncal y esperpento
para mirarse de nuevo

Diez pasos diez pálpitos
diez desperezamientos
para voltear
mirar al Norte
a la boca acezante
del gran pulpo

Para conocer
nuestra espalda
y nuestra frente
para saber cómo amanecer
desde lo sombrío

Y saber que será música
tal vez
de un solo cuerpo
cartográfico corazón no sólo
una cabeza hacia la nada
ya no hojas al viento
sino una sonata
cuadrangular
piedra a piedra su estela
hacia un Cuarto Movimiento.





DISEÑO INTERIOR                                        

I                                                                 

La medida de los ocasos                            
el grado de lo oscuro                                  
la proporción                                                
de la desproporción                                    
y un péndulo                                               
entre el miedo y el día                                
                                     
No se sabe el tamaño                                
diseminado insurrecto                                
que se anida                                               
ni cuando desata su lluvia                          
o cuándo pone a correr                              
sus pedazos a partir                                    
de un abrazo fortuito                                  

                                                                          
II     
                                                                                                                                               
Espacio adentrado                                     
equidistante a la noche                               
reconquistando                                          
a cuestas su desmesura                           
hasta ser vértigo                                        
antiguo abismo                                          
niebla agazapada                                       
hasta un negro cielo infinito                       
los acantilados                                           

Y ahí                                                           
en perenne zozobra                                    
la soledad de un rescoldo                          
pareciéndose                                             
en su orilla misma                                      
a lo que más amo                                      

(Del libro: Dedalus: Diseño Interior)






HORA AZUL

hay un sol magenta
que atiende los sueños
que llama a los pasos

un mar dispuesto a sus reflejos
en cada hora azul
su vaivén simple

otra hondura imposible
y posible solo dorada
detrás de su beso
mojando  mis pies

brama gris inmensurable
el fino hilo lejano
a la hora de esa arena tibia

camino                         frontal
                  el sonido
en silencio                    desde el azar
                  secreto
otro latido                      que soy

(Del libro Dedalus: Diseño Interior)





MARINE IN WAR

también el sol
era marzo un día
flameando y camuflado
en tus rayas y estrellas  

marzo la aventura difusa                                  
la volátil promesa                                               
con tu boca joven                                              
los potentes pertrechos                                  
en  asedio sonreían                                           

hasta que llegaste rotundo a un suelo amarillo          
señalado en la arena                           
donde jugaban nubes y alminares        

y cinco las veces                                                
de la oración cardinal                                          

y tú no sabías y era tarde                                     
para desconocer de repente                                
la forma del hombre                                           
el color del deber                                               
la garra enhiesta y solapada                                
de tu patria ajena                                              
preguntas del tamaño de la muerte                             
de tu mano urdida y sin temblar            
sobre la anónima inocencia
                                      cayendo                     
preguntas a destiempo                                        
a grito y fuego                                                  
el porqué de la vida                                             
el porqué del infierno                                         



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada