sábado, 15 de septiembre de 2012

7839.- DAMIA MARILU MENDOZA ZAMBRANO




DAMIA MARILU MENDOZA ZAMBRANO (Manta - Ecuador)
Poeta cantautora: “de la misma arcilla” canciones, Quito, 2002, “damia para enamorar” poesía, Estados Unidos 2005, “La poesía de Damia se siente”, 2006, y la guitarra de Hugo Oquendo. Relacionista Público y docente. Realiza periodismo cultural y diseño de producto educomunicacional. Ha representado a Ecuador en Eventos internacionales en Asia, varios países de Latinoamérica, el Caribe y EE.UU. Actualmente labora como Docente en la Universidad Laica Eloy Alfaro, de Manabí, asumiendo un fuerte compromiso ético y cultural. Ha publicado, Sueños de Gaviota (1986) El Despertar de Gaviota (2001), Desliz (2002) Tras los cristales de mi mar (2006) Su poética aparece en varias Antologías, La palabra y el viento. (México 2002), Apasionados semidioses, (Cuento y poesía, Argentina 2004) Municipio de Manta (2005) Grupo Cultural Manta (2007) Oscar Guiñazù Álvarez (Argentina 2008) y otras. Incursiona en el ensayo, testimonio, biografía, poesía, narrativa y realización para la televisión.





VANO ESTRIBO

perdidas
amarillas
estas
pupilas mías
-las que ves-
hostilidad
de infierno
esa
soledad tuya
-que muestras-
Iras…
excluyo 
todo discurso
palabras
depravaditas
las tuyas 
las mías
Ira

no mas cadenas
muerte venia
llegaba
muerte partìa
se iba
en los pilares de la noche vana
yo 
dormía
él
moría
tú, que hacías?




El pasado también es un paso a la muerte

desvanecida
cae la mujer
materia ausente 
ven
sostén pecado
llévala al cielo 
incontenible
agitación
guarda 
dulce fuego
pasión ardua
embriaga 
aire amar
insoportable
Sainar 
palpar
mujer Da
revuelve mar 
besar sin Mar
prefiere
al relámpago abrazar





Palabras al vacío 


Palabras nada más 
dice el vacío 
el que no encuentra una ventana 
para escapar 
al paraje feral 
que conjura 
esa palabra que desea 
Digo hoy 
sencillamente 
lago 
porque todo lago 
es un mar que espera 
la palabra 
que ha de venir 
con fuerza de campana 
a revolver el verde 
o el azul 
de sus delfines 
Digo hoy lago 
sencillamente 
pero cuánto gana decir 
tu lago 
cuánto gana el lago 
ceñido a ti 
a tu lado! 
Digo ahora,
el volcán 
como si quisiera decir 
Chimborazo 
que inventa mi corazón
Ese volcán de mi devoción
que hace de esta tierra 
herencia tendida 
para mis caprichosos amaneceres
y que ofrece 
y me recuerda 
la ternura de tu liebre
que me eleva 






Mi soledad

Tengo la soledad perpetua y larga 
Soledad que desde mis pies 
lanzo al vacío
Vacío que regresa a mis pies 
que quieren alcanzar tus dedos
Dedos que se agitan a arrancar tu piel
piel que me regrese a la tierra
tierra que me aleje de la soledad
soledad que quiero convertir en libertad
libertad que sueña tu misma soledad para amar







Saudades alojadas 
llegaron a salvarme 
retorno a ti
chiquita 
hilo 
Clarín 
ortiga 
dánzame agua
bébeme…
los impulsos llegan
traspasan la luz y la vela







felinos reposan
cuerpos resentidos
al corazón agrietan
desatinos
no yo 
no él
se apagó la luz
nunca más 
sus ojos en amanecer
siento ido 
aquello que brama 
apuros y bretes
ahogos conocidos
aliento 
hojas de mi noche larga
tras la ventana






El pasado también es un paso a la muerte
no pedí ataúd, 
Mar… 
Desvanecida
cae la mujer
materia ausente
llévala al cielo 
sostén el pecado 
sin besar
prefiere
al relámpago abrazar
salinar 
palpar
Da mujer… bate Mar


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada