domingo, 26 de agosto de 2012

7567.- SEBASTIÁN ABAD





Sebastián Abad (Buenos Aires, ARGENTINA 1972)  Psicólogo, marinero, nómada infatigable. Desde muy joven participó de todo tipo de iniciativa literaria, siendo publicado por el diario Clarín a la edad de 12 años. En 1998 gana el premio "Ernesto Cardenal" de poesía por su poemario "Poemas del desdibuje". Junto con Carmen Yañez en Suecia, participa de un grupo de poesía multicultural, "Transpoeterna", en un intento de integrar culturas muy diversas a través de sus decires poéticos. Participa invitado en el " XI salón del libro Iberoamericano de Gijón". Su obra ha sido en parte traducida al inglés, al sueco y al persa. Su poesía está plagada de lugares perdidos y de zonas recónditas e internas aun por conocer, donde se sospecha lo místico pero se arraiga el terruño, siempre en un lenguaje abierto, juguetón y deliberadamente repetitivo. 




VEREDAS 

Abierto de pecho a la vereda 
caí 
caí y busqué 
buscando las raíces de lo nacional 
o de tu corazón 
oh de tu corazón partido 
armado hasta los dientes o sea 
de ese corazón armándose 
en pedacitos sublimes 
¡Oh nación en pedazos! 
Pedacitos de vos que 
tiran como un buey o 
pelos de algún sexo que fue 
pero ya nada vence 
cuando nada pelea 
diría Dios pero 
temblaba 
sí, como oyen, 
Dios temblaba 
ante el azar nacional. 





TIEMPO SIN TIEMPO 

Por ahora no hay palabras 
paradigmáticas sinfonías calladísimas 
tiempo sin tiempo, 
eso, dolor sin doler 
vibras que apenas 
cantidades sin cuantos. 
La nieve que se decanta 
en el aire 
es la fuerza de algo enorme 
que se mueve hacia el centro. 
¿Habrá sido el exceso? 
¿La credulidad que Dios 
Está de parte de alguien? 
¡Contéstenme! 
¿Quién no vino al mundo 
a contar pajaritos? 
En estos días entendí 
la fe 
que el pueblo 
le puso siempre a sus migajas.





TROCHE Y MOCHE 

En tanto y en cuanto 
todo pase a través de 
vos 
yo no sabré qué hacer 
yo no sabré 
saber qué hacer 
de vos 
con vos 
de todo lo que entre vos y yo marmita 
oh marmota estupefacta al amor 
tiempo a destiempo o cosas podridas 
blandiendo tu cuerpo a troche y moche 
a lo bandera que flámea con tu cuerpo 
o espada que pasa por tu noche 
o noche doblada como una cobija 
por una mano tuya que es 
la otra mano cierta 
que es la mía.




QUE YO SEPA 


Quiero volver a vivir 
pero no he muerto 
que yo sepa 
aunque haya muerto en ciertos 
corazones 
y lleguen flores todavía de 
ese entierro. 
Pero yo ya no estoy 
parece que me he ido o 
que me fueron o que nos fuimos 
todos. 
¿Quién habrá apagado la luz 
y bajado las persianas de allá? 
Me pregunto pero nadie 
contesta. 
¿Será que todos se fueron 
pero nadie llegó a ninguna parte? 
Digamos así corazón: vos siempre 
estás volviendo 
para saber que no estás.



II 

Quiero volver a vivir 
pero no he muerto 
que yo sepa 
y me dejo caer 
desde variadas alturas 
para saber que estaba vivo 
y era verdad lo estaba 
¡Qué joder! 
Y se hizo tarde ¿y ahora qué? 
¿Volverá a nacer mi almita 
de la rutina de este otoño? 
¿Volveré a parirme de entre 
las piernas de mi madre que me 
decía: -“no te arrepientas de nada 
hijo mío, mañana 
mañana será otro día” decía mi madre 
y suspiraba -“mañana 
es día laborable” 
decía también mi madre 
cada noche antes de acostarnos 
y siempre tuvo razón, mi madre, 
al otro día.





OH TORO 

Debería volver atrás 
este camino se hace por demás peligroso 
sus piedras 
sus abismos 
los saltos necesarios 
pero no puedo 
nunca pude volver atrás 
arrepentirme 
apenas puedo mirar sonreír 
a mi pasado 
como un toro oh 
animal loco 
no veo 
siento el camino 
la delicia del vértigo 
la extrañeza de la existencia 
de un pasado 
con dimensión de mar 
sé que dudo que 
realmente haya existido 
aquello que no vuelve 
pero me recuerdo a mi mismo 
y me toco 
buscando la evidencia 
de una estrategia 
que me mantiene siendo.





CONTEMPLACIONES PÓSTUMAS DE JOHANNES JOHAN 


Johannes Johan vivía sin ayer. 
El daba la vuelta al perro 
en calesitas olvidadas. 
¿Era mejor así? Quién sabe. 
Muchas cosas le decían de su ayer 
pero él nunca creyó en nada y eso sí, 
eso era mejor así. 
Johannes Johan andaba en paños menores 
por ciudades de la Europa fría 
bebía rigurosamente 
la sola copa de su licor de olvido 
y amaba muy de vez en cuando 
(cuando no lo decía). 

  
II 

¿Por qué Johannes Johan 
no volvió de su vida 
a tiempo para hacerla? 
¿Se perdió en el camino 
O nunca hubo camino 
y su pampa era muy ancha 
para tales hazañas? 
¡Oh Johannes Johan, tu pampa 
fue tan ancha! 
Los dioses se enamoran 
si le dan rienda suelta 
pensó Johannes Johan 
galopando mirando 
su mirada la popa 
su partida 
perdida. 
Su pampa fue el ancho movimiento 
donde se estanca el tiempo. 

  
III 

¿Qué será de nosotros 
pensaba Johannes Johan 
sin toda esa embriaguez perdida? 
Pensaba Johannes Johan y bebía 
soplidos de arrabal lejano. 
Eso que era la vida y estaba 
por delante ¿cómo pasó a estar 
detrás? Johannes Johan 
tiembla por sus amigos los mira 
deformarse 
volverse gente ajena 
miguitas de si mismo. 
¿Será la falta de embriaguez 
la boca fría, el tiempo que hace 
caer los órganos las cosas? 
Somos pocos por las calles, 
Johannes. 
¿Qué hará Johannes Johan? 
¿Qué dice usted? 
¿Se queda solo en el andén 
o toma el tren hacia donde todo parte? 
  
IV 


Johannes Johan suele pararse en medio 
de la nieve 
para quedar como un cuadro. 
piensa que desde las ventanas lejanas 
donde vive la gente 
alguien lo verá así, detenido 
y se llenará de embriaguez y de poesía. 
¿Qué hay más bello que esa mancha oscura 
humana contra toda blancura? 
¿Qué hay más bello que la compasión del hombre 
por el hombre? 
Johannes Johan piensa mucho en la 
embriaguez ajena y en la propia. 
Piensa en Baudelaire en su poesía en la 
culpa divina y en la maldición eterna 
de no ser puro arte 
todavía. 

  

Johannes Johan 
revienta cada noche. 
Luego se lo verá vagando 
por las calles 
recogiendo sus pedazos 
cada madrugada. 
Los pedazos de Johannes 
están por lo general 
nocturnos y embriagados 
pero son buenos pedazos y parecen 
mendrugos que la vida dejó. 
Él los lleva paternalmente 
de vuelta hacia su casa. 
Johannes Johan duerme entonces. 
Pero sólo entonces.





CORTADAS 

¿Cómo empezó este ladrillo 
a volverse mi 
casa mi trampa oscura oh 
cuerpo, país, casita resplandor 
donde no veo? 
¿Cómo fuiste de mis manos 
a otras sólo 
con la ayuda del tiempo? 
¿O fue a través de 
Las diagonales del odio 
a través de las 
cortadas del amor? 
¿Cómo fue que 
fuimos de cuerpo sobre 
los propios cuerpos los 
nuestros? 
¿Qué hacemos un domingo 
entonces? 
¿De paseo?





QUERENCIAS 


Declarado y enfermo 
sublime 
enjuto 
expuesto a lo que sea: 
templanza o destemplanza. 
Expuesto digo 
a lo que quiero que seas 
o a lo que sea que quieras 
yo no sé 
pero expuesto 
a tu péndulo de gracia tu péndulo 
en desgracia 
porque esta gracia esta 
la tuya que 
vuelve que golpea 
que se aleja amándome 
o que vuelve de amarme 
para volver a irme para decir 
amor seré 
pero amor no sanarás.





DESPECHO 

Pecho sin plexo corazón 
arrancado de plumas 
debo cubrir 
me los ojos y la boca 
al pasar por tu sombra. 
Debo taparme el corazón con el abrigo 
cuando se me refriega tu sombra 
en las matinas de tu voz. 
Porque yo sé saber que vendrás 
me arrancarás me entrarás 
a beso puro 
vas a 
atravesarme una sonrisa 
justo ahí, parado en la cornisa 
luego vendrá el entierro 
(pero sin misa) 
y sé que seré 
piltrafa al pie 
de tu chocolate derretido.





NARCOS 

Tu anarco corazón 
es el narco de mi corazón 
anarco narcos corazones 
de la noche diurna. 
Ellos son los brazos que 
supieron del amor son los 
que no olvidan no 
perdonan ni a su madre 
son bellísimos narco corazones 
no tranzan su dura sangre 
ni contra el paredón. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada