domingo, 26 de agosto de 2012

7572.- SILVIA CASTRO




Silvia Castro (Roca, Río Negro, ARGENTINA 1968). Poeta patagónica que reside en Bs As desde 1993. En 2006 publicó el libro de poesía La Selva Fría. Estos poemas pertenecen a sus libros inéditos Isondú y Puelches. Como fotógrafa, editó los libros Anagramas, Sphera, Pehuén, Abra, Sin párpados, La soga de la ropa, y Dulce Aldea/Copahue. Su serie “Instrumentos de viento” ilustra el libro Trenes del poeta Alberto Muñoz. Como bibliotecaria editó Léale sus derechos, la fotonovela Amor en Lezama, y el CD Poemas y Canciones de Federico García Lorca. Integró el grupo Tura de Tex de poesía, con el que publicó las plaquetas Tura y Nos. Como performer presentó Laica / Glacé Real, Los textos del Río, La Mujer de Shakespeare, y otros trabajos poéticos. Integra el consejo de redacción de las revistas El Camarote y La Costurerita. Coordina ciclos literarios en el Centro Cultural de la Cooperación de Buenos Aires.



Laica

Yo tengo una perra con un solo ojo
como la de Cartier Bresson.

Ella no captura el instante
sino la mitad.
Tus manos en alto
se vuelven una sola

que muestra la palma.

Yo te apunto con mi Laica.

Ella le ladra al futuro
que pasa por tu mano.

Es un viaje del azar que no se detiene con Dios.

Tu mano se ha vuelto inmortal
y yo vivo en la mitad de tu vida.

Estás detenido en el espacio.

Laica te mira a través de la burbuja de vidrio.
Vamos a casa, te dice,
no todos los perros van al cielo.

La burbuja brilla como la aureola de un santo,
pero es sólo casualidad.
No se puede rezar con una mano sola.






Fotos en escala

La bruja que barre las líneas de Nazca
sabe que el mal de altura
no es esa paja que vuela
sino la tierra
que nunca se acaba




Antes de saber

Antes de saber
que tu fruto era comida

tu fruto fue veneno
fruto prohibido

aún temo la ira de Nguenechén

llueve sopa de piñón
pero mi boca se cierra
como el ojo que mira un secreto.






“erguirse es una forma de volver”

La pieza que falta 

el rey está hueco

entre el cartón y la madera
el rey hace vacío

la última verdad
no es  la realidad

la única risa
señala el dedo tuerto

la pieza que falta 
la que ríe mejor

(Bs As, 2010)





El tendal

me estoy tocando
digo al aire

me estoy tocando
a ver si estoy

todavía no es la muerte
pero escucho 
los golpes que pega en la ropa

al otro lado 
el cuerpo responde

como todo lo hueco
pasa el Salado

(Puelches, 2009)





La gomería

en el mundo de la alineación y el balanceo
el peso se coloca
del lado opuesto al viento

un engranaje 
de goma recapada
lleva la carga

el auxilio va detrás
con los tubos 

estamos
en el centro de la tierra

la falta de aire 
se desplaza 
por la falta de aire

(Puelches, 2009)






Bache de hamaca

I

en el nido del tiempo
la hamaca es el huevo

¿pero quién fue primero
el hombre
o el niño?

el barro comienza por los pies
se amasa en el bache

un eslabón perdido
entre el cielo y la tierra

la erosión del vuelo
es la punta del péndulo

a medida que el barro
corta los dientes
el bache aumenta de tamaño

ahí donde no se hace pie
flota la madera


II

el niño suelta el pestillo
y  la tierra pierde peso

entre la pluma y el plomo
cae la huella

una rodilla pelada
deja ver
el rezo del pájaro

con las manos en la tabla
el vuelo
no deja rastro


III

el charco muestra al niño del revés
su ascenso es su caída

el agua no toca
madera sin pies

el pichón practica la patada
que va 
del aire 
al padre

es necesario dar la espalda
para aumentar el impulso

la lluvia hace el resto

desde el bache
se ve
de la suerte
lo que apoya

(Bs As, 2009)





Textos de la ceguera

“oh, tórtola, decía butch butchanam “amas la ceguera
y yo convertí mi corazón en ceguera 
para que vueles alrededor de él y te quedes”

Lamento por la tórtola de butch butchanam. 
Juan Gelman


I

siempre está más lejos 
que lo que alcanza la vista

el arco
no abandona 
la tensión

aún es incierto el destino

no sé si debo ir por ella
o arrojar otra flecha

la ceguera 
es sólo
cuestión de tiempo


II

uno puede volverse invisible 
de un modo permanente

como la pajarera 
en el patio de mamá

aunque en ella aniden  
animales que vuelan


III

la heladera es el cristal 
donde se miran los ángeles 

para poner la luz de espaldas
basta con cerrar
las puertas que la apagan

las alas 
de los que no tienen espejo

(General Roca, 2008)





Sphera 

la mano del astrónomo cabe
en la cabeza de un alfiler

yo vivo del aire

la boca del astrónomo
me expande
y me contrae
como una lente

pule su vicio con la punta que sopla

soy

un brillo que suena en el vacío
una cualquiera de la gravedad

floto en mis redes

la soledad del hombre de ciencia

transforma el tiempo
en paso de baile

en la punta de un alfiler
se tejen medias tintas

el negro es el color de la traslación

errar es incoloro

y yo soy
un cuerpo celeste

(Bs As, 2004)





de “La selva fría”

Pehuén 

somos inocentes 

tu jardín 
tiene un volcán apenas asomado 

tu rebaño 
trae a los hombres la lana de la escritura 


somos 

la sombra que deja un dios descalzo 
en la punta del cielo 

los restos mortales 
vegetales 
de un tejido inconcluso 






Castor 

sombra del agua en el agua 
curva del roedor en gotas chinas 
dientes paralelos de la demora 

compro tierra por hacer algo edificante 

castor me mira y se sumerge 

caminar sobre las aguas es asunto de santos 

para salir ilesos de la falta de huellas 
nuestro corte transversal 
es la envoltura del agua 

abierta en canal 

un derrotero implacable 
se hace eco de los pasos 






Cigueñas 

erguirse es una forma de volver 

un hilo de seda separa 
la curva de la recta 
trabaja el aire 
con el filo del regreso 

la reverencia 
toma del cielo las nubes de los ojos 
y engorda la tierra 

la visita se nubla en la meseta 

la tierra alcanza su punto de hervor 

la madre sopla 
y entibia el viaje 
de la cuchara a la boca 

es prudente 
quedarse en la burbuja 
explorar 
la tensión superficial 

no dejar 
que la comida se enfríe 

ni que el tiempo 
nos vuelva inflamables





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada