domingo, 9 de septiembre de 2012

7759.- ILDIKO NASSR





Ildiko Nassr 
Ildiko Nassr nació en 1976, en Río Blanco (Jujuy), ARGENTINA. Es licenciada en letras y trabaja como docente. Libros publicados: “Vida de perro” (cuentos, 1998), “Reunidos al azar” (Poemas, 1999), “La niña y el mendigo” (poesía, 2002), “Ser poeta” (en co-autoría, poemas, 2007), “Placeres cotidianos” (Microficción, 2007 y 2011), “Animales feroces” (Microficción, 2011). Forma parte de algunas antologías, como “El límite de la palabra. Antología de microrrelatos argentinos”; “Panorama del microrrelato en el NOA”; “Letras de Jujuy”, “1001 cuentos de 1 línea”, “4 voces de la microficción argentina”, entre otras.  






Especialmente silencioso es el día

domingo para la familia sin familia
domingo silencioso sin televisión
música lectura o algún entretenimiento
siesta de largas horas, sin sueño
mucho calor y transpiración
el deseo de que este día pase rápido
(un hombre pasa con camiseta de fútbol
es una de esas ocasiones en las que me gustaría
saber de fútbol, camisetas y otros fetiches)
un día silencioso en el que ni los perros ladran
y la furia de la ciudad parece haberse dormido
la misma siesta extensa
sin sueño
con el deseo de que nada haya cambiado
para el día que nos espera mañana
la misma oficina, el mismo colegio
la misma confitería con los mismos mozos
y una rutina que se nos escapa
una vida que nunca vivimos
y este silencio tan parecido a la soledad

mañana será otro día







una mujer escribe

una mujer escribe al borde de su propia locura
escribe como si los dibujos que crean palabras
tuvieran significado para ella o para otra persona
escribe dibujando formas que su mente confabula
junto a su mano perezosa

una mujer que escribe deja sus vidas en el papel
dibuja un mapa de sus sensaciones
(de las que logra traducir a palabras)
se regodea en las formas

mientras el mundo lentamente desaparece a su alrededor





Sei Shonagon

sei shonagon vivió en japón en el siglo X
emily dickinson vivió en estados unidos en el siglo XX
ildiko nassr vivió en argentina después del golpe de estado
más sangriento de la historia de su país
nunca escribió un gran poema como shonagon o dickinson
pero la poesía le mostró su piel una noche de amor
y jujuy le brindó un banquete de imágenes inverosímiles





el árbol de la vida

fundidos en el abrazo más profundo 
nos amamos con diferentes cuerpos
a lo largo de toda la historia de la humanidad
fuimos Adán y Eva
Tristán e Isolda
Frida y Diego 
fuimos todos hasta hoy 
que sólo somos vos y yo 
regando el mismo árbol 
que miramos desde hace años 






hubiera querido detener el tiempo
y empapelar mi casa con tus fotos
imágenes de tu mirada mirándome
pero aquí no se permiten las cámaras
sólo se puede apelar a la memoria
como si se tratara de un viaje en el tiempo
donde las estrellas son de papel
y el sol aún no ha nacido


(Versión libre sobre un poema de la Gioconda Belli)

No.
No soy la Ingrid Grudke
con sus piernas largas, perfectas, y sus rasgos en armonía.
Mis piernas y mis rasgos tienen una sintonía propia
que se sale de todos los moldes, convirtiéndome en una rara belleza. 

No.
No soy la Tigresa Acuña
campeona de todos los rings.
Las peleas que he ganado son de una intelectualidad aburrida.
Mis brazos sirven para sostener las computadoras
y sus teclas que auxilian la ficción de mis palabras.

No.
No soy la Moria Casán
con su exhuberancia y su lengua karateka.
Mi lengua reproduce a mis ancestros
en la ingenuidad de todas las guerras y de todos los ideales.
Mi exhuberancia, entonces, se tiñe de literatura.

No.
No soy la Coki Ramírez
con esa voz potente capaz de resucitar a todos los muertos.
Mi voz enmudece ante la injusticia
y no logra cantar más que alguna copla olvidada.
Tartamudea ante un público hostil
para el que la poesía no es distracción de sus penurias.

No.
No soy la Shakira
moviendo unas caderas que no mienten.
Mis caderas tampoco conocen la mentira
pero no hipnotizan a nadie. Soy como un animal herido
que ha perdido todos sus poderes.

Nunca seré la mujer despampanante
que se muestra en la tapa de una revista para hombres
pero soy todas las otras mujeres que se deslumbran ante la vida
y se dejan sorprender, contándola de modos novedosos cada vez.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada