domingo, 16 de septiembre de 2012

JAVIER CLAURE COVARRUBIAS [7.859] Poeta de Bolivia



JAVIER CLAURE COVARRUBIAS

Es miembro del Pen-Club Internacional, de la Unión Nacional de Poetas y Escritores de Oruro (UNPE) y de la Sociedad de Escritores Suecos. Ejerce el periodismo cultural. Tiene poemas y artículos dispersos en publicaciones de Suecia, Bolivia y en diferentes sitios de Internet. Fue uno de los organizadores del Primer Encuentro de Poetas y Narradores Bolivianos en Europa (Estocolmo, 1991).

Ha estudiado informática en la Escuela Real de Tecnología de Estocolmo (Kungliga Tekniska Högskolan) y en la Universidad de Uppsala. También estudió matemáticas en la Universidad de Estocolmo, casa de estudios donde además obtuvo una Maestría en Pedagogía.

Formó parte de la redacción de las revistas literarias “Contraluz” y “Noche Literaria”. Algunos de sus poemas han sido seleccionados para las siguientes antologías: “El libro de todos” (1999), “La poesía en Oruro” (2005), “Poesía boliviana en Suecia” (2005), “Antología Comentada de la Poesía Boliviana” (2010) y “Antología de la poesía universal, poetas del siglo XXI (2010). Forma parte del “Diccionario de autores orureños” (2007).

Ha publicado "Preámbulos y ausencias" (2004), "Con el fuego en la palabra" (2006), "Extraño oficio" (2010) y "Réquiem por un mundo desfallecido" (2014).



YO NO SOY DE MEDIAS TINTAS

Yo no soy de medias tintas
llegué al mundo
cuando el asfalto se rajaba por el frío
el vientre de mi madre se expandía
las contracciones eran tormentosas
y la envoltura rodaba poco a poco
Yo fui marcado 
por la sangre infatigable
por el ímpetu que se alzaba 
en el cordón umbilical no cortado
o tal vez por el humo de las maderas
que ardían como mejillas en lo crudo
y dicen que mi primer llanto 
era como la música de un lucifer
Yo nací con las manos grandes
y todos pensaron que iba a ser ladrón
pero una gitana tiró las cartas
y me salvó de esa mala suerte
afuera, cerca de la maternidad 
ofrendaban la placenta a la Pachamama *
Yo fui mensajero del huracán 
subía a los techos
moraba en los cerros con botellas vacías
cazaba arañas, sapos y lagartos
frente a frente los formaba
como soldados y universitarios
listos para la pelea

Yo veía desfilar a las hormigas
y pensaba que una lata tirada en la calle
era la otra cara de un talismán 
y que un tropel de caballos
los juguetes que traía Papá Noel 
pero ese señor de barba blanca
nunca fue justo con toda la población
de niño
no sabía de la peste en el cañaveral
ni del estremecimiento de las flores
yo veía orinar a los perros en las paredes
y creía que el 7 estaba dentro del 8
y que las dalias eran altas como el tejado
Yo fui travieso con ganas
un chiquillo precoz y curioso
no temía al demonio
y en mis humildes zapatos
llevaba misivas electrizantes 
y me decían pajarillo manzanero
y en mi pequeño laberinto
aprendí a jugar 
con números, con letras y con pólvora
Yo jamás obedecí a los curas
porque eran mentirosos sin orejas
colaban el café 
con papel de las Santas Escrituras
de adolescente
llevé nardos a los muertos
escuché rezar a los ciegos
le desafié al destino
le puse cara de palo
cuando quería atacarme por la espalda
Yo no llevo antifaz
porque me gusta que vean la carne de mi rostro
ahora de viejo 
soy un pajarraco
llevo este vivir tan mío
esta sed tan clara
y diferente a las demás
soy como los salmones
nado contra la corriente
y renuncio a toda imposición 
no dejo avanzar la maleza ni un milímetro 
soy capaz de poner límites
de dar forma al roble
y de quitar
el último deseo que aspira a la maldad
Yo soy la bulla
que saca puntas a la verdad
a mí, que no me vengan 
con lágrimas de cordero
ni con billetes falsificados
porque yo soy la flecha que rompe
la palabra oculta en cada lengua
soy ácido sulfúrico ante el delito 
Yo no soy de medias tintas
ni tengo santo de devoción
hago caso omiso a la monarquía
yo trato de estar al pie de la franqueza
primero observo la realidad
y luego lanzo mis dardos que matan
mi único negocio es transgredir el lenguaje
pero no los valores humanos
Yo he besado a mi hija
diciendo buenos días 
y le he dicho que mire hacia adelante
yo descubrí cómo hipnotizar a los insectos
y a los bufones en la distancia 
de la ecuación triangular 
soy el pensamiento insurgente
el tripulante que acarrea ascuas al camino
Yo separo el agua del aceite
las sombras de la luz
casi como mago, casi en clandestino
y en medio de este vaivén 
soy el germen de mi poesía
el arquitecto de incendios 
y a ese extraño oficio
que pasó por preámbulos y ausencias
lo sigo machacando
en este réquiem por un mundo desfallecido.

* Pachamama: Madre Tierra.





LA PALLIRI *

La palliri
es una mujer solitaria en los desmontes
madre, esposa o quizá viuda
que emite señales a golpe de cincel
el martillo es su rosario
las piedras su oración
en la última entraña de la puna
La palliri
de trenzas gruesas y pálida sombra
martilla y martilla para encontrar el dorado
templa el aire de esperanzas
víspera de ilusiones es cada segundo
pero en su vieja canasta de mimbre
sigue ardiendo el fuego de la Inquisición
La palliri
dedos callosos y pómulos partidos
siembra semillas, jamás cosecha frutos
y en sus polvorientos atados
la vida tiene otro palpitar
cien gramos de estaño en la balanza
y toneladas de quebrantos en su estómago
La palliri
hija del telúrico temblor
recolectora de minerales en plena desolación
Penélope del altiplano entre cascajos
teje y desteje sueños en su mandil
y en el dobladillo de su pollera 
encuentra las cruces de su existir
La palliri
más fuerte que el viento gélido de la pampa
más vulnerable que los dolores del alma
es un grito abrumador en el campamento minero
no fue a la escuela
nunca tuvo un sillón para apoyar su adolorido cuerpo
ni tampoco vino Dios a su encuentro.

* El apelativo de palliri viene de la palabra quechua “pallar” que significa recolectar. La palliri es generalmente una mujer que escoge, a martillazos, el mineral de las rocas.





ADIÓS

Adiós
porque eres una rueda melancólica
una agonía despuntando en la vía férrea 
todo es adiós
el futuro es adiós
la comida es adiós
Adiós
entre otros miles de adioses
que dividen el bien del mal
hasta llegar a nuevos horizontes
donde la lluvia no es lluvia
y el portón se cerró con plomo fundido
Adiós
con esta mirada de águila
con este bolígrafo hecho cuaderno
porque no conocen el vocablo perdón
a decir, entonces, desde la lejanía
otra movida es la pieza clave
Adiós
a ese cuerpo llorón y solitario
que se acuchilla en las venas
por su pecado a flor de piel
y por sus trémulos huesos
que crecen al revés
Adiós
a la tarde estremecida
entre mantillas y crespones
porque es traicionera como Dalila
o como ese payaso
que quiso ser más que payaso
Adiós
al tenebroso silencio de las macetas
al pez que salta y se cree Tarzán
porque ahora después del adiós
el secreto se desvela como mercurio
para decir:
Adiós
porque llegaste a este mundo
con todas las maldades juntas
con cara de túnel pasaste los años
y te fuiste
con tu catafalco mal armado.

Del poemario "Réquiem por un mundo desfallecido", publicado en Estocolmo en diciembre de 2014.



A mi escuela

(del poemario Preámbulos y ausencias)

Era mayo cuando derribaron
el árbol de pino
y los dos leones de cemento

Habría que volver hacia atrás
a la niñez de chocolate
de trompos multicolores
y juegos de guardapolvo blanco

Desde que vi algo encendido
me expuse al astro mayor
cogí números, letras y adjetivos 
en idiomas que traducen silencios
bebí ilusiones de un solo trago
aprendí a rebobinar la mente
con fechas históricas
y a cantar pecho en alto
el himno nacional frente a la tricolor
mientras los opresores
degollaban la libertad y dignidad del pueblo
con chantajes de cinco estrellas
usando dentaduras impresionistas
por entre las escopetas

¡Qué engañado que fui en realidad!
tantos sueños aplastados
tantas dinamitas han detonado
bajo el socavón donde el Tío
perdió su sombra delatora
y los amantes
robaban un kilo de carne a la oscuridad

Recuerdo también
cuando la sala de música olía a muerte
los candelabros alzaban parafina barata
la ventanilla abierta gritaba su último adiós
y los rostros de formato A4
lloraban por la mudanza a doble espacio

Sin duda ya se fue
y para que el dolor no duela con fuerza
en las pizarras de la escuela
merodeaban leñadores subrayando
paisajes vagabundos
en pupilas de gatos salvajes

En esos largos velorios
en que los amigos oníricos
se peinaban pisando pétalos desgajados
cuya enfermedad no era otra cosa
que la tristeza y descontento
dramas mil veces repetidos
de pueblos aledaños
que aún protestan por el destino incierto.





   Son las de ayer

           Ayer, precisamente ayer
                   me dijeron te quiero
                   con una fantasía de Agatha Christie
                   con una sonrisa oculta entre los labios
                   y gloriosos juramentos de azúcar dorada
                   símbolo candente
                   que nos prometimos con buenos augurios
                   cuando los besos solían perderse
                   en el musgo de las canaletas

                   Ayer desde adentro
                   entre edificios, parques y orquestas vecinales
                   quemé nombres escritos en papel
                   con el único convencimiento
                   de brujo mirador de certeras cartas
                   por eso me fui de espaldas
                   al sitio donde quince minutos
                   son una eternidad

                   Ayer, precisamente ayer
                   yo también les dije que las quería
                   y las abracé sintiendo sus senos en mi pecho
                   les perdone cien veces
                   y me perdonaron mil veces
                   les enseñé a amar entre el 7 y el 9
                   entre incendios y girasoles
                   que giraban junto al fuego                 

                   Ayer desde el muelle
                   escuché aullar a las desesperadas lobas
                   en el instante que cargaban
                   sus cruces de salvación
                   y se fueron dragando por el mar
                   dispuestas a coser sus ombligos
                   con alambre oxidado
                   dispuestas a cruzar sus sexos
                   como fantasmas a medio vuelo

                   Ayer, precisamente ayer
                   las imaginé desnudas con la boca abierta
                   grité con voz tridimensional:
                   son las de ayer
                   y eso no es mortal
                   desde que soy cometa en el averno
                   ya no sé nada de ellas
                   menos de los demás
                   no sé a ciencia cierta
                   con cual mano comen
                   qué tono tienen sus sombras
                   no sé de sus caprichos femeninos
                   ni siquiera sé con exactitud
                   la medida de sus íntimas prendas

                   Ayer desde mi balcón
                   tracé el límite de lo invisible
                   por eso
                   las dibujé con punto cruz
                   las pinté a todas ellas color esmeralda
                   les puse aire acondicionado
                   y pecas de mil colores
                   les hice señas con mis manos de pianista
                   les canté por el micrófono de la plancha fría
                   y, finalmente, les llené de coraje
                   para que lloren con mis lágrimas.




A ustedes que caminan por ahí  

A ustedes que caminan por ahí
haciendo tanto ruido
a los políticos de doble cara
a las monjas hechiceras
a Doña Beatriz que nunca supo comprender
el secreto de lo infinito
el lado izquierdo de la P
y ahora se queja 
porque lleva piedras ásperas y oscuras
en la espalda

Yo he llegado hasta aquí
besando tres veces la tierra
entre racimos que colgaban de los techos
y el arco iris muerto 
como un corazón roto en el alma nocturna
del cielo las estrellas se desplomaron
del tiempo el dolor se desgarró
porque yo he visto llorar
a las prostitutas en el Prado
cuando mordían a chacales en sus regazos
y florecían soles negros a los pies de Cristo

También he visto
pájaros tragando árboles navideños
beatas comiendo su rosario
niñas y niños jugando al huracán perdido
y ancianos gritando
sus penas y alegrías al viento
rostros que se encogían
como las hojas de otoño
sin más aire que la propia noche 

Después cayó el día de puntas 
adolorido con su vientre deshabitado 
con los ojos hinchados de pavor
con las piernas temblorosas
soportando la injusticia
en este maldito mundo

Y así me fui a comer
al mercado de los agachados
como aparapita frente a  la pared
bastante perejil en mi plato
y pan duro que crujía entre mis dientes

Luego salí al encuentro de la tarde
y me encontré con seres
que adoraban a dioses mutilados
yo que nunca fui a la Universidad
ni a escuelas del dogmatismo
yo que jamás utilicé ropas de marca
ni automóviles sofisticados
sospeché entonces que el Viejo Antonio
había resucitado
sospeché que las infames tiranías eran historia
y no le di vida al adjetivo que nada dice

Pero yo, viejo yatiri de poncho multicolor
jamás creí en las uvas de Nochebuena
en querubines que custodian a los santos
y en sacerdotes de sotanas embrujadas
siempre he dicho 
que la muñeca Barbie
es negra de nacimiento
que las leyes están hechas 
para el que sabe burlarlas
que África es una mina de oro blanco
y que el eje del mal viene del Norte
atravesando el mundo
como un volcán en plena erupción.




Extraño oficio
Extractos

Secuencia recursiva

Un avión despega con muchos pasajeros,
los pasajeros van volando por el cielo de Nueva York,
el avión parece una nube de otro tiempo

Nueva York era una ciudad con dos torres gemelas,
las torres gemelas se transformaron en cero.
¿acaso el cero indica la no existencia?

La no existencia puede tomar forma de una muñeca,
la muñeca se orina en la cama
la existencia de un árbol es la escritura de la naturaleza.

La cama sirve para crear el amor
el amor se compone de dos personas
¿acaso un hombre y una mujer son Adán y Eva?

El hombre y la mujer hacen crecer un vientre,
el vientre da lugar a una nueva vida,
el hombre nace para morir

La nueva vida es un ser humano,
el ser humano contempla a un oso hormiguero.
¿Acaso el oso hormiguero no engulle a las moscas?

Las moscas suelen pasear por los pies de ciertas personas,
ciertas personas conectan cables de luz,
las moscas aterrizan en una sopa de lentejas

Los cables de luz están cargados de alta tensión
la alta tensión afecta a una manzana podrida
¿acaso la manzana podrida no genera gusanos?

Los gusanos comen el cadáver,
el cadáver está echado en las tablas,
los gusanos tienen ojos de espejo biselado.

Las tablas se pierden en la oscuridad,
la oscuridad es devorada por el tiempo

El tiempo traga al avión, a los pasajeros, a Nueva York,
a las torres gemelas, al cero y a lo no existente

El tiempo traga a la muñeca, a la cama, al amor, al hombre,
a la mujer y al vientre

El tiempo traga a la nueva vida, al ser humano, al oso hormiguero,
a las moscas, a ciertas personas y a los cables de luz

El tiempo traga la alta tensión, a la manzana podrida, a los gusanos,
al cadáver, a las tablas, a la oscuridad y al mismo tiempo.




La poesía

La poesía no es materia bruta
la poesía es petróleo ardiendo en tu ventana
la poesía no es un coágulo de sangre en la cafetera
la poesía es un lienzo infinito de corales
la poesía no es una mortaja riéndose del desgraciado
la poesía es un coche rojo militando por las calles
la poesía no es una pelota congelada en la carretera
la poesía es mi hija andando con sus ojitos de sol
la poesía no es una máquina de calcular
la poesía es una integral entre el otoño y el verano
la poesía no es una flor desencajada en el espacio
la poesía es un tablero que pone en jaque a los corazones.





Clandestinidad

Escribo desde la clandestinidad
equipado de fusiles, turbinas y motores
porque a menudo me echan la culpa
de haber acuchillado
al círculo del mar
y a los últimos contornos de tu sombra;
me acusan además
de haber embrujado a dos mujeres
que posaron sus labios en los míos.

En esas ocasiones
que la vida me sedujo con su guadaña
junté la miseria, el hambre,
el dolor, la soledad,
a mis espaldas cargué con mi destino
y en mi jardín de refugio
sentí el olor de las paredes
después de la tempestad;
saqué las espinas
al tallo de una rosa ausente,
enterré las mentiras una por una
bajo un cántaro
y la intriga cayó
de bruces sobre un abedul

Pasó el tiempo del aire,
llegó una campana verde,
se supo de la soberbia
contra el intelecto
y sin hacer ruido un ancho camino
trazó el calendario
y hojarascas de vidrio molido
cortaron el alba en mil pedazos

Hoy día
aunque se corra el riesgo
de anunciar un delirio,
aunque mi cuerpo
se aleje de mis pulmones,
nacerá una isla
deliberadamente inclinada
para las madres
que aman su placenta
para sembrar
cereales y no ausencias
y nadie podrá maldecir
el armonioso flamear
de las banderas del mundo.




Negra blanca

Una mujer negra pasea por el boulevard
entra a una tienda, se maquilla
y sale blanca.

Una mujer blanca pasea por el boulevard
entra a la misma tienda
y sale negra.

La negra lleva una cartera
la blanca una sombrilla.
la primera se mide ropa interior
y su pierna se queda en el sofá
la segunda compra un chocolate
y su brazo se queda en el mostrador

Ambas se miran, no se hablan, pero se sonríen;
cada cual se desvía por su camino,
la negra de anchas caderas descansa en un banco
la blanca observa una vitrina

La pierna y el brazo se juntan
formando un cuadro blanco-negro,
la pierna obstruye el tráfico,
el brazo con amabilidad saluda;
la negra quiere su pierna,
la blanca su brazo;
las dos conversan con sus respectivos novios
sin cartera y sin sombrilla que les moleste.






Retama, pan y agua

Yo soy la retama,
me acaricia el viento sin tocarme;
mis labios son amarillos;
en mi terreno juego con insectos
y puedo dar salud, suerte y protección

A la una en punto de la tarde,
me riegan con algún líquido bendito,
así mi tallo ejerce la bondad de lo divino,
por eso me prenden como medalla
tras un portón, sin que vea el gato ni el ratón

Yo soy el agua
siempre la misma, siempre diferente
del cielo caigo a las extensas praderas,
y se alegran el maíz, el arroz y la cebada;
soy esa fuente de larga cabellera,
el mar bravío es la palma de mi mano
y a mis orillas nace hierba buena

A menudo me torturan en un cubo,
me ponen presión alta,
me venden como mercancía,
y me enojo desde los barcos;
me alejo, entonces, con la espuma en el lomo
y a nadie regalo mis vertientes

Soy el pan fresco
me amasan con levadura de pobres,
azafrán de cien colores;
de nada me quejo,
no tengo emblemas de grado,
soy la humilde señora
de sombrero dorado en las bandejas

Soy la madre de grandes poblaciones,
el pedestal que sostiene a la médula espinal;
yo, sí soy
esa eterna oración, ese misterio no pensado,
ese canto que va de boca en boca

He venido al mundo de muchas formas;
las migajas de mi cuerpo
son para las aves
el perfil de mi cintura
que no tiene frecuencia modulada;
hago alianza con los niños, la pasión y la armonía
y vuelvo a renacer
para ser pan fresco en las bandejas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada