jueves, 13 de septiembre de 2012

CARLA BADILLO CORONADO [7.813]



Carla Badillo Coronado 

(Quito, Ecuador, 1985).  Poeta, narradora, periodista, traductora, viajera y bailarina de danza tradicional. Ganadora del Premio Nacional de Poesía “César Dávila Andrade” (2011) con su poemario inédito ‘Partituras Incompletas (apuntes de música y otras obsesiones)’. Realizadora del documental ‘Jaime Guevara: Entre cuerdas libertarias’ (2006). Integrante y cofundadora del grupo de danza tradicional Tullpucuna (en quichua: colores). Su primer poemario es “Belongings / Pertenencias” (edición bilingüe. Los Ángeles, 2009). Ha colaborado con diversas revistas y antologías de Estados Unidos, España e Italia, y ha sido traducida a varios idiomas. Ha participado en varios eventos culturales como el Salón del Libro Iberoamericano de Huelva (2008), The Hispanic Heritage Festival (Universidad de Nevada, Las Vegas, 2009), el Festival Internacional de Poesía en San Francisco (2009), las Jornadas Anuales del Taller de Poesía de la Universidad Politécnica de Valencia (2012) y el XXII Encuentro Internacional de Editoriales Independientes de Punta Umbría (2012). Ganadora del Premio Internacional Caza de Poesía MORADALSUR 2010. Traductora del manuscrito para los subtítulos en español de la película RED POET (2010), sobre la vida del legendario poeta norteamericano Jack Hirschman. Actualmente trabaja en su libro de viajes, en dos poemarios y en la traducción de dos libros del inglés al español. Asegura que en su vida pasada fue cantante de boleros en una cantina.


Premio Loewe año 2015, a la Mejor Creación Joven, por su poemario "El color de la granada".


WEB DE LA AUTORA: 
http://www.mujerentierrafirme.blogspot.com.es/


NONEGACIÓN

Yo no soy esta,
la que aprendió a hacer magia negra con palabras
encontradas entre los libros de Artaud,
ni la que practica vudú con ternura
hasta hacer llorar al enemigo.
Yo no soy esta,
la que engendra raíces de árboles que nunca llegan a crecer,
y si lo hacen se inclinan tanto hasta torcer su espalda.
Yo no soy la que camina inclinada
dando sombra a los hartos de luz.
Ni la que fermentó el vino aplastando con sus pies
nombres de amores rescatados, refugiados, olvidados,
para luego bebérselos de un solo sorbo
y embriagarse con sus respectivas sangres
aquellas noches en que la música secó la suya.
Yo no soy esta,
la que remienda pájaros con su cabello
y luego les incrusta explosivos
para que en las madrugadas estallen trinos
y no las voces demoníacas de un reloj
que me recuerda siempre que yo soy esta
que yo soy esta
que yo soy esta
aunque diga que no. 






IN GREY

El día es tan gris que me aprieta
como una corbata que yo no decidí anudar.
Y sin embargo, extrañamente,
disfruto esta asfixia que me obliga
de rato en rato a abrir la boca
para aspirar el aire de otros.
Necesito alguna frase que no suene a consejo.
Pero es imposible.
La gente siempre se atribuye poderes de salvación.
Yo no quiero salvarme.
Estoy harta de los falsos profetas
y de sus canciones que repiten la palabra culpa.
Ya sólo me conmueve la ternura de mi madre
y las visiones de los locos, que a igual que yo,
habitan un mundo del que intentan salir. 







FUNCIÓN

Esta película a la que todos llaman noche no me pertenece.
No es esa luna que los turistas fotografían la misma que me ilumina.
No es ese reloj señalando la hora
el que marca mi tiempo.
No son esos autos estacionados en la esquina los que a mí me esperan.
Ni son las canciones que otros bailan
las que a mí me emocionan.
Mucho me temo que esta película
a la que todos llaman noche
no encaja en esta ciudad.
Ni en esta ni en ninguna otra
de esa otra película
a la que todos llaman mundo.
Esta noche tampoco encaja en mi mente
que lucha por salir de mi cuerpo
que no es mi cuerpo.
Pero de nada me sirve salir a ese otro mundo que tampoco es mío.
Permanezco en esta silla,
escribiendo sobre esta mesa,
detrás de una ventana sin cortinas,
como un palco donde asisto a una obra de teatro
en la que los actores tropiezan sobre sus propias risas. Y ya no hay más luces
sobre esas tablas
que los rayos de luna que los turistas fotografían.
Fotografían y se marchan.
Y sin embargo ella sigue encendida
para que la función siga doliendo
a quienes sí entendemos
la verdadera luz. 







DE LAS TRAMPAS DE LA MEMORIA

Hay cosas que por justicia no deberían recordarse
y sin embargo nos pasamos la vida intentando lo contrario
recordar para no cometer el mismo error, dicen
o simplemente para vivir dos veces.
Pero nadie menciona al olvido, aunque todos lo usemos a diario,
a cada instante, en cualquier acto, sin darnos cuenta.
No saben que en el fondo, memoria y olvido son lo mismo,
y que ambos terminan siempre, inevitablemente, atacándonos.
La memoria es un perro rabioso
que al menor descuido nos muerde la mano.
El olvido el primer fantasma al que de niños huímos,
y al que con el tiempo, todos regresamos.





PROGRESO

Viajo en autobús
de Arizona
a Nuevo México.
Entre los pasajeros
varios migrantes latinos:
tres mexicanos
dos ecuatorianos
una peruana.

Escucho su conversación
desde mi asiento:
jornadas completas,
de lunes a lunes,
feriados, reemplazos,
horas extras.

A lo lejos, veo pasar un tren de carga,
cientos de vagones repletos de mercadería.
Uno de los migrantes se queda dormido.
A su lado, un hombre blanco
señala el tren con orgullo.
"Ahí viaja nuestra economía", dice.
"Ese tren es el retrato de nuestro progreso".

La frase retumba en mi cabeza.
El tipo ignora que su economía
también viaja en este autobús
Y que el retrato más humano del progreso
lo encarna el rostro
agotado y seco
del que duerme a su costado.






CATARSIS

La ciudad oscurece antes de tiempo.
Sus habitantes se alejan cabizbajos.
Llueve.
Expulso los demonios de mi mente.
Los veo correr despavoridos
para ocltarse bajo la piel más cercana.

Pero aquí no queda piel
donde disimular el miedo
Sólo el sonido del agua insistiendo en el tejado
como la canción más lenta de Billie Holiday.
Y afuera únicamente la lluvia
removiendo huellas sobre la acera 
diluyendo fotos extraviadas en la alcantarilla
borrando toda evidencia.

Alguien se une a la catarsis
y limpia la sangre de sus labios.
Yo también sangré
al cortar mi lengua con navajas
Porque las palabras son eso
Filosas navajas que al mal usarlas
nos dejan mudos para siempre.

Pero a pesar de ello no me siento derrotada
Porque tengos formas de gritar sin voz
de volar sesos sin el sonido de la bala
Porque puedo quemar canciones
y cantar con las cenizas
Porque puedo pulverizar huesos
sin mover los labios

Porque aprendí a croar
entre ranas vagabundas

Porque a pesar de todo
Y de todos
Aún aúllo poesía.






MIDNIGHT BLUES


He extends the night with his songs
because he knows I'll be leaving at dawn
when the spirits of old wolves
come looking for me again.


Then from the distance I'll see
his pale lips on his harmonica
and a blues will pierce my back
like a ray that splits in two
a cadaver that refuses to die.





MUÑECA ONÍRICA

Nunca he pertenecido al día. Por eso mi escritura lleva un hálito sombrío. Por eso mi espacio es onírico. Donde las novelas, los poemas, los relatos inconclusos, pululan como almas en pena porque alguien olvidó otorgarles un final cualquiera. Y entonces aparezco yo, ladrona de historias, para darles la estocada que ellos tanto buscan.

Por eso hoy me apropio de tu sueño. Por eso regreso desnuda y con un sombrero de copa negro. Para que me des cuerda y poder bailar como muñeca, pero puesta en medio del sopor, el humo y la suciedad de los viejos que asisten, apesadumbrados, a una barra infinita. Como si se tratara de una fina porcelana puesta en las manos de un vagabundo desahuciado.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada