sábado, 8 de septiembre de 2012

7735.- GRACIELA DI BUSSOLO





Graciela Di Bussolo, nacida en Buenos Aires, ARGENTINA en 1954. Vive en Córdoba desde 1990. Es Profesora y Licenciada en Ciencias de la Educación, ejerce la docencia en Nivel Medio y Superior. Coordina Talleres de Escritura creativa. Ha publicado los siguientes poemarios: Dice que vive (Córdoba,1998, Argos) La noche boca abajo (Córdoba,1999, Ed. de la Municipalidad de Córdoba).  Territorio de nadie (2000, Argos). Donde nadie se atreve (1º Edición 2000, Municipalidad. de Temuco, Chile; 2ª Edición,2003, Narvaja editor).- Su poemario Kavafis fue traducido al griego, e integra “Conversando con Kavafis. Antología de poemas kavafianos extranjeros”, Instituto del Idioma griego, Thessalónica, Grecia, 2000.Territorios. Antología personal. (2008, Narvaja Editor).





Tierra y fuego en tus labios
saben a muerte perdida
Vicente Aleixandre


Imagino los ojos
                la mirada
desafiando penumbras.

Con doble nudo
las manos
              amarradas al sueño.

La boca
              llena de besos
la muerte
              llena de heridas.


(De su libro “Dice que vive”)






No me niegues tus manos.

No condenes mi sed
a esta espera
                     repetida
                      perpetua.

La noche
sigue durmiendo boca abajo.

Toda la sombra
cabe en este hueco.







Vendrá el silencio

Dicen
que atrapa colibríes con sus garras.

(De su libro “La noche boca abajo”)






La palabra en la piedra

XV

En los bordes del vado
el día espera.
                   Aún no estalla.

El silencio es una hoja de cuchillo.
Golpea sobre los huesos fríos
hiere
pero no mata.

Cada noche regresan los fantastmas.
El sueño es un pantano sin orillas.


XX

Nada pudo guardarte de la bestia.

Nada más negro que la sombra que llega
cuando gritan los goznes de esta puerta
que se abre 
y se cierra.

(De su libro “Donde nadie se atreve”)






DICE QUE VIVE

Cae la noche en el patio.
El silencio no cesa.
No hay nadie que pueda decirme
qué hago acá
dentro de mí.



La tarde
tejió un vacío sobre el silencio.

Despojada del grito
vago sobre la trama
más ciega que sin ojos.




De aquellos días
conservo cicatrices
segunderos clavados en las palmas
hojas de almanaque
miedo.



No te vayas ahora
que el cielo se oscurece.

La tarde es tibia
y podemos recostarnos
sobre las cenizas.



La tarde cae roja sobre el río
y las campanas suenan a destiempo.

Siento frío en los ojos
un grito bajo los pechos secos
y esta sed de siglos.

Tengo todo el olvido por delante.




Dónde esconder
               la sombra de las manos
               la caricia incompleta
               la garra.



El miedo es una planta carnívora.

Alguien
espía desde el campanario.

No debo dormir ni detenerme.
Antes se cansarán los cuervos
de dibujar crespones circulares.



El silencio se escurre por la tarde.

Entre las piedras
el tiempo es una lagartija húmeda.

Corre
salpicándonos el sueño.





…susurrarán las alas…
Paul Celan

En este invierno amarillo
los párpados cerrados
te llevan
por senderos que huelen a madera.

Susurrarán las alas
cuando te sobrevuele
como a un precipicio.







Obligada a repetir los rituales
atravieso las arrugas del día
con los ojos
    las manos
    las palabras.
Una mirada
desde el pedestal
cuida que nada cambie.

En La noche boca abajo: Territorios. Antología personal. 
Narvaja Editor. Unquillo, 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada