martes, 11 de septiembre de 2012

7789.- RAOUL HAUSMANN




Raoul Hausmann (12 de julio de 1886 - 1 de febrero de 1971) fue un artista y escritor austríaco. Con el seudónimo Der Dadasophe ejerció un destacado papel como dadaísta creando collages experimentales, poesía sonora y realizando críticas institucionales en Alemania durante los años transcurridos entre las dos guerras mundiales.

Nació en Viena el 12 de julio de 1886, pero con catorce años su familia se trasladó a Berlín. Su padre era pintor y restaurador de pinturas por lo que le enseñó estas técnicas, posteriormente estuvo estudiando en una escuela privada de arte en Berlín. Con diecinueve años conoció a Johannes Baader que estudiaba arquitectura y poco después a Elfride Schaeffer que era un violinista y que mantuvieron amistad y compartieron ideas dadaístas.
Tras conocer las pinturas expresionistas de Herwarth Walden se dedicó a pintar con este estilo en el taller de Erich Heckel y además se convirtió en escritor para la publicación Der Sturm por lo que pudo disponer de un recurso para iniciar sus ataques al arte establecido institucionalmente, levantando una importante polémica. En ella contó con el apoyo de los expresionistas que se mostraron a favor de cambiar una situación esclerotizada, a pesar de ser unas ideas provenientes de un austríaco que vivía en Alemania.
En 1915 conoció a Hannah Höch con la que tuvo una aventura extramatrimonial con resultados artísticamente productivos pero con una relación turbulenta.1 En 1916 conoce al psicoanálista Otto Gross y al escritor anarquista Franz Jung; pronto amplió su círculo artístico con Salomo Friedlaender, Hans Richter, Emmy Hennings y los miembros de la revista Die Aktion.

El club Dadá de Berlín

Fue uno de los fundadores del club junto a Richard Huelsenbeck,2 que el 22 de enero de 1918 hizo la primera proclama dadaísta en Alemania en la galería de arte IB Neumann. A los pocos días el club se formó estando integrado por Hausmann, Huelsenbeck, George Grosz, John Heartfield, Jung, Höch, Walter Mehring and Baader. El grupo organiza su primer evento el 12 de abril de 1918 en el marco de una retrospectiva de pinturas de la artista Lovis Corinto dentro del Berlín Sezession, éste consistió en una velada de actuaciones de poesía y conferencias entre las que se encontraban el Manifiesto Dadá recitado por Huelsenbeck, un baile sincopado de jazz a cargo de Grosz y Hausmann gritó su manifiesto El nuevo material en la pintura entre el escándalo y las risas de los espectadores.
La búsqueda de nuevos materiales para la pintura no se hizo esperar mucho, ya que en unas vacaciones con Höch en el mar Báltico se dio cuenta de que en una pared había una foto de un grupo de soldados y el propietario había pegado sobre ella la foto de su hijo en cinco ocasiones.3
Fue como un destello: se podría - lo vi instantáneamente - hacer fotos, únicamente montando trozos de fotografías. En septiembre, ya de regreso en Berlín, comencé a darme cuenta de esta nueva visión, y utilicé fotografías de la prensa y el cine.
Hausmann, 1958
De éste modo Hausmann se convierte en el descubridor del fotomontaje que fue la técnica más empleada por el movimiento Dadá y que tuvo gran influencia en otros autores y movimientos pictóricos posteriores. Otra de sus aportaciones son los poemas optofonéticos en los emplea de un modo particular los sonidos.4 También crea poemas por medios automáticos o por combinaciones mecánicas diversas y diversas técnicas tipográficas en el marco del experimentalismo.
En 1919 edita junto a Baader la publicación Der Dada, con el permiso de Tristan Tzara para utilizar ese nombre, la revista contenía dibujos, temas polémicos, poemas y sátiras tipografiados con una multiplicidad de fuentes y de signos.

En 1920 el club organiza su más importante evento con cerca de 200 obras de artistas como Francis Picabia, Hans Arp, Max Ernst, Otto Dix y Rudolf Schlichter, así como las principales obras de Grosz, Höch y Hausmann. Esta exposición tiene gran éxito en Ámsterdam, Milán, Roma y Boston; pero también sirve de ejemplo a los nazis para acuñar su idea del Arte degenerado.
El trabajo más importante de Hausmann es Der Geist Unserer Zeit - Mechanischer Kopf (La cabeza mecánica: el espíritu de nuestro tiempo) (1920); se trata de un esamblaje hecho a partir de una cabeza de maniquí de peluquería al que adosó diversos aparatos de medición, incluyendo una regla, un mecanismo de un reloj de bolsillo , una máquina de escribir, segmentos de una cámara y una cartera de piel de cocodrilo. Para algunos críticos evocaba a Hegel.5

Su trabajo tras el club Dadá

En septiembre de 1921 realizó una gira anti-Dadá junto a Höch, Kurt Schwitters y su esposa Helma. Desde esos años y hasta el comienzo de segunda guerra mundial se consagra al empleo de la fotografía y a escribir, de modo especial su novela Hyle. Entre las actividades que realizó se encuentra una exposición de fotomontajes en 1931 en Berlín, también patentó en 1935 en Londres la máquina Optofón para realizar poemas optofonéticos ya que convertía las imágenes en sonidos.
En 1937 ante la persecución a los intelectuales realizada por el régimen nazi emigró a Ibiza, pero tuvo que abandonarla en 1938 ante la entrada de las tropas alemanas que apoyaban a Franco. Durante la segunda guerra mundial se refugió en Peyrat-le-Château y en 1948 se fue a vivir a Limoges donde estuvo residiendo hasta su muerte en 1971. Durante este tiempo tuvo una producción muy diversa abordando disciplinas como la pintura, el collage, el fotomontaje, la fotografía e incluso la escultura. En 1958 apareció un lbro de memorias titulado Courrier Dada, posteriormente reeditado.

Bibliografía

Hausmann, R. (1975). La Sensorialidad Excéntrica. Madrid: Editorial Breogán. ISBN 978-84-85208-00-5.
Hausmann, R. (1997). Raoul Hausmann. León: Instituto Leonés de Cultura. ISBN 978-84-89470-39-2.
Hausmann, R. (1996). Raoul Hausmann : junio-septiembre de 1996. Bilbao: Museo de Bellas Artes. ISBN 978-84-87184-28-4.
Hausmann, R. (2008). Raoul Hausmann o El camino de los exilios. Diputación Provincial de Zaragoza. Servicio de Cultura. ISBN 978-84-9703-237-7.
Hausmann, R. (1991). Raoul Hausmann, arquitecte : Eivissa, 1933-1936. Palma de Mallorca: Caixa de Balears Sa Nostra. ISBN 978-84-87128-18-9.
Hausmann, R. (1998). Hyle : ser-sueño en España. Gijón: Ediciones Trea, S.L.. ISBN 978-84-89427-84-6.






Correo Dadá de Raoul Hausmann

En la historia no ha habido más que dos caballos:
el caballo de Troya y el caballo dadá.
El primer caballo ayudó a destruir el feudalismo.
¡Oh, pobres y simpáticos Eneas y Héctor!
El segundo caballo ayudó a destruir la idea de Ciudad.
¡Oh, miserables cabezas serias de la civilización occidental!
Pero mientras que el caballo de Troya era de madera
y por la noche cagaba hombres-héroes,
¡el caballo dadá estaba vivo y eran los hombres
quienes lo habían parido a él!
¡Tremenda Historia la de parir un dadá,
que, además,
se extendió por todo el mundo y sólo dejó tras
su trasero un Mundo completamente DADÁ!
¡Oh, dadá, I dadá, U dadá, Eh dadá, Ah, DADÁ!
Se arrojaba por todas partes como un ferrocarril en un estruendo
que arrastraba
Arp-Pipi, Arp-Popo, Arp-Pipi, Arp-Popo, Arp-Pipi, Arp-Popo
Pipicabia-Popocabia, Pipicabia-Popocabia, Pipicabia-Popocabia
¡Mientras el Dadarp vaya en el blazer
Cualquier obra se declarará una Peste!
¡Viva el dadá blanco!




POESÍA FONÉTICA

Hausman y más tarde Schwitters son los au­tores que investigarían en profundidad la poesía fo­nética, Hausmann desde Dadá y Schwitters desde MERZ.

Cuando Hausmann leyó en el "Almanaque Dadá" publicado en 1920 por Huelsenbeck los poe­mas fonéticos de Ball vio como sus primeros fone­tismos escritos en 1918 ya habían sido inventados por Ball unos años antes, pero con una diferencia importante, mientras Ball utilizaba "palabras desco­nocidas" los poemas de Hausmann se basaban directa y exclusivamente en las letras, estaban "letri­zados".

". Yo pensaba que el poema es el ritmo de los soni­dos ¿Porqué las palabras? De la serie rítmica de las consonantes, diptongos y contra-movimientos de su complemente de vocales, resulta el poema, que debe orientarse simultánea­mente óptica y fonéticamente. El poema es la fusión de la disonancia y de la onomatopeya. El poema surge de la mirada y del oído interiores del poeta por el poder material de los sonidos, de los ruidos y de la forma tonal, anclada en el gesto mismo del lenguaje”

Para Hausmann el poema es una acción de asocia­ciones respiratorias y auditivas, inseparables, ligadas al desarrollo del tiempo, se diferencia de los poemas de Ball en que estos creaban palabras nuevas, soni­dos y sobre todo onomatope­yas musicalmente arre­gla­das, los poemas de Haus­mann están basados en las letras, por lo que no hay la mínima posibilidad de crear un lenguaje nuevo que tenga sentido. El poema fonético es una sucesión contradictoria de vocales y consonantes. Hausmann llamó poemas optofonéti­cos a los construi­dos a base de letras combi­nadas topográficamente más o menos gruesas o delgadas, grandes o pequeñas, sería la poesía puramente abs­tracta, la letra sería un signo visual y acústico. 
Algunos de sus primeros poemas fonéticos fueron compuestos con grandes letras de bloques de ma­dera escogidas al azar por el cajista e impresos en carteles, otros como “Kp`erioum” (página anterior)  aunque con una estructura más tradicional, las letras fueron dibuja­das a mano en medidas variadas para indicar como deberían sonar. En otros poemas como “fmsbw”    las letras están impresas con bloques de madera, su estructura simple es utilizada por Hausmann para remarcar aún más los elementos más rudimentarios del lenguaje. A lo largo de su trayectoria artística  destacó tanto las estructuras  visuales como auditi­vas, en sus collages, fotomontajes y dibujos no solo encontramos letras dispersas a lo largo de la pieza, sino también fragmentos de sus poemas fonéticos, es como si Hausmann intentara hacernos "oír" sus obras a través de nuestros ojos y "verlas" a través de nuestros oídos.
En las teorías acerca de la Optofonética, Hausmann intuyó los mecanismos que fueron utilizados a partir de los años cincuenta en la composición de la música electroacústica y que hoy en día son utilizados de una forma natural, la relación entre las  vibraciones de los sonidos musicales y la oscilación de la luz: "Si se coloca un teléfono en el circuito de una lámpara de arco, el arco de la luz se transforma debido a las ondas acústicas que el micrófono transforma en vi­braciones que, a su vez, corresponden exactamente a las vibraciones acústicas, es decir, que los rayos de luz modifican su forma en relación con las ondas acústicas."




Poema ortofonético, 1918
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada