domingo, 26 de agosto de 2012

7576.- JULIÁN AXAT




Julián Axat
Julián Axat (1976, La Plata) es un poeta argentino. Como poeta inició su actividad en 1992 con el grupo Los Albañiles. Ha publicado en diversas revistas nacionales y extranjeras. Su poesía ha sido traducida al francés, inglés y portugués.
En el año 2007 funda junto con Juan Aiub la Colección de poesía Los detectives salvajes, de la editorial Libros de la Talita Dorada.1
En el año 2010 prepara y edita la Antología: Si Hamlet duda le daremos muerte (Antología de poesía salvaje), que reúne 52 poetas argentinos nacidos a partir de 1970. Prólogo de Emiliano Bustos, y epílogo de Nicolás Prividera.

Obra poética

Peso formidable (2004, Edit. Zama -Paradiso)
Servarios (2005, Edit. Zama -Paradiso)
Medium (2006, Edit. Paradiso)
Ylumynarya (2008, Edit La talita Dorada-Los detectives salvajes)




MÉDIUM
(Poetica ad bellum)


a Solcito Rodríguez Sabater 

dejen que las gargantas de los muertos 
en nosotros tomen la palabra 
Mahmud Darwich



PERDIDOS EN LA BÚSQUEDA DE SUS VOCES
(Marzo-Mayo)


indagación. 

era yo o éramos todos
escribiendo la historia
que escribía 
el hoy derrotado
en la abundancia de ayer


resto.

ella me decía que yo era como
un pequeño King Kong

me imagino a mí mismo 
de siete meses
golpeando el pecho 
completamente desnudo
gateando eufórico por la casa 

aplastando hormigas 
sobre las baldosas blancas 

rojas (las que pican)
negras (las buenas) 
mantel (carmesí bordado)

me acaricia la espalda
me cuenta los lunares

me volverá loco 
que me cuenten los lunares 

78 lunares

¡otra vez!
¡otra vez!

escalofrío 

y cada vez que pasa la mano 
que apoya su dedo
un meteoro atraviesa mi espalda

¡quiero de nuevo!

y arranca de nuevo

89 lunares

¡no puede ser!

es claro que hay algo que no funciona
King Kong los cambia de lugar
agrega o saca lunares según la ocasión
como jugar 
a ser el dios de los lunares

¡nuevo conteo!
¡nuevo conteo!

y arranca de nuevo 

100 lunares…

quiero creer
que mi espalda
es un derrotero infinito
en el que ninguna mujer
descifró el enigma

y de sólo exigir de nuevo
vuelvo al piso

a las baldosas
a las hormigas
a mis siete meses 

89 lunares

ese es el número

que contó ella


la última vez



“tu eres eso”:

89 lunares


diario de viaje.

una flecha
se hace en el olvido

corren
de una estampida
y durante años
nunca los alcanzan
-pero de pronto- 
les rozan los talones
sufren por un tiempo
y luego los pasan por encima

no sé porqué 
la flecha
se olvida a sí misma
la rapidez con la que se mueve
se detiene
y muere
en el momento justo
en el que reflexiona
que es trama de puntos
y se apoya en unos
para saltar a otro
y es así
que por sucesión 
o inercia
u olvido de sí
se hace la flecha


indagación II.

seremos nosotros 
que buscando pedacitos que nos encajen
nos toca ser generosos
hasta con su última contradicción


diario de viaje II.

Al momento de despertar
Agamenón 
recordó el sueño

cuando pensaba en respirar

moría asfixiado


resto II.

las mayores novedades vienen de parte de Julián, cada día está más grande, más vivaz; todos los días hace algo nuevo: silabea ta….da… mam… na… hace ruiditos con la lengua, todavía no le ha salido ningún dientito. Se sienta, juega con el corralito, duerme en cuna y en su propio dormitorio, tiene muchos chichitos pero lo gustan las cositas: marquillas de cigarrillos, cajitas vacías, hojas de papel de diario, tapas, corchos, etc. Ahora su chiche predilecto es una estrella de mar color roja y una argolla de plástico. Está hecho un QUIN-CON…que saltimbanquea todo el día. Ya come hasta carne, toma agua en vaso. Empezó a ir a una guardería esta semana, está muy cerca de mi trabajo. ¡Es increíble lo rápido que se destetan los bebes! A mí me parece mentira que ya esté casi en los 7 meses, me emociona verlo dormir, ¡es algo tan dulce! Un Hijo es un sentimiento tan hondo que no se puede expresar, ya no puedo imaginar una vida sin él: es luz, es color, es vida. Pensar que yo tengo un futuro pasado materializado, pasado y presente (tacho esto último porque estoy guitarreando y no sé ya como poder transmitir. No dan mis palabras para explicarlo)


indagación III.

será la sensación de abandono
o la grandeza del asalto
la que atormenta todo el día el cuerpo

hasta que se decide tener un hijo 
y esa sensación se va


resto III.
(manuscritos hallados en un embute)

en la noche
salgo a revisar cartas
los desperdicios del tiempo
o los regalos del tiempo

lo uno y lo otro

depende de esa noche

montones de papeles amarillos

rapsodas
poemas
denuncias
panfletos
documentos
apuntes
diarios 
cartas
cuentos

¿pueden ser la extensión de mi escritura? 

¿puedo ser el padre de mi padre?


diario de viaje III.

calcar un dibujo a trasluz 
y superponer los trazos

al poner su ojo a la altura de mi ojo
mi boca sobre su boca
mi lápiz contra el suyo

lo veo

es algo que queda afuera

lo veo

es algo que queda dentro

está ahí

un contorno sobrante que no podemos asir

¿el tamaño de sus sueños?

adentro

mis ganas de seguir buscando

afuera

la impotencia de no poder abrazarlo


indagación IV.

último epitafio 
mínimo testimonio

en el desenfreno
de encontrarlos perdidos

¿devuelve 
la provisoriedad
de su rostro?

¿la resonancia viva de la voz?


resto IV.
(Lemuria)

A Tite Elicabe y Gustavo Cabarrou


Lemuria
el proyecto de la ciudad del Sol
1972: es una Isla para hombres raros

¿Alguna vez fue Lemuria? 
¿Estás allí Lemuria?
¿Es posible Lemuria?

Por los ojos de los compañeros que quedaron 
todavía veo
los planos inconclusos de la Atlántida

Encuentro con Tite (Mingo, 15/8/06)
“Te veo y viene a mí el rostro de tu padre… tu viejo era Juan…
entonces creímos que podíamos hacer nuestra la Isla de Pascua, 
desde allí saldría el hombre nuevo que 
aterrizaría en América algún día…pero te cuento de mis hijos…”

Encuentro con Gustavo 
(Gonnet 18/8/06) 
“Tu viejo creía en Lemuria, estaba convencido, todos estábamos 
convencidos de ese Proyecto, nos pasamos meses pergeñando 
ese magnífico asalto: ir tomando en silencio una Isla, hasta liberarla
y construir la sociedad del hombre feliz…pero te cuento de mi novela,
se llama El sueño de Ana y trata de una nena que quiere volar…”. 

Encuentro con Silo 
(Ciudad de Mendoza, 1/8/06)
“Lemuria ¡un delirio de la época!, entonces vino Armando y me trajo
el proyecto que habían pensado entre varios, te repito: ¡un delirio!... 
el humanismo es la posibilidad de encontrarnos sin violencia…”

hace ya tiempo que pienso en Lemuria
pero ya no espero ver salir el sol en un lugar que no existe
y que nunca existirá

creo sí 
que hace más de treinta años
en la cara muchos 
estaba siendo trazado el mapa de un tesoro
una extraña aventura
que nos guiaría a nosotros
para salir a buscarla

–de algún modo–
todos llegamos a Lemuria


indagación V.

cuál es ese rostro 
imposible y real 
que yo no podía terminar de encontrar 
y que necesitaba develar a toda costa

para seguir 


resto iv.
(La caricia de Hamlet)

al salir la luz 

hacia la penumbra

de ese aliento 
minúsculo 

lámina fugaz
que 
exhala un niño de siete meses
cuando duerme

con pestañas 

patitas de araña

alas de ángel

dudó entonces

se puede 

embalsamar una caricia

por si ya no están


digo

para poder usarla

otra vez


indagación VI.

será la historia
o nosotros 

que nos pusimos

disfraz de detectives


diario de viaje IV.

hola 
Anna o Lucía o como te llames
quería contarte
que hace mucho tiempo
tu mamá me contó
que venías a este mundo

(ella quizás no lo recuerda)

vos todavía 
no eras siquiera una posibilidad

pero no sé como
ella sabía
que estabas ahí
en algún lugar 

esperando

y tarde o temprano
no sabemos porqué 
habrías de elegir 
su cuerpo

su historia
sus amores 
sus sueños

(en realidad esto último
nunca me lo contó ella
yo lo supongo)

pero bueno
Anna o Lucía o como te llames
quería contarte
que elegiste bien

que por esa razón 
que vos sólo sabes 

y pronto será borrada 
en el momento que nazcas

tu madre 
después de tanta espera
te habrá finalmente encontrado

y la historia que recibirás como premio
será un mundo maravilloso

de anhelos 
cuentos
cantos 
fuerza

¿la magia que vos habías elegido?

por ahora estás en su panza
seguro que pateas mucho 
son las ganas de salir al encuentro 

Anna, Lucía o como te llames

pero estoy seguro que hubo un alguien 
como una extraña y poderosa luz
que te convenció 
de entrar a esa panza 

no sé porqué misterio
ese "alguien" 
alguna vez estuvo cerca

y rozó tu nombre 
Anna, Lucía o como te llames


diario de viaje V.

a veces 
me meto en el cementerio
y me zambullo en los osarios 

desesperado
navego
nado la nada

me ahogo 
me ahogo entre fémures y mandíbulas

armo puzzles imposibles
dientes con metacarpos
omóplatos con espinazos

y así paso la noche
escondido
cansado 
de tanta originalidad 
para armar eslabones perdidos

pero antes de convertirme 
en el fracasado “equipo de mi mismo forense”

dejo los huesos a un lado
y escribo un poema 

que me devuelve 
la piel viva de su voz


indagación VII.

era la foto o el espejo

la que me devuelve
su última imagen
en la que tenían 

menos edad de la que yo tengo ahora


indagación VIII.

eran ellos 
o éramos nosotros

soltando pistas por el camino

para luego juntarlas
y poder decir: 

soy ………. yo



diario de viaje VI.
(alter ego imago mundi) 

de los tiempos 
que recuerdo a mi doble
lo veo 
junto a mi cama
en la silla
mientras leo
el lee (no sé que lee)
me detengo
a pensar quién es él
(no es un fantasma)
acaso es algo o alguien
(tampoco mi ángel de la guarda)
me sigue a donde voy
y me habla
a veces me susurra
deseos góticos 
ahora que escribo en un Café
él está sentado frente a mí
en la misma mesa
no se pidió nada
(me sale barato mi doble)
y se asoma a mi cuaderno
me espía mientras fuma
intenta leer lo que (le) escribo:

“me iré de de tu lado cuando escribas
la novela de mis sueños, sí, cuando reescribas
la historia de todos nosotros”

hace una muesca como de desencanto
sí de desencanto
no le gusta que lo descubra a mi lado
y que hable de él

de la fisura que nos separa 
o de ese delgado halo de distancia 
entre la misma dimensión de los cuerpos


última indagación.

cómo hacer 

para que la retahíla de un sueño

nos permita hurgar 

en su abundancia

y al final

podamos convertirnos

en un niño 


un niño 
regresa al 
hombre que fue

ya no hay engaño 

se puede contar


diario de viaje VII.
(el traficante de sueños)

a Camilo Cagni


entre todos los compañeros de viaje
siempre me llamó la atención uno de ellos 

trabaja de experto viajante
un Marco Polo sin miedo

atravesando mares y caminos del tiempo 
lleva consigo en sus alforjas 

(fue construido por él)

un atrapasueños 

le basta dejarlo descansar una noche
colgado desde su ventana hacia afuera
y sin demasiado esfuerzo pesca
¿los atrae con su don?

no hay duda que pesca
y ellos solos van quedando enganchados a su red

(porque conviven con nosotros perdidos en el aire)

y trae a la superficie 
los mejores reflejos 
de estrellas muertas

y con ese resultado 
con el cardumen de la voz 
con el manojo de imágenes que se nos parecen demasiado

este señor viajero 
construye antologías varias
las enlaza o ensalza 
con pizca y condimento de nosotros mismos

para vivir de algo

(supongo que vive prácticamente de esto)

para que podamos seguir en pié
para que podamos seguir aquí

perdidos

con las miserias y maravillas 

en la variedad de todas sus voces 



ÁNGELUS NOVUS
(Junio-Agosto)


El ángel tiene la cara dirigida hacia el pasado
Walter Benjamin



los nuevos detectives salvajes.
a Roberto Bolaño
in memoriam


mientras salíamos en la búsqueda de agujeros en las cosas
el vacío o la mudez 
era la tierra perfecta 

irrumpir desde la hondura 
con un grito a la superficie
rescatar tesoros que nos mantenían vivos 

pero ahora
–por claros motivos que nos exceden–
la fosa abisal de un lenguaje
sería esa misma superficie

fraguar voces diversas a los saltos

y desear

desear mucho en zigzag

para que haya una Babel feliz


la velocidad de la luz.

El mismo desgarro 
que alguna vez nos invitó a soñar 

a fuerza de tragarnos de un golpe

nos decidió luego a escapar 

nos enseñó a deambular


lo que queda de…

1.
hubo un día que viajé hacia atrás y me di cuenta 

–en realidad sentí– 

que en el descenso
el pasado disminuye el peso del mundo sobre las palabras

a través del viaje 
surge como pequeño hueco
y el silencio ocupa tanto espacio
que deja avivar un fueguito

en ese fueguito 
veo abrigarse a los poetas
que como un pan se reparten la rosa 
para hacer el amor con ella
pero también la guerra
están todos juntos
no se sueltan 
nutren
el abismo de una cadencia

2.
cuando regresé a mi tiempo
el peso del mundo 
volvía sobre las palabras
y ese preciado hueco se llenó de ruido

vinieron a mí todos los lenguajes
las habladurías
y el fueguito se apagó

entonces 
me di cuenta 
que ya no importaba el silencio 
el fuego se avivaría sin hueco

3.
pensé
sublimar el peso del mundo 
en la necesidad de decir 

y donar la voz
para que el hueco vuelva a nacer


tetralogía natural.

-natura ígnea-

escupe tal fuego
que nace de sus entrañas

ese fuego que le vio nacer 
ese fuego que ya estaba en otros ojos
y pudo ser depositado allí

siempre corriendo el riesgo: 

de quemarse a sí mismo
de quemar a los otros

cómo hacer para que ese don
estalle en vida
transforme el mundo
sea la alegría del encuentro

tal es la naturaleza del dragón:
construir con el tiempo 
la intensidad de su fuego
que al tocarlo sea
como la simpleza

como agua tibia que calma

-natura vita-

hay veces que nos miran fijo
están ahí para empujarnos
para capturarnos
para que caigamos junto con ellos 
a la miasma de su cotidiano

pero nosotros 
escapamos rápido 
luchamos contra esa metástasis 
y nos vamos lejos de su tristeza

trovamos al mundo humilde
a la gente común
a los pueblos sencillos
desatamos nuestro cuerpo al goce
a donde quiera que vaya:
siempre encuentro
siempre abierto 

se trata de componer un canto
que sea ausente de epopeyas
que sólo juzgue a los verdugos 
sin dejarnos rencor

para nosotros 

sólo alegría
sólo fuerza
sólo placer

-natura alimentaria-

recibo de tus manos tal cuidado 
un halago permanente
mi alma que se aquieta
de tus recetas recobradas de abuela 
membresía al cuenco de mis labios: 

buen pescado
frugal vino
antiguas especies 
cocción justa

tus generaciones anteriores
se develan de repente en un plato
sublima tu mirada cada bocado
el gusto preciso que inscribe en mi paladar
y un pacto afrodisíaco
un conjuro echado a su suerte 

en la noche milenaria
la mesa es una cama
la cama es un sueño
tu cuerpo 
está en mi boca para siempre

-natura onírica-

el miedo nace en invierno
en un sueño
cuando una mujer
llega a la playa 

y al acercarse a la orilla

(deja sus zapatos a un lado)

sus pies 
se van azulando de a poco

y es por un torniquete imaginario
que calor se mantiene en el resto del cuerpo

es el mar que se arremolina en la garganta

y de pronto

una boca salada
sale del agua 

y se traga a la mujer
que es conducida en un extraño viaje
a otro invierno 
al momento justo de sus cinco años

está jugando en la orilla

(todavía sin miedo)
(todavía sin sueño)

mientras alguien la mira 
para decirle

"será tu miedo"

y el azul avanza
ya sin torniquetes

será todo el cuerpo 


el vino o la nada.

un espacio cerrado 
dos copas de cristal
apoyadas sobre una mesa

¿enemigas?

dos sillas cerca
dos bocas

¿amantes?

dos manos sobre las copas

¿amigas?

hace frío
mucho frío como para decir algo 

y de golpe

la copa toma la mano
que lleva la boca 
hacia dentro 
y se esconde 
en el espesor 
del cristal
en un tinte 

que se traga 
el espacio

se traga
la mesa las sillas
la mano la copa
el espacio 
el frío
hasta las pocas ganas de decir

el tinte está solo en el mundo
y brinda con esa soledad
que a veces nos toca
que íntimamente todos conocemos

y luego es el tinte
quien
por no dejarnos 
la última gota

se bebe a sí mismo


pacto entre F. Urondo y M. A. Bustos. 
(pacto mayor)

se encontraron 
y el pacto fue
que de esa noche 
de ese imposible lugar 
surja 
el destino final de la poesía

entonces 
convocaron 
a los poetas caídos
a los asesinados 
a los que se quedaron cantando solos
a los que alguna vez sintieron la palabra justa 

todos se hicieron presentes
chocar con sus copas

para que nada sea en vano
para que el hueco que nos separa

a nosotros de ellos
a ellos de nosotros

no pueda ingresar
de nuevo en las palabras


carta íntima al poeta Néstor Mux

son como las tres de la mañana 
de un 25 de Mayo de 2006
y me dan ganas de releer aquella carta
que escribiste a tu pequeña Julieta mientras dormía 
era un día como hoy
a las tres de la mañana 
de un 25 de Mayo de 1973
una carta también dedicada 
a todos nosotros 
que si no dormíamos 
era porque no habíamos nacido

son las tres de la mañana
de un 25 de mayo de 2006
y vuelvo 
justo a esa noche
a las tres de la mañana 
de un 25 de Mayo de 1973
y tu pequeña Julieta que duerme
golpeo la puerta de tu casa
vine de lejos
a contarte… 
(veo en tus ojos ese día)
vine a contarte…
(me quedo en silencio)
no sé que vine contarte…
(y veo un haz de luz que te atraviesa)
que no importa…
que sigas escribiendo nomás
que vine de lejos…
que te traigo un mensaje de tu Julieta de 34 
de todos nosotros con 20 o 30 
que me tomé el atrevimiento de venir por todos ellos
vine a dejarte un entrañable abrazo


pacto entre D. S. Dorronzoro y D. O. Favero.
(pacto menor)

un amigo me contó 
que hace más de tres décadas
en un pacto secreto
se repartieron las esquirlas
de una granada cargada 

y cada uno la escondió como pudo

hay quienes las perdieron en allanamientos
hay quienes las enterraron en algún lugar
hay quienes se la tragaron antes de morir

yo creí en esa historia

y un día salí a buscarlas
desenfrenado recorrí casas
pregunté a sus hijos
revolví patios
parques
comisarías

pero nada
ningún rastro

entonces puse un aviso en el diario:
“compro esquirlas, pago cualquier precio”

y así fue como fueron apareciendo 
sosías perfectas
esquirlas igualmente hermosas

allí estaba mi colección: 

las estridentes
las silencieras
las puras
las automáticas
las reventadas
las eruditas
las experimentales
las exquisitas
las mínimas

las puse todas juntas
para armar la granada

todo era inútil
no detonaba

entonces salí de nuevo a recorrer el mundo
siempre con el mismo afán 
el de recuperar aquella granada perdida 

para hacer volar algo de mí
algo de los otros 
el sistema de la crueldad 

hasta que un día
finalmente
las encontré

para mi asombro
estaban allí
ante mi vista 

diseminadas
entre los pliegos (sin imposturas)
de las voces

disueltas
entre cuerpos ausentes 
imposibles de juntar

llamé a mi amigo
y le dije:

la granada 
detonó hace mucho

me dijo:

ya lo sabía,
sólo quería que lo descubrieras vos mismo



LA ROSA PERDIDA DE CLAUSEWITZ
(Septiembre)


En la poesía, siempre es la guerra
Mandestalm



indagación.

era yo o éramos todos

saliendo a buscar
la rosa 

para hacer la guerra 
por otros medios


resto. 

pronuncia una voz: 
“había una vez”

esa cierta voz.

y de pronto:

¡PUM! 
explotó una cosa

¡PUM!
¡explotó otra cosa!

es acaso la velocidad 
a la que viajan 
algunas canciones 
o los meros dichos 
y rumores

¡mandinga de qué labios!
¡secuaces de esa vez!

no sabemos bien 

(me dijo) 
a veces 

(dice el sabio) 
sí que no sabemos 

(digo yo)
es más rápida esa voz
que el grito 
un simple enredo 

palabra trastabilla 
en la forma
acaso son tortuga
verso sin sabor a pólvora

sin fricción no hay luz
sin esa cierta voz

las cosas
no explotan 

no cambian de lugar


diario de la guerra.

y un día abrí los ojos

entonces escuche a una voz que decía:

si las palabras ya no explotan

entonces…

que explote el hombre


resto ii.

el pájaro bomba
ya no es un especie de ave 
o un medio de intercambio
llevando consigo
el poema de la victoria

desde una cárcel
a un escondite

no necesitan
ser perseguidos por helicópteros

ahora 
uno es pájaro
el telar de sus trinos

composición única 
que conjura en un canto
la crueldad en pocas palabras

y su posible desintegración


indagación ii.
(arte bélica o buscando a Marilyn) 

*
salir a buscar el mejor resto 
para que lo irrecuperable sea 
el peso de un fragmento olvidado

ingresar en el blanco y negro

y que la palabra en colores 
reescriba
la distancia entre nosotros y ellos


**
el rostro de una mujer fotocopiado
dice la copia: esto no es el rostro de una mujer 

mi cara en varias fotos
dice la copia: este es el rostro de un simulacro de Frankestein 


***
una rama en el rincón del jardín
y un pintalabios al lado 

¿despojos de una sombra?

y si agregáramos:

una hoja de papel
la pintura de unos versos

¿altar de doncella?


****
tener que vaciar a la luna 

¿escalpelo o verso?

como pecho atumorado


diario de la guerra ii

al cerrar los ojos
escuché la voz:

… y los pedazos del poeta

serán repartidos

para alimentar niños

con fusiles en la boca


resto iii.

“Pienso en una guerra, de derecho o de fuerza, 
de lógica muy imprevista, tan simple como una frase musical”
Arthur Rimbaud


cruzar el mar confundiendo al cielo
para despistar a los soldados 

para evadir a la policía
se puede invertir el canto

la trampa consiste en seguir asaltando las nubes
pero sitiando las aguas

que ellos pasen y caigan
enredados en nuestros torbellinos

mientras repitan las formas de su tierra
será la trama subterránea del árbol

la velocidad y el vacío de sus palabras
será la estrategia del caracol

si germinamos pequeños destellos en la palabra
será la trama del clavel del aire

y que broten 
perdidos
(como células dormidas)

total
cuando todo implosione

nunca sabrán 

que estuvimos allí


diario de la guerra iii.
(guerra de guerrillas contra uno mismo)

todas las noches
escribo en mi diario

“conócete a ti mismo” 

como un serrucho délfico
cortando 
partes de mi cuerpo
cuento lo acontecido

¡y las letras que no encajan!
(soy más dilséxico que disléxico) 

“conócete a ti mismo”

escribo:
cogí todo el día, hasta sentir
como un dolor punzante en el miembro… 

y en esa tabla de composición imposible
(creo más en la disexion que en la disección)

volví a escribir:
ayer me vestí de mujer
y me rompieron el kulo varias veces 

mi diario no re-presenta
las mejores imágenes 
es muy burdo
cochino

“conócete a ti mismo”

mi diario de vida
es una guía para pasar de página
y des-ha-cerme 
¡aparecerme!

hoy por ejemplo escribí:
en vez de despojar al SER junto a P. Celan 
(se dice develar bruto)
y a los impostados farsantes del silencio
salí a robar libros por ahí
cuando el librero se despistó 
me afané la Montaña Mágica de Thomas Mann
me metí el ladrillo en la mochila

“conócete a ti mismo”

como ven
la forma de mi cerebro ya no es la de una ametralladora
tiene los vericuetos de una nube 


restos iv.
(armapoesías de City Bell)

lunes.

excavada
vos


maravillosa 
raja
memoria 


racimos 
moviéndose


charcos 
de monstruo
relámpagos
cuya 
belleza
dejó


martes.

12: AM
dejó memoria
excavada
raja 
de racimos


12: PM
relámpagos
dejó
monstruo
belleza
de vos


miércoles.

dejó 
excavada
memoria
relámpagos


monstruo 
de cuya raja


moviéndose
charcos
racimos 
belleza


jueves.

12: AM
dejó
relámpagos


12: PM
maravillosa

dejó 
memoria 
charcos
monstruo


viernes.

dejó 
racimos


vos monstruo
de memoria


belleza
raja de charcos


sábado.

12: AM
memoria 
vos
maravillosa


12: PM
dejó 
moviéndose
vos excavada


domingo.

12: AM
dejó
charcos


12: PM
dejó memoria
raja
de belleza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada