viernes, 31 de agosto de 2012

MARCELO CUTRÓ [7.649]




MARCELO CUTRÓ

Santa Isabel, Santa Fe, ARGENTINA 1967. Vive en Rosario
Publicó los libros de poemas: Los lugares con noche (La entrepierna del Sábalo, Rosario, 1993), Santa Isabel (Los Lanzallamas, Rosario, 2003), Espina de agua (Ediciones en Danza, 2008) y Rumania-Santa Isabel (Ediciones en Danza,2012) Integró las antologías Los que siguen, 21 poetas rosarinos (Los Lanzallamas, Rosario, 2002), Felicidades también, 18 poetas (Buenos Aires,2005) y 19 De Fondo, poéticas de la construcción (Gatogrillé, Rosario 2008).




1


OTOÑO


El día cerrado en la mirada orquídea.
La virgen del campo recibe la brasa.
Al norte otro viento. El llanto pendiente.



2


El agua bendita tiene palabras 
dichas hace mucho tiempo
imaginadas como sombra o sueño
de las voces que llevan en secreto
un horizonte salado con sangre de rocío.
Lágrimas de luz.



3


La noche enrojecida. Una voz invisible. Palabras de la luna.
El fuego de un presagio en la estación de tren. Mujeres que esperan
mujeres que se van, con sus ventanas pálidas, los párpados al alba
esa luz que demora la fiebre de los pájaros. Llegando al limonero
la sombra es amarilla, las abejas desnudas, semillas de madera.
Los confines del vino. Los jinetes que brillan. El sudor de la tela.





Espina de agua / Marcelo Cutró / Ediciones en Danza


No hay pájaros
hay huellas o impostores
atraídos por la sombra de las mujeres
Como en el sueño
toda palabra está en peligro




Una voz invisible mujeres que esperan
mujeres que se van con sus ventanas pálidas
los párpados al alba en una luz que demora
la fiebre de los pájaros
El fuego de un presagio en la estacón del tren




Llueve intensamente El cielo es rosa
Entramos a un bar enfrente de una plaza oscura
al lado del hotel
Esto sucede en otro lado




La tormenta se oculta en la noche equivocada
La sombra de un cuchillo en la mano de un ángel




Fumaba en un sillón con el cabello mojado
Se quitó el corpiño en silencio
con esa maldita suavidad que tiene
las canciones abandonada




Esa mujer desnuda entre las luces negras de otro idioma
habla de su extensa luna




Lleva esa luz de iglesia por el monte
caminando arrepentida
La mañana
naranja todavía
descalza
en un vapor o una nube de arena
levanta la ropa de la noche




Allá en la orilla invisible
una rama sostiene cosas ausentes
Nadie mira a la mujer de ojos grises
cuando abre la puerta




Lejos del río tu nombre es una espina de agua




La mujer de la foto que abandona
en la puerta un grito para despertar
a esos gatos de papel se llama Margarita




De la escalera 
cae la ropa de colores rápidos
Una gran tormenta sobre el río 
se lleva las fotos





La noche está demás en esta botella de vodka
Un animal dormido en los colores equivocados
Oye nuestra conversación





Llegando al limonero la sombra es amarilla
Las abejas desnudas semillas de madera






Mi abuelo era negro

Mi abuelo era negro y construía su nombre
no sabía inglés
pero era como Louis Armstrong
bien negro.
En el verano del 30 andaba huérfano
descalzo en el balneario de la laguna de Melincué
era lustrabotas.
Summertime.
Los chicos pobres oían su música de lejos.




Camina hacia el sur

Camina hacia el sur por la calle negra de los amantes
donde los bares construidos con botellas de vidrio y piso de arena
abren solamente de noche




Salen

Salen
se van de foco por unos minutos
llora con un vaso en la mano
y se vuelve más hermosa apretando los labios





Con banderas verdes

Con banderas verdes vienen hacia mí
estoy atrapado en un paisaje antiguo y oscuro como
// el vino
la gente habla bajando las escaleras que llevan a
// la ciudad
pero no puedo escuchar nada
no hay sonido a esta hora en este lugar
cuyo nombre no recuerdo
aunque me muestran fotografías de mujeres
de animales tejidos a mano, de carteles construidos con
//signos y pregunta
o de la costa inclinada con los peces muertos.
Cuando amanezca escribiré lo sucedido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada